Está en la página 1de 38

Políticas públicas en el

extranjero para impulsar la RSC


Mg. Giuliana Romero
INTRODUCCIÓN
• Aunque el respeto de los derechos humanos sigue siendo una obligación
“voluntaria” para las empresas, está recibiendo un gran apoyo de
organizaciones internacionales, por ejemplo:
• La Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos incluyó el principio en la
actualización de 2011 de sus Directrices para Empresas Multinacionales.
• Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales (revisadas en 2011)
• Declaración Tripartita de la OIT sobre las empresas multinacionales y la política social
(revisada en 2000)
• Normas sobre las responsabilidades de las empresas multinacionales y otras
empresas con respecto a los derechos humanos. Comisión de Derechos Humanos de
Naciones Unidas (2003)
• La Corporación Financiera Internacional (parte del grupo Banco Mundial), ofrece
préstamos a empresas en países en vías de desarrollo para promover el desarrollo
económico y reducir la pobreza, reconoce la responsabilidad del sector privado con
respecto a los derechos humanos en la edición 2012 de su Política sobre
Sostenibilidad Social y Ambiental.
PRINCIPIOS RECTORES SOBRE LAS EMPRESAS Y LOS
DERECHOS HUMANOS. PUESTA EN PRÁCTICA DEL
MARCO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA
"PROTEGER, RESPETAR Y REMEDIAR“ (2011)
PRINCIPIOS GENERALES
• Los Principios Rectores deben
entenderse como un todo coherente y
ser interpretados, individual y
colectivamente, en términos de su
objetivo de mejorar las normas y
prácticas en relación con las empresas y
los derechos humanos.
• Deben ser aplicados con la finalidad de
obtener resultados tangibles para las
personas y las comunidades afectadas, y
contribuir así también a una
globalización socialmente sostenible
PRINCIPIOS GENERALES
• Estos Principios no establecen nuevas obligaciones de derecho
internacional ni restringen o reducen las obligaciones legales que un
Estado haya asumido, o a las que esté sujeto de conformidad con las
normas de derecho internacional en materia de derechos humanos.
• Estos Principios Rectores deben aplicarse de manera no
discriminatoria, prestando atención especial a los derechos,
necesidades y problemas de las personas pertenecientes a grupos o
poblaciones con mayores riesgos de vulnerabilidad o marginación, y
teniendo debidamente en cuenta los diversos riesgos que pueden
enfrentar mujeres y hombres.
EL DEBER DEL ESTADO DE PROTEGER LOS
DERECHOS HUMANOS
• Las obligaciones internacionales de derechos humanos exigen que los
Estados respeten, protejan y realicen los derechos humanos de las
personas que se encuentran en su territorio y/o su jurisdicción.
• Los Estados deben enunciar claramente que se espera de todas las
empresas domiciliadas en su territorio y/o jurisdicción . Por ejemplo,
los requisitos de que las empresas matrices informen de las
operaciones de toda la empresa a nivel mundial, o sistemas penales
que permiten enjuiciar a los responsables sobre la base de su
nacionalidad, con independencia de dónde se haya cometido el
delito.
EL DEBER DEL ESTADO DE PROTEGER LOS
DERECHOS HUMANOS
• Las leyes y políticas que regulan la creación de empresas y las
actividades empresariales, como las leyes mercantiles y de valores,
determinan directamente el comportamiento de las empresas.
• Las empresas deben comunicar las medidas que adopte para tener en
cuenta el impacto de sus actividades sobre los derechos humanos,
puede variar, desde simples compromisos informales con los
afectados hasta la publicación de informes oficiales.
• Los Estados llevan a cabo múltiples transacciones comerciales con
empresas, especialmente a través de sus actividades de adquisición.
Esto les brinda oportunidades de promover la concienciación y el
respeto de los derechos humanos entre esas empresas.
