Está en la página 1de 33

MATEO MARCOS LOS

CUATRO
EVANGELIOS
LUCAS JUAN

LOS TRES EVANGELIOS SINÓPTICOS


Sinópticos: se llaman “sinópticos” porque enfocan la vida y el ministerio de
Cristo de una forma análoga, en marcado contraste con el punto de vista del
cuatro Evangelio. Mateo, Lucas, Marcos.
NOTAS CLAVES DE LOS CUATRO EVANGELIOS

Libros Mateo Marcos Lucas Juan


Clave Reino Inmediatamente Hijo de hombre Creer y fe
Verso 1:21-23 10:43-45 19:10 20:30-31

Mensaje Jesús, Rey de Jesús, el perfecto Jesús, el hombre ideal Jesús, el Hijo de
los Judíos siervo Dios
Escrito a los Judíos Romanos Griegos A los cristianos
en general

simboliza El León El buey El hombre El águila

contenido Profético Práctico Histórico Espiritual

Su analogía en El renuevo Mi siervo el El varón El renuevo de

el A T justo de David. renuevo. Zac 3:8. llamado renuevo. Jehová. Is 4:2.


Jr 23:5-6. Zac 6:12.
EL EVANGELIO
SEGÚN MATEO

PRIMER RRECORIDO

ABROCHE BIEN SU CINTURON, AHORA


DAREMOS UN RRECORIDO EXTRAORDINARIO
EL EVANGELIO SEGÚN MATEO
EL AUTOR: Los textos más antiguos de este Evangelio son anónimos, y el autor no hace
referencia en parte alguna.
Evidencia externa: Esta evidencia remonta a Papías (c. 100 d. C,), según una cita en la
Historia Eclesiástica de Eusebio (III. 39): “Mateo compuso las “logia” (“dichos”) en lengua
hebrea, y cada uno 1as interpretó como pudo”.
Evidencia Interna
a) Características del autor. Mateo, o Leví, había sido recaudador de tributos en
Capernaum.
b) El vocabulario del Evangelio. Mateo emplea 115 vocablos que no se hallan en otros
escritos del N. T., y varios de éstos tienen que ver con dinero, oro, plata, deudas, cuentas,
cambios de dinero, etc.
e ) Su gran interés por el pueblo de Israel, conjuntamente con su celo en recopilar los
“discursos de condenación” que Cristo dirigió contra la hipocresía de los fariseos y escribas
(por ejemplo, el capítulo 23).
LA FECHA Y LUGAR DE REDACCION
Este libro se escribió aproximadamente entre los años 55 & 65 d.C. Ireneo señala una fecha coincidente con
la estancia de los apóstoles Pedro y Pablo en Roma, que se ha de situar “a grosso modo” entre los años 60 y
65. Mateo habrá escrito su libro, o en la misma Palestina, o en uno de los grandes centros de actividad
de judíos de habla griega de Siria, como Cesarea o Antioquía.

CARACTERÍSTICAS DEL EVANGELIO DE MATEO


La presentación del material en secciones
Parece ser que Mateo no se interesa tanto en seguir un orden cronológico rígido, sino
en agrupar su material en secciones con el fin de hacer resaltar ciertos grandes rasgos
de la obra y del ministerio del Señor en la época de que se trata. Así hallamos los
principios del Reino de Dios en la larga sección comúnmente llamada el “Sermón del
Monte” (caps. 5 a 7); en la sección siguiente presenta una serie de las obras de poder del
Señor que ilustran la operación de los principios del Reino. Los capítulos 10 y 11 se
ocupan de la extensión de la proclamación del Reino y de las variadas reacciones de los
hombres a ella; muchas “parábolas del reino” se agrupan en el cap. 13, etcétera.
El espacio que dedica el autor a las enseñanzas del Señor
Mateo, abrevia algunos milagros, pero se extiende en las enseñanzas, que se hallan muy resumidas en Marcos.
El ministerio oral que aquí hallamos, incluye muchas parábolas y gira, directa o indirectamente, alrededor del
tema del Reino de Dios. Véanse los siguientes grandes discursos: “los principios y normas del Reino”, caps.
5-7; instrucciones a los Doce en relación con su misión, cap. 12; las parábolas del Reino, cap. 13; enseñanza
sobre la humildad y el perdón, cap. 18; la denuncia de la hipocresía de los fariseos, cap. 23; el discurso
profético, caps. 24, 25.

