Está en la página 1de 49

ORACIONES DIVERSAS

Algunas son de mi propia


creación, otras de diferentes
fuentes. Leedlas y meditadlas
con atención.

Francisco Martínez A.
Marzo 2009
A Nuestra Señora de los Ángeles
Patrona de Costa Rica
Autor: Francisco Martínez A.
¡A ti Sagrada Virgen María, Reina de los Ángeles
en forma de una estatua de piedra cargando en
tus brazos al Niño Jesús, fuiste encontrada por
la más humilde de tus criaturas, la indígena
Juana Pereira; ¡Oh Virgen Santísima, Madre de
Dios Hijo y de todos los ángeles, recurrimos a ti
para pedirte por nuestra querida Patria y sobre
todo para que retomemos los principios y
valores así como el temor de Dios para el bien
de nuestra nación y del mundo entero. Amén
Oración A La Virgen Santísima De Guadalupe
Acuérdate, piadosísima Virgen María de
Guadalupe, que en tus celestiales apariciones
en la montaña del Tepeyac, prometiste mostrar
tu clemencia amorosa y tu compasión a
los que te amamos y buscamos solicitando tu
amparo, llamándote en nuestros trabajos y
aflicciones.
Ofreciéndonos escuchar nuestros
ruegos, enjugar nuestras lágrimas y darnos
consuelo y alivio. Jamás se ha oído decir que
ninguno de los que hemos implorado tu protección,
ya en las publicas necesidades, ya en nuestras
congojas privadas, pidiendo tu socorro, hayamos
sido abandonados.
Con esta confianza acudimos a Ti, siempre
Virgen María, Madre del Dios verdadero, y
aunque gimiendo bajo el peso de nuestros
pecados, venimos a postrarnos en tu
presencia soberana, seguros de que te has
de dignar cumplir misericordiosa tus
promesas; esperamos que no ha de
molestarnos ni afligirnos cosa alguna, ni
tendremos que temer enfermedad ni otro
accidente penoso, ni dolor alguno, estando
bajo tu sombra y amparo
Ya que en admirable imagen has querido
quedarte con nosotros, Tú que eres nuestra
Madre, nuestra salud y vida, estando en tu
regazo maternal y corriendo en todo por tu
cuenta, no necesitamos ya de ninguna otra
cosa. No deseches, ¡Oh, Santa Madre de
Dios! Nuestras súplicas, antes bien, inclina a
ellas tus oídos compasivos y escúchanos
favorablemente.
Amén.
Oración
Autor: Francisco Martínez A

A ti Virgen María, madre del Divino Verbo


engendrado en tus entrañas por obra y gracia
del Espíritu Santo, acudo a ti para implorar tu
auxilio en pro de todos los niños y jóvenes del
mundo, para que halla paz prosperidad y
tranquilidad en
sus corazones, y se mantengan firmes en su fe
y acrecienten sus principios y valores.
Amén
Oración a la Virgen María
Ante las Tentaciones
Madre querida
acógeme en tu regazo,
cúbreme con tu manto protector
y con ese dulce cariño
que nos tienes a tus hijos
aleja de mí las trampas del enemigo,
e intercede intensamente
para impedir
que sus astucias me hagan caer.
A Ti me confío
y en tu intercesión espero.
Amén.
Regina Coeli (Reina del cielo)
(Durante el Tiempo Pascual sustituye al Ángelus)

V. Alégrate, Reina del cielo. Aleluya.


R. Porque el que mereciste llevar en tu seno. Aleluya.
V. Ha resucitado, según predijo. Aleluya.
R. Ruega por nosotros a Dios. Aleluya.
V. Gózate y alégrate, Virgen María. Aleluya.
R. Porque ha resucitado Dios verdaderamente. Aleluya.

Oremos:
Oh Dios que por la Resurrección de tu Hijo, nuestro Señor
Jesucristo, te has dignado dar la alegría al mundo,
concédenos por su Madre, la Virgen María, alcanzar el gozo de
la vida eterna. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.
R. Amén.
ANGELUS
V. El Ángel del Señor anunció a María.
R. Y concibió del Espíritu Santo.
Ave María…
V. He aquí la esclava del Señor.
R. Hágase en mi según tu palabra.
Ave María…
V. El Verbo se hizo carne.
R. Y habitó entre nosotros.
Ave María…
V. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de
Nuestro Señor Jesucristo.
*Oración
Te suplicamos, Señor, que derrames tu gracia en nuestras
almas
para que los que, por el anuncio del Ángel hemos conocido la
Encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz seamos
llevados a la gloria de su Resurrección. Por el mismo Jesucristo
Nuestro Señor.
R Amén.
MEMORARE (Acordaos)

