Está en la página 1de 17

Allan F.

Mirsky
 Mirsky (1987, 1996) Mirsky et al. (1991)
Enfocar y ejecutar eficientemente

 Propósito principal: dirigir la atención hacia los elementos


relevantes de los estímulos, descartando aquellos que sean
irrelevantes y efectuar una acción rápida y certera en
respuesta a los mismos.
 Regiones cerebrales: corteza temporal superior, la corteza
parietal inferior y las estructuras del cuerpo estriado.
 Función neuropsicológica básica: velocidad perceptual-
motriz.
Sostener la atención

 Propósito principal: mantener el foco de la


atención por un período de tiempo.
 Regiones cerebrales: estructuras rostrales del
cerebro medio, incluyendo la formación reticular y
los núcleos talámicos medios y reticulares.
 Función neuropsicológica básica: vigilancia.
Codificar la información

 Propósito principal: mantener la información en la


memoria de trabajo el tiempo suficiente como para
que sea incorporada a la memoria, para ser
posteriormente recuperada
 Regiones cerebrales: hipocampo.
 Función neuropsicológica básica: capacidad
numérica-mnéstica
Cambiar la atención adaptativamente y resistir la
tendencia a la perseveración

 Propósito principal: permitir el cambio el foco de


atención de un aspecto del medioambiente a otro.
 Regiones cerebrales: corteza pre-frontal
 Función neuropsicológica básica: flexibilidad:
Russell A. Barkley

Barkley (1997, 1998)


 El planteamiento teórico de Barkley (1997, 1998)
atribuye las dificultades asociadas con el TDAH a
un proceso de falta de regulación de la conducta,
donde fallan los procesos habitualmente asociados
con el funcionamiento de la corteza frontal.
 Presume que la falla inicial en el proceso de
regulación de la conducta está en una pobre
capacidad inhibitoria, la cual no previene que se
manifieste la conducta prepotente o irreflexiva
asociada con un estímulo determinado.
 Esta capacidad inhibitoria postulada por Barkley
(1997, 1998) facilita la interrupción de una
conducta inapropiada, primordialmente a través de
un sentido de tiempo. Es decir, dando tiempo a
que otras funciones ejecutivas más complejas se
activen y modulen las acciones motoras.
 Por último, la capacidad inhibitoria protege en
contra de la interferencia con este proceso de
control y regulación de la conducta.
 Una vez logrado el control o regulación inicial de
la conducta, es decir, evitar que se emita una
conducta prepotente, según Barkley (1997, 1998),
entran en juego las funciones ejecutivas,
específicamente cuatro: la memoria de trabajo no-
verbal, la internalización del habla (memoria de
trabajo verbal), la autorregulación del afecto/
motivación/arousal y la reconstitución.
 Todas estas están destinadas a modular la acción
final y ayudan a que se pueda escoger una
respuesta mucho más adaptativa, la cual estuviese
basada en el historial de refuerzo que tenga la
conducta en particular y el diálogo interno que
tenga el paciente sobre la misma y sus
consecuencias.
 Un acercamiento inicial a estas dos posturas
teóricas es que la primera es capaz de explicar lo
que le ocurre a los pacientes que padecen del tipo
inatento del TDAH, según los criterios
establecidos en el DSM-IV (APA, 1994, 2000),
mientras que la segunda es capaz de explicar mejor
lo que le ocurre a los pacientes que presentan el
tipo hiperactivo/impulsivo del síndrome, o
inclusive a los que padecen del tipo combinado del
mismo.