Está en la página 1de 6

MEDIDAS DE PREVENCIÓN PARA

EVITAR LA RESISTENCIA BACTERIANA


Dentro de las medidas que se deben cumplir para contrarrestar la aparición de cepas
resistentes están:
el uso racional de los antibióticos, el incremento en los planes de educación médica de
pregrado y posgrado sobre el estudio de las enfermedades
infecciosas, el uso de los agentes antimicrobianos y su prescripción basada en evidencia, el
establecimiento de programas de vigilancia para detectar la aparición de cepas resistentes
y mejoramiento de la calidad de los métodos para determinar susceptibilidad
antimicrobiana para guiar la terapéutica empírica contra los patógenos que producen las
enfermedades infecciosas más comunes, cumplimiento estricto de las medidas de
prevención y control de las infecciones intrahospitalarias
Otro factor importante que causa la aparición de cepas resistentes es el consumo de
carne proveniente de animales multitratados o alimentados con productos que contienen
antibióticos, esto es un claro ejemplo del uso indiscriminado de antibacterianos, lo cual
hace necesario tomar medidas para la racionalización de antibióticos, no solo en el área
médica humana sino también en la medicina veterinaria, sobre todo para la encargada de
la producción de alimento de origen animal.
• ¿Qué medidas se pueden tomar para contener la creciente resistencia a los antibióticos?
• Según el informe de la OMS, el primer obstáculo son las importantes lagunas en la vigilancia de
la resistencia a los antibióticos. En 2001, la OMS y el Consejo de la Unión Europea publicaron estrategias y
directrices internacionales para ayudar a los países a establecer sistemas de control de la resistencia a los
antibióticos y aplicar medidas eficaces, entre ellas campañas de sensibilización pública. Hoy en día, las
preocupaciones más inmediatas y urgentes se refieren a la resistencia de las bacterias comunes a los
antibióticos.
• En consonancia con la OMS, el ECDC considera que hay tres ámbitos estratégicos de intervención que
deben tener prioridad, y que cada uno puede desempeñar un papel importante:
• Uso prudente de los antibióticos disponibles y, cuando sea posible, prevención deinfecciones mediante
programas de vacunación adecuados;
• Medidas higiénicas para el control de la transmisión cruzada de cepas resistentes entre personas, tales como
reconocimientos preventivos para detectar dichas cepas y aislamiento de los pacientes portadores;
• Investigación y desarrollo de antibióticos con mecanismos de acción novedosos.
CONCLUSIONES

• En el futuro, se seguirán desarrollando nuevas moléculas antibióticas que


tengan un mejor efecto que los antibióticos actuales o mejorando un grupo de
ellos produciendo antibióticos de nueva generación. Sin embargo, debemos
controlar una serie de factores que facilitarán el incremento y aceleración de
la aparición de cepas resistentes, como es el uso irracional de los antibióticos,
para ello es necesario vigilar permanentemente los niveles de resistencia de
cada especie bacteriana y de esta forma poder realizar una selección
antibiótica racional que beneficie a los pacientes y, de esta forma, tratar de
disminuir el riesgo de aparición de cepas bacterianas resistentes
• Las bacterias son capaces de desarrollar mecanismos de resistencia, siendo España un país que
destaca por su alta prevalencia sobre todo en especies que causan infecciones
fundamentalmente extrahospitalarias. Los mecanismos de resistencia adquiridos y transmisibles
son los más importantes y consisten fundamentalmente en la producción de enzimas
bacterianas que inactivan los antibióticos o en la aparición de modificaciones que impiden la
llegada del fármaco al punto diana o en la alteración del propio punto diana. Una cepa
bacteriana puede desarrollar varios mecanismos de resistencia frente a uno o muchos
antibióticos y del mismo modo un antibiótico puede ser inactivado por distintos mecanismos
por diversas especies bacterianas. En el ámbito extrahospitalario las enfermedades infecciosas
deben tratarse la mayoría de las veces de forma empírica por dificultad de acceso a los
estudios microbiológicos o por la lentitud de los mismos; en estos casos el tratamiento debe
apoyarse en la etiología más probable del cuadro clínico, en la sensibilidad esperada de los
patógenos más frecuentes y en los resultados previsibles según los patrones de sensibilidad del
entorno
OMS

• La resistencia a los antimicrobianos (RAM) pone en peligro la eficacia de la prevención y el


tratamiento de una serie cada vez mayor de infecciones por virus, bacterias, hongos y
parásitos.
• La RAM supone una amenaza cada vez mayor para la salud pública mundial y requiere medidas
por parte de todos los sectores del gobierno y la sociedad.
• El éxito de la cirugía mayor y la quimioterapia se vería comprometido en ausencia de
antibióticos eficaces.
• La prolongación de la enfermedad, la necesidad de más pruebas y la utilización de fármacos
más caros aumentan el costo de la atención sanitaria a los pacientes con infecciones
resistentes en comparación con el de los pacientes con infecciones no resistentes.
• Cada año, 480 000 personas presentan TB multirresistente, y la farmacorresistencia empieza a
complicar también la lucha contra el VIH y el paludismo.
• Necesidad de una acción coordinada
• La RAM es un problema complejo que afecta a toda la sociedad y depende de
múltiples factores relacionados entre sí. Las intervenciones aisladas tienen
poco impacto. Para minimizar la aparición y propagación de la RAM son
necesarias acciones coordinadas.
• Todos los países deben tener planes de acción nacionales contra la RAM.
• Son necesarias más inversiones e innovaciones en la investigación y desarrollo
de nuevos antimicrobianos, vacunas y pruebas diagnóstica