Está en la página 1de 14

MORAL

RACIONALISTA
EL FORMALISMO DE KANT
FUNDAMENTO DE MORALIDAD.
• Kant critica severamente los sistemas éticos anteriores a él. Los
tacha como éticas de bienes y de fines que, por lo tanto, se
basan empíricamente en ciertos objetos que consideramos
como buenos y a los cuales debemos tender si es que
queremos ser buenos. Contra esto arguye dos cosas:
• Primero, que nadie se puede poner de acuerdo acerca de cuál es el
objeto efectivamente bueno al que debemos tender. Unos creen que
es la felicidad, otros dicen que es el placer, o las riquezas, etc.
• Pero además, fundamentar la ética en un fin bueno cuya posesión
nos perfeccione y haga felices, equivale a encausa al hombre por el
camino del egoísmo y de la tendencia a su propio bien. Pero eso lo
hace el hombre por instinto.
•El nivel moral debe estar colocado en
un horizonte superior al de los bienes
empíricos, en un plano puramente
racional y a priori.
• Esto significa que una persona adquiere valor moral, no
tanto por lo que hace, sino por la intención con que lo
ejecuta, y que, en todo caso, ha de ser el puro respeto al
deber. En consecuencia, no basta cumplir materialmente
con el deber, sino que debe cumplirse única y
exclusivamente motivado por el puro respeto a dicho
deber.
• Si una persona cumple con su deber, alcanza el nivel legal; pero si,
además, cumple con su deber movido sólo por el respeto o
sumisión voluntaria a ese deber, entonces alcanza un nivel moral.
• Como puede notarse, Kant es sumamente riguroso en su
concepción del valor moral. Éste sólo se da cuando el sujeto cumple
con su deber motivado por el respeto a ese mismo deber. El
fundamento de moralidad es, pues, el deber por el deber mismo.
EL IMPERATIVO CATEGÓRICO.

• La conducta humana ya no está ligada o subordinada a


fines exteriores. Si un mandato subordina lo mandado
a otra condición o fin ulterior, entonces se llama
imperativo hipotético, y no tiene, por eso mismo, valor
moral. Por ejemplo si quieres dinero, trabaja.
• En cambio, el imperativo categórico, por oposición, es el que
manda algo de un modo absoluto, sin subordinarlo a ninguna
otra cosa. Y, por esta razón, el imperativo categórico sí tiene
lugar dentro del nivel moral. Por ejemplo: "respeta a tus
padres”. Solamente logra este nivel moral quien actúa a base de
imperativos categóricos.
LA AUTONOMÍA DEL HOMBRE

• El imperativo categórico da al hombre una


autonomía completa. El hombre debe actuar por
sí mismo, de acuerdo con el deber emanado de
su propia razón, sin aceptar coacciones o
motivaciones o subordinaciones externas a él
mismo.
• Kant nos habla de los tres postulados de la razón práctica (es decir,
tres verdades que, según él, se basan en el orden moral, tal como lo
ha descrito). El primero de ellos es la libertad humana. En efecto,
condición indispensable para que haya deber es que el hombre sea
libre. Igualmente, la existencia de Dios y la inmortalidad del alma se
derivan del hecho moral. El alma tiene que ser inmortal, porque sólo
así se consigue la justicia plena que exige sancionar el valor moral
que se haya realizado. Y solamente un ser infinito, como Dios, puede
conceder ese premio eterno.
COMENTARIO CRÍTICO
• a) Positivamente es un acierto de Kant el intento de hacer depender
la Ética en función de la razón. Sin embargo, su pensamiento es
excesivamente racionalista, al grado de asemejarse al puritanismo y
al estoicismo.
• b) También acierta al pretender fundar la moral en función de un
principio interno, como es la buena voluntad Sin embargo, hay que
insistir que no sólo la forma del acto sino también el objeto o
materia del mismo tiene su propia bondad.
• c) No se puede tachar como egoísta la búsqueda del bien. El amor
de sí mismo, la conducta motivada por un gusto u otra tendencia no
ha de ser necesariamente carente de valor moral. Este rigorismo
kantiano convierte su pensamiento en una moral inhumana.
• d) Kant subraya tanto la autonomía que, al parecer, se debe
despreciar la heteronomía. Sin embargo, se pueden sintetizar. No
hay razón para desechar los mandatos emanados de una autoridad
legítima.
• e) La aplicación de la fórmula del imperativo categórico tiene que tomar
en cuenta la materialidad del acto, su naturaleza, a pesar de que Kant hace
residir la moralidad en la pina forma. Para saber si una máxima de acción
es universable, es necesario recurrir a las características concretas del
acto, cuya naturaleza debe respetarse y no ponerse en contradicción
consigo misma.
• f) Se le da demasiado énfasis al deber por el deber mismo. El deber
fundamenta el bien, siendo que el deber surge a partir de lo que ya es
bueno en sí.
• g) lo más humano no es el deber por el deber mismo, sino el bien
por el bien mismo, o mejor todavía: el amor del bien en cuanto bien,
tal como lo propone el tomismo.
• h) Kant explica su Ética y sobre ella construye ciertas verdades
propias de Metafísica, como son los postulados de la razón práctica.
En realidad, es al revés: la Metafísica es la base de la Ética. Dios,
fundamento del valor, es tema de la Metafísica, y sólo
posteriormente puede desarrollarse la doctrina ética en función del
valor absoluto.