Está en la página 1de 35

La corteza pre-motora es la parte del lóbulo frontal

encargada de hacer que el aprendizaje de


experiencias pasadas influya sobre la técnica de
movimiento. Por eso, tiene un papel muy
importante en los movimientos que realizamos
constantemente y de los cuales somos "expertos",
como los que están asociados con el control
postural y los movimientos proximales (es decir, los
que se realizan con partes del tronco o zonas muy
cercanas a él). Trabaja recibiendo información de
los ganglios basales y el tálamo, especialmente.
MEMORIA CONTEXTUAL o memoria de la fuente
Es la capacidad para situar algún dato o evento en
el contexto donde se produjo su aprendizaje.

MEMORIA TEMPORAL
Se define como la capacidad para secuenciar de
un modo temporal los distintos acontecimientos de
la memoria, facilitando así que podamos recordar
los hechos que han sucedido de un modo
ordenado.

MEMORIA PROSPECTIVA
Es la capacidad para programar acciones que se
van a producir en un futuro, como por ejemplo
acudir a una cita con el médico o recordar
cuando es el cumpleaños de algún familiar.
 Los efectos de una lesión del lóbulo frontal sobre
el comportamiento varían en función del
tamaño y de la localización del defecto físico.
Las pequeñas lesiones no suelen causar cambios
notorios en la conducta si sólo afectan a un lado
del cerebro. Las grandes lesiones de la parte
posterior de los lóbulos frontales pueden causar
apatía, falta de atención, indiferencia y, a
veces, incontinencia. Las personas que
presentan grandes alteraciones más hacia la
parte anterior o lateral de los lóbulos frontales
tienden a distraerse fácilmente, se sienten
eufóricas sin motivo aparente, son
argumentativas, vulgares y rudas; además,
puede que no sean conscientes de las
consecuencias de su conducta
• Perdida de la
fluidez verbal
• Habla llena
• Comprensión
preservada
44 39
• Decremento del
lenguaje espontáneo
• Comprensión y
repetición preservada
• Lectura en voz alta
presenta dificultades
por la lentitud.
• Escritura defectuosa
• Puede acompañarse
de hemiparesia
temporal
Directamente lesiones en el
lóbulo frontal no producen
amnesia sin embargo las
modalidades de memoria
que dependen de él pueden
verse afectadas por sus
lesiones, experimentando los
siguientes trastornos:
Incapacidad para recordar
cuál fue el contexto donde se
aprendió algo. Un sujeto con
lesión frontal puede recordar
que ha visto a una
determinada persona, pero
tendrá dificultades para
determinar en qué lugar
ocurrió el hecho.
Es posible el recuerdo de
los acontecimientos pero
alterando la secuencia
temporal de los mismos,
con dificultad para
secuenciar el orden en el
que se produjeron
determinados hechos.
Consiste en la incapacidad
para acceder a
informaciones que se
producirán en un futuro más
o menos inmediato,
adoleciendo de insuficientes
estrategias para planificar
acciones y resolver tareas
que se tienen que producir a
corto, medio o largo plazo.
Determinadas lesiones
prefrontales producen
incapacidad para realizar varias
tareas cognitivas o atencionales
de modo simultáneo, ya que se
encuentra comprometida la
capacidad de aprendizaje
asociativo.
 Es el resultado de un déficit en el sistema
ejecutivo que dirige y regula todos los
sistemas cognitivos. Interviene al planificar
acciones y comportamientos no habituales
para el individuo. Se identifica porque el
paciente aparece apático, inflexible e
incapaz de iniciar una actividad sin
instrucciones, aunque también puede
manifestar impulsividad, distracción y
pérdida del control del comportamiento.