Está en la página 1de 18

UNIDAD 6

CONTROL ESTATAL DE LA BANCA


INTEGRANTES:
KENIA PARRA ZEPEDA
JESUS ROMERO VILLALOBOS
JESUS ANTONIO LOPEZ BARAJAS
6.1 INSTITUCIONES ENCARGADAS DE LA
VIGILANCIA BANCARIA Y FINANCIERA
SECRETARÍA DE HACIENDA Y CRÉDITO PÚBLICO. (SHCP)
Fue creada el 4 de octubre de 1821, a raíz de la consumación de la Independencia;
su denominación cambió posteriormente por la Secretaría de Hacienda y Crédito
Público y Comercio: ¡la última palabra fue suprimida con posterioridad y desde fines
del siglo pasado se le conoce con el Nombre de Secretaría de Hacienda y Crédito
Público. La secretaría de Hacienda y Crédito Público es el órgano más importante
del Gobierno Federal en materia de banca y crédito; a ella corresponde aplicar y
ejecutar e interpretar a efectos administrativos los diferentes ordenamientos que
sobre la materia existen
A LA SECRETARIA DE HACIENDA TAMBIÉN SE LE HAN DELEGADO FUNCIONES
FINANCIERAS DE LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA. POR LO TANTO ES LA
DEPENDENCIA QUE SE ENCARGA DE REALIZAR LAS SIGUIENTES ACTIVIDADES:

I. Planear, coordinar. evaluar y vigilar el Sistema Bancario del país, que comprende:
a las Sociedades Nacionales de Banca de Desarrollo y a las Sociedades de Banca
Múltiple.
2. Manejar la deuda pública de la Federación y del Departamento del Distrito
Federal
3. Dirigir la política monetaria y crediticia
4. Administrar las casas de moneda y ensaye
5. Ejercer todas aquellas atribuciones que señalen las leyes en materia de seguros,
fianzas, valores y de organizaciones auxiliares de crédito, por lo que la Secretaría
de Hacienda y Crédito Público se constituye como cabeza del sector financiero.
BANCO DE MÉXICO.
El Banco de México tendrá por finalidad proveer a la economía del país de moneda
nacional. En la consecución de esta finalidad tendrá como objetivo prioritario
procurar la estabilidad del poder adquisitivo de dicha moneda. Y propiciaran el
buen funcionamiento de los sistemas de pagos.
Corresponderá privativamente al banco de México emitir billetes y ordenar la
acuñación de moneda metálica, así como poner ambos signos en circulación a través
de las operaciones que esta ley le autoriza realizar.
EL BANCO DESEMPEÑARÁ LAS FUNCIONES
SIGUIENTES:
I. Regular la emisión y circulación de la moneda, los cambios, la intermediación y los
servicios financieros, así como los sistemas de pagos:
II. Operar con las instituciones de crédito como bancos de reserva Y acreditante de
última instancia.
III. Prestar servicios de tesorería al Gobierno Federal y actuar como agente
financiero del mismo.
IV. Fungir como asesor del Gobierno Federal en materia económica y
particularmente, financiera.
V. Participar en el Fondo Monetario Internacional y en otros organismos de
cooperación financiera internacional o que agrupen a bancos centrales.
LA COMISIÓN NACIONAL BANCARIA Y DE
VALORES (CNBV)
En México, la Comisión Nacional Bancaria y de
Valores (CNBV) es una agencia independiente de
la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)
órgano con autonomía técnica y facultades ejecutivas
sobre el sistema financiero mexicano
La comisión tendrá por objeto supervisar y regular, en el
ámbito de su competencia, a las entidades financieras, a
fin de procurar su estabilidad y correcto funcionamiento,
así como mantener y fomentar el sano y equilibrado
desarrollo del sistema financiero en su conjunto, en
protección de los intereses del público.
También será su objeto supervisar y regular a las
personas físicas y demás personas morales. Cuando
realicen actividades previstas en las leyes relativas al
citado sistema financiero.
LA COMISIÓN NACIONAL DE SEGUROS Y FIANZAS
Es un Órgano Desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público,
encargada de supervisar que la operación de los sectores asegurador y afianzador
se apegue al marco normativo, preservando la solvencia y estabilidad financiera de
las instituciones de Seguros y Fianzas, para garantizar los intereses del público
usuario, así como promover el sano desarrollo de estos sectores con el propósito de
extender la cobertura de sus servicios a la mayor parte posible de la población.
REGULACION PREVENTIVA DE LA BANCA.
Los objetivos principales de las entidades reguladoras y
supervisoras del sistema bancario son salvaguardar el sistema
de pagos de la economía y proteger los derechos de
propiedad de los depositantes. De forma simultánea, se busca
generar las condiciones necesarias para una eficiente
intermediación financiera.
En este sentido, la regulación y la supervisión deben tener
como mandato central prevenir retiros masivos de depósitos —
fruto de la desconfianza— en contra de los bancos que
puedan llevarlos a incumplir sus obligaciones, es decir, no
cubrir los depósitos de sus clientes. Al ser los depósitos en
cuentas de cheques —uno de los pasivos de la banca— el
principal medio de transacciones, las instituciones reguladoras
fungen como garantes del sistema de pagos al evitar prácticas
bancarias que pudiesen conducir a una crisis generalizada de
este sistema.
CONCEPTO Y CLASIFICACIÓN DEL COMITÉ DE
BASILEA Y SUS ACUERDOS Y RECOMENDACIONES