Acordaos, oh piadosísima Virgen María!, que


jamás se ha oído decir que ninguno de los que
han acudido a vuestra protección, implorando
tu auxilio, haya sido desamparado.
Animado por esta confianza,
a Vos acudo, Madre, Virgen de la vírgenes, y
gimiendo bajo el peso de mis pecados me
atrevo a comparecer ante Vos.
Madre de Dios, no desechéis mis súplicas,
antes bien, escuchadlas y acogedlas
benignamente. Amén.
ORACIÓN A LA MEDALLA MILAGROSA
Oh María, sin pecado concebida, vedme
postrado a vuestras plantas, lleno de
confianza. Ese vuestro rostro purísimo, esa
amable sonrisa de vuestros labios, esas
manos cargadas de celestiales bendiciones,
esa actitud amorosa que habéis adoptado
para recibir a los que vienen a Vos, esos ojos
fijos en la tierra para observar nuestras
necesidades y venir en nuestro auxilio, todo,
todo me inspira amor, confianza y completa
seguridad.
Y como si esto fuera poco para alejar de
nosotros toda duda habéis empeñado
solemnemente vuestra palabra en favor
de los que lleven la Santa Medalla,
diciendo a vuestra sierva, Sor Catalina
Labouré: "Cuantos llevaren esta
Medalla, alcanzarán especial protección
de la Madre de Dios.“
Madre mía amantísima: Vos sabéis que la
llevo sobre mi pecho, que la beso con amor
y que os invoco con frecuencia. Realizad,
pues, en mí vuestras promesas; venid en mi
auxilio, cubridme con vuestra protección,
para que Jesús se apiade de mi pobre alma
y merezca conseguir por vuestro medio la
gracia, que pretendo con este triduo a
vuestra Santa Medalla.
Oh María, sin pecado concebida; rogad por
nosotros que recurrimos a Vos.
CONSAGRACIÓN A LA VIRGEN MILAGROSA
OH Virgen Santísima, Madre de Dios y Madre de
los hombres: Reina y defensora nuestra
SANTÍSIMA VIRGEN DE LA MEDALLA MILAGROSA!
Venimos aquí para ” CONSAGRARNOS A TI”, y
ofrecerte el homenaje de nuestra vida y de
nuestro amor; para felicitarte, como hijos tuyos,
por los incomparables privilegios con que Dios te
adornó desde el primer instante de tu concepción
inmaculada, y para alegrarnos contigo por la
gloria sublime de que ahora gozas en el cielo.
Virgen Inmaculada Madre de Dios y
madre mía, que al entregamos tu
Medalla, te has mostrado
dispensadora de todas las gracias del
cielo. Reconozco mi indignidad para
merecer tu protección; pero miro tu
imagen con los brazos abiertos y
recurro a ti para que me concedas la
gracia que te pido.
ORACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN
Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre
también de los pecadores, y especial
Protectora de los que visten tu sagrado
Escapulario; por lo que su divina Majestad te
engrandeció, escogiéndote para verdadera
Madre suya, te suplico me alcances de tu
querido Hijo el perdón de mis pecados, la
enmienda de mi vida, la salvación de mi alma,
el remedio de mis necesidades,
el consuelo de mis aflicciones y la gracia
especial que pido en esta Novena, si
conviene para su mayor honra y gloria, y
bien de mi alma: que yo, Señora, para
conseguirlo me valgo de vuestra
intercesión poderosa, y quisiera tener el
espíritu de todos los ángeles, santos y
justos a fin de poder alabarte dignamente;
y uniendo mis voces con sus afectos, te
saludo una y mil veces, diciendo: (rezar
tres avemarías)
BENDITA SEA TU PUREZA
Bendita sea tu pureza
y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza.
A ti, celestial Princesa,
Virgen sagrada María,
te ofrezco desde este día
alma, vida y corazón.
Mírame con compasión,
no me dejes, Madre mía.

¡ OH ! María, sin pecado concebida,


rogad por nosotros que recurrimos a
Vos.
Oración para la santificación
personal

Padre Celestial,
deseo vivir en Tu Voluntad
Divina en cada instante
viviendo en Amor Santo en
pensamiento, palabra y obra.
Cuando esté distraído o sea
tentado, pido que mi ángel
guardián me recuerde el
instante para que yo pueda
santificar cada momento a
través del Amor Santo.
Amen."
"Padre del Cielo,
durante este tiempo de crisis mundial,
Permite que todas las almas encuentren
su paz y seguridad en Tu Divina
Voluntad.
Da a cada alma la Gracia de comprender
que Tu Voluntad Es el Amor Santo en el
momento presente.

