Está en la página 1de 25

INTRODUCCIÓN

Guglielmo Cavallo y Roger Charter


A lo largo del tiempo, la tarea de los historiadores ha consistido en reconstruir,
con sus diferencias y sus singularidades, las diversas maneras de leer que
desde la Antigüedad clásica han caracterizado a las sociedades occidentales.
Para llevar a cabo tal tarea ha sido necesario considerar:
1. Que sus respectivos significados dependen de las formas y circunstancias
a través de las cuales los lectores han recibido y se han apropiado de los
textos.
2. Las disposiciones específicas que han servido para diferenciar las distintas
comunidades de lectores, las tradiciones de lectura y los modos de leer.
3. El reconocimiento de una serie de contrastes entre competencias de lectura,
lectores cultos y analfabetos, normas y convenciones de lectura.
HISTORICIDAD DE LOS MODOS DE UTILIZACIÓN, COMPRENSIÓN Y
APROPIACIÓN DE LOS TEXTOS

1. Considera al «mundo del texto» como un mundo de objetos, formas y


ritos cuyas convenciones y disposiciones sirven de soporte y obligan a la
construcción del sentido.

2. Considera que el «mundo del lector» está constituido por «comunidades


de interpretación» a las que pertenecen los lectores y lectoras singulares
que comparten, en relación con lo escrito, un mismo conjunto de
competencias, usos, códigos e intereses.

3. Constata que en el pasado hubo diferentes maneras de leer,


caracterizando en sus diferencias las prácticas de las diversas
comunidades de lectores dentro de una misma sociedad.
MUNDO GRIEGO Y HELENÍSTICO:
LA DIVERSIDAD DE LAS PRÁCTICAS

Para el mundo griego y helenístico, los principales sistemas de comunicación


eran:
1) EL DISCURSO HABLADO: que era entendido por Platón como «discurso
de verdad» en tanto que permitía:
- Elegir sus interlocutores.

- Estudiar sus reacciones.

- Esclarecer sus preguntas.

- Responder a sus ataques.


2) EL DISCURSO ESCRITO

El cual, según los griegos, presentaba ciertas desventajas con respecto


al hablado:
- Si se le formula una pregunta, no responde.

- No hace sino repetirse a sí mismo hasta el infinito.

- Es difundido en un soporte material, inerte.

- No sabe a quién dirigirse que sea capaz de entenderlo.

- No sabe a quién no debe hablar porque sea incapaz de recibirlo.


- No sabe a quién le brindará el instrumento de la voz.
EL COMIENZO DEL AUGE
DEL LIBRO EN EL MUNDO
GRIEGO Y HELENÍSTICO

A partir del siglo VI y hasta finales del del siglo V a. C. el libro empezó a
difundirse y tener más presencia en el mundo griego y helenístico, a la vez que
se le empezó a considerar como un logos escrito, destinado a la lectura.
Lo anterior se debió a :
- La institución de la democracia en Atenas a partir del 508 a. C.

- Una difusión más amplia de la alfabetización y las prácticas de lectura de


inscripciones oficiales.

- La producción de escritos expuestos a la lectura pública a través de modos


formales de exposición y tipologías de mensaje muy específicos.
A finales del siglo V a. C. el libro deja de ser un simple instrumento destinado a la
fijación y conservación de textos y se convierte en un medio destinado a la lectura.

- Empieza a tener un uso escolar y, por lo tanto, dedicado a fines educativos a


cualquier nivel.
- Aunque en un principio hacen uso de ella los hombres, pronto empiezan a leer
también las mujeres con el objetivo de hacer trato social.

- Se utiliza como principal herramienta de la lectura en alta voz, la más difundida


en la Antigüedad clásica.
LA LECTURA SILENCIOSA EN EL
MUNDO GRIEGO-HELENÍSTICO

-Sus primeros testimonios se remontan al siglo V a. C. y provienen de Eurípides y


de Aristófanes.

- Se refieren a objetos diversos del libro (un mensaje en una tablilla, una
respuesta de un oráculo).

- Aún resulta poco frecuente, a juzgar por los escasos testimonios iconográficos o
literarios que han sobrevivido al respecto.
LECTURAS Y LIBROS EN LA GRECIA ANTIGUA
En esta época surgen las primeras colecciones privadas de libros, las cuales
contienen escritos de carácter profesional y disciplinar como en campos como:

- El arte culinario.
- La medicina.
- La arquitectura.
- La geometría.
- La astrología.
- La rapsoda.
Asimismo, empiezan a utilizarse diferentes verbos para indicar el acto de
«leer»:

1. dierchomai: indica leer con la máxima atención, recorrer el texto en todo


detalle.

2. nemein (o sus compuestos ananemein, epinemein): indican leer en el


sentido predominante de «distribuir» el contenido de la escritura, implicando
una lectura vocal.