FOMENTAR EL RESPETO DE LOS DERECHOS
HUMANOS POR LAS EMPRESAS EN ZONAS
AFECTADAS POR CONFLICTOS
• Algunas de las violaciones más graves de los derechos humanos en
que intervienen las empresas se producen en el contexto de
conflictos por el control de territorios, de recursos o del mismo
gobierno, en los que no cabe esperar un funcionamiento adecuado
del régimen de derechos humanos.
• Es importante, en particular, prestar atención al riesgo de violencia
sexual y de género, que en tiempos de conflicto resulta
especialmente prevalente.
GARANTIZAR LA COHERENCIA POLÍTICA
• La coherencia política vertical requiere que los Estados dispongan de
las políticas, leyes y procesos necesarios para implementar las
obligaciones dimanantes de las normas internacionales de derechos
humanos.
• La coherencia política horizontal consiste en apoyar y equipar a los
departamentos y organismos, tanto a nivel nacional como
subnacional, que configuran las prácticas empresariales, en particular
en la esfera del derecho mercantil, la reglamentación del mercado de
valores, la inversión, los créditos a la exportación, los seguros de
exportación, el comercio y la actividad laboral.
LA RESPONSABILIDAD DE LAS EMPRESAS DE
RESPETAR LOS DERECHOS HUMANOS
• La Carta Internacional de Derechos Humanos contiene una lista oficial
de los derechos humanos fundamentales internacionalmente
reconocidos (que incluye en la Declaración Universal de Derechos
Humanos y los principales instrumentos en que se ha codificado: el
Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto
Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales).
• A la que se suma los principios relativos a los derechos
fundamentales de los ocho convenios fundamentales de la
Organización Internacional del Trabajo, conforme a la Declaración
relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo.
LA RESPONSABILIDAD DE LAS EMPRESAS DE
RESPETAR LOS DERECHOS HUMANOS
• La labor de seguimiento es necesaria para que la empresa pueda
saber si la aplicación de su política de derechos humanos es óptima,
si dicha política ha permitido responder de forma eficaz a las
consecuencias sobre los derechos humanos, y ha contribuido a
impulsar continuas mejoras.
• Se espera de las empresas que elaboren informes oficiales cuando
hay riesgo de graves violaciones de los derechos humanos, ya sea en
razón de la naturaleza de las operaciones comerciales o por su
contexto operacional
ACCESO A MECANISMOS DE REPARACIÓN
• La reparación puede incluir disculpas, restitución, rehabilitación,
compensaciones económicas o no económicas y sanciones punitivas (ya
sean penales o administrativas, por ejemplo multas), así como medidas de
prevención de nuevos daños como, por ejemplo, los requerimientos o las
garantías de no repetición.
• Los procedimientos de reparación deben ser imparciales y estar protegidos
contra toda forma de corrupción o intento político o de otro tipo de influir
en su resultado.
• El término de mecanismo de reclamaciones incluye cualquier proceso
habitual, estatal o no estatal, judicial o extrajudicial, que permita plantear
reclamaciones y reparar violaciones de los derechos humanos relacionadas
con actividades empresariales.
LÍNEAS DIRECTRICES DE LA OCDE PARA
EMPRESAS MULTINACIONALES - 2011
INTRODUCCIÓN
• Las Líneas Directrices de la OCDE para
Empresas Multinacionales son
recomendaciones dirigidas por los
gobiernos a las empresas multinacionales
que operan en países adherentes o que
tienen su sede en ellos.
• Contienen principios y normas no
vinculantes para una conducta empresarial
responsable dentro del contexto global,
conformes con las leyes aplicables y las
normas reconocidas internacionalmente.
INTRODUCCIÓN
• Las Directrices constituyen el único código de conducta empresarial
responsable, exhaustivo y acordado multilateralmente, que los
gobiernos se han comprometido a promover
• Las Directrices están respaldadas por un singular mecanismo de
implementación: los Puntos Nacionales de Contacto (PNC), que son
organismos constituidos por los gobiernos de los países adherentes
con el fin de promover e implementar las Directrices.
• Los PNC ayudan a las empresas y a las partes interesadas a tomar las
medidas adecuadas para impulsar la aplicación de las Directrices.
