Está en la página 1de 6

El término poder, como sinónimo de fuerza, capacidad,

energía o dominio, puede referirse a:

1. La capacidad de hacer o ser algo;

2. La capacidad de ejercer un dominio hegemónico sobre


uno y/o varios individuos;

3. La habilidad de influir sobre uno y/o varios individuos;

4. Indicar la autoridad suprema reconocida en una sociedad.


El poder político es la lógica del ejercicio de las funciones por
parte de las personas que ocupan un cargo representativo
dentro del gobierno. Generalmente, éste influye en el
comportamiento, ya sea en pensamiento o en el actuar de
una sociedad.

Es legítimo cuando es elegido conforme a las leyes del país


(constitución). En países democráticos tiene como sustento la
legitimidad otorgada por el pueblo mediante el voto popular
(elecciones), pero se le suele considerar abusivo cuando se
excede en el ejercicio de sus funciones, en materias que
están dentro del ámbito de los otros poderes (intromisión de
poderes). El poder político es ilegítimo cuando utiliza
mecanismos no autorizados por las leyes y se adueña del
poder gubernamental (ejecutivo-legislativo) sin tener la
legitimidad del pueblo, otorgada por el voto popular.
 En ciencia política, es el concepto con el que se enjuicia la
capacidad de un poder para obtener obediencia sin necesidad de
recurrir a la coacción que supone la amenaza de la fuerza, de tal
forma que un Estado es legítimo si existe un consenso entre los
miembros de la comunidad política para aceptar la autoridad
vigente. En este sentido el término tiene sus orígenes en
el derecho privado sucesorio y aparece vinculado a la política en
relación con la restauración monárquica tras la Revolución
francesa. Esta apelación inicial a criterios tradicionales como
justificación ética del ejercicio personal del poder es aceptada
por Max Weber como uno de los tres tipos de legitimidad junto
con la legitimación carismática (los subordinados aceptan el
poder basándose en la santidad, heroísmo o ejemplaridad de
quien lo ejerce) y la legitimación racional (los subordinados
aceptan el poder de acuerdo con motivaciones objetivas e
impersonales); convirtiéndola prácticamente en sinónimo
de legalidad.​

la estructura de los poderes del Estado Nacional contempla la
división en Poder Ejecutivo, a cargo de un Presidente, un
Vicepresidente, Jefe de Gabinete y Ministros;

un Poder Legislativo con representación de las mayorías y


minorías partidarias,

y un Poder Judicial, a cargo de una Corte suprema de Justicia y


de los demás tribunales llamados inferiores (Juzgados de
Primera Instancia y Cámaras de Apelación). Por poseer una
organización federal de gobierno junto a estos poderes
nacionales, conviven los provinciales y municipales, con
autonomía en sus respectivas jurisdicciones, pero con respeto
a la autoridad central.
 Podemos comprender entonces, que
el poder es la capacidad de forzar a alguien,
para que éste, aunque preferiría no hacerla,
haga nuestra voluntad debido a nuestra
posición o fuerza, mientras que
la autoridad es el arte de conseguir que la
gente haga voluntariamente lo que uno
quiere debido a su influencia personal.
 La legitimidad del poder hace referencia a la
justificación de la autoridad de mandar y
peticionar obediencia a los gobernados, obtenida
por consenso, que a su vez deviene del prestigio
político de quien ejerce la autoridad. El pueblo
obedece pues existe el convencimiento de que
las órdenes son dadas con el fin de beneficiar a
todos, y no por un interés personal del
gobernante de favorecerse a sí mismo o a
determinados sectores. Esto le proporciona la
posibilidad de ejercer el monopolio de la fuerza,
ante situaciones particulares de desobediencia a
las leyes.