Está en la página 1de 16

DEREHOS DE

AUTOR

POR:
JAHIR ESTEBAN
SANDOVAL BECERRA
Aunque el hombre empezó a crear desde la época de la pintura
rupestre , su calidad de autor y los beneficios que podía obtener, no le
fueron reconocidos sino hasta hace casi tres décadas.

Inglaterra primer país que legisló en la materia en 1710. Francia le siguió


en 1716. Después Estados Unidos en 1791. En la Constitución de 1824,
México empezó a preocuparse del tema, posteriormente en 1846, se
consolida esa primera intención.

Inicialmente se les concedió una posición de monopolio para ejercer el


oficio a los impresores establecidos en una determinada ciudad o país,
de manera que solo ellos tenían autorización para imprimir.
El resultado fue el Convenio de Berna del 9 de septiembre de 1886.

En Alemania se identificaron los dos aspectos de la protección de la


personalidad en el derecho de autor: derecho moral y derecho
patrimonial.

Con ello quedaba cimentada una plataforma de protección


internacional a la que sucedió una gran

producción legislativa en todos los Estados

durante el siglo veinte, y una gran

proliferación de tratados multilaterales y

de revisión de los existentes, todo lo cual

desembocó en la estructura de protección

por el derecho de autor tal como la conocemos

actualmente.
Sin una adecuada protección los creadores intelectuales perderían
cualquier estímulo y motivación para continuar su actividad creadora y
no podrían percibir la remuneración económica.

Ahora bien, la protección también se justifica por lo que el ejercicio del


derecho de autor representa para las llamadas industrias culturales y la
garantía que tiene para hacer más rentables sus inversiones y fomentar
la producción de bienes culturales para ponerlos a disposición del
público.

Con la participación de las industrias culturales, los beneficios


económicos para el autor, derivados de la explotación de la obra, son
mayores.
La propiedad recae sobre dos tipos de bienes: los tangibles, como es el
caso de los bienes muebles e inmuebles, y los intangibles como la
propiedad intelectual.
La propiedad recae sobre dos tipos de bienes: los tangibles, como es
el caso de los bienes muebles e inmuebles, y los intangibles como la
propiedad intelectual.

El Derecho de Autor es una especie dentro de la institución de la


propiedad intelectual, en virtud de la cual se otorga protección a las
creaciones expresadas a través de los géneros literario o artístico, tiene
por objeto las creaciones o manifestaciones del espíritu expresadas de
manera que puedan ser percibidas, y nace con la obra sin que para
ello se requiera formalidad alguna.

ZAPATA LÓPEZ, Fernando. El Derecho de Autor y la Marca. La Propiedad Inmaterial, Revista del
Centro de Estudios de la Propiedad Intelectual. Universidad Externado de Colombia. Número
2. Primer Semestre 2001. p.10.
Entre ambas disciplinas existen aspectos comunes, ejemplo de lo cual
se presenta cuando una creación intelectual por su naturaleza puede
ser protegida como obra artística y como diseño industrial, o el evento
en que una obra artística es utilizada como marca.

No obstante, no puede perderse de vista que a pesar de ciertas


afinidades, existen también claras diferencias. En efecto, basta
mencionar que el derecho de autor es reconocido como un derecho
humano en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y su
consideración como tal significa que tiene la condición de atributo

inherente a la persona, que no puede ser desconocido ni vulnerado.


DERECHO DE AUTOR SIGNOS DISTINTIVOS

La forma de expresión de la La eficacia distintiva del


OBJETO DE creación, sin atención a la signo, que le permite
PROTECCIÓN utilidad de la obra. diferenciar al producto
servicio de otros afines.

PLAZO DE Mínimo la vida del autor y 50 10 años en promedio,


PROTECCIÓN años después de la muerte. prorrogables.

La protección nace con el creación. El registro de


FORMALIDAD DE simple hecho de la creación. la marca es requisito
LA PROTECCIÓN para obtener el derecho
de uso exclusivo.
DERECHO DE AUTOR SIGNOS DISTINTIVOS

Es irrelevante el destino y Es fundamental que el


MÉRITO DE LA el mérito artístico de la signo empleado como
CREACIÓN obra. marca sea lo
suficientemente distintivo

CONTENIDO DE De contenido patrimonial y Derechos de tipo


LOS DERECHOS moral. eminentemente
patrimonial determinadas
por la finalidad utilitaria de
la marca.
Derecho exclusivo de Facultad de impedir a
DERECHO DE realizar, autorizar o prohibir terceros realizar algunos
EXPLOTACIÓN determinados actos con actos de disposición sin el
respecto a la obra. consentimiento del titular.
DERECHO DE AUTOR SIGNOS DISTINTIVOS

No existen causales de Se contemplan eventos en


REGISTRO irregistrabilidad de las los cuales los signos
obras. distintivos no pueden ser
registrados como marcas.
Están sujetos a Se perfeccionan los actos de
formalidades los actos de transferencia mediante el
TRANSFERENCIA enajenación para su acuerdo de las partes. El
perfeccionamiento. El registro es presupuesto de
registro es presupuesto de oponibilidad ante terceros.
oponibilidad ante terceros.
después de que ese producto se hubiese introducido en el comercio
en cualquier país por el titular del registro, o por otra persona con
consentimiento del titular o económicamente vinculada a él.

Existen bienes incorporales o inmateriales que pueden ser objeto de


apropiación, y son diferentes de los bienes tangibles que se
encuentran en el mundo material. En un titular puede recaer la
propiedad de los bienes intelectuales o inmateriales y en otro titular la
propiedad del soporte, como usualmente sucede.

En Colombia, el derecho positivo le da el carácter de propiedad


especial al derecho de autor, cuya protección se encuentra
consagrada en el artículo 61 de la Constitución Política y se desarrolla
a través de diferentes ordenamientos legales.
Un paralelo importante entre el derecho de autor y la propiedad
industrial se encuentra en el tema del agotamiento del derecho.

Para el derecho de autor el agotamiento hace relación al derecho de


distribución, con base en el cual el titular puede controlar modalidades
como la venta, el alquiler, el préstamo público y la importación,
posteriores a la primera venta u otra transferencia de la titularidad de la
copia de una obra.

En cuanto a las marcas, la misma Decisión 486 en su artículo 158,


dispone que el registro de una marca no dará el derecho de impedir a
un tercero realizar actos de comercio respecto de un producto
protegido por dicho registro.
Tal como lo ha indicado la Organización Mundial de la Propiedad
Intelectual, OMPI, la expresión “derecho de autor” se emplea con dos
significados. El primero es el significado básico y normalmente
aceptado, que abarca únicamente la protección de los derechos

sobre las obras literarias y artísticas.

El otro significado abarca también la protección de ciertos derechos


denominados conexos, expresión que comprende los derechos de los
artistas intérpretes o ejecutantes, los productores de fonogramas y los
organismos de radiodifusión, sobre sus prestaciones 14

artísticas, fonogramas y emisiones de radiodifusión, respectivamente,


fuera del derecho de autor sobre las obras literarias y artísticas.
Estos titulares de derechos adelantan actividades vinculadas de
manera conexa a la utilización de las obras literarias y artísticas y su
participación y aporte en el proceso de difundir las creaciones
intelectuales amerita la protección que la disciplina jurídica del
derecho de autor les otorga.
TOMADO DE:
DIRECCIÓN NACIONAL DE DERECHO DE AUTOR UNIDAD
ADMINISTRATIVA ESPECIAL MINISTERIO DEL INTERIOR Y DE
JUSTICIA