Está en la página 1de 4

ENGAÑOS PERCEPTIVOS

ABERRACIONES PERCEPTIVAS
PERCEPCIONES FALSAS ERRORES PERCEPTIVOS

Experiencia perceptiva que tiene el individuo, puede estar fundamentada o no en estímulos reales y
accesibles a los sentidos; pero en ambos casos, la experiencia perceptiva persiste
independientemente de que se halle presente el supuesto estímulo que la produjo
Se produce una experiencia perceptiva nueva que:

Suele convivir con el resto de las percepciones “normales”.

No se fundamenta en estímulos realmente existentes fuera del individuo

Se mantiene y/o se activa a pesar de que el estímulo que produjo la


percepción inicial ya no se halla físicamente presente (como es el caso de
las imágenes eidéticas, las parásitas o las consecutivas).
ALUCINACIONES
• ACERCAMIENTO CONCEPTUAL A LAS ALUCINACIONES:
Constituyen el trastorno más representativo de la psicopatología de la percepción y la
imaginación, y es uno de los síntomas de la presencia de trastorno mental por
excelencia, aunque en determinadas ocasiones pueden darse en sujetos mentalmente
sanos bajo ciertas condiciones ambientales.

• Esquirol (1832), primera definición de alucinación: quien afirmaba que el individuo que
alucina daba realidad a imágenes que provenían de la memoria y sin que los sentidos
intervinieran.
POSTURAS CONTEMPORÁNEAS

codificación
• Horowitz (1975), desde el modelo del procesamiento de la información, explica las evaluación
alucinaciones como anomalías que ocurren durante los tres procesos de conocimiento:
transformación

• Slade y Bentall (1988), también desde una perspectiva cognitiva, la alucinación es una
experiencia parecida a la percepción que:
• Ocurre en ausencia de un estímulo apropiado.
• Tiene toda la fuerza e impacto de la correspondiente percepción real.
• No es susceptible de ser controlada voluntariamente por quien la experimenta.
• Postura perceptualista: Alucinación como falsa percepción.
• El origen de estas posturas lo encontramos en la definición de alucinación
de Ball (1980) como una “percepción sin objeto”.
• EL DSM-III-R plantea las alucinaciones sobre esta base y las define como
“percepción sensorial sin estímulo externo para el receptor
POSTURAS HISTÓRICAS

correspondiente”.

• Postura intelectualista: alucinación como creencia de naturaleza cognitiva.


• Supone un doble juicio intelectual: Psicológico (creencia de que se percibe
algo) y de realidad (eso que se percibe es real).

• Postura mixta: Alucinación como una alteración tanto del pensamiento como de
la percepción.