Está en la página 1de 13

DISCIPLINA ESCOLAR

Presentado por:
Eduard Peña & Rosanna Germán
DISCIPLINA
La palabra Disciplina se deriva del latín discipulus, que
significa discípulo, quien recibe una enseñanza de otro.
La disciplina está definida como la manera ordenada y
sistemática de hacer las cosas, siguiendo un conjunto de
reglas y normas estrictas que, por lo general, la rigen una
actividad o una organización.
DISCIPLINA ESCOLAR
Se entiende por disciplina escolar que los alumnos deben de seguir
un código de conducta conocido por lo general como reglamento escolar.
Este reglamento, por ejemplo, define exactamente lo que se espera que sea
el modelo de comportamiento, el uniforme, el cumplimiento de un horario, las
normas ética y las maneras en las que se definen las relaciones al interior del
centro de estudios.
El objetivo de la disciplina escolar es sin duda la salvaguardia del orden, de la
seguridad y del trabajo armónico de la educación dentro del aula de clases.
En una clase en la cual el educador encuentre difícil mantener el orden y la
disciplina, los estudiantes pueden desmotivarse y tensionarse y el clima
educativo disminuye su calidad, lo que puede llegar a la pérdida en el
cumplimiento de los propósitos y metas.
LINEAMIENTOS GENERALES DE LA
DISCIPLINA ESCOLAR
La disciplina debe configurarse dentro de principios generales aplicables a
todas las instituciones educativas, los principios que se deben constituir como
los lineamientos generales de la disciplina son:
Principio de
Rigurosidad
LA AUTORIDAD DEL PROFESOR

No hay duda de que el éxito del profesor en la clase se asienta en dos


importantes columnas: la autoridad y la destreza que se apoyan
mutuamente. Es difícil concebir un profesor prestigioso que no sepa conducir
con acierto a los alumnos.
El profesor que quiera ser un buen educador necesita la autoridad entendida
como servicio a la mejora de los alumnos y basada en el prestigio.
ATRIBUTOS QUE DEBE TENER EL
PROFESOR
• Interés sincero por los alumnos: La primera y principal norma de conducta
del profesor es tratar con estima y respeto a los alumnos. Para estar en
condiciones de educar, el profesor ha de establecer unas relaciones
cordiales y afectuosas con sus discípulos, de lo contrario su buena
preparación puede resultar ineficaz: ha de querer a sus alumnos, ha de
entregarse.
El profesor necesita crear un ambiente estimulante de comprensión y
colaboración, que dependerá en gran medida de su actitud amistosa,
paciente y comprensiva con todos los alumnos, sin distinción. La acepción de
personas y los tratos de favor deterioran el ambiente y las relaciones
interpersonales.
• Coherencia de vida: El prestigio y la estima de los alumnos quedan más
reforzados si el profesor actúa de forma coherente con los principios
educativos del colegio y con el plan de formación que se ha previsto para
los alumnos.
El profesor educa sobre todo con el testimonio de su vida personal más que
con la palabra misma. Es preciso actuar con responsabilidad y ser
consecuente con los principios educativos del Centro, tanto a la hora de
vivirlos, dentro y fuera del recinto escolar, como a la hora de exigir que se
vivan.
• Destreza en el dominio del grupo: El dominio al que nos vamos a referir aquí
es el que resulta de conducir con acierto a los alumnos a la consecución de
sus objetivos, en un ambiente de trabajo sereno y ordenado.
Es evidente que la destreza u oficio de conducir a los alumnos se adquiere
con la práctica y la experiencia, y por esa misma razón, es un arte siempre
perfeccionable.
ROL DEL ESTUDIANTE
El alumno como tal tiene derechos y deberes. Derecho a aprender, a que le
expliquen lo que no entiende, a proponer, debatir y no estar de acuerdo,
siempre que lo haga con términos y modales adecuados al ámbito
académico. Tiene que respetar la autoridad del docente, tratándolo como
adulto que está al frente de la clase y no dirigirse a él como si fuera un
compañero y acatar las reglas de convivencia que democráticamente se
establecieron.
FRASES PARA RECORDAR