Está en la página 1de 30

ALTERACIONES NUTRICIONALES

EN LA LACTANCIA

.

.

.

.

.

.

.

REQUERIMIENTOS: .

.

.

.

.

.

.

.

. asociado a dificultad para ganar peso o la pérdida de peso significativa por al menos un mes. que se inicia antes de los 6 años de edad.Trastornos de la alimentación • Los trastornos de la alimentación se definen como un disturbio para alimentarse manifestado por una persistente dificultad para comer adecuadamente.

Algunos ejemplos de alimentación patológica son: Alimentación nocturna.• Criterios de Wolfson demostraron tener un 98% de sensibilidad para determinar el origen conductual del trastorno. alimentación con distracción. habiéndose usado los criterios de DSM-IV como la referencia estándar. no respetan la sensación de hambre o saciedad del infante. entre otros. así como consecuencias psicológicas complejas como por ejemplo. alimentación forzada. . La tardía identificación y la carencia de un adecuado manejo de esta entidad puede provocar desde estudios invasivos innecesarios hasta la instalación de un tubo de gastrostomía. conductas aversivas secundarias a patrones de alimentación disfuncional por parte de los padres. alimentación mecanizada. múltiples intentos. en lugares o horarios inhabituales por parte de los padres para alimentar al niño. Todas las anteriores representan estrategias desesperadas del adulto que alimenta al niño pero que lamentablemente. Estos criterios comprenden: • 1) Rechazo alimentario por más de un mes. • 2) Ausencia de enfermedad orgánica • 3) Edad de comienzo de algunos signos o síntomas antes de los 2 años y edad de presentación antes de los seis años • 4) Presencia de alimentación patológica y/o vómitos anticipatorios.

no respetan la sensación de hambre o saciedad del infante. así como consecuencias psicológicas complejas como por ejemplo. La tardía identificación y la carencia de un adecuado manejo de esta entidad puede provocar desde estudios invasivos innecesarios hasta la instalación de un tubo de gastrostomía. .• Todas las anteriores representan estrategias desesperadas del adulto que alimenta al niño pero que lamentablemente. conductas aversivas secundarias a patrones de alimentación disfuncional por parte de los padres.

.

nefrourológico. psiquiátrico. .Factores etiológicos involucrados: • Los trastornos alimentarios no tienen una sola etiología determinada. entre otros). conductuales. neurológico. cardiológico. respiratorio. endocrinológico. ambientales. al hacer una evaluación detallada se pueden encontrar involucrados factores genéticos. emocionales y orgánicos (gastrointestinal.

.

En consecuencia la leche humana proporciona a los lactantes una oportunidad de aprender a degustar variados sabores. Por lo anterior. estructurales y nutricionales susceptibles de modificar hay que considerar los siguientes: Restricciones dietarias de la madre durante la lactancia Las características positivas de la leche humana son universalmente conocidas. Una de las menos difundidas es la capacidad de traspasar al feto una variedad de sabores derivados de los alimentos consumidos por su madre7. Esta cualidad refuerza la superioridad de la leche humana frente a formulas lácteas. lo cual facilitará la introducción de nuevos alimentos durante el segundo semestre de la vida8. Entre los factores ambientales. sobre todo considerando el monótono sabor de estas últimas. evitar la múltiples restricciones alimentarias a la nodriza podría teóricamente mejorar la aceptabilidad de nuevos alimentos durante la infancia. .

incluso aquellos alimentos frecuentemente rechazados en los inicios. siendo éste el momento de mayor dificultad pues el niño no estará preparado para manejar dos o más consistencias dentro de un medio líquido en forma eficiente. los niños pequeños responderán mejor ante la presentación de alimentos claramente individualizados en el plato. Varias de nuestras comidas típicas son preparadas mezclando múltiples alimentos de distintas texturas y sabores en un solo plato y en un medio líquido. son aceptados después de una exposición repetida9. provocando muchas veces la perpetuación de los purés hasta edad avanzada. lo que suele causar confusión y rechazo en el niño. Por otro lado. como los vegetales verdes. En general. Adecuada transición a la alimentación complementaria Es sabido que lactantes expuestos a una mayor variedad de alimentos aceptan más rápidamente nuevas comidas. . la textura de los alimentos empieza a ser un problema al intentar cambiar la consistencia tipo puré por comidas con doble consistencia.

