Está en la página 1de 8

Aloe barbadensis, más conocido por su nombre común Aloe vera,

aloe de Barbados o aloe de Curazao, es una planta suculenta de la


familia de las asfodeláceas. Es originaria del norte y del este de
África, de Canarias, del Cabo Verde y de la península arábica.
También conocida en México (donde ha sido introducida) como
sábila o zábila.
Hasta el siglo XIX, su nombre más popular era "acíbar".
Es una planta perenne, con hojas suculentas dispuestas en rosetas,
alcanzando los 50 cm de largo y los 7 de grosor; las hojas están
compuestas de tres capas: una protección coriácea exterior, una capa
fibrosa debajo de ésta ²donde se concentra la aloína, el ingrediente
activo empleado como laxante en preparados farmacéuticos, y cuyo
gusto amargo sirve a la planta como protección contra los predadores²
y un corazón gelatinoso donde almacena sus reservas de agua y con el
que se preparan innumerables productos farmacéuticos. Las hojas son
alargadas, lanceoladas, y parecen brotar directamente del suelo en los
ejemplares juveniles; los más añosos presentan un corto y robusto tallo.
Las flores del aloe son pequeñas, tubulares, y se presentan en
inflorescencias densas de color frecuentemente amarillo.
Generalmente las flores de aloe requieren de polinización cruzada para
fecundar y esta suele ser llevada a cabo especialmente por aves y
mariposas debido a su visión preferencial de estos colores.
Es muy fácil, se planta alguno de los hijos que rodea la planta, dejándolos
secar a la sombra. Debe evitarse el exceso de agua y tampoco tolera el
frío por debajo de los 0º C. Sin embargo, es una planta muy resistente a la
plagas y a la falta de agua.
La recolección debe realizarse cuando el aloe tiene entre dos y cinco años,
es decir, cuando es una planta adulta. El corte hay que hacerlo sobre las
hojas más bajas, exteriores y más próximas a la tierra, porque son las más
viejas y tienen concentradas todas su propiedades curativas. La herida
cicatriza sin alterar el crecimiento de la planta.
La cosecha podrá tener dos cortes si se riega, sino sólo podrá cortarse una
vez al año. Los cortes se harán en los meses de febrero y marzo el primero,
y de septiembre y octubre el segundo. En definitiva, tendrá que haber una
duración de seis meses entre corte y corte.
Si se guardan todas las condiciones expuestas, la planta del aloe vivirá
bastantes años, pudiéndole sacar un rendimiento óptimo e incluso ampliar
la cosecha de forma sistemática con las nuevas semillas y "descendencia"
producida por el aloe.
K _uemaduras leves de la piel.
K El aloe gel puede mejorar los síntomas de los herpes
genitales y ciertas condiciones de la piel tales como la
psoriasis.
K Suplemento para el sistema gástrico, desde indigestión,
síndrome de colon irritable y colitis.
K Diabetes.
K Prácticas dentales.
K Virus HIV.
K En el futuro cercano podría utilizarse en gotas para los
ojos por su habilidad para cubrir y protegerse de los rayos
UV.
K Estimulantes inmunológicos y efectos anti- cancerígenos.
K La Aloe también está siendo evaluada para el tratamiento
del asma.
K Aloemodina.
K Aloeoleína.
K Aloetina.
K Aminoácidos.
K Carricina.
K Creatinina.
K Emolina, emodina, barbaloina.
K Fosfato de manosa.
K Minerales: calcio, magnesio, fósforo, potasio, zinc, cobre.
K Mucílago.
K Saponinas.
K Fitosteroles.
K Mucopolisacáridos.
K Hormonas vegetales.
K Enzimas.