El Comité de Basilea es la denominación usual con la que se conoce al Comité de


Supervisión Bancaria de Basilea la organización mundial que reúne a las
autoridades de supervisión bancaria, cuya función es fortalecer la solidez de los
sistemas financieros. Entre las normas de importancia que el Comité ha emitido, se
encuentran las recomendaciones sobre blanqueo de capitales.
Los Acuerdos de Basilea son los acuerdos de supervisión bancaria o recomendaciones
sobre regulación bancaria emitidos por el Comité de Basilea de Supervisión
Bancaria. Están formados por los acuerdos Basilea I, Basilea II y Basilea III
BASILEA I
acuerdo publicado en 1988, en Basilea, Suiza, por el Comité de Basilea, compuesto por los
gobernadores de los bancos centrales de Alemania, Bélgica, Canadá, España, EE. UU., Francia, Italia,
Japón, Luxemburgo, Holanda, el Reino Unido, Suecia y Suiza. Se trataba de un conjunto de
recomendaciones para establecer un capital mínimo que debía tener una entidad bancaria en función
de los riesgos que afrontaba.
El acuerdo establecía una definición de «capital regulatorio» compuesto por elementos que se
agrupan en 2 categorías (o «tiers») si cumplen ciertos requisitos de permanencia, de capacidad de
absorción de pérdidas y de protección ante quiebra. Este capital debe ser suficiente para hacer
frente a los riesgos de crédito, mercado y tipo de cambio.
Cada uno de estos riesgos se medía con unos criterios aproximados y sencillos. El principal riesgo era
el riesgo de crédito, y se calculaba agrupando las exposiciones de riesgo en 5 categorías según la
contraparte y asignándole una «ponderación» diferente a cada categoría (0%, 10%, 20%, 50%,
100%), la suma de los riesgos ponderados formaba los activos de riesgo.

El acuerdo establecía que el capital mínimo de la entidad bancaria debía ser el 8% del total de los
activos de riesgo (crédito, mercado y tipo de cambio sumados)
BASILEA II
El propósito de Basilea II, publicado inicialmente en junio de 2004, es la creación de
un estándar internacional que sirva de referencia a los reguladores bancarios, con
objeto de establecer los requerimientos de capital necesarios para asegurar la
protección de las entidades frente a los riesgos financieros y operativos.
Desarrollaba de manera más extensa el cálculo de los activos ponderados por riesgo
y permitía que las entidades bancarias aplicaran calificaciones de riesgo basadas
en sus modelos internos, siempre que estuviesen previamente aprobadas por el
supervisor. Este acuerdo incorporaba, por lo tanto, nuevas tendencias en la medición
y el seguimiento de las distintas clases de riesgo. Se hizo énfasis en metodologías
internas, revisión de la supervisión y disciplina de mercado.
BASILEA III
Aprobado en diciembre de 2010, intentó adaptarse a la magnitud de la crisis económica, atendiendo a la
exposición de gran parte de los bancos de todo el mundo a los “activos tóxicos” en los balances de los
bancos y en los derivados que circulaban en el mercado. El temor al efecto dominó que pudiera causar la
insolvencia de los bancos, hizo que se establecieron nuevas recomendaciones como:

Endurecimiento de los criterios y aumento de la calidad del volumen de capital para asegurar
su mayor capacidad para absorber pérdidas.
 Modificación de los criterios de cálculo de los riesgos para disminuir el nivel de exposición real.

