Está en la página 1de 18

EXPOSICIÓN

A L A M I Z TA C B Á E Z S I LV E S T R E
TOS FERINA O COQUELUCHE

Enfermedad respiratoria producida por Bordetella pertussi, es


primariamente una enfermedad mediada por toxina

Existe además un cuadro clínico similar producido por una gran variedad
de microorganismos, entre ellos: Adenovirus;Virus parainfluenza 1, 2 y 3;
Virus Sincicial Respiratorio, Mycoplasma pneumoniae,Virus Epstein Barr.

Lo que se llama Síndrome Coqueluchoide.


BORDETELLA PERTUSSIS

bacilo
aerobio pequeño
gramnegativo

no móvil pleomórfico
MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Se trata de una enfermedad que se


presenta en forma variable, fuera de la
etapa neonatal y hasta la pubertad se
presenta el cuadro típico que consta de
tres fases bien descritas: catarral,
paroxística o de estado y convalecencia.
FASE CATARRAL

Posterior a un periodo de incubación de 7 a 10 días (rango de 4 a 21)

Inicia con rinorrea, estornudos, lagrimeo, generalmente sin fiebre o de poca


intensidad, y tos leve que a través de los días aumenta en intensidad y frecuencia
hasta que se torna paroxística.

La duración es entre una y dos semanas y es el periodo de mayor


contagiosidad.
FASE PAROXÍSTICA O DE ESTADO
Los accesos de tos son paroxísticos característicamente sin inspiración y suelen
acompañarse de vómito y cianosis y terminar con un estridor inspiratorio
prolongado, que le da el nombre de tos coqueluche.

El número de accesos varía con la gravedad llegando hasta 15 a 20 por día.


Después del acceso el paciente suele verse bien, pero si éstos son frecuentes
puede presentarse sudación, lasitud y somnolencia.

La mayoría de los accesos son de predominio nocturno y se desencadenan con


cualquier estímulo, aumentan en intensidad y frecuencia durante una o dos
semanas y posteriormente declinan progresivamente hasta completar una
duración en promedio de 4 a 6 semanas.

Durante este periodo el paciente puede presentar edema facial y petequias


particularmente en párpados.
FASE DE CONVALECENCIA

Inicia en el momento que los accesos de


tos dejan de ser espasmódicos y se
extiende durante varias semanas, durante
esta fase los accesos pueden exacerbarse
si el paciente presenta infección de vías
aéreas superiores intercurrente.
En recién nacidos y lactantes menores de tres
meses, la presentación clínica puede ser similar a la
de niños mayores, el signo inicial es la presencia de
accesos de tos progresiva, paroxística, y
emetizante, sin embargo el estridor inspiratorio
final suele no presentarse a esta edad.

En cuadros más severos predominan los datos de


dificultad respiratoria, cianosis y apnea más que los
accesos de tos.
En adolescentes y adultos jóvenes se presenta un
gran reto ya que existe la percepción generalizada
de que la tos ferina es sólo una enfermedad de
niños. A esta edad se puede presentar desde una
forma asintomática hasta el cuadro típico descrito
en pacientes pediátricos.

Lo más frecuente es la presencia de tos de larga


duración de varias semanas o hasta más de tres
meses, en ocasiones emetizante pero sin estridor
inspiratorio lo que fácilmente se confunde y se
diagnostica como bronquitis o asma bronquial.
Aun cuando la enfermedad sea leve o
moderada los pacientes infectados
pueden transmitir la enfermedad a
personas susceptibles como son niños
no inmunizados o parcialmente
inmunizados
ESTUDIOS DE LABORATORIO
Cultivo: El aislamiento de B. psertussis

Amplificación de DNA: Incrementa la sensibilidad

Detección de anticuerpos fluorescentes (DAF): Prueba de


detección rápida pero la sensibilidad es baja

Serología: Se requiere demostración de una elevación sustancial


(4 veces) de los títulos de anticuerpos contra diferentes
antígenos de B. pertussis
MYCOBACTERIUM

microorganismos
inmóviles no capsulados
bacilares

se tiñen con dificultad,


pero una vez teñidos
la tinción más usada es
aerobios estrictos resisten la decoloración
la de Ziehl-Neelsen
con ácidos fuertes y
alcohol.
El complejo M. tuberculosis se compone de M.
tuberculosis, M. bovis, M. africanum, M. microti
y M. canetti

M. tuberculosis, es el agente causal de la


tuberculosis del ser humano en más de 95%
de los casos
TUBERCULOSIS PULMONAR PRIMARIA
La tuberculosis primaria incluye el complejo primario o de
Ranke (neumonitis, linfangitis y adenitis) y la progresión de
cualquiera de sus componentes.

Es asintomática en la mayoría de los casos, o bien, la


sintomatología es muy pobre y se puede confundir con una
infección de las vías respiratorias superiores.

Cuando hay síntomas, se presenta fiebre de predominio


vespertino de una a dos semanas de duración, asociada a signos
de infección de vías respiratorias superiores, anorexia y astenia
La exploración física de los campos pulmonares rara vez revela alteraciones y
en ocasiones se aprecia disminución de los ruidos respiratorios.

En los casos avanzados puede encontrarse neumonía, bronquitis, derrame


pleural y atelectasia.

La tuberculosis extrapulmonar inicial es poco frecuente y se adquiere por


ingestión del bacilo tuberculoso bovino, el cual se localiza en la mucosa bucal o
en el intestino.

La piel y la conjuntiva también pueden ser sitios de infección primaria.


TUBERCULOSIS PULMONAR CRÓNICA
Es la forma más frecuente de tuberculosis en el adolescente
y en el adulto.

Los mecanismos patogénicos más aceptados son la


reinfección endógena a partir de un foco tuberculoso
previamente establecido y la reinfección exógena.

La expresión tisular es diferente a la descrita en la forma


primaria ya que ocurre en un sujeto que ha desarrollado
hipersensibilidad; la respuesta inflamatoria tiende a localizar
al bacilo, evitando su diseminación a través de los linfáticos.
El paciente manifiesta anorexia, pérdida de peso,
fiebre vespertina poco importante y tos; el examen
clínico de los campos pulmonares puede ser normal
o revelar estertores alveolares en las zonas apicales.

La hemoptisis del adulto rara vez ocurre en el niño y


el adolescente. En la radiografía de tórax se aprecia
una pequeña zona neumónica apical o zonas
neumónicas lobares o segmentadas
El diagnóstico de cer teza de tuberculosis sólo puede hacerse
mediante el cultivo de M. Tuberculosis, utilizando material
biológico diverso:

exudado liquido
jugo gástrico líquido pleural
traqueal peritoneal

liquido biopsia de
orina médula ósea
cefalorraquídeo tejidos