También constituyen una plataforma de mediación y conciliación para
resolver los problemas prácticos que puedan plantearse.
INTRODUCCIÓN
Los países suscriptores de las directrices
adquieren el compromiso (vinculante) de
ponerlas en práctica, lo que se materializa
en el fomento de su aplicación por parte
de las empresas –por ejemplo mediante
su divulgación o como condicionante en el
otorgamiento de financiación pública para
la internacionalización-, en la creación de
los puntos nacionales de contacto (PNC),
de los que se hablará más adelante, y, en
su caso, en la elaboración de normativa
específica.
LAS DIRECTRICES
Principios generales
• Aborda temas tales como la contribución al progreso económico,
social y ambiental, el respeto de los derechos humanos, la
estimulación de las capacidades locales, el buen gobierno
empresarial, la discriminación, ejercer la diligencia debida (due
diligence) basada en el riesgo, impedir o atenuar efectos negativos
incluso cuando no sean consecuencia directa de la actividad de la
organización (por ejemplo, a través de la cadena de suministro),
fomentar el buen comportamiento de colaboradores, comprometerse
con la participación de grupos de interés o abstenerse de injerencias
en actividades políticas locales.
LAS DIRECTRICES
Publicación de información
• Uno de los objetivos que persiguen las directrices es facilitar la comprensión de la
actividad de las empresas y su interacción con los grupos de interés
(stakeholders), por lo que es necesario actuar con transparencia y establecer una
comunicación adecuada con ellos, utilizando los medios más oportunos, desde el
uso de las tecnologías de la información a los casos donde sea necesaria una vía
más directa y adaptada (comunidades pobres).
Derechos humanos
• En relación con los derechos humanos, las directrices se encuentran alineadas
con el marco para empresas y derechos humanos de Naciones Unidas «proteger,
respetar y reparar» adoptado en junio de 2011, y que constituye una herramienta
complementaria bien valorada tanto desde el ámbito empresarial como desde
otros ámbitos.
LAS DIRECTRICES
Medio Ambiente
• Las directrices tiene en cuenta el desarrollo internacional en relación con la protección del medio
ambiente, especialmente la Declaración de Río, la Agenda o Programa 21, la Convención sobre
acceso a la información, convenio de Aarhus y los desarrollos de ISO en relación con la gestión
ambiental de las empresas (ISO 14000), y aspira a que las organizaciones consideren la variable
ambiental antes de tomar la acción de inversión. Así, las directrices requieren lo siguiente:
● Implementar un sistema de gestión ambiental.
● Informar sobre los posibles efectos de la actividad en el medio ambiente, la salud y la seguridad.
● Considerar los impactos previsibles sobre el medio ambiente, la salud y la seguridad en la toma de decisiones.
● Seguir un principio de precaución ante la falta de certeza científica en materia ambiental, de salud y de seguridad.
● Elaborar planes de emergencia y mecanismos de alerta.
● Perseguir la mejora continua mediante la adopción de las mejores tecnologías, el desarrollo de productos y servicios
de menor impacto y la sensibilización de los clientes.
LAS DIRECTRICES
Lucha contra la corrupción, el soborno y la extorsión
• La OCDE cuenta con diversos instrumentos en relación con la lucha contra
la corrupción, como son el Convenio de la OCDE de lucha contra la
corrupción de agentes públicos extranjeros en las transacciones
comerciales internacionales (en vigor desde el 15 de febrero de 1999), la
Recomendación de 2006 sobre la corrupción y los créditos oficiales a la
exportación.
Intereses de los consumidores
• Cumplimiento de las normas de seguridad y salud del producto que
correspondan, la información suministrada al consumidor, el acceso a
mecanismos extrajudiciales de resolución de conflictos, la educación del
consumidor para que pueda tomar decisiones con conocimiento de causa
LAS DIRECTRICES
• Ciencia y tecnología
Las directrices animan a las empresas multinacionales –considerando así
mismo aspectos relacionados con la propiedad intelectual, la competitividad
y la viabilidad económica- a difundir de manera razonable los resultados de
sus actividades de I+D y contribuir a la capacidad de innovación de los países
de acogida.