Abundantes citas del A. T Además de 40 textos citados para probar que Jesús de Nazaret es el
Mesías profetizado, Mateo hace muchas referencias y alusiones al A. T., sacadas de veinticinco de los treinta y
nueve libros del canon antiguo, y llegando al total de ciento treinta. Se respira el ambiente del A. T. Muy a
menudo Mateo introduce sus citas por medio de fórmulas como la de 1:22: “Todo eso aconteció para que se
cumpliese lo que fue dicho por el Señor, por el profeta...”

MENSAJE PRINCIPAL:
1. El tema de Mateo es: “Jesús, el Rey de los Judíos.” Mateo fue escrito principalmente a una audiencia judía.
Les escribe para probarles que Jesús es el Mesías, el rey de las profecías Mesiánicas. Cuando Mateo hace esto
cita aproximadamente 60 citas del Antiguo Testamento.
PALABRAS CLAVES:
1. La palabra “reino” aparece 55 veces
2. La palabra “reino de los cielos” aparece 32 veces
3. La palabra “rey” aparece muchas veces

VERSÍCULOS CLAVES:
 1:21-23; 2. 20:28; 3. 28:18-20
CAPÍTULO CLAVE:
1. CAPÍTULO 16: La promesa de edificar la Iglesia de Cristo “Mi Iglesia”
2. En este capítulo Jesús es presentado como “El Cristo, el Hijo del Dios viviente” (Mateo
16:16).
LAS FINALIDADES DEL EVANGELIO
La presentación de Jesús a los judíos como su Mesías y Rey
a) La introducción. Las primeras palabras son evidencia de lo que hemos expuesto: “Libro de
la generación de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham”. Sigue una genealogía que
enfatiza la relación de Jesús tanto con Abraham, el “padre” de la raza, de quien es la Simiente
prometida, como con David, a quien fue concedido el “pacto del Reino”, de quien es el Hijo
real, consumación del ideal del Rey que funda un reino eterno.
b) La búsqueda de los magos (2:1-12). “¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido
c) Las citas del A. T. Tantas citas y alusiones al A.T.
d) Las relaciones entre las enseñanzas del Señor y la Ley de Moisés se analizan en 5:17-48.
He aquí un tema de importancia fundamental para quienes se habían criado bajo las
enseñanzas de la Ley.
e) El rechazo del Mesías por los guías ciegos no frustró la promesa ni el propósito de Dios,
sino que proveyó el medio para realizarlos. Comp. Hechos 13:26-33.
La manifestación del cumplimiento de la revelación anterior en Cristo. Gén. 12:1-3. Israel se halla en
primer plano como instrumento de Dios, pero la bendición se hace universal en el Mesías.
La declaración de las características del Reino hecha realidad en Cristo.
a) El Reino depende en todo del Rey. Si el “Reino de Dios se ha acercado” (4:17) es porque el Rey ha venido.
b) Hay un “Reino en misterio” que se expone muy claramente en las parábolas del cap. 13. Por ende, dentro
del “campo del Reino” se hallan no sólo “hijos del reino”, sino también “hijos del malo”, del modo en que
peces “buenos y malos” se sacan de la “red” del Reino (13:36-43; 47-50).
c) Habrá un Reino en manifestación en la tierra en cumplimiento de las profecías antiguas (8:11; 13:40-43;
25:31-34).

