Está en la página 1de 8

Fernando López

Walter Gómez
 El comportamiento autodestructivo (CADI) pasa
desapercibido, frecuentemente negado,
menospreciado o deformado tanto por el sujeto
que lo realiza como por la gente que lo rodea
 El CADI se puede considerar cuando las conductas
se repitan y tienda a aumentar la intensidad con las
que se presentan
 Freud (1920) declaró que ningún hombre es capaz de
imaginar su propia muerte porque no puede integrar su no
existencia a través de sus fantasías de inmortalidad.
 El instinto de muerte como una pulsión biológica que lo
empuja a retornar a lo inorgánico, deriva una pulsión de la
necesidad de restablecer un estado anterior.
 La compulsión a la repetición es la manifestación
de la pulsión de muerte, es un intento de regresar a
un estado previo para mantener la constancia.
 El instinto de muerte se manifiesta en suicidio
encubierto y comportamiento autodestructivo.

 También se introdujo el concepto de tendencias


suicidas inconscientes porque el sujeto parecía no
darse cuenta o negar que sus acciones tenían el
propósito de dañarse.
 Comienza a fallar la prueba de realidad y se activan
esquemas de acción narcisistas. CADI, es una forma de
vida, un rasgo de carácter repetitivo, un hábito.

 Se presenta lentamente, de forma inconsciente y las


consecuencias se manifiestan a largo plazo.

 Es una manera de evitar el dolor.


 El consumo de tabaco, alcohol y drogas.
 Alteraciones del cuerpo (tatuajes, piercings, etc.).
 Trastornos de la alimentación (obesidad, anorexia y
bulimia).
 Relaciones sexuales de alto riesgo.
 No respetar señales viales y/o conducir a alta
velocidad.
 Deportes de alto riesgo.

También podría gustarte