Competencia
• Las directrices recuerdan que las empresas deberán llevar a cabo su
actividad de forma compatible con la normativa aplicable, incluyendo el
derecho de la competencia de todos los países donde puedan tener efectos
anticompetitivos, así como colaborar con las autoridades cuando proceda
LAS DIRECTRICES
• Fiscalidad
• La disciplina fiscal implica en concreto la comunicación puntual a las
autoridades de la información necesaria para el cálculo correcto de
los impuestos, y la adaptación de sus prácticas en materia de precios
de transferencia al principio de plena competencia con el objeto de
evitar la transferencia inapropiada de los beneficios o las pérdidas
entre empresas del mismo grupo multinacional y minimizar los
riesgos de doble imposición.
DECLARACIÓN TRIPARTITA DE LA OIT SOBRE LAS
EMPRESAS MULTINACIONALES Y LA POLÍTICA
SOCIAL
INTRODUCCIÓN
• La Declaración sobre las Empresas Multinacionales
(Declaración EMN) es el único instrumento de la
Organización Internacional del Trabajo (OIT) que
brinda orientación dirigida directamente a las
empresas sobre política social y prácticas inclusivas,
responsables y sostenibles en el lugar de trabajo.
• Es el único instrumento global en esta materia
elaborado y adoptado por gobiernos, empleadores y
trabajadores de alrededor del mundo.
• A pesar de que la Declaración fue adoptada hace
cerca de 40 años (y emendada el 2000 y 2006), sus
objetivos siguen siendo altamente relevantes en el
contexto de la Agenda 2030 para el desarrollo
sostenible.
INTRODUCCIÓN
• Los principios de la Declaración EMN están dirigidos a empresas
multinacionales, gobiernos y organizaciones de empleadores y
trabajadores y cubren las áreas de empleo, formación, condiciones de
trabajo y vida y relaciones industriales, así como la política general.
• Todos sus principios están basados en las normas internacionales del
trabajo (Convenios y Recomendaciones de la OIT).
• La Declaración EMN facilita la divulgación y el entendimiento de la
Agenda de Trabajo Decente en el sector privado, como señalado en
la Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización
equitativa
SERVICIOS
• El enfoque de la Declaración sobre asuntos laborales y sociales ha
influenciado y guiado las políticas de organizaciones internacionales y
regionales, varias iniciativas de partes interesadas y los códigos de
conductas de empresas de todo tamaño y estructura.
• La OIT brinda asistencia técnica en apoyo de la aplicación de los
principios de la Declaración EMN.
• Esta asistencia incluye el servicio del Helpdesk de la OIT para
empresas, asistencia a nivel nacional (Argentina, Angola, Azerbaiyán,
Bolivia, Chile, Côte d'Ivoire, las Islas Fiji, Jamaica, Mozambique y
Zambia), el desarrollo de materiales y recursos y la organización de
cursos de formación.
SERVICIOS
• Un nuevo mecanismo de seguimiento a la Declaración EMN fue adoptado
por el Consejo de Administración de la OIT el 2014, que incluye el aumento
de las actividades promocionales y de capacitación y el establecimiento de
mecanismo de compilación de datos que fomenta las discusiones sobre
políticas entre gobiernos, organizaciones de empleadores y de
trabajadores, en el marco de las Reuniones Regionales de la OIT.
• En marzo del 2016, el Consejo de Administración de la OIT decidió
establecer un grupo de trabajo especial tripartito, integrado por ocho
representantes del Grupo Gubernamental, cuatro representantes del
Grupo de los Trabajadores y cuatro representantes del Grupo de los
Empleadores.
• Las recomendaciones del grupo de trabajo, que se adoptarán por
consenso, se someterán para su posible adopción en marzo del 2017 en el
Consejo de Administración.