Expresiones que subrayan el tema del Reino


Es peculiar a Mateo la frase “el Reino de los Cielos”, que aparece 32 veces, mientras que la equivalente
“Reino de Dios” está tan sólo 5 veces.
El título mesiánico, “Hijo de David”, se halla nueve veces, que es otro rasgo típico del tema del Reino, y del
carácter judaico de este Evangelio.
Otra frase de gran importancia es “la consumación del siglo”, tan mal traducida en la Vers. R. V. por “el fin
del mundo”. Ocurre 5 veces en Mateo, y señala la crisis que marcará la consumación de los propósitos de
Dios en esta dispensación, y la introducción de la sucesiva del “Reino en manifestación” (13:39 a 49; 24:3;
28:20).
MATERIAL PECULIAR A MATEO
Narraciones peculiares a Mateo Parábolas peculiares a Mateo
• La visión de José (1:20-24). • La cizaña (13:24-30, 36-43).
• La visita de los magos (2:1-12). • El tesoro escondido (13:44).
• La huida a Egipto (2:13-15). • La perla de gran precio (13:45-46).
• La matanza de los inocentes (2:16). • La red (13: 47-50).
• El sueño de la mujer de Pilato (27:19).
• Los dos deudores (18:23-35).
• La muerte de Judas (27:3-10).
• Los obreros de la viña (20:1-16).
• La resurrección de los santos (27:52-53).
• Los dos hijos (21:28-32).
• El soborno de la guardia de la tumba (28:12-15).
• Las bodas del hijo del rey (22:1-14).
Milagros peculiares en Mateo
• Las diez vírgenes (25:1-13).
• Los dos ciegos (9:27-31). • Los talentos (25:14-30).
• El endemoniado mudo (9:32-33). Fórmula bautismal peculiar a Mateo
• La moneda en la boca del pez (17:24-27). • Esta fórmula se halla en 28:18,20. Es de interés
notar también que sólo en Mateo se anticipa la
palabra “iglesia” (16:18; 18:17).
EL EVANGELIO
SEGÚN MARCOS

SEGUNDO RRECORRIDO

ABROCHE BIEN SU CINTURON, AHORA


DAREMOS UN RRECORIDO EXTRAORDINARIO
EL AUTOR: este Evangelio son anónimas, y no hay mención del autor de este. Con todo,
hay evidencia externa suficiente para justificar la antiquísima tradición de que su autor era
Juan Marcos, primo de Bernabé, compañero de los Apóstoles, y conocido por varias
referencias directas a su persona en Los Hechos y en las Epístolas.
Evidencia externa
Papías (c. 100-115 d.C.), según una célebre cita hecha por Eusebio (Historia Eclesiástica, III.
39), hace una referencia al testimonio de “Juan el anciano (presbítero)”, al efecto de que:
“Marcos, siendo el intérprete de Pedro, escribió toda su narración con mucha exactitud, pero
no siguiendo el orden de lo que nuestro Señor hablaba o hacía, porque él mismo no había
oído ni seguido al Señor.
Ireneo (180 d.C.) escribe en “Contra Herejías” (III.i): “Después de la partida de éstos (Pedro
y Pablo), Marcos, el discípulo e intérprete de Pedro, también nos entregó por escrito lo que
Pedro había predicado.”
Clemente de Alejandría (190 d.C), según una cita de Eusebio, declaró también que Marcos
escribió su Evangelio sobre la base de las predicaciones de Pedro.
Evidencia interna

a) Detalles gráficos. Sólo Marcos nota que Jesús dormía con la cabeza sobre el almohadón
del timonel en la popa del barco cuando se levantó la tempestad (4:38): detalle
insignificante si no se recordara por un testigo ocular. De igual forma recuerda que la hierba
era verde cuando Cristo multiplicó el pan y los peces, señal de la breve primavera en
Palestina (6:39). Hay varias referencias a las miradas del Señor: detalle poco probable en
una mera historia hecha sobre unos datos recopilados (3:5, 34; 5:32; 10:23; 11:11). Se
describen varias pequeñas acciones en detalle, como en el caso de la curación del
sordomudo (7:33,34).
b ) Detalles íntimos. Notemos 8:33: “Mas Jesús, volviéndose y viendo a sus discípulos,
reprendió a Pedro ...” Hay referencias a los propios pensamientos de Pedro en 9:6 y 11:21, y
el punto de vista en 9:10 es el de los “tres”, de los cuales Pedro era uno. Mateo y Lucas
hacen las descripciones desde el punto de vista de los “Doce”.
FECHA DEL EVANGELIO DE MARCOS
FECHA DE REDACCIÓN:
1. La fecha es un poco incierta. Algunos dicen que se escribió en 60 d. C., otros dicen 68 d. C. El hecho de
que Marcos estaba en Roma con Pablo en el momento de su encarcelamiento (62-63 d. C) concuerda con
la tradición de que Marcos escribió este registro en la ciudad, posiblemente entre los años 63-66 d. C.