Constitución de colchones de capital durante los buenos tiempos que permitan hacer frente el
cambio de ciclo económico.

Introducción de un nuevo ratio de apalancamiento como medida complementaria al ratio de


solvencia.
COEFICIENTE DE COBERTURA DE LIQUIDEZ

El CCL permite prever que las instituciones de banca múltiple conserven activos
líquidos de libre disposición y de alta calidad crediticia para hacer frente a sus
obligaciones y necesidades de liquidez durante 30 días para un periodo de estrés.
La idea es que como mínimo, el fondo de activos líquidos permita al banco sobrevivir
hasta el trigésimo día del escenario de estrés, ya que para entonces se supone que
se habrán adoptado las medidas correctoras necesarias por parte del banco o del
supervisor.
DIVERSIFICACION Y CLASIFICACION DE RAZONES.
Las Razones financieras también llamados ratios financieras o
indicadores financieros, son coeficientes o razones que
proporcionan unidades contables y financieras de medida y
comparación, a través de las cuales, la relación (por división)
entre sí de dos datos financieros directos, permiten analizar el
estado actual o pasado de una organización, en función a
niveles óptimos definidos para ella.

Las Razones Financieras, son comparables con las de la


competencia y llevan al análisis y reflexión del funcionamiento
de las empresas frente a sus rivales, a continuación se explican
los fundamentos de aplicación y cálculo de cada una de ellas
OBJETIVO DE LAS RAZONES FINANCIERAS
El objetivo del análisis de los estados financieros es simplificar las cifras y sus relaciones y hacer factible las
comparaciones para facilitar su interpretación.

El análisis de razones es el punto de partida para desarrollar la información, las cuales pueden clasificarse en los
4 Grupos siguientes:

Razones de Liquidez: miden la capacidad de pago a corto plazo de la Empresa para saldar las obligaciones
que vencen.

Razones de Actividad: miden la efectividad con que la empresa esta utilizando los Activos empleados.

Razones de Rentabilidad: miden la capacidad de la empresa para generar utilidades.

Razones de Cobertura: miden el grado de protección a los acreedores e inversionista a largo plazo. Dentro de
este grupo en nuestro país la más utilizada es la razón entre pasivos y activo total o de patrimonio a activo total.
SUPERVISION BANCARIA

El objetivo principal de la regulación y la supervisión bancarias es evitar una crisis


del sistema de pagos de la economía. Por este motivo, la supervisión se debe enfocar
a la asignación de los activos financieros (crédito otorgado), el capital requerido
para garantizar la solvencia de las instituciones y la constitución de reservas que
amparen los riesgos en que incurre cada banco
Actualmente, la regulación y la supervisión del sistema bancario descansan
principalmente en cinco entidades gubernamentales: la Secretaría de Hacienda y
Crédito Público (SHCP), el Banco de México (Banxico), la Comisión Nacional Bancaria
y de Valores (CNBV), el Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB) y la
Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros
(Condusef)
PRINCIPIOS GENERALES DE SUPERVISIÓN
Ciertos objetivos y criterios subyacen en la diversidad de regímenes y prácticas de supervisión que
existen en distintos países. Como objetivos, los supervisores buscan asegurar que los bancos son:
(a) financieramente sanos
(b) bien administrados, y
(c) no plantean ninguna amenaza para los intereses de los depositantes En la prosecución de estos
objetivos, los supervisores están tratando de formarse tres criterios:
(a) ¿qué riesgos está corriendo cada banco?
(b) ¿de qué recursos dispone para manejar ese riesgo?
Los recursos pueden ser tangibles (p.ej. capital, liquidez) o intangibles (p.ej. calidad de la administración
y sistemas de control).
(c) si el nivel de recursos identificado es suficiente para equilibrar el riesgo.