Está en la página 1de 17

DE LA BOCA DE LOS NIÑOS Y DE LOS

QUE MAMAN PERFECCIONASTE LA


ALABANZA
Samuel fue el niño a través del cual Dios envío un difícil pero necesitado
mensaje al sumo sacerdote, Elí. La sensibilidad de Samuel a la dirección de
Dios y su disposición a obedecer fue ejemplar. (1 Samuel 3)
Jehová llama a Samuel

3 El joven Samuel ministraba a Jehová en presencia de Elí; y la palabra


de Jehová escaseaba en aquellos días; no había visión con frecuencia.

2 Y aconteció un día, que estando Elí acostado en su aposento, cuando


sus ojos comenzaban a oscurecerse de modo que no podía ver,

3 Samuel estaba durmiendo en el templo de Jehová, donde estaba el


arca de Dios; y antes que la lámpara de Dios fuese apagada,

4 Jehová llamó a Samuel; y él respondió: Heme aquí.

5 Y corriendo luego a Elí, dijo: Heme aquí; ¿para qué me llamaste? Y Elí
le dijo: Yo no he llamado; vuelve y acuéstate. Y él se volvió y se acostó.

6 Y Jehová volvió a llamar otra vez a Samuel. Y levantándose Samuel,


vino a Elí y dijo: Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Y él dijo: Hijo
mío, yo no he llamado; vuelve y acuéstate.

7 Y Samuel no había conocido aún a Jehová, ni la palabra de Jehová le


había sido revelada.

8 Jehová, pues, llamó la tercera vez a Samuel. Y él se levantó y vino a


Elí, y dijo: Heme aquí; ¿para qué me has llamado? Entonces entendió
Elí que Jehová llamaba al joven.

9 Y dijo Elí a Samuel: Ve y acuéstate; y si te llamare, dirás: Habla,


Jehová, porque tu siervo oye. Así se fue Samuel, y se acostó en su
lugar.

10 Y vino Jehová y se paró, y llamó como las otras veces: !!Samuel,


Samuel! Entonces Samuel dijo: Habla, porque tu siervo oye.

11 Y Jehová dijo a Samuel: He aquí haré yo una cosa en Israel, que a


quien la oyere, le retiñirán ambos oídos.
David fue solo un joven cuando Dios lo escogió y empezó a usarlo.
Siendo el menor de ocho hermanos, ni aún su propio padre lo tomo
en cuenta cuando Samuel vino a buscar, a aquel a quien Dios había
escogido para ser el próximo rey.
Entonces dijo Samuel a Isaí: ¿Son éstos todos tus hijos? Y él respondió: Queda aún
el menor, que apacienta las ovejas. (1 Samuel 16:11)

Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde
aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego
Samuel, y se volvió a Ramá. (1 Samuel 16:13)
17 Y Saúl respondió a sus criados: Buscadme, pues, ahora alguno que toque bien, y traédmelo.

18 Entonces uno de los criados respondió diciendo: He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de
Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y
hermoso, y Jehová está con él.

19 Y Saúl envió mensajeros a Isaí, diciendo: Envíame a David tu hijo, el que está con las ovejas.
1 Samuel 16: 17 – 19)
45 Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí
con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti
en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios
de los escuadrones de Israel, a quien tú has
provocado.

46 Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te


venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los
cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a
las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que
hay Dios en Israel.
(1 Samuel 17:45-46)
Y David danzaba con toda su fuerza delante de Jehová; y estaba David
vestido con un efod de lino. (2 Samuel 6:14)

Y David y toda la casa de Israel danzaban delante de Jehová con toda clase
de instrumentos de madera de haya; con arpas, salterios, panderos, flautas
y címbalos. (2 Samuel 6:5)
Ester, una niña huérfana quien estaría en su adolescencia cuando fue hecha
reina y quien fue usada por Dios para salvar a los judíos de la total
destrucción.
Josías fue un niño-rey a través de cual Dios reformó el estado religioso y social de su
país. Josías era de solo ocho años, cuando llego a ser rey, gobernando rectamente.
Después como un adolescente y hombre joven hizo dramáticas reformas.
A la edad de dieciséis años, el rey Josías empezó a obedecer al Dios de su
antepasado David. Cuatro años después, comenzó a quitar los altares en los que el
pueblo adoraba al dios Baal. También quitó las imágenes de la diosa Astarté, las
imágenes y los ídolos que había por todo el territorio de Judá y en Jerusalén.

Josías ordenó que destruyeran todo eso hasta hacerlo polvo, y que luego
esparcieran el polvo sobre las tumbas de quienes habían ofrecido sacrificios en
ellos. Después mandó quemar los huesos de los sacerdotes de esos dioses, y los
quemaron sobre los altares que ellos mismos habían usado para quemar incienso.
Al terminar, también destruyeron esos altares.
“De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no
entrará en él” (Marcos 10:15)
1 Alabad a Jehová desde los cielos;
Alabadle en las alturas.
2 Alabadle, vosotros todos sus ángeles;

Alabadle, vosotros todos sus ejércitos.


3 Alabadle, sol y luna;

Alabadle, vosotras todas, lucientes estrellas.


4 Alabadle, cielos de los cielos,

Y las aguas que están sobre los cielos.


5 Alaben el nombre de Jehová;

Porque él mandó, y fueron creados.


6 Los hizo ser eternamente y para siempre;

Les puso ley que no será quebrantada.


7 Alabad a Jehová desde la tierra,

Los monstruos marinos y todos los abismos;


8 El fuego y el granizo, la nieve y el vapor,

El viento de tempestad que ejecuta su palabra;


9 Los montes y todos los collados,

El árbol de fruto y todos los cedros;


10 La bestia y todo animal,

Reptiles y volátiles;
11 Los reyes de la tierra y todos los pueblos,

Los príncipes y todos los jueces de la tierra;


12 Losjóvenes y también las doncellas,
Los ancianos y los niños.
13 Alaben el nombre de Jehová,
Porque sólo su nombre es enaltecido.
Su gloria es sobre tierra y cielos.
14 El ha exaltado el poderío de su pueblo;

Alábenle todos sus santos, los hijos de Israel,


El pueblo a él cercano.
Aleluya.

También podría gustarte