Está en la página 1de 16

Encuentros liberadores

La mujer en la vida publica


Cuando la mujer judía de Jerusalén salía de casa, llevaba la
cara cubierta con un tocado que comprendía dos velos sobre
la cabeza, una diadema sobre la frente con cintas colgantes
hasta la barbilla y una malla de cordones y nudos; de este
modo no se podían reconocer los rasgos de su cara.

La mujeres debía pasar en publico inadvertidas, “Mercados,


consejos, tribunales, procesiones festivas, reuniones de
grandes multitudes de hombres, en una palabra: toda vida
publica, con sus discusiones y sus negocios, tanto en la paz
como en la guerra, esta hecha para los hombres”
 La mujer que salía sin llevar la cabeza cubierta , es decir, sin el
tocado que velaba el rostro, ofendía hasta tal punto las buenas
costumbres que su marido tenia el derecho, incluso el deber, de
despedirla, sin estar obligado a pagarle la suma estipulada, en el
caso de divorcio, en el contrato matrimonial.
 En el campo reinaban relaciones mas libres, allí la joven va a la
fuente , la mujer se une a su marido y a sus hijos en el trabajo del
campo, venden aceitunas a la puerta, sirve a la mesa. Nada indica
que las mujeres observaban estrictamente en el campo como en la
ciudad las costumbres de velarse la cabeza.
La situación de la mujer en casa
La mujer le lleva al marido el cuidado de la casa. En el entran, junto a
la preparación del pan y la comida, la atención de los vestidos, el
arreglo del lecho y la elaboración de la lana, lo que no es licito al
varón exigir de otro varón si no es pagano, ni siquiera de un esclavo
judío .
Las hijas , en la casa paterna, debían pasar después de los
muchachos, su formación se limitaba al aprendizaje de los trabajos
domésticos, coser y tejer particularmente; cuidaba también de los
hermanos y hermanas pequeñas.
La situación de la mujer en cuanto a la
educación
Las escuelas eran exclusivamente para los muchachos y no para las
jóvenes , las lecciones de los escribas , solo eran accesibles a los
hombres y a los muchachos.
“Quien enseña a su hija la Tora, le enseña necedades”
“Mejor fuera que desapareciera en las llamas la Tora antes de que les
fuera entregada a las mujeres”
La situación de la mujer en la
vida religiosa
Estaba controlada por los varones, colocaba a la
mujer en una condición de inferioridad. Solo en la
celebración domestica tenia alguna participación
significativa, pues era la encargada de encender las
velas, pronunciar ciertas oraciones y cuidar algunos
detalles rituales en la fiesta del sábado. Por lo
demás, su presencia era del todo secundaria. Las
mujeres estaban separadas de los hombres tanto en
el templo como, probablemente, en la sinagoga. Las
normas de pureza, interpretadas de manera rígida,
solo les permitirá el acceso al atrio de los paganos y
de las mujeres, no mas allá.
No acepta que la mujer sea considerada ligeramente
 Nunca escuchan de sus como fuente de tentación y ocasión de pecado para el
labios expresiones
despectivas, tan hombre.
frecuentes mas tarde Mateo 5:28-29 Reina Valera Contemporánea (RVC)
en los rabinos
Pero yo les digo que cualquiera que mira con deseos a una
 Nunca le oyen mujer, ya adulteró con ella en su corazón. Por tanto, si tu ojo
exhortación alguna a
vivir sometidas a sus derecho te hace caer en pecado, sácatelo y deshazte de él; es
esposos ni al sistema mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu
patriarcal cuerpo sea echado al infierno
 No hay en Jesús
animosidad ni En contra a la tendencia de su tiempo ,Jesús nunca
precaución alguna
frente a ellas, solo previene a los varones de las artes seductoras de las
respeto, compresión y mujeres, donde la lujuria del varón no era considerada
una simpatía tan grave como la seducción de la mujer, Jesús pone el
desconocida.
acento en la responsabilidad de los hombres. No han de
justificarse culpabilizando a las mujeres de su mal
comportamiento.
Jesús corrige también la valoración que se hace de la mujer
atribuyéndole como cometido supremo el tener hijos

Lucas 11:27-28 Reina Valera Contemporánea (RVC)

Mientras Jesús decía esto, una mujer de entre la multitud levantó la voz y le
dijo: «¡Dichoso el vientre que te dio a luz, y los senos que te amamantaron!»
Jesús respondió: «Más bien, dichosos los que escuchan la palabra de Dios,
y la obedecen.»

Jesús ve las cosas de otra manera diferente .Tener hijos no es


todo en la vida. Por muy importante que sea para una mujer la
maternidad , hay algo mas decisivo y primordial. La grandeza
y dignidad de la mujer, lo mismo que la del varón, arranca de
su capacidad para escuchar el mensaje del reino de Dios y
entrar en el.
Jesús corrige la visión generalizada de que la mujer se ha de dedicar
exclusivamente a las tareas del hogar.

Lucas 10:41-42 Reina Valera Contemporánea (RVC)


«Marta, Marta, estás preocupada y aturdida con muchas cosas. Pero una sola
cosa es necesaria. María ha escogido la mejor parte, y nadie se la quitará

La mujer no ha de quedar reducida al servicio de las faenas del hogar.


Hay algo mejor y mas decisivo a lo que tiene derecho tanto como el hombre,
y es la escucha de la Palabra de Dios
 Jesús reacciona también con audacia frente al doble criterio de moralidad
que se usa para enjuiciar de manera desigual al varón y a la mujer.

Juan 8:3-6 Reina Valera Contemporánea (RVC)


La pusieron en medio, y le dijeron: «Maestro, esta mujer ha sido
sorprendida en el acto mismo de adulterio. En la ley, Moisés nos
ordenó apedrear a mujeres como ésta. ¿Y tú, qué dices?» Ellos
decían esto para ponerle una trampa, y así poder acusarlo

Es lo que ocurría casi siempre en aquella sociedad machista. Se humilla y se condena a la mujer,
porque ha deshonrado a su familia. Mientras tanto, nadie habla del varón, aunque, paradójicamente,
es a él a quien la Torá exigía no poseer ni desear a una mujer que ya pertenece a otro . Al dar la ley,
se piensa en los varones como los verdaderos responsables de la sociedad; luego, al reprimir el
delito, se castiga con dureza a las mujeres. Jesús no soporta esta hipocresía social construida por los
varones.
Jesús tiene la costumbre de hablar explícitamente de las mujeres haciéndolas
visibles y poniendo de relieve su actuación.
Jesús no se encierra en un lenguaje androcéntrico que todo lo considera desde la
perspectivas del varón. Se pone en el lugar de las mujeres y las hace protagonistas
de sus parábolas.
Lucas 15 8-9 Reina Valera Contemporánea (RVC)

Para Jesús la mujer barriendo su casa es una metáfora


digna del amor de Dios por los perdidos