Está en la página 1de 14

LA PROPICIACIÓN

« Porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los
pecados… Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo
sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios» (He. 10:4,12)
Introducción

Las modernas versiones de la Biblia definen el término propiciar (propitiari), como


versión de un mismo vocablo que significa borrar las culpas, purificarse de ellas, por
medio de algún sacrificio.
1. Definición

Propiciación = Satisfacción
Cristo presentó su sangre en los cielos, y Dios, viendo la cruz y su sangre, dijo: «Estoy
satisfecho», «Esto es suficiente para mi…». Esto es propiciación.
2. La propiciación en el Antiguo
Testamento
Levítico 6:1-7

■ Expiación: Expiar en hebreo, significa cubrir. (Lev 6:6, He10:4)


■ Perdón: Significa, básicamente, estar en descanso y en paz. (Lev 6.7)

En la biblia, el perdón siempre va paralelo a la expiación.(Sal. 51:19, He. 9:22)


3. La propiciación en el Nuevo
Testamento
■ Cristo es el que satisface las demandas del Padre por nuestros pecados (1Jn. 2:1-2;
4:10)
■ El lugar de satisfacción. El lugar de satisfacción en el Antiguo Testamento era el
propiciatorio. En el Nuevo Testamento ese lugar es la cruz (Ro. 3:25)
■ Remisión de pecados. Debido a que Dios está satisfecho, su ira está aplacada; si el
hombre experimenta el perdón, su consciencia está limpia y libre de culpa (He.
10:17)
4. El día de la expiación, como tipología
de la obra de Cristo
Al lugar Santísimo solo podía entrar el Sumo Sacerdote una sola vez al año (el día de la
expiación), y su vida estaba en peligro, si Dios no estaba satisfecho con el sacrificio.
… Lo significativo de esta ofrenda es que el Sumo Sacerdote lo hacía total y
completamente solo (Lv. 16:1-17)
Las vestiduras del sacerdote

Las vestiduras del sacerdote tienen una connotaci´9on especial, porque tienen
aplicación a la persona de Cristo. En Éxodo 39 se describe el ropaje del sacerdote, que
consistía principalmente de dos túnicas: la primera era una túnica interior,
completamente blanca, hecha de lino; la segunda era una túnica mucho más pesada,
hecha de un precioso material azul púrpura.
El intenso sufrimiento

La obra de Cristo en la cruz implicó intenso sufrimiento y muerte. No solo había


sufrimiento físico, sino sufrimiento espiritual, y este sufrimiento, que era resultado de
haber perdido la comunión con el Padre, finalmente quebró el corazón de Jesucristo,
quien clamó en la cruz: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?» (Mt.
27:45).
¿Qué sujetó al Salvador a la cruz ese día? ¿los clavos? No; el amor fue lo que sujetó a
Cristo allí. (He. 12:2)
El procedimiento del sacrificio

Dios veía la sangre


sobre el Arca y ya no
veía lo que estaba
dentro del Arca
El sacerdote se
paraba delante del
Arca y de los dos
querubines que
estaban viendo hacia
el Propiciatorio (tapa
del Arca)
El macho cabrío era
sacrificado en el altar,
y el Sumo Sacerdote
entraba en el Lugar
Santísimo, llevando la « Estoy Satisfecho »
sangre detrás del velo, « Esto es suficiente
y se dirigía al Arca.
para mí »
5. Resultados de la Propiciación
Dios está satisfecho con la obra de
Cristo
La única manera como sabemos que Dios aprobó la obra de nuestro Sumo Sacerdote
es por la Resurrección. Esta nos confirma y asegura que Dios ha aceptado el trabajo de
Cristo, y que podemos tener la certeza de que la ira de Dios está satisfecha (1Co.
15:17)
Cristo clamó victoriosamente en la cruz «Consumado es». La obra que el Padre le había
dado a hacer estaba completa a un Dios Santo del hombre pecador estaba totalmente
eliminada.
Jesucristo intercede por nosotros

El hecho de que Jesucristo está sentado a la diestra de Dios, nos asegura que su
trabajo de sacrificio está completo, y que ahora puede entregarse al segundo aspecto
del trabajo del sacerdote: interceder por los suyos.
Perdón único y definitivo

Dios ya no está enojado con nosotros, porque ya vació su ira sobre Cristo en la Cruz.
Cristo sintió toda la fuerza del enojo de Dios y no queda nada que disguste a Dios.
Nuestro Padre no solo ha perdonado nuestros pecados, sino que los ha olvidado. (He.
10:17-18).
Aplicación Teoterápica

Cristo en la cruz realizó la expiación vicaria, sustituyéndonos a cada uno de nosotros,


así que, el problema actual no es el pecado, sino lo que hagamos con la persona de
Cristo. (Ef. 5:30).