3. anagignoskein: que implica «reconocer», «descifrar» las letras y sus


secuencias en sílabas, palabras y frases.

4. dierchomai y diescemi: que hacen referencia a un texto «recorrido» de


principio a fin.

5. pateo: que hace referencia a la imagen del libro como un objeto frecuentado
continuamente, es decir, releído muchas veces.
EL LIBRO EN LA GRECIA
HELENÍSTICA

En esta época el libro ocupaba ya un papel fundamental, e hicieron su


aparición:
a) La filología alejandrina: que impuso la concepción de que el libro es un
texto escrito al atribuir, controlar, transcribir y comentar textos.

b) La biblioteca de Alejandría: cuyo aporte consistió, por una parte, en la


conservación de libros de todos los tiempos y del orbe conocido hasta ese
entones, y por otra parte, en su sistematización a través de un sistema de
clasificación por autores, obras y contenidos.

c) El «rollo» o «volumen»: que ya albergaba textos autónomos u obras


completas.
LAS BIBLIOTECAS HELENÍSTICAS

- No eran bibliotecas de lectura.


- Eran, por una parte, manifestaciones de grandeur de las dinastías en el poder.

- Eran campo e instrumento de trabajo para una indagación de eruditos y


hombres de letras.

- Contenían libros que, más que se ser realmente leídos, se iban acumulando.
- Operaba en estas el principio de referencia, que consistía en hacer
colecciones de los libros de las escuelas científico-religiosas, las cuales
estaban reservadas a un número muy restringido de maestros, discípulos y
seguidores.

- Se sabe muy poco de ellas.


TIPOS DE LECTURA EN LA
ÉPOCA HELENÍSTICA

- Florecieron manuales de carácter técnico enfocados a la filología y la


crítica literaria.

- Florecieron tratados de uso meramente práctico tales como táctica militar y


agricultura.

- Tuvieron bastante auge el arte estatuario y funerario.

- Todos estos tipos de lectura ya eran de carácter individual.


LA AMPLIACIÓN DEL CAMPO DE LECTURA

Fuera de los ámbitos institucionales eruditos, el libro adquirió un nuevo papel


Que se expandió a:
- La composición de epigramas de dedicatoria y de presentación editorial
que lo convirtió en objeto de «charla».
- La modalidad de la lectura en voz alta lo convirtió en un objeto «animado».

Además de lo anterior, se estableció una relación más estrecha entre libro y


lector gracias a la aparición de:
- La introducción del libro.
- El sumario del libro.
MODALIDADES DE LECTURA
EN ROMA: NUEVOS TEXTOS
Y NUEVOS LIBROS

Roma tomó del mundo griego los modos de estructuración física del volumen
literario y determinadas prácticas de lectura, a partir de la época de los
Escipiones, hacia el siglo II a. C.

Antes de esa época, los usos de la cultura escrita estaban limitados a la casta
sacerdotal y a la clase gentilicia y consistían principalmente de testimonios
documentales de archivo.

A partir de los siglos III-II a.C. se extienden los usos del libro, aunque se trataba
básicamente de libros griegos.
En los siglos II y I a. C. los libros griegos pasaron a agregarse a los botines
de guerra, así fue como llegaron a Roma.

Esos libros, que se empezaron a exhibir en las mansiones de quienes los


conquistaron, pasaron a constituir bibliotecas privadas de lectura, en torno a
las cuales se hallaba restringida la sociedad culta.

El tipo de lecturas en Roma giró en torno a carteles, epígrafes oficiales,


libelos y pasquines escritos en verso o prosa distribuidos en lugares públicos
con fines polémicos o difamatorios, fichas con inscripciones, telas escritas,
calendarios, libros de reclamaciones, cartas, mensajes, documentación civil,
militar y jurídica.
Las bibliotecas públicas en Roma: no eran reservadas como las
helenísticas, sin embargo, eran frecuentadas por un público de nivel
medio/alto. Su multiplicación se debió a una mayor demanda de cierto tipo de
lecturas, así como a una creciente necesidad de conservar la memoria
histórica.

Las bibliotecas privadas: se expandieron obedeciendo, en parte, a un


crecimiento de las necesidades de lectura, pero también como una vana
ostentación de poder económico y de una cultura de fachada.
El aumento de la necesidad de lectura en la Roma antigua provocó el
surgimiento de nuevos textos, tales como:

1) Libros destinados a un público femenino.

2) Libros de contenido trivial.

3) El códice (la forma libresca derivada del rollo).

