Está en la página 1de 30

Lic.

Esther Crisóstomo Cortés


Se aborda desde la psicología positiva, la cual,
se centra en las capacidades, valores y
atributos positivos de los seres humanos.
Corresponde a la entereza
para afrontar la
adversidad, la pérdida de
un ser querido, un accidente,
una infancia de abuso o una
catástrofe y superarla, salir
fortalecido y darle un sentido
en su vida.
Las adversidades no nos
fortalecen, revelan quien somos.
Las habilidades resilientes
habitualmente salen a la luz
cuando hay que utilizarlas
como recurso, hay
características resilientes
con las que se nacen,
rasgos innatos del carácter,
y hay características que se
pueden adquirir con la
intención de fortalecer el
carácter.
José después de ser rechazado y vendido
por sus hermanos, esclavo, difamado y
encarcelado en Egipto. Su fe y fidelidad se
vieron coronadas cuando se convirtió en
primer ministro. Génesis 41:41
1. Fé
Dios quiere que tengamos la fortaleza
que proviene de Él, quiere que
aprendamos y obtengamos lecciones
de los desafíos que enfrentamos y
podamos crecer a través de ellos.
Las personas resilientes son muy objetivas, saben cuáles son sus
potencialidades, los recursos que tienen a su alcance y sus metas, pero
eso no implica que no sean optimistas
Estas personas no se cierran al
cambio y siempre están dispuestas a
valorar diferentes alternativas, sin
aferrarse obsesivamente a sus planes
iniciales o a una única solución.
.
•Céntrese en las alternativas, en todas
las posibilidades de acciones a llevar a cabo para
cambiar.
•Visualice su vida viviendo la mejor versión
de sí misma, a partir de ello es importante crear y
enumerar las alternativas que la acercan a su
objetivo.
Las personas que se centran en el
presente son capaces de aceptar las
experiencias tal y como se
presentan e intentan sacarles el
mayor provecho. Disfrutan de los
pequeños detalles y no han perdido su
capacidad para asombrarse ante la vida.
Cómo vivir con
resiliencia

el aquí y el ahora
Deje de visualizar su vida en
el pasado, evite hablar en
pasado como si hubiera
perdido la esperanza en
volver a vivir experiencias
positivas en el futuro.
Con Jesús somos
más que vencedores
Podemos ser vencedores,
contemplando a Jesús, pero
cuando fijamos la mirada en las
dificultades y esquivamos las
batallas serias en favor del bien,
nos volvemos débiles e incrédulos.
(MJ. 43.Mente carácter y personalidad.1893, Pág. 574)
Contemplando a Jesús
podremos obtener la
resiliencia necesaria
para resistir, cambiar
cualquier hábito y
superar cualquier
obstáculo o dificultas de
la vida.
PARA PONER EN PRÁCTICA

Los hábitos resilientes le permiten no perder la


esperanza y darle significado al dolor que
experimenta.
Si usted está pasando por una situación que
considera insuperable, piense cómo a través de ese
dolor podría ayudar a otros. En una hoja escriba una
carta en donde otorga consejos para superar un
hábito, una situación de dolor, una pérdida. Aunque
no tenga remitente al desahogarse y escribir, puede
encontrar la solución o alternativas para salir de su
situación de una forma propositiva.

También podría gustarte