NORMAS SOBRE LAS RESPONSABILIDADES DE LAS
EMPRESAS MULTINACIONALES Y OTRAS EMPRESAS
CON RESPECTO A LOS DERECHOS HUMANOS.
COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE NACIONES
UNIDAS
INTRODUCCIÓN
• Las Normas de Derechos Humanos
para Empresas fueron adoptadas por
la Subcomisión de la ONU para la
Promoción y Protección de los
Derechos Humanos.
• Dichas normas enuncian una lista
detallada de las obligaciones
empresariales en la esfera de los
Derechos Humanos.
La responsabilidad de las empresas con
respecto a los derechos humanos
• No hay ninguna norma de Derecho Internacional de los Derechos Humanos
que prohíba expresamente que las empresas provoquen desplazamientos
arbitrarios de personas.
• Sin embargo se está prestando mayor atención al impacto negativo que sus
operaciones tienen en las comunidades, incluidas aquellas que pueden
llevar al desplazamiento. La contaminación procedente de las fábricas y de
los proyectos mineros, por ejemplo, ha privado a las personas de sus
medios de vida, de las fuentes de agua y del acceso a los lugares de
celebración religiosa y cultural.
• Aun cuando una empresa no esté causando daños al medio ambiente, su
mera presencia puede alterar la composición social de la comunidad local o
crear tensiones entre los diferentes grupos y provocar el desplazamientos
individuales, de familias o de toda la comunidad.
La responsabilidad de las empresas con
respecto a los derechos humanos
• La Comisión Interamericana de Derechos
Humanos (CIDH), el mayor organismo
continental en la materia, afirmó que la
megaminería, la explotación petrolera, el
agronegocio y la construcción de represas
violan los derechos humanos de los pueblos
indígenas.
• Así lo determinó en un extenso informe donde
detalla que los gobiernos de la región priorizan
su alianza con las empresas extractivas por
sobre las leyes que protegen a la población. La
CIDH denunció que se condena a las
comunidades indígenas a la pobreza, desalojos
y muerte.
La responsabilidad de las empresas con
respecto a los derechos
• El máximo organismo de derechos humanos cuestiona a los gobiernos por
el “poco apoyo económico a la agricultura indígena o campesina, la
negación de la soberanía alimentaria, el despojo de tierras”. También
cuestiona que los estados permiten (por acción u omisión) la migración
forzosa y la contaminación de flora, fauna, suelo y agua. Precisa que el
modelo agropecuario actual “exige altas cantidades de agrotóxicos” que
afectan la salud de la población y el ambiente.
• La CIDH también afirma que la minería produce destrucción de
ecosistemas donde se ubican las canteras, afectación del sistema
hidrológico, contaminación del agua y emisiones de polvo, entre otras
consecuencias. Y explica que tras la culminación de la extracción minera
“se carecen de planes de cierre y remediación ambiental adecuados que
aseguren la superación de los pasivos ambientales generados”.
La responsabilidad de las empresas con
respecto a los derechos
• La investigación alerta que la explotación de hidrocarburos implica la apertura de
trochas, las evaluaciones sísmicas y continua contaminación por derrames. “La
CIDH ha recibido información sobre derrames en la selva amazónica debido a la
rotura de oleoductos o tuberías generando, entre otros efectos, la presencia de
cadmio en el agua.
• Se ha documentado ampliamente que la exposición al petróleo y a los
compuestos químicos vinculados al mismo petróleo provoca efectos nocivos para
la salud y la vida del ser humano”, afirma la investigación. Subraya que la
explotación petrolera genera desechos tóxicos en todas las etapas de las
operaciones, con permanentes hechos de contaminación y afectación de
derechos indígenas.
• El trabajo también cuestiona las represas que interrumpen el cauce natural de los
ríos e impactan en las formas propias que tiene las comunidades indígenas de
utilizar sus aguas, generalmente para la agricultura. Y vincula represas con el
aumento de enfermedades como dengue, malaria, diarrea y problemas de la piel.
GRACIAS