Está en la página 1de 4

Aportes y mitos de la neurociencia

en la formación de profesores
¿QUÉ ES LA NEUROCIENCIA?
• Las neurociencias estudian la estructura y el
funcionamiento del cerebro, abarcando muchos
niveles, desde el puramente molecular hasta el
específicamente conductual y cognitivo, pasando
por el celular, químico, farmacológico y
patológico. Más concisamente, las neurociencias
se preocupan de investigar los mecanismos por
los cuales el cerebro humano aprende y
memoriza, lo que las relacionan directa y
naturalmente con las ciencias de la educación.
• En los últimos años las neurociencias han
contribuido a la comprensión del cerebro y su
funcionamiento, aportando al campo educativo
conocimientos fundamentales acerca de las bases
neurobiológicas del aprendizaje, de la memoria,
de las emociones y otras funciones cerebrales
que pueden ser estimuladas en la sala de clases.
Se considera que la principal contribución que las
neurociencias pueden hacer a la educación es
“iluminar la naturaleza misma del aprendizaje”. El
aprendizaje sería, entonces, el puente que une
las neurociencias con la educación.
¿Qué pueden ofrecer las
neurociencias a la educación?
• SEGÚN EL PROFESOR SERGIO MORA:
Mucho, ya que nos muestran como aprendemos, recordamos y olvidamos,
que son procesos característicos de la educación. Al aplicar la neurociencia
a la educación, lo que se intenta es desarrollar estrategias, métodos y
herramientas que permitan que la enseñanza y el aprendizaje estén de
acuerdo con el desarrollo neurofisiológico del individuo.}
• Las neurociencias investigan los mecanismos básicos implicados en el
aprendizaje y cómo influyen factores tan importantes como la atención, la
motivación y las emociones.
• El conocimiento del cerebro nos permitirá proporcionar al estudiante las
condiciones y los ambientes más propicios para un aprendizaje más
eficiente.
• Adecuar los métodos de enseñanza a la realidad neurobiológica y a la
manera en que se aprende es la mejor manera de garantizar la eficacia del
proceso educativo. En síntesis, la comprensión del cerebro no sólo puede
ayudarnos a responder la pregunta de cómo aprendemos sino que
también puede mostrarnos lo que podemos hacer para enseñar mejor.