Está en la página 1de 15

EL MINISTERIO PUBLICO

EL MINISTERIO PUBLICO

Es un organismo constitucional autónomo, que


tiene como misión fundamental perseguir el
delito y, a la vez, de hacer respetar la legalidad

El rol del ministerio publico en el proceso penal


constituye el aspecto central de sus
atribuciones,
ATRIBUCIONES DEL MINISTERIO PUBLICO

1. Promover de oficio, o a 2. Velar por la independencia de los


petición de parte, la acción órganos jurisdiccionales y por la
judicial en defensa de la legalidad recta administración de justicia.
y de los intereses público
tutelados por el derecho.

3. Representar en lo4. Conducir


3. Representar en los desde su inicio la investigación
procesos judiciales a la del delito. La Policía Nacional
esta obligada a cumplir los
sociedad. mandatos del Ministerio Público
en el ámbito de sus función.
ATRIBUCIONES DEL MINISTERIO PUBLICO

6. Emitir dictamen
previo a las
5. Ejercitar la acción resoluciones
penal de oficio o a judiciales en los
petición de parte. casos que la ley
contempla.

7. Ejercer iniciativa en la
formación de la leyes; y dar
cuenta al Congreso, o al
Presidente de la República ,
de los vacíos o defectos de la
legislación.
LA LABOR DEL MINISTERIO PUBLICO

- Coadyuva a la correcta impartición de justicia,


para lo cual solicita al poder judicial la protección
de intereses públicos y sociales – es decir, su tutela-,
a fin de lograr la correcta satisfacción de éstos

- Se trata der una labor postulante, requiere a los


órganos jurisdiccionales que realicen su función.
El criterio Jurisprudencial del TC sobre la
actuación del MP

El Ministerio Público tiene actividades requirentes o


postulatorias.

No tiene facultades para determinar responsabilidad penal alguna ni


para imponer medida gravosas que restrinjan la libertad de los
justiciables.

En consecuencia, si no hay injerencia en libertad individual no procede


iniciar un proceso de hàbeas corpus contra las actuaciones del MP en
las investigaciones preliminares
Pautas para la actuación del MP

La actividad del Ministerio Público debe


adecuarse al cuadro de valores,
derechos y principios constitucionales.

El Ministerio Público no tiene una


discrecionalidad absoluta

Las disposiciones constitucionales se


erigen como limites en la actuación de
los fiscales.
La actuación fiscal debe respetar los principios siguientes

1. Interdicción de la arbitrariedad, prohíbe:


a) actividades caprichosas, vagas e infundadas desde una perspectiva
jurídica;
b) Decisiones despóticas, tiránicas e ilegitimas; y
c) Lo que es contrario a los principios de razonabilidad y
proporcionalidad jurídica.

2. Principio de legalidad en la función constitucional


El fiscal actúa como defensor de la legalidad, ejercita la acción penal y
es representante de la causa publica en el proceso penal, sin perder de
vista que su labor se ejecuta en función de la justicia y teniendo como
parámetros a la constitución y a la ley.

3. Debido proceso y tutela jurisdiccional.


A los fiscales, como autoridades publicas, le son aplicables dos principios:

a) Un principio de autonomía
Las funciones que desempeñan ha n de realizarse, según su propio
criterio objetivo y razonable, sin intervenciones ilegitimas de parte de
otros funcionarios o particulares, e incluso de fiscales de mayor jerarquía.

b) Un principio de jerarquía
Los fiscales pertenecen a un cuerpo jerárquicamente organizado y
deben sujetarse a las instrucciones que les impartan sus superiores. Esta
jerarquía se justifica si de lo que se trata es de dotar de coherencia y
unidad al ejercicio a la función fiscal.
La validez del ne bis in idem en las decisiones fiscales de no
ha lugar formalizar denuncia penal.

- “Nadie puede ser castigado dos veces por un mismo hecho”


Expresa la imposibilidad de que recaigan dos sanciones sobre
el mismo sujeto por una misma infracción.

- “Nadie pueda ser juzgado dos veces por los mismos hechos”,
que un mismo hecho no pueda ser objeto dos procesos distintos

- Debe verificarse la vulneración de tres identidades: identidad


de la persona perseguida, identidad del objeto de persecución
e identidad de la causa de persecución.
- El principio de Ne bis in idem, opera respecto a resoluciones
que han adquirido la calidad de cosa juzgada.

- El principio Ne bis in idem no se circunscribe a las sentencias


definitivas, sino que comprende a todos los autos que ponen
fin al proceso penal –al referirse por ejemplo, a las resoluciones
que importen el sobreseimiento definitivo de una causa.

- También resulta aplicable en sede fiscal.


El ne bis in idem en sede fiscal
- La regla es que “una resolución emitida por el Ministerio publico en la
que se establece no hay merito para formalizar denuncia no constituye
cosa juzgada, por lo que la presente sentencia no impide que la
demandante pueda ser posteriormente investigado y, de ser el caso,
denunciado penalmente por los mismos hechos” ( STC exp. Nª 6081-
2005-PHC/TC, caso Esquivel Cornejo).

- La excepción es que resulta aplicable el ne bis in idem: cuando los


motivos de la declaración de “ no ha lugar a formular denuncia penal”
por parte del fiscal, se refieren a que el hecho no constituye delito, es
decir, carecen de ilicitud penal.
EL ne bis in idem en sede fiscal
La decisión fiscal d e” no ha ligar a formalizar denuncia penal” genera
un estatus de inamovible, por:

a) la posición constitucional del Ministerio Publico. El Fiscal tiene el


monopolio de ejercer la acción penal. Decide que persona debe ser
llevada ante los tribunales por la presunta comisión de un delito;

b) si bien las resoluciones de archivo del Ministerio Publico no están


revestidas de la calidad de la cosa juzgada, sin embargo, tiene la
naturaleza de cosa decidida que las hace merecedora de seguridad
jurídica.

c) el principio de cosa decidida forma parte del derecho fundamental al


debido proceso en sede administrativa.
El ne bis in idem en sede fiscal
Se configurara el ne bic idem en sede fiscal:

- Cuando se trate de iniciar una investigación preliminar respecto de hechos


que con anterioridad fueron archivado por el órgano fiscal. Los cuales,
además, fueron desestimados en razón de a que los hechos investigados no
configuran delito.

- No se aplica este principio si el motivo de archivamiento fiscal de una


denuncia, se decidiese por déficit o falta de elementos de prueba, por
cuanto la existencia de nuevos elementos probatorios, no conocidos con
anterioridad por el Ministerio publico, permitiría al titular de la acción penal
reabrir la investigación preliminar, siempre que los mismos revelen la
necesidad de una investigación del hecho punible y el delito no haya
prescrito.
Esta decisión del Tribunal Constitucional, parece razonable para evitar que
sobre una persona pese un estado de sospecha permanente y una amenaza
a su libertad individual. Sin embargo, el código Procesal Penal, plantea un
mejor criterio:

Articulo 335 Prohibición de nueva denuncia.-

1. La disposición de archivo prevista en el primer y ultimo numeral del


articulo anterior, impide que otro fiscal pueda promover u ordenar que
el inferior jerárquico promueva una investigación preparatoria por los
ismo hechos.

2. Se exceptúa esta regla, si se aportan nuevos elementos de convicción,


en cuyo caso deberá reexaminar los actuados el fiscal que previno. En
el supuesto que se demuestre que la denuncia anterior no fue
debidamente investigada, el Fiscal Superior que previno designara a
otro Fiscal Provincial.