La introducción de diferentes alimentos de todos los grupos alimentarios. y regresando muchas veces a la etapa del puré. . sin permitirle tocar o manipular los alimentos. frustrando tanto al padre como al niño. con la consiguiente dificultad. Muchas veces pretendemos pasar bruscamente desde la fase en la cual el niño es alimentado pasivamente a. de textura suave. estimulan la alimentación independiente y ayudan al niño a conectarse precozmente con su percepción de hambre y saciedad. "Finger foods" El uso de alimentos y sus presentaciones de manera tal que sean fáciles de explorar y manipular por el niño. la del uso de los utensilios. favorece la aceptación de una mayor variedad de alimentos además de fomentar la autoalimentación precoz. fáciles de masticar o bien crujientes y disolvi-bles.

Alrededor de los 12 meses se adquieren movimientos rotatorios muy rudimentarios. Por otro lado. . siendo el niño aún ineficiente en los movimientos de lateralización de la comida con su lengua. Recién entre los 15 y 18 meses el niño logra una masticación rotatoria madura. Elección de texturas adecuadas La textura de los alimentos presentados a lactantes y preescolares debiera ser cuidadosamente graduada de acuerdo al estado de desarrollo motriz oral de cada niño. Habitualmente a la edad de 7-8 meses los movimientos verticales de la mandíbula y lengua (arriba/abajo) son los predominantes. el niño puede frustrarse. con movimientos verticales. Antes de esto. Además del riesgo de asfixia (chocking) que tiene el uso de texturas inadecuadas. cansarse y rechazar nuevos alimentos. el mantener texturas tipo puré más allá de la etapa recomendable puede alterar el normal desarrollo motor oral. es recomendable pedir a los padres que prueben masticar sólo con movimientos verticales de la mandíbula cada alimento previo a ofrecérselo al niño con el objeto de testear si dicho alimento es adecuado para la etapa de desarrollo en que se encuentra el niño10.11. horizontales y oblicuos.

limitar el consumo de jugo al mínimo (tendiendo a cero) y ofrecer los líquidos al final de cada comida con el objeto de no suprimir el apetito para alimentos de mayor calidad nutritiva. La recomendación es adecuar el volumen de leche de acuerdo a los requerimientos de cada edad. Especial énfasis dentro de estos nutrientes merece el fierro. Asociado a esto. la cual aportará nutrientes complementarios. a una dieta sólida. Desafortunadamente. lo cual podría suprimir el apetito para una dieta sólida más variada. Muchos niños mayores de un año continúan recibiendo altos volúmenes de leche. considerando la disminución de sus depósitos a partir del segundo semestre de la vida. el consumo de jugos en altas cantidades aporta al lactante o preescolar un exceso de azúcares con escaso contenido nutricional. . esta adecuada transición no siempre se realiza de manera óptima. Limitar calorías líquidas Cerca de los 6 meses el lactante debiera iniciar una transición desde un 100% de la ingestión de calorías y nutrientes provenientes de la leche humana o en su defecto fórmula.

entre muchas otras estrategias. debe ser considerado dentro del diagnóstico diferencial del niño con trastornos de la alimentación. . Su manejo debe ser orientado a un trabajo intensivo utilizando técnicas de desensibilización. con especial énfasis en terapeutas ocupacionales y fonoaudiólogos con formación en esta área. texturas. Considerar aversión sensorial dentro del diagnóstico diferencial El trastorno alimentario tipo aversión sensorial cuyos criterios diagnósticos han sido publicados por Chatoor4. auditivos (molestia con ruidos específicos). temperaturas u olores en particular. en especial cuando existe un persistente rechazo de alimentos con ciertos sabores. Su manejo requiere un equipo multidisciplinario. Existen cuestionarios de pesquisa para evaluar diferentes aspectos de hiperreactividad a estímulos táctiles (molestia con etiquetas de la ropa. también conocido como Desorden de la Integración Sensorial. jugar con plastilina o arena). visuales (se disgusta en lugares demasiado luminosos) y olfativos (no tolera ciertos olores). los cuales pueden dar las claves para este diagnóstico.