Está en la página 1de 16

Los neoclásicos

Flores López Valeria Elizabeth


Hernández Álvarez Brian Alexis
Hernández Estrada Alexis
1EM7
Caracterización de la escuela
neoclásica
La diversidad de significados que se le ha dado al concepto de
neoclasicismo se debe a que algunos autores lo han aplicado a
conjuntos de economistas o pensadores que no son los mismos
para uno u otro autor.

De K. Marx, J.M. Reyes y Paul M. Sweezy, se puede extraer la


comprensión del discurso a que ha sido objeto la existencia de la
escuela neoclásica. El estudio partirá desde su propia
caracterización de lo clásico para desembocar con mayores
determinaciones objetivas en el por qué de sus diferentes
denominaciones sobre lo neoclásico.
Karl Marx fue quien originalmente asignó el concepto de
economía política clásica al filón de pensamiento que “comienza
en Inglaterra con William Pretty, en Francia con Boisguillebert, y
termina con David Ricardo en Inglaterra y Sismondi en Francia.

Marx denomina economía vulgar a los economistas antecesores


de la denominada escuela neoclásica. Es necesario hacer
explícitos los argumentos fundamentales que maneja la escuela
clásica de Marx para entender mejor, a partir de la esencia de
los discursos teóricos, la diferencia y similitud del concepto de
“clásico” entre Marx y otros autores.
Al caracterizar lo clásico, Marx pone énfasis en el carácter
develador de las contradicciones sociales que subyacen en el
análisis de los clásicos. En contraposición al sistema clásico, lo
específico del pensamiento vulgar será precisamente el
ocultamiento de esas contradicciones, ya sea a partir de un
discurso apologético o partir de la invención de “armonías”
económicas. Para Marx los antecesores de los neoclásicos
(economía vulgar) son la negación de los clásicos.

Keynes por su lado, en lugar de ver doctrinas contrapuestas ve


una sola y la misma. Afirma Keynes que la denominación
“economistas clásicos” fue inventada por Marx para referirse a
Ricardo, James Mill y sus predecesores; es decir para los
fundadores de la teória que culminó en Ricardo, es decir, a
aquellos que adoptaron y perfeccionaron la teoría económica
“ricardiana”.
Keynes define lo clásico en el sentido de antiguo, es decir,
opuesto a lo moderno, como lo que debe ser superado o de lo
que debe liberarse la “economía moderna”.

Marx desenvuelve los desarrollos teóricos de sus clásicos,


enmendando sus incoherencias y liberando así la “economía
política clásica”.

Podemos darnos cuenta que tanto Marx como Keynes voltean


hacía atrás no sólo en tiempos distintos, sino desde ángulos
diferentes y con necesidades diversas.
Paul M. Sweezy es quien realmente introdujo el concepto de
neoclasicismo en un artículo necrológico publicado a la muerte
de Keynes (1946).
“Keynes usa el término ´economistas clásicos´ para incluir a los
teóricos del valor subjetivo de fines del siglo XIX y del XX. Por
razones que se aclararán en la discusión siguiente, esta práctica
me parece errada. Es preferible mirar a John Stuart Mill como el
último de los economistas clásicos y rotular a los marshallianos
como escuela ´neoclásica´.”

La postura de Sweezy es la más difundida y aceptada en la


actualidad.
Definición de la corriente económica neoclásica:
“El pensamiento neoclásico en economía es aquel que,
comenzando a gestarse al interior de la escuela clásica desde
fines del siglo XVIII va desarrollando un conjunto de
proposiciones del sistema clásico que revelan o tienden a revelar
las contradicciones económicas, sociales y políticas inherentes al
régimen de producción capitalista”.
II. Raíces teóricas del
neoclasicismo

La aparición de la escuela neoclásica como todo un sistema


tiene sus raíces, desde fines del S. XVIII, en varios pensadores
como Condillac, Bentham, Say y Senior, a partir de cuyas teorías
se levantan los cimientos de la escuela neoclásica.
Teorías de Jean Baptiste Say
La teoría de los costos de producción de Say, estaba basada en la
teoría de la renta absoluta de Smith. El error trasladado hasta los
neoclásicos es no haber contemplado, dentro de los gastos de
producción, la reposición de los medios de producción; en los costos,
en esta misma teoría, Say hace abstracción de la categoría trabajo
como única fuente creadora de valor.

Para Say, los factores productivos son el trabajo, la tierra y el capital,


cuyos precios se determinan en su propio mercado por la ley de la
oferta y la demanda, y que, para el caso del precio de equilibrio del
mercado, se dará o surgirá en el punto en que la oferta iguala a la
demanda; además, en este momento, existe el pleno empleo de los
factores productivos.

Es evidente que un análisis de este tipo es no sólo ingenuo sino


también falso. Los mismo neoclásicos, por conducto de Walras,
observarán dicho error, planteando la determinación simultánea de los
precios de los tres factores productivos e incluso el de las mercancías.
Teorías de Bentham y Condillac
Condillac: El valor de las cosas estará en función de su escasez y
de su utilidad. Mientras más útil y escasa sea una cosa, mayor
valor tendrá, y viceversa. Es decir, la fuente del valor de las
mercancías es su utilidad y escasez.
Cita: “Una cosa no tiene valor porque cueste, como se supone,
sino que cuesta porque tiene valor.”

Bentham: Elabora un planteamiento de la teoría del valor en


función de la utilidad, la cual pretende cuantificar a partir de un
complejo cálculo de variables, tales como duración, certeza,
fecundidad, pureza, extensión proximidad, etc.
Dentro del discurso benthamiano, encontramos los orígenes del
razonamiento marginal cuando plantea que las satisfacciones o
utilidades proporcionadas a un individuo por dosis sucesivas de
un mismo bien son decrecientes, bajo la llamada ley de la
utilidad decreciente.
Teoría de William Nassau Senior
Teoría de la abstinencia:
Explica los conceptos de salario y ganancia por medio de los
siguientes argumentos: el capitalista, cuando ahorra, se abstiene
de un autoconsumo, y destina este ahorro (producto de un
sacrificio) a la inversión productiva; por tanto, esa actitud de
abstinencia debe ser compensada con una ganancia. Por su
parte, el obrero que trabaja se está absteniendo de un tiempo
de descanso; éste, al igual que el capitalista, debe ser
recompensado por dicho sacrificio y su recompensa asume la
forma de salario.

Esta teoría de la abstinencia será unificada por los neoclásicos


bajo el concepto de desutilidad, que supone trabajar y ahorrar, y
será incrustada en un conjunto más amplio para explicar el
salario y la ganancia.
Fundadores de la escuela
neoclásica
WILLIAM STANLEY JEVONS
(1835 - 1882)
• Nació en Liverpool, Reino Unido, fue un economista
estadístico.

• Teoría de economía política: “El coste de producción


determina la oferta, la oferta determina el grado final de
utilidad y el grado final de utilidad determina el valor”

• Afirmó que "el valor del trabajo debe determinarse a partir del
valor del producto y no el valor del producto a partir del valor
del trabajo" contradiciendo así la teoría clásica de la tradición
ricardiana y marxista.
ALFRED MARSHALL
(1842-1924)

También podría gustarte