Está en la página 1de 13

TEORÍA COGNITIVA

ALUMNAS:
ANTONELLA BEDOYA BACIGALUPO
STEFANI CESIA MAMANI CALISAYA
MARIPAZ LILIANA BEDOYA LANCHIPA
INTRODUCCIÓN
1. COGNICIÓN Y SEXUALIDAD

•Una suposición básica es que lo que pensamos influye sobre lo que sentimos. Si tenemos pensamientos felices
y positivos, tenderemos a sentirnos mejor que si tenemos ideas negativas.
1

• Los terapeutas que utilizan un abordaje cognitivo creen que la aflicción psicológica es frecuentemente el
resultado de pensamientos desagradables que, por lo general, no son acordes a la realidad y que incluyen
2 ideas falsas, distorsiones, exageración de problemas y evaluaciones irrazonablemente negativas de sucesos

•Para el psicólogo cognitivo, la manera en que percibimos y evaluamos un suceso sexual hace toda la diferencia
del mundo.
3
PERCEPCIÓN Y ATENCIÓN

 En los procesos básicos de percepción y atención


encontramos diferencias sexuales de particular
interés por dos razones. Si existen estas diferencias
en los primeros estadios del procesamiento de la
información, éstas nos proveerían de una base
teórica de la cual deducir diferencias sexuales
relacionadas en estadios posteriores. Además,
percepción y atención son dos áreas en las que no
hay estereotipos sexuales porque somos poco
conscientes de la forma en la que los sistemas
sensoriales y de atención funcionan.
¿QUÉ DIFERENCIAS COGNITIVAS ENTRE LOS SEXOS APARECEN EN
LA PERCEPCIÓN Y LA ATENCIÓN?
En cuanto a la visión, los hombres de unos
En el sentido del oído, las mujeres destacan
40 años tienen mejor agudeza visual
detectando tonos puros (tonos de una sola
(habilidad para detectar pequeños
frecuencia) durante la infancia y la mayor
movimientos en un campo visual) que las
parte de la edad adulta. Además, los
mujeres. Las mujeres van perdiendo visión
hombres empiezan a perder la habilidad
antes que los hombres (las mujeres entre
para detectar tonos altos hacia los 32 años,
los 35 y los 44 años, mientras que los
mientras que las mujeres lo hacen sobre los
hombres lo hacen entre los 45 y los 54
37 (Baker 1987).
años; Schaie 1987).

Aunque, como vemos, existen considerables La habilidad de atender a estímulos


evidencias para algunas diferencias sexuales y prestar atención es precursora a
en percepción y atención en los primeros la vez que el resultado del proceso
estadios del procesamiento de la
información, es muy difícil trasladar los del pensamiento. Hay grandes
resultados en predicciones sobre el discrepancias sexuales con relación
desempeño de habilidades cognitivas. a los desórdenes de atención.
PERCEPCIÓN Y ATENCIÓN
La percepción Sexual

En las relaciones sexuales, en la generación y obtención del placer y la satisfacción, el proceso de percepción, la capacidad y habilidad para percibir adquieren incluso mayor
importancia que en otras actividades en las que interactuamos con el exterior.

Si por algún motivo hemos bloqueado nuestra perceptibilidad nos resultará difícil identificar correctamente determinados estímulos y por lo tanto responder a ellos con la
disposición psicológica y física adecuada.

Por ejemplo, si debido a una situación de miedo a ser descubiertos o interrumpidos, nuestra atención está más centrada en lo que sucede al otro lado de la habitación donde
nos hallamos que en la propia situación, estaremos bloqueando el proceso de percepción, y aunque nuestros sentidos funcionen correctamente enviando los estímulos al
cerebro, éste no los integrara y no asimilaremos esa información. Por lo que no estaremos respondiendo al estímulo sexual o erótico de un beso, una caricia o una estimulación
de nuestro clítoris, sino que responderemos al estímulo emocional del miedo, y probablemente inhibiremos nuestra respuesta sexual sin poder mantener una erección, sin
relajarnos y generar flujo o eyaculando sin control.

Este tipo de situaciones es muy habitual, hay muchos estímulos externos, e incluso psicológicos, que pueden comprometer nuestra atención, desviándola hacia ellos, dificultando
o impidiendo que nos "centremos" en la situación de placer. El miedo al error, el temor al fracaso, también son estímulos que actúan desde nosotros mismos, como
catalizadores de nuestra atención.
MODELO COGNITIVO:
WOLFE Y WALEN
Wolfe y Walen (1986) sugieren que nuestras cogniciones pueden aumentar o disminuir el ciclo de respuesta sexual.
Concretamente, se centran en dos cogniciones: la percepción de los estímulos y conductas sexuales así como las evaluaciones
de los mismos.

LA PERCEPCIÓN la definen como la capacidad de discriminar los estímulos, etiquetarlos correctamente


y de atribuirlos adecuadamente.

Los errores cognitivos o distorsiones cognitivas (Beck, 1976) pueden alterar el proceso del ciclo de respuesta sexual
positiva.

