Está en la página 1de 7

LO SUBLIME EN LONGINO Y

BURKE
QUÉ ES LO SUBLIME
Longino (en griego:Λογγίνος) o Pseudo-Longino es el nombre habitual que se da al
autor del tratado Περὶ ὕψους (Sobre lo sublime), que específica especialmente el
concepto de "grandeza" en la literatura.

Lo sublime fue definido por el escritor griego Longino, como una categoría estética
derivada de la obra. “Sobre lo sublime”, lo desarrolla como una belleza extrema que
produce al espectador un éxtasis y una pérdida de racionalidad y gran placer estético,
aunque puede ser tan puramente bello que en vez de placer produce dolor.

Longino (probablemente Dionisio Longino), debió ser un profesor de retórica o crítico


literario de cierta tendencia neoplatónica que pudo vivir entre el siglo I y el siglo III.

“Todo lo que es a propósito de cualquier modo para excitar las ideas de pena y de peligro,
es decir, todo lo que de algún modo es terrible, todo lo que versa cerca de los objetos
terribles, u obra de un modo análogo al terror, es un principio de sublimidad: esto es, produce
la más fuerte moción que el ánimo es capaz de sentir...”
El Tratado sobre lo sublime, escrito en griego, es un
manuscrito descubierto en 1554, igual que en otros
manuscritos ( como El Vaticano y el Basilea) crearon una
serie de confusiones porque el autor apareció primero como
Longino, posteriormente como Dionisio Longino y después
Dionisio o Longino, en este caso con la “o” disyuntiva hacía
ver que el autor era uno o el otro. La discusión llevó a los
estudiosos a pensar que se trataba de dos autores: Casio
Longino (c. 86 a.C.-c.42 a.C) y Dionisio de Halicarnaso (c.
60 a.C-c 7 a.C.). Finalmente se ha creído que el autor es
anónimo, y “Longino” sería un seudónimo. Finalmente se
sigue publicando tan sólo con el nombre de Longino.
El origen del estudio de lo sublime El texto sobre lo sublime tal y como
ha llegado a nosotros, depende casi por entero de un manuscrito (2036)
del siglo X después de Cristo, conservado en la Biblioteca Nacional de
Paris.
Manuscrito que ha sufrido una serie de mutilaciones y solo poseemos las
dos terceras partes del original. Así fue compuesto durante el siglo I
después de Cristo en su segunda mitad, por un autor desconocido que
pudo llamarse Longino, nombre bastante común, en la época.
El libro se ocupa del estilo y la lengua, señalando las virtudes y defectos
en la composición y en el pensamiento de numerosas obras griegas,
generalmente teñidas como clásicas.
El tratado sobre lo Sublime tuvo que esperar a 1674 para ocupar un
lugar de relieve entre los grandes de la teoría literaria de la
antigüedad, considerándolo el documento crítico más ilustrativo que nos
ha llegado desde la antigüedad, un ensayo de valor y de interés
públicos.
Lo sublime como una cualidad posiblemente tuvo vigencia hasta
el romanticismo alemán, pues para los artistas de esta tendencia
estética (poetas, novelistas, pintores, músicos) siempre fueron muy
importantes los valores humanos. Al paso de dos siglos, en este siglo XXI
parece un asunto olvidado y sin importancia, de tal manera que ya ni
se discute en los ambientes intelectuales. Resulta interesante consultar
hoy un tratado como éste de Longino para conocer los argumentos que
valoraron este concepto.
INFLUENCIA DE SOBRE LO SUBLIME
Edad Media
• Durante la Edad Media el tratado de Longino estuvo escasamente identificado. San Agustín (De doctrina christiana)
es el primer gran teórico de lo sublime tras Longino, adoptando asimismo una interpretación retórico elocutiva de
expansión estética innovadora a propósito de los sentimientos mixtos, genial antecedente kantiano. En el siglo X se
realiza la copia cuyo cuadernillo mutilado atribuye la autoría a "Dionisio o Longino". Un texto de retórica bizantino
hace algunas oscuras referencias que podrían referirse al texto de Sobre lo sublime.
Renacimiento
• El tratado permaneció sin restituir hasta que Francesco Robortello lo edita en Basilea en 1554, Aldo Manuzio en
1555 y Niccolo da Falgano en 1560. El texto es entonces atribuido a "Dionisio Longino". Casi todas las literaturas
vernáculas de la época tuvieron su propia traducción de la obra. El concepto de sublime se mantuvo en la tradición
retórica de la teoría de los estilos pero fue adoptado por los grandes maestros contemplativos sin duda por
transmisión neoplatónica, constituyendo en este sentido un lugar relevante de la mística europea y sobre todo
española.
Siglo XVII
• El concepto de lo sublime, acorde en general a los objetivos estéticos del Barroco, disfrutó en la época de frecuentes
ediciones y traducciones. Hay quien ha interpretado su analogía con la "agudeza" de Gracián. En 1674 Nicolás
Boileau lo traduce al francés, contribuyendo a situar el pensamiento de Longino en el centro del debate teórico y
literario, y ello a pesar de no haber mostrado en el prefacio añadido al texto ningún penetrante ni avanzado
conocimiento de la obra.
Siglos XVIII y XIX
• La traducción del tratado al inglés realizada por William Smith en 1739, además de dar notoriedad al traductor, mantuvo y
extendió la obra de Longino en el panorama crítico y estético internacional. La obra alcanza su punto más alto de estimación:
en Inglaterra y en general en Europa continuó siendo valorada sólo por debajo de la Poética de Aristóteles y ofreciendo una
suerte de alternativa al oficialismo de la Poética o Epístola de Horacio. La obra de Edmund Burke A Philosophical Enquiry into
the Origin of Our Ideas of the Sublime and Beautiful ("Una investigación filosófica sobre el origen de nuestras ideas de lo
sublime y lo bello") establece una progresión de la doctrina del texto griego, la más importante y monográfica en el ámbito
del empirismo inglés y del pensamiento prekantiano. El lugar decisivo para la categoría de lo sublime se encuentra en la
Crítica del Juicio de Kant y en los ensayos que le dedicó inmediatamente después Friedrich Schiller, a partir de lo cual accede
a posición teórica central de la elaboración estética del Idealismo alemán y por consiguiente de la Romantik alemana, el
Romanticismo internacional y las evoluciones subsiguientes poshegelianas.
• A comienzos del siglo XIX se había puesto en duda la autoría de "Dionisio Longino" y de "Casio Longino". Por lo demás, la
influencia de Longino en la literatura y las artes de la época fue de uno u otro modo permanente, dando lugar a nuevas
exploraciones tanto literarias como plásticas.
Siglo XX
• La obra ha mantenido su permanente prestigio tanto filológico como estético y general filosófico, pasando expansivamente a
ser argumento de fondo en el marco de la discusión teórica contemporánea. Diferente asunto es el hecho de que la categoría
de lo sublime en general ha trasformado dominantemente en el pensamiento contemporáneo, salvo alguna excepción y esto en
concordancia con la evolución de las artes, su aspecto de original elevación en aminoración destranscendentalizada.

Intereses relacionados