Está en la página 1de 8

La terminación del

tratamiento
• En terapia breve no se considera que la terminación sea un
acontecimiento especial. Esto se debe al énfasis en la solución de
problemas.

• El objetivo es reducir o eliminar dicha dolencia hasta que no sea


necesario el tratamiento.

• Es por esto que se debe estar atento a cualquier manifestación por


parte del cliente de que la dolencia ha sido resuelta.
• La mayoría de las veces, el terapeuta sugerirá el momento para
finalizar el tratamiento, esperando a que el cliente esté de acuerdo.

• El cliente puede terminar el tratamiento por diversos motivos. Lo


ideal sería que indicase que su problema ha sido resuelto.

• También puede terminar debido a un límite temporal acordado


anteriormente. Un número máximo de sesiones.
La terminación del tratamiento cuando el
problema ha sido resuelto
• Cuando el cliente dice que el problema ha mejorado en medida que
lo satisface. Se debe comprobar cuál es su relación con la idea de
interrumpir el tratamiento.

• Puede llegar a ocurrir que en el esfuerzo por que las cosas “vayan
bien” el cliente empeore el problema.

• Ante esta situación, es probable que el terapeuta quiera ayudar al


paciente a no sentirse inquieto por esta perspectiva. Las garantía
verbales de que esto no sucederá puede agravar esta situación.
• Una estrategia para prevenir esta situación es definir el
empeoramiento como un acontecimiento esperado y normal.
También se puede redefinir como algo positivo.

• <<No apresurarse>>. Las mejoras aparecen lentamente.

• Evitar señalar aspectos como <<Fíjese en lo mucho que ha


conseguido; sabía que usted podía hacerlo; estoy seguro que las
cosas marcharán perfectamente>>
Terminación del tratamiento sin que el
problema se haya resuelto
• Esto puede ocurrir cuando se ha fijado un número máximo de
sesiones y ya se ha alcanzado el límite.

• La estrategia puede ayudar a que el paciente se sienta presionado y


colabore con el terapeuta a solucionar el problema debido al límite
temporal.

• Una desventaja es que si la estrategia no funciona se necesita tiempo


para reformularla. Si se persiste en ella en el último momento, es
poco probable que se consigan resultados.
• Cuando esto sucede puede deberse a que el terapeuta ha estado
trabajando demasiado y no demasiado poco.

• Se debe evitar poner en duda la decisión del cliente y presionarlo a


que siga con el tratamiento. Esto se puede mencionar implícitamente
al decir que se debe a algún tipo de resistencia.
• Hay pacientes que solicitan el termino del tratamiento cuando no se
ha solucionado el problema, aunque se muestran satisfechos con el
resultado. No es oportuno contradecirlo.

• En el caso de que se encuentre satisfecho del resultado, el terapeuta


estaría intentando prolongar un tratamiento que el cliente ya
considera concluido.

• Lo que lleva a un sujeto a someterse a un tratamiento es una


insatisfacción significativa, la desaparición de esta constituye el
objetivo global y definitivo.