4) El rollo.
EN LA EDAD MEDIA: DE LA
ESCRITURA MONÁSTICA A
LA LECTURA ESCOLÁSTICA

Durante la civilización de Bizancio:


- El códice se convirtió en el instrumento de paso a las maneras de leer
medievales.
- Durante toda la Edad Media prevaleció una enseñanza pública y
privada tanto inferior como superior.
- El libro siguió siendo una mercancía, producto de copistas-artesanos
o monjes.
- Se utilizó ampliamente el rollo, sobre todo para fines de carácter
litúrgico.
- Se conservó la práctica de la lectura en voz alta.
Por otro lado, en el Occidente latino:

- Las prácticas de lecturas pasaron a practicarse en espacios cerrados tales como las
iglesias, las celdas, los refectorios, los claustros y las escuelas religiosas.

- Las lecturas se limitaron a las Sagradas Escrituras y a textos de edificación espiritual.

- Florecieron cármina que ensalzaban libros, lecturas y bibliotecas.

Por otro lado, en la alta Edad Media:

- Se pasó de la lectura en voz alta a la lectura silenciosa o murmurada, este cambio se


debió a que:
a) los libros se leían para el conocimiento de Dios y para la salvación del alma, por lo
que habían ser entendidos y memorizados.
b) la vida comunitaria de los recintos religiosos donde se realizaba el acto de la lectura
obligaba a atenuar el tono de voz.
c) el libro se convirtió en un bien patrimonial y pasó a ser símbolo de lo sagrado y de lo
sacro.
- Tras adquirir más importancia la lectura silenciosa, se tuvieron que hacer
adecuaciones en los textos para facilitarla, tales como la separación de las
palabras, el uso de convenciones gráficas, así como diversos signos distintivos
de puntuación, el espacio página en dos columnas, entre otros.

- A partir del siglo XIII nació un sistema bibliotecario ya enfocado a la lectura y la


consulta, lo cual dio pie al nacimiento de las bibliotecas de consulta, en las que
se ofrecían libros que, aunque encadenados, estaban ya ahí para su consulta.

- Dichas bibliotecas se encontraban ubicadas fuera de las iglesias y monasterios,


y su nuevo marco definitorio fue el silencio.
- Entre los siglos XIII y XIV surgieron los primeros libros en lengua vulgar, a
veces escritos por el propio lector-consumidor.

- Estos libros en lengua vernácula o vulgar circularon entre la burguesía seglar


(mercaderes y artesanos, principalmente).

- Entre la clase aristócrata y señorial circularon más bien los libros de


entretenimiento y de devoción, cuya función principal fue la ostentación de
riqueza y poder.
GEOGRAFIA CONTRASTADA
DE LA LECTURA EN LA
EDAD MODERNA

Entre los siglos XVI y XIX, la geografía de las prácticas de lectura en el mundo
occidental estuvo estrechamente relacionada con:
1. Las evoluciones históricas durante este período.

2. Los vínculos culturales entre países conquistadores y sus colonias, que se


manifestaron en aspectos como la alfabetización, evangelización e
industrialización.
REVOLUCIONES
la Edad Moderna experimentó por los
menos 4 revoluciones que cambiaron por
completo el hábito de la lectura:
1. LA IMPRENTA: permitió la
producción masiva de textos y
contribuyó al nacimiento de la
«industria del libro».
2. LA LECTURA SILENCIOSA: permitió
una lectura rápida y hábil y se derivó
de la transformación del libro en
objeto e instrumento de labor
intelectual.
3. LA LECTURA EXTENSIVA: permitió
al lector acercarse a los textos de una
manera más amplia. libre y crítica.

4. LA TRANSMISIÓN ELECTRÓNICA
DE LOS TEXTOS: que ha redefinido la
materialidad de las obras al romper el
vínculo físico que existía con el objeto
impreso, y ha proporcionado al lector, y
no ya al autor o al editor, el dominio sobre
el desglose o la presentación que se
ofrece en la pantalla.
TIPOLOGÍA
La historia de la lectura puso de relieve algunos modelos capitales que fueron
sucesivamente dominantes:
1. LA RUEDA DE LIBROS: perfeccionada durante el Renacimiento y movida por una
serie de engranajes, le permitía al lector accesar a varios libros abiertos de manera
simultánea, con el objetivo de comparar, cotejar, extraer citas y ejemplos de los
libros.
2. EL CUADERNO DE TÓPICOS: un instrumento pedagógico en el que cada
estudiante podía copiar aspectos gramaticales o de contenido factual de los textos que
había leído.
3. LA DIFUSIÓN MASIVA DE LOS TEXTOS CRISTIANOS: que se dio a través de la
difusión a gran escala de biblias, catecismos, salterios, relatos bíblicos.
4. LA DISPERSIÓN DE LOS MODELOS DE LECTURA: que se dio como
consecuencia directa del incremento general de la cultura básica, el ingreso en la cultura
escrita impresa de nuevas clases de lectores (mujeres, niños, obreros), y la
diversificación de la producción impresa a partir del siglo XIX.