TEMA CENTRAL DEL LIBRO: Marcos escribe este registro básicamente para personas Romanas y presenta a,
el cual vive y está activo entre los hombres. Jesús como el Hijo de Dios (1.11; 3.11; 5.7; 9.7; 12.6; 13.32;
14.61,62; 15.39) y un siervo perfecto de Dios.

RASGOS DESTACADOS DEL EVANGELIO


La sencillez del plan. Marcos presenta a Cristo como el Siervo de Dios.
La rapidez de la narración. A pesar de ser hebreo, de una tribu apartada para Dios Juan Marcos llegó a
comprender bien la mentalidad de los romanos a quienes se dirigía. Eran amantes de la brevedad y de la
expresión concisa.
La brevedad de las enseñanzas. podemos apreciar mejor el carácter complementario de Marcos, quien da
detalles de ciertos milagros que no se hallan ni en Mateo, ni en Lucas, pero, por otra parte, abrevia
mucho, u omite, los discursos. El único largo es el Sermón profético (cap. 13), que se parece mucho al
capítulo 24 de Mateo.
EL EVANGELIO SEGÚN MARCOS ES UN LIBRO DE ACCION:
1. Este Evangelio es un Evangelio de acción, ya que muestra a Jesús no solamente enseñando sino
también haciendo muchas cosas para ayudar a otros. Nuestro pasaje clave es Marcos 10:45 “Porque el
Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por
muchos.”
2. Marcos enfatiza los milagros de Jesús porque en ellos se puede observar a Jesús sirviendo a las
personas que estaban pasando por necesidad en sus vidas. Jesús observo esto y extendió su mano para
asistirles y ayudarles.
PALABRAS CLAVES:
1. Al instante, inmediatamente, enseguida, muy pronto, luego, al momento aparecen varias veces a través
del texto.
TEXTOS CLAVES:
1. Marcos 10:43-45
LA FINALIDAD DEL EVANGELIO
Marcos escribió con el fin de proveer a los creyentes gentiles de los datos más imprescindibles sobre la
Persona y la Obra del Salvador. Provee una hermosa base para la “fe que viene por el oír”.

Marcos presenta a Cristo como el Siervo de Dios


Las profecías empiezan en Isa. 42:1: “He aquí mi siervo ... mi Escogido, en quien se complace mi alma, he
puesto sobre él mi Espíritu ... “, palabras que hallan eco en Mar. 1:10, “Subiendo Jesús del agua vio abrirse
los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él. Y hubo una voz de los cielos que decía: “Tu
eres mi Hijo amado; en ti tomo contentamiento.”
El texto clave, que abre los tesoros de todo el Evangelio, y que se relaciona hermosamente con la sección
de Isaías que hemos señalado, se halla en 10:45: “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido,
mas para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

MATERIAL PECULIAR A MARCOS


Milagros: El sordo y tartamudo (7:31-37). El ciego de Betsaida (8:22-26).
Parábola: La simiente que crece en secreto (4:26-29).
EL EVANGELIO
SEGÚN LUCAS

TERCER RRECORIDO

ABROCHE BIEN SU CINTURON, AHORA


DAREMOS UN RRECORIDO EXTRAORDINARIO
EL AUTOR: Lucas.
La evidencia interna: La repetida mención de fechas por parte de Lucas y su precisión en
la investigación (p.ej., 1:1–4; 3:1), hacen de él el primer historiador de la iglesia.

Evidencia externa
Los Prólogos antimarcionistas. A mediados del siglo segundo, y como reacción contras las
herejías de Marción, quien complicó su propio canon del N.T., se escribieron unos Prólogos.
En estos prólogos leemos: “Lucas era sirio, oriundo de Antioquía, médico de profesión y
discípulo de los Apóstoles ... Así que, después de la redacción de dos Evangelios -el de Mateo
en Judea, y el de Marcos en Italia-, Lucas escribió este Evangelio en Acaya por inspiración del
Espíritu Santo.”
Ireneo. En su libro “Contra Herejías” hace referencia frecuente al tercer Evangelio, y a Lucas
como su autor.
FECHA DE REDACCIÓN:
1. Probablemente entre el 58 & 60 d.C.
2. Probablemente mientras se encontraba en Cesárea durante los dos años de cárcel de Pablo (Hch. 24:27;
25:4).