LAS EVALUACIONES consisten en definir los hechos como buenos o malos, y su papel fundamental ha
sido ampliamente remarcado por Ellis (1960). Si hacemos una evaluación racional, el funcionamiento
sexual se verá incrementado, y sucederá lo contrario si nuestra evaluación es irracional.
 Presentamos en primer lugar el modelo más específico de todos, va que se focaliza
especialmente en el ciclo de respuesta sexual y por lo tanto tendría mucha aplicación
en el análisis de algunas disfunciones sexuales. El modelo presentado en 1987 por
Walen v Roth (citados en Hyde, 1994) tiene como idea central lo que mencionamos
en páginas anteriores al referirnos al enfoque cognitivo, en el sentido que la manera
en que percibimos y evaluamos lo que ocurre determina en gran medida cómo nos
sentimos en una situación dada.
 Walen & Roth (1987) describen en detalle la respuesta sexual
positiva de la siguiente forma:
 La respuesta sexual positiva empieza con la percepción del estímulo
sexual (me ha dado un beso en el cuello). Una vez percibido el
estímulo, si se evalúa como positivo (me gusta; quiero) entonces
producirá excitación y se darán en el cuerpo las respuestas
fisiológicas del mismo (erección, lubricación, ruborización, etc.).
 Una vez dadas estas reacciones, uno las percibe correctamente (me
estoy excitando) y las evalúa como buenas (¡es emocionante!) y da
como resultado una conducta sexual (besos y caricias mutuas) y un
aumento de la excitación.
 La persona observa y percibe la conducta sexual (nos estamos
excitando‖), y luego evalúa su conducta (nos está gustando mucho),
lo que a su vez influye en la excitación y en la conducta sexual.
 Como vemos el ciclo se va influyendo recíprocamente, creando así
un círculo virtuoso de respuestas sexuales.
MODELO COGNITIVO:
WALEN Y ROTH

El primer paso:
Dentro del modelo cognitivo es la percepción: la percepción de un estímulo como sexual. Lo que percibimos como un estímulo sexy (sea
este visual, táctil o de olor) depende en gran medida de la cultura en la que hemos crecido y de nuestro aprendizaje previo.

El segundo paso es la evaluación.


Si tenemos sentimientos positivos acerca del estímulo sexual, esto conducirá al siguiente paso, la excitación, pero si la evaluación que
hacemos del estímulo es negativa, el ciclo de excitación se detiene.

El tercer paso es la excitación


Si la evaluación ha sido positiva, es la excitación fisiológica expresada en diversos indicadores (erección, lubricación vaginal, etc.). Pero ya
que lo importante no es lo que ocurra sino cómo lo percibimos.

Cuarto percepción de la excitación


Este paso sería muy relevante porque muchas veces las personas no son conscientes de su excitación física, ya sea porque no están
entrenadas para focalizar su atención en sus propias reacciones, como sucede al parecer en muchas mujeres, o porque están demasiado
concentradas en provocar la excitación de la pareja, como sucedería en muchos hombres.
Como no sólo importa la percepción de un evento sino que además su
evaluación.

El quinto paso
Es la evaluación de la excitación. Igual que en el caso del estímulo, si la evaluación es negativa el
ciclo de respuesta se detendrá. En cambio sí es positiva ello funcionará como una
retroalimentación para el tercer paso, de manera que se incrementará el nivel de excitación. En
otras palabras, el sentirse bien al estar excitado(a) hace que la persona se sienta más excitada aún.

El sexto paso
Es la conducta sexual, la que, al igual que el estímulo y la excitación, llevará a dos pasos adicionales,
consistentes en la percepción de la conducta y la evaluación de la conducta.
Si dicha evaluación es positiva ello se traducirá en dos tipos de retroalimentación: es probable
que la conducta sexual continúe y que la excitación aumente.
LA TREC DISTINGUE ENTRE LA DISFUNCIÓN SEXUAL O Y LA
PERTURBACIÓN SEXUAL

 Está determinada por las creencias evaluativas irracionales, o más concretamente, por la presencia de una filosofía
exigente, dogmática, acerca de uno mismo, los demás y de la propia sexualidad (Ellis, 2003; y Calvo, 2008).
 Así pues, definen los trastornos sexuales en un alto nivel de angustia emocional inducido por errores cognitivos
de evaluación, a menudo acompañados con errores cognitivos de percepción (Wolfe y Walen, 1986).
 En función de qué momento del ciclo se ve afectado producirá un trastorno u otro (Walen-Roth, 1987; Lega,
2008).
De acuerdo a Lega (2010),

Los casos de trastorno de deseo sexual


(como el trastorno de deseo sexual En los casos de trastorno de la
Trastornos orgásmicos (como la
inhibido y el trastorno por aversión excitación sexual (como el trastorno de
eyaculación precoz, eyaculación
sexual) la erección y el trastorno de la
retardada, y anorgasmia femenina), la fase
excitación en la mujer), la fase que se ve
La fase que se ve afectada es en la más afectada es la conducta sexual, la
afectada es en la excitación, percepción
percepción del estímulo sexual (no percepción de la conducta sexual (se
de la excitación (no se dan cuenta que
discriminan adecuadamente o les faltan observan demasiado o no atienden a
se excitan o atienden mal a señales) y la
estímulos) y la evaluación positiva del señales pre-orgásmicas) y la evaluación
evaluación de la misma (la ven como
misma (suelen ver el sexo de manera de la misma (soy frígida).
inadecuada).
peyorativa).

A pesar de la relevancia en los factores psicológicos que inciden en las disfunciones sexuales, la TREC remarca también
la importancia de factores orgánicos en su etiología y mantenimiento.