Está en la página 1de 11

TEORIA DEL DESARROLLO

ECONÓMICO.

Ronald Mendoza
Universidad Nacional de Huancavelica

Mayo 2017
CAPITULO 1.
El DESARROLLO ECONOMICO: VISION
PANORAMICA.
1.1. Introducción.
1.2. La renta y el crecimiento.
1.3. La distribución de la renta en los países en vías
de desarrollo.
1.4. Las numerosas caras del subdesarrollo.
1.5. Algunas características estructurales.
1.1. Introducción.

El desarrollo económico es el principal objetivo de


la mayoría de los países del mundo.

Mejorar la renta, el bienestar y la capacidad


económica de todos los pueblos es de largo la
tarea social más crucial a la que nos enfrentamos
hoy.
Es tentador, desde luego, sugerir que el producto
nacional bruto per cápita (PNB) de un país refleja
con bastante exactitud su bienestar material.

Los rasgos universales del desarrollo económico -


la salud, la esperanza de vida, la alfabetización,
etc.- derivan de una manera natural del crecimiento
del PNB per cápita, quizá con el simple paso del
tiempo.
1.2. La renta y el crecimiento.

Cuestiones de medición.

Las rentas per cápita bajas constituyen una


importante característica del subdesarrollo
económico -quizá la más importante- y apenas
existen dudas de que la distribución de la renta
entre todos los países del mundo está
extraordinariamente sesgada.
Las rentas per cápita se expresan, en takas, reales,
yuanes y en otras muchas monedas de todo el mundo.

Para facilitar las comparaciones, la renta de cada país


(en moneda local) se convierte en una moneda común
(normalmente dólares americanos) y se divide por la
población de ese país para obtener una medida de la
renta per cápita.

Este sistema de conversión se denomina método del tipo


de cambio, porque utiliza el tipo de cambio entre la
moneda local y la común para expresar las rentas en
una unidad común.
Para comprender mejor el grado de diferencias
internacionales y para realizar un análisis más
fiable, es mejor reconocer desde el principio que
estas medidas estiman de una manera sesgada la
realidad.

1. No es infrecuente que se declare menos renta en


los países en vías de desarrollo.
2. Los precios de muchos bienes no se reflejan
correctamente en los tipos de cambio.
3. Existen otros problemas de medición.
La evolución histórica.

Durante el periodo 1960-1985, la renta per cápita del


5% más rico de todos los países del mundo era, en
promedio, alrededor de veintinueve veces mayor que
la cifra correspondiente al 5% más pobre.

El hecho de que el cociente entre la renta del 5% más


rico de todos los países y la renta del 5% más pobre se
haya mantenido aproximadamente constante durante
este periodo de veinticinco años induce a pensar que
toda la distribución se ha mantenido estable.
Las economías del este asiático: Japón, Corea,
Taiwan, Singapur, Hong Kong, Tailandia, Malasia,
Indonesia y, más recientemente, China, que se ha
prolongado en la década de 1990 tuvieron un
crecimiento interesante.

Durante el periodo 1965-90, las rentas per cápita


de las ocho economías del este asiático antes
mencionadas (excluida China) aumentaron a una
tasa anual del 5,5%.
En cambio, una gran parte de Latinoamérica y el África
subsahariana entró en declive durante la década de 1980.

Morley (1995) señala que en Latinoamérica la renta per


cápita cayó un 11% durante los años ochenta y que Chile y
Colombia fueron los únicos países en los que ésta fue más
alta en 1990 que en 1980.

En una gran parte de África, el crecimiento también se


estancó o disminuyó durante la década de 1980. En algunos
países como Nigeria y Tanzania, la renta per cápita
disminuyó considerablemente y en otros como Kenia y
Uganda apenas creció.
Una fácil manera de verlo es calcular el "tiempo de
duplicación" implícito en una tasa de crecimiento,
es decir, el número de años que tarda la renta en
duplicarse si crece a una determinada tasa.