RASGOS NOTABLES DEL EVANGELIO


El orden: Lucas se propuso redactar una “narración ordenada”
El estilo: Lucas redacta su Prólogo en los elegantes periodos del griego clásico, lo que demuestra su
dominio de la lengua literaria.
La ternura y la fuerza dramática de los relatos: El levantamiento del hijo de la viuda de Naín (7:11-17) es
un ejemplo sin par de la ternura y del poder del Señor que obran para el consuelo del corazón
quebrantado de una mujer, por medio de la derrota del enemigo invencible de los hombres, la muerte.
Las referencias frecuentes a las mujeres a los niños y a los oprimidos. Sólo Lucas relata exactamente
tanto el nacimiento de Juan como el de Jesús, viéndose éste desde el punto de vista de la madre, María.
Elizabet se destaca mucho en el primer capítulo, además de María. En relación con la salvación de
Zaqueo hallamos el “texto clave” del Evangelio: “El Hijo del hombre vino para buscar y salvar lo que se
había perdido” (19:10).
La presentación de Jesús como el Hijo del Hombre:
La genealogía (que se detalla en el momento de su bautismo y su unción)
remonta hasta “Adán, hijo de Dios”, detalle que se ha de comparar con el
énfasis sobre David y sobre Abraham en la genealogía de Mateo.

Se destacan los temas del perdón y de la salvación:


A la mujer, antes pecadora en la ciudad, el Señor dijo: “Perdonados son tus
pecados ... tu fe te ha salvado, ve en paz” (7:47-50); el retorno de Zaqueo a la
obediencia da lugar a la gran declaración tan característica de este Evangelio:
“El Hijo del Hombre vino para buscar y salvar lo que se había perdido.” El
abrazo de amor que el Padre amante da al hijo pródigo que regresa, antes
muerto y después revivido, antes perdido y después hallado, sintetiza estos
hermosos aspectos del Evangelio.
El énfasis sobre la oración
Ejemplos:
Cristo oró al ser bautizado (3:21); después de un día de grandes obras sanadoras (5:15,16);
antes de elegir a los Apóstoles (6:12); antes de la primera predicción de su Muerte (9:18);
en la ocasión de su Transfiguración (9:29); cuando los Setenta volvieron con gozo de su
misión (10:21,22); antes de enseñar a sus discípulos a orar (11:1); durante la angustiosa
decisión del Huerto de Getsemaní (22:39-46); al interceder por sus enemigos en la Cruz
(23:34); al encomendar su espíritu al Padre (23:46).

Las frecuentes referencias al Espíritu Santo


Hay más referencias al Espíritu Santo en este Evangelio que en los dos anteriores juntos, que
es lo que esperaríamos en un escrito cuya continuación (Los Hechos) se ha llamado a
menudo “Los Hechos del Espíritu Santo”. Se dice de Zacarías, María, Elisabet y Simeón que
hablaron “llenos del Espíritu Santo”. El Señor fue concebido por el Espíritu y ungido por el
Espíritu, y aun probado por el impulso del Espíritu (4:1). Todo su ministerio se relaciona con
la potencia del Espíritu (4:14,18), y como culminación de su obra ha de bautizar a los suyos
en Espíritu Santo (3:16).
TEXTOS CLAVES:
1. 2:40. “Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él”
2. 2. 2:49. “Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me
es necesario estar?”
3. 3. 2:52. “Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres”
4. 4. 11:28. “Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan”
5. 5. 19:10. “Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”
6. 24:47. “y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las
naciones, comenzando desde Jerusalén”
CAPÍTULO CLAVE: CAPÍTULO 15: La oveja pérdida, la moneda perdida, y el hijo prodigo.
PALABRAS CLAVES: 1. “Hijo de Hombre” aparece 23 veces. 2. “Hijo de Dios” aparece 7 veces. 3. “Reino de
Dios” aparece 32 veces.
FRASE CLAVE: “vino a buscar y a salvar lo que se había perdido” (19:10).
LA FINALIDAD DEL EVANGELIO

Lucas redactó su Evangelio (juntamente con Los Hechos) con el fin de proveer a lectores gentiles de una
historia continua y suficiente de los comienzos del cristianismo. Lucas presenta a Cristo como el Hombre
perfecto, quien trae el perdón y la salvación a todos los necesitados que quieren recibirlos.

