Está en la página 1de 17

“El texto como acontecimiento”

se entrecruzan diversas teorías:


hermenéutica, teoría de la relevancia
y otras.
Itinerario de desarrollo teórico-práctico:

1) Fundamentación
2) La realidad y el texto
3)El juego de los retornos
4) Leer e interpretar:
a) Anticipaciones y expectativas
b) El texto incompleto
c) El texto como acontecimiento
siempre nuevo. La experiencia de
la relectura.
5) Conclusión
1) Fundamentación:
“Sin embargo resulta poco gratificante,
o motivante, para el educador y para el
alumno, al finalizar la lectura/escucha,
buscar explicar o hacer explicar por qué
una historia fue apasionante o un texto
interesante y rico de temas: es en este
punto que el encanto de la historia termina
y la preocupación por resolver los
ejercicios didácticos de análisis (lenguaje,
estructura, contenido) reduce el texto a su
significado referencial.”Tiziano Viganó
Esta reducción se produce por una serie de motivos:

- el alumno no tiene la conciencia de haber hecho una


experiencia.
- el texto es usado como pre-texto para ejercicios de
comprensión, para una verificación de las capacidades
de indagación lingüística, o para deducir preceptos y
modelos de comportamiento.
- No existen las razones por las que leer presenta las
mismas modalidades del encuentro y del conocimiento
de lo real.
- Profesores y alumnos no están dispuestos a asumir
los riesgos de una lectura implicante, es decir,
subjetiva, empática.
Es posible, en cambio, comunicar el
valor y el gusto por la lectura, creando
en el lector una postura de espera en las
confrontaciones con el texto, la espera
de quien siente que está por descubrir
un tesoro en el interior del texto, esto es
la posibilidad de establecer con la
determinación de sus elementos,
lingüísticos y formales, una forma de
relación que lo vuelve inagotable.
"el texto como un acontecimiento", un
evento siempre nuevo que "activa la
experiencia del lector" y provoca su
libertad.
2- La realidad y el texto.
El acto de la lectura, el texto, de simple sistema de datos
existentes, se vuelve real para el lector: de modo original y según
la modalidad histórica, se vuelve el lugar de un juego continuo de
retorno entre el modo en el cual la realidad viene presentada y las
palabras que dispone el lector para definirla. En el acto de lectura
se vuelve implícito aquello que uno ha vivido. El destinatario del
texto no es nunca un lector genérico, un simple receptor pasivo,
sino un sujeto dinámico que, implicándose a niel cognitivo y
afectivo en la aventura del leer, permite que las cosas acontezcan.
Este "juego de retorno(volver a mandar) entre las palabras y las
cosas es prácticamente un vórtice infinito. (...) En este juego de
retorno el lector ejercita la propia racionalidad". Es éste el aspecto
más fascinante y misterioso de la lectura.

¿Cómo se crea este vórtice infinito? ¿Y cómo volver


consciente al alumno de que cada vez que lee pone en acto su
racionalidad?
Relación

lector texto
acto de lectura según la
modalidad
histórica
texto
real para el
sistema de lector
datos modo
sujeto dinámico original
permite que las juego de retorno
cosas acontezcan
palabras disponibles
nivel afectivo y
cognoscitivo
realidad presentada para el lector
Lector ejercita su racionalidad

sujeto dinámico

implicándose
cognitiva y
juego de retorno
afectivamente

¿Cómo se crea este vórtice


infinito?
palabras cosas
¿Cómo volver consciente al vórtice infinito
alumno de que cada vez que
lee pone en acto su
racionalidad? inadecuación
autor
aproximación. lector
inadecuación escritor
infinita al dato inadecuada para describir y expresar
interpretación lo que desea y quiere
Italo Calvino escribe: "Si un libro me
interesa verdaderamente, no consigo seguirlo
por unas pocas líneas sin que mi mente se
deslice de pensamiento en pensamiento, de
imagen en imagen, en un itinerario de
razonamientos y fantasías que siento la
necesidad de recorrer hasta el fondo,
alejándome del libro hasta perderlo de vista.
Esas pocas páginas encierran para mí enteros
universos, en los cuales no consigo
llegar al fondo".
4) Leer e interpretar:
"Comprender es interpretar, e interpretar es exponer en
términos diversos el fenómeno, más exactamente
encontrarle un equivalente. La interpretación, por tanto,
no es un valor absoluto (como piensa la mayoría), sino
que debe ser valorada en el ámbito de una visión
histórica de la percepción humana".

Las preguntas que se hacen a un texto no son nunca


neutras o indiferentes porque parten de una hipótesis
interpretativa, de la cual parte quien las hace,
consciente o no de ello,
y el texto habla a partir de esta clave.
a)Anticipaciones y expectativas
una metáfora del 'Eco del bosque', metáfora para el
texto narrativo: "también cuando en un bosque no
hay senderos trazados, cada uno puede hacer su
propio camino decidiendo proceder a derecha o a
izquierda de un cierto árbol y así sucesivamente,
haciendo una elección de cada árbol que encuentra.
En un texto narrativo el lector está constreñido en
cada momento a hacer una elección...mientras el
hablante se apresta a terminar la frase, nosotros, así
sea inconscientemente, hacemos una apuesta,
anticipamos su elección, nos preguntamos
angustiados que elección hará".
...cada texto nos da elementos concretos, bien

,
individualizables los indicios, que nos hacen prever
como "irá a terminar" la historia, que nos permiten
recabar informaciones que en el texto no aparecen
explícitamente, sino que están dadas por descontado. Es
a partir de estos elementos, de estos indicios, que el
lector podrá dar las respuestas correctas. Son los
indicios que nos garantizan la sensatez de las
respuestas.
Anticipar no es adivinar, sino encontrar en el texto
mismo los indicios que nos permitirán seguir adelante

con nuestras previsiones .


b) El texto incompleto
Una prioridad fundamental de los textos es su
carácter de incompletos. Ellos nos ofrecen un
itinerario de informaciones con muchos vacíos,
que el lector debe saber llenar.
Los vacíos se refieren esencialmente a
conocimientos culturales que no vienen
desarrollados y que deben ser asociados a los
indicios o reclamos que aparecen en el texto. En
un texto pueden aparecer agujeros en la
información, o sea pasajes saltados, cosas no
dichas o dichas sólo en parte.
Las inferencias permiten completar y dar
sentido a cuanto de notorio nosotros
estamos leyendo. Las inferencias son
indispensables porque la comprensión
literal no es suficiente para comprender la
organización de los contenidos y de los
conceptos de un texto. Evidenciar en clase
los procesos inferenciales que los alumnos
necesariamente y también
inconscientemente desarrollan es una
ulterior ocasión de reflexión sobre el rol
creativo de los alumnos en la lectura.
c) El texto como acontecimiento. La
experiencia de relectura:
la posibilidad de añadir siempre
nuevos significados no se agota de una
vez para siempre, sino que vuelve a
presentar de modo siempre nuevo cada
lectura, porque mientras tanto ha
cambiado la experiencia del lector.
Para un texto ya leído no se trata nunca
de una relectura, sino de una lectura
nueva.
Sin la libertad y la presencia de un lector-
en-acción no existe una experiencia
significativa de lectura.
Además, nos estamos dando cuenta de
nuevo que nuestra tarea de educadores es
pro-vocar(pro-vocare) la libertad de
nuestros alumnos, no tanto enseñando, en
los específico de nuestro trabajo, técnicas
(también cautivantes) para leer,
comprender e interpretar los textos, sino
introduciendo en el signo, esto es,
mostrando el modo con el cual volver
significativa la realidad/texto.