Está en la página 1de 10

BIOÉTICA EN PEDIATRÍA

Hablar de bioética en medicina no es nada


nuevo, pero en la época actual y dado los
avances tan impresionantes que ha habido
en esta disciplina se han suscitado tantos y
tan complejos problemas de orden moral
en las cuestiones de salud, por lo que cada
día nace la exigencia de formular una ética
de valores morales muy bien cimentada
para no caer en situaciones o
circunstancias que atentan contra lo más
valioso que posee el ser humano, que es la
vida.
BIOÉTICA EN PEDIATRIA

EI ejercicio de la Pediatría plantea numerosos


problemas éticos: las decisiones terapéuticas en
los casos de recién nacidos prematuros o
malformados, los malos tratos infantiles, el
consentimiento informado pediátrico, la
anticoncepción y el aborto en adolescentes, etc.
Cada uno de ellos requiere un tratamiento
específico.
BIOÉTICA EN PEDIATRIA

La bioética es el estudio sistemático de la


conducta humana en el campo de las
ciencias de la vida y del cuidado de la salud,
en cuanto que ésta conducta es examinada a
la luz de los valores y principios morales
BIOÉTICA EN PEDIATRIA

Los principios básicos de la bioética son los que


deben de regir cada vez que se presenta un
problema moral y se pueden agrupar como los de;
beneficencia, no-maleficencia, autonomía y de
justicia.
En los últimos 20 años los progresos tecnológicos en
la medicina pediátrica y en la medicina en general
han sido enormes y el combinar la relación médico-
paciente con los principios básicos de la bioética
puede no ser fácil, sin embargo si ante cualquier
problema ético-moral que se nos presente
actuamos con un apego absoluto de respeto al ser
humano y a su dignidad, las posibilidades de errar
se verán disminuidas notablemente.
BIOÉTICA EN PEDIATRÍA
En pediatría se deben de aplicar los principios básicos de
la ética teniendo en consideración a los padres del niño
ya que este depende en lo biológico, social, ético y legal
de ellos y es algo que no debe de ignorarse.

Los padres generalmente suelen solicitarle al médico la


aplicación de este principio, sin embargo habrá
ocasiones en las que los padres no tengan la capacidad
de decidir que es lo mejor para el niño o bien habrá
padres que no les interesa o no les conviene defender
los mejores intereses del menor y ante esta
circunstancia el médico debe intervenir para que la
sociedad asuma la defensa de los intereses del niño que
no esta adecuadamente representado por sus padres.
BIOÉTICA EN PEDIATRÍA
En el principio de la no-maleficencia que como ya se ha
mencionado anteriormente se basa en “primero no hacer
daño” deberá de estar siempre vigente en el actuar del
médico especialmente cuando se trata de eventos de
investigación.

En ningún momento debe ejercerse coacción para obtener


el consentimiento y la experimentación médica no
terapéutica, o sea aquella que no busca un beneficio
directo, sino solo avanzar en el conocimiento de un
hecho, no debe de realizarse en menores de edad que
no puedan proporcionar un consentimiento informado.
BIOÉTICA EN PEDIATRÍA

En pediatria los que deciden son los padres para


efecto de cualquier procedimiento de dominio
médico, por lo que ningún acto médico debe de
realizarse en un niño sin el consentimiento
informado de los padres por sencillo que este
pudiese ser. La principal manifestación de la
autonomía es el consentimiento informado el cuál
deberá de ser libre y con tres elementos a saber:
información completa, comprensión adecuada y
ausencia de coacción y que además se adecuada y
veraz.
BIOÉTICA EN PEDIATRÍA

En el principio de justicia el pediatra está obligado a defender el


derecho que tiene todo niño a que reciba la atención que
requiere para lograr una calidad de vida que le sea aceptable
o a morir de una manera digna.

Todo médico pediatra debe de respetar la vida


desde el momento mismo de la concepción,
respetar y hacer respetar los Derechos de los
Niños .
BIOÉTICA EN PEDIATRÍA
Mantenerse actualizado dentro de su especialidad
para ofrecer más y mejores opciones de
diagnostico y tratamiento de las enfermedades que
aquejan a los niños y de ser posible aportar
conocimientos nuevos como un deber científico,
evitar abusos, imprudencias, riesgos y tensiones
sin justificación y siempre se le deberá de dar
prioridad a los niños ya que los niños son el futuro
de las nuevas generaciones y por ese solo hecho
deben de ser nuestra prioridad absoluta.