MATERIAL QUE ES PECULIAR A LUCAS

Milagros: La pesca milagrosa (5:1-11); el levantamiento del hijo de la viuda de Naín (7:11-17); la curación de
la mujer encorvada (13:10-17); la curación del hombre hidrópico (14:1-6); la curación de los diez leprosos
(17:11-19); la curación de la oreja de Malco (22:49-51).

Parábolas. ilustraciones
Los deudores (7:41-43); el buen samaritano (10:25-37); las súplicas del amigo del viajero (11:5-8); el rico
insensato (12:16-21); la higuera estéril (13:6-9); la gran cena (14:16-24); la dracma perdida (15:8-10); el hijo
pródigo (15:11-32); el mayordomo infiel (16:1-13); el rico y Lázaro (16:19-31); el siervo inútil (17:7-10); la
viuda importuna (18:1-8); el fariseo y el publicano (18:9-14); las diez minas (19:11-27).
Otro material propio de Lucas
El relato del nacimiento de Juan el Bautista (1:5-25,57-80); el Nacimiento de Cristo desde el
punto de vista de María (1:26-56 con 2:1-20); la infancia y niñez de Jesús (2:21-52); la
genealogía que asciende a Adán (3:23-38); el discurso sobre Isa. 61:1 en la sinagoga de
Nazaret (4:16-30); el llamamiento especial de Pedro (5:8-10); la conversión de la mujer
pecadora en casa de Simón (7:36-50); su rechazo por los samaritanos (9:51-56); el envío de
los Setenta (en Perea) (10:1-20); los afanes de Marta (10:38-42); el ejemplo de los galileos
asesinados por Pilato, etc. (13:1-5); las enseñanzas sobre el discipulado (14:25-35); la
bendición de Zaqueo (19:1-10); la disputa de los discípulos en el cenáculo (22:24-30); el
sudor de sangre en el Huerto (22:44); la vista de la causa de Jesús delante de Herodes (23:5-
12); las mujeres que lamentaban en el camino al Calvario (23:27-31); la intercesión: “Padre,
perdónalos” (23:34); la conversión del ladrón arrepentido (23:39-43); la conversación en el
camino a Emaús (24:13-35); detalles de la presentación del Resucitado a los Apóstoles, y las
enseñanzas sobre la palabra profética (24:36-49); la Ascensión (24:50-53).
EL EVANGELIO
SEGÚN JUAN

CUARTO RRECORRIDO

ABROCHE BIEN SU CINTURON, AHORA


DAREMOS UN RRECORIDO EXTRAORDINARIO
EL AUTOR: El Evangelio mismo es anónimo.
Evidencia externa
a. La circulación del Evangelio en el siglo segundo. El fragmento “John Rylands”.
Recordamos al lector que existe un fragmento de una copia de este Evangelio (algunos
versículos del cap. 18) que se conserva en la biblioteca “John Rylands”, de Manchester.
El testimonio de Papías (Hierápolis, 100-140 d. C.). Según Eusebio, Papías citaba la primera
Epístola de Juan, cuya redacción y circulación se enlaza estrechamente con la del Evangelio.
Ignacio escribió epístolas que datan de los años 114-116 d. C. y que demuestran claramente su
íntimo conocimiento del Evangelio de Juan, ya que emplea frases como “el pan de Dios”, “el
agua viva”, y hace referencias a Cristo como” Verbo” y “Puerta”; también menciona el
“mundo” y el “príncipe de este mundo” en sentido puramente juanino.
Policarpo, contemporáneo y discípulo en su juventud del apóstol Juan (murió mártir a una
edad avanzada en 155 d. C.), cita textualmente de 1 Juan 3:8 y 4:3, y ya hemos visto que la
evidencia para la Epístola sirve también para el Evangelio.
Taciano el sirio (activo entre 160 y 170 d. C.) empieza su armonía de los Evangelios, el
“Diatessaron”, con los primeros versículos del Evangelio.
Justino Mártir (murió mártir en 165 d. C.) cita textualmente Juan 1:23, 27 con 3:3-5.
b) El Evangelio atribuido a Juan el Apóstol
Papías, citado por los Prólogos antimarcionitas, por Ireneo y por Eusebio, afirma que el
Evangelio fue escrito mientras Juan el Apóstol estaba aún en el cuerpo.
La lista del fragmento muratoriano (mediados del siglo segundo) afirma que “el cuarto
Evangelio es obra de Juan, uno de los discípulos”, y relata cómo fue comunicado a Andrés
que Juan había de poner su historia de la Vida de Jesús por escrito.
Ireneo (fin del siglo segundo) no dudó ni por un momento de que el Evangelio fuese obra de
Juan el Apóstol, y abundan referencias tanto al Evangelio como a su autor en sus libros.
Al apologista Teófilo (170 d. C.) se debe una referencia a Juan como autor del Evangelio, y a
Polícrates, obispo de Éfeso, datos sobre el ministerio de Juan en la misma ciudad al final de
su larga carrera.
Evidencia interna: A fines del siglo XIX, el eminente académico anglicano, Obispo Westcott,
argumentó la paternidad juanina en círculos concéntricos cada vez más hacia el centro. Esto puede
condensarse de la siguiente forma:
(1) El autor era judío el estilo de la redacción, el vocabulario, la familiaridad con las costumbres y características
judías y el trasfondo del AT reflejado en el evangelio apoyan enérgicamente este hecho.
(2) Era un judío que vivió en Palestina (1:28; 2:1, 11; 4:46; 11:18, 54; 21:1, 2). Conocía muy bien Jerusalén y el templo
(5:2; 9:7; 18:1; 19:13, 17, 20, 41; véase también 2:14–16; 8:20; 10:22).
(3) Era un testigo ocular de lo que refiere. Hay numerosos detalles de lugares, personas, tiempo, costumbres (4:46;
5:14; 6:59; 12:21; 13:1; 14:5, 8; 18:6; 19:31).
(4) Era un apóstol y muestra un estrecho conocimiento del círculo interno de los discípulos y del mismo Señor
(6:19, 60, 61; 12:16; 13:22, 28; 16:19).
(5) Por cuanto el autor es preciso al nombrar a los otros discípulos y no se nombra a sí mismo, se supone que la
persona innominada de 13:23; 19:26; 20:2; 21:7, 20 es el Apóstol Juan.
Notas biográficas sobre el apóstol Juan
Su juventud. Por Juan 1:44 y Luc. 5:10 sabemos que era oriundo de Betsaida, al norte del Mar de Galilea, siendo su padre
Zebedeo, su madre Salomé y su hermano Jacobo (Marcos 1:19-20; 15:40; Mat. 27:56). La familia se dedicaba a la pesca en el
Mar de Galilea, y prosperaba bastante para poder tener ayudantes. El hecho de que Juan era conocido en el palacio del sumo
sacerdote indica o importantes relaciones comerciales, o un lejano parentesco (Mar. 1:20; Mat. 27:56; Luc. 8:3; Juan
18:15,16). Por Juan 19:27 es evidente que Juan tenía el uso de una casa en Jerusalén.
Discípulo del Bautista. (1:35-40), (Luc. 1:16).
Discípulo-amigo de Jesús.1:35 a 4:54 parece representar un periodo cuando Juan, Jacobo, Pedro y Andrés pasaban algún
tiempo con el Maestro sin dejar su negocio de la pesca.
Discípulo y compañero de Jesús. Mat. 4:21,22 (y porciones paralelas) señala el momento cuando Juan y sus compañeros
dejaron sus redes para seguir siempre al Maestro.
Discípulo-apóstol. Mar. 3:13-19 (y porciones paralelas) describe el nombramiento de los Doce como Apóstoles, que no sólo
habían de seguir a Jesús y aprender de él, sino también salir para el cumplimiento de diversas misiones a las órdenes de su
Maestro.
Uno del círculo íntimo de “los tres”. En tres ocasiones Pedro, Juan y Jacobo fueron admitidos a revelaciones del Señor que
no recibieron los demás de los Apóstoles (Mar. 5:37; Mateo 17:1; 26:37). El sermón profético se dio a los mismos,
juntamente con Andrés (Mar. 13:3). Sólo Pedro y Juan fueron enviados a preparar el cenáculo para la celebración de la Pascua
(Luc. 22:8).
El discípulo amado. Juan ocupaba el diván a la derecha del Señor en la celebración de la Pascua, y así podía
“reclinarse sobre su pecho” para el intercambio en cuanto al traidor (Juan 13:23-26). La escena ha de
considerarse como una manifestación de una comunión estrecha y especial entre el Maestro y el discípulo.
Su encuentro con Pablo. En las conversaciones asociadas con el llamado Consejo de Jerusalén, juntamente
con Pedro y Santiago, dio las diestras de compañía a Pablo (Gál. 2:9; compárese con Hech. 15:2, 22, 23).
Su estancia en Patmos. Desterrado a Patmos por Domiciano (81-96 d. C.), recibió las visiones del
Apocalipsis (Apoc. 1:1, 4, 9)
Autor del Evangelio y de las Epístolas que llevan su nombre. Ya hemos visto que remata su testimonio
singular en la ciudad de Éfeso, en la provincia de Asia, por los años 95-100. Según S. Jerónimo murió en el
año 98 d. C.

El carácter de Juan
Juan y Jacobo, hijos de Zebedeo, son apellidados “Boanerges”, “hijos del trueno” o “del tumulto” (Mar.
3:17). Es de suponer, pues, que por su naturaleza tenía un temperamento fuerte, dado a explosiones de ira
frente a los males que presenciara, y este aspecto de su carácter se ilustra por los incidentes de Luc. 9:49,50;
54-56.
AUTOR: Juan
1. El testimonio universal de los escritores primitivos cristianos acreditaron esta obra a
Juan, el apóstol, el hijo de Zebedeo (Mt. 4:21).
2. Juan era un pescador de profesión (Mr. 1).
3. Este Juan fue apodado “hijo del trueno” probablemente por su carácter, el cual,
tiempo después cambio.
4. A Juan primeramente se le refirió como el “Evangelio espiritual” por Clemente de
Alejandría alrededor del 170 d.C.
5. Juan no relata parábolas, sino más bien siete milagros representativos y relata siete
grandes discursos que inician con “Yo soy” (6:35; 8:12; 9:5; 10:7; 10:11;11:25; 14:6; 15:11)
6. El nombre “Juan” significa: “La gracia o la misericordia del Señor”
FECHA DE REDACCIÓN:
1. Varios escritores han sugerido la fecha del 70 d.C. hasta el 90 d.C.
2. De acuerdo a Ireneo, el estudiante de Policarpo quien fue un amigo y estudiante de
Juan escribió su registro del Evangelio desde Éfeso, “sesenta años después de la
ascensión.”
3. La mayoría concuerda en que este evangelio se escribió aproximadamente entre el 94
y 95 d.C.
TEMA CENTRAL: Comprobar que Jesús es el Hijo de Dios por medio de las señales que
llevo a cabo.
CAPÍTULO CLAVE: CAPÍTULO 3: La salvación se enfatiza en este capítulo.
TEXTOS CLAVES: 1. 1:1-4; 1:11, 14; 3:5, 16; 4:23-24; 20:30-31.
GRACIAS
!A DIOS SEA LA GLORIA Y LA HONRA ETERNAMENTE!
CARTA
DE: JOSÉ LUIS.
PARA: USTED.
AHORA QUE HEMOS TERMINADO EL RRECORIDO DE LOS CUATRO
EVANGELIOS, CUMPLE CON EL LLAMADO QUE HIZO DIOS CONTIGO.
NO DESMAYES SINO ESFUERZATE Y SE VALIENTE