Padre Benevolente,
Ilumina cada conciencia para ver los
caminos
en los cuales no está viviendo Tu
Voluntad.
Concede al mundo la Gracia de cambiar
y el tiempo en el cual hacerlo.
Amen."
ORACIÓN POR EL AMOR Y LA
HUMILDAD
«Padre Divino,
solicito Tu Corazón Paternal en este
instante
para que mi corazón profundice
en el Amor Santo y en la Humildad Santa.
Comprendo que mi libre albedrío debe
cooperar con Tu Voluntad Divina para que
la humildad y el amor puedan aumentar
en mí.
Te entrego toda mi voluntad ya, aceptando
totalmente cualquier cosa que podrías
desear para mí, pues acepto ser un
pequeño mártir del Amor en Tus Manos.
Amen."
ORACIÓN POR LA PAZ
Padre Celestial,
acudimos a Tu Corazón Paternal buscando la paz
entre toda la gente y todas las naciones.
Conduce a todo ser humano,
a todo lo que pertenezca a la naturaleza
e incluso al mismo cosmos
hacia la armonía con Tu Divina Voluntad.

Protege toda la creación contra los planes


destructivos de Satanás.
Sabemos que la guerra aparece en los corazones
antes que en el mundo. Anima a toda la
humanidad, amado Padre, a elegir el amor a
Dios y al prójimo, que conduce a la paz
verdadera, pues sabemos que ésa es Tu
Voluntad para nosotros.
Amen.”
ORACIÓN DE LA ENTREGA

Padre, me pongo en tus manos.


Haz de mí lo que quieras,
sea lo que sea, te doy las gracias.
Estoy dispuesto a todo,
lo acepto todo con tal que tu voluntad
se cumpla en mí y en todas tus criaturas.
No deseo nada más, Padre.
Te confío mi alma, te la doy
con todo el amor de que soy capaz
porque te amo y necesito darme,
ponerme en tus manos,
sin medida, con infinita confianza
porque tú eres mi Padre.
Oración al Padre Eterno
De Agradecimiento
Autor: Francisco Martínez A.

Padre Eterno, gracias infinitas te


damos de todo corazón, por
habernos enviado a tu divino hijo
Jesús.
Gracias Padre Eterno porque por
medio de Él nos brindaste una nueva
oportunidad de salvación.
Gracias Padre Eterno, por habernos
enviado al Espíritu Santo, para que
por medio de ÉL, logremos inflamar
nuestro corazón en el fuego de tu
amor.
Gracias Padre Eterno, por darnos a la
Santísima Virgen María, madre de tu
divino Hijo, como medianera ante Ti,
para liberarnos del pecado y de la
muerte eterna.
Gracias Padre Eterno por todas las
bondades recibidas de Ti.
Gracias Padre Eterno por estar siempre
presente en nuestros corazones.
Gracias Padre eterno por acordarte
siempre de nosotros en procura de
nuestra salvación.
Gracias Padre Eterno por los padres,
hermanos, hijos, nietos, parientes,
amigos y bienhechores que nos diste.
Amén
ORACIÓN AL PADRE
ETERNO
DE
AGRADECIMIENTO

Yo te alabo y te
bendigo, Padre, por tu
Amor Puro, por tu
Misericordia y por el
Corazón Acogedor de
tu Hijo, que nos
concediste en este
último tiempo de
tinieblas.
ORACIÓN AL PADRE ETERNO
PARA AUMENTAR LA FE

Ven, Señor Jesús, a través


de tu Corazón Acogedor,
purificar mi corazón de
todo duda. Ven para
santificar mi corazón. Ven
para quemar mi corazón
por tu Amor. Apórtame y
hazme sentir la certeza de
que estas siempre conmigo.
Creo en tu Palabra, Señor.
Creo que eres el
Todopoderoso. Creo en tu
Omnipotencia Eucarística,
Señor Jesús.
Oración al Sagrado Corazón
de Jesús
Solicitud de escucha
.
Ven, Señor Jesús, a través de
tu Corazón Acogedor, para
acogerte dentro de nuestro
corazón, la gracia de estar a
tu escucha. Ven, Señor Jesús,
a través de tu Corazón
Acogedor, por la
Omnipotencia de Gracias de
tu Espíritu Santo, para
quemar nuestro corazón para
que nosotros podamos desear
sólo tu sola Voluntad.
ORACIÓN A JESÚS
DE LIBERACIÓN
Ven, Señor Jesús, a través de tu
Corazón Acogedor, a invadirnos por
la Omnipotencia de Gracias de tu
Espíritu Santo. Ven a salvarnos y
librarnos para anular para siempre
en nuestra conciencia, nuestra
inconsciencia y en nuestro
subconsciente y en todos nuestros
sentidos, todos los proyectos de las
tinieblas que son ideadas, a menudo
sin saberlo nosotros, y que nos
atormentan día y noche.
ORACIÓN A JESÚS
CONTRA LA SOLEDAD
.
ven, Señor Jesús, a
través de tu Corazón
Acogedor, liberarme de
esta soledad que me
destruye. Yo mismo me
he encerrado. Ven para
cortar estas cadenas y
ven para hacer revivir
la Vida de los niños de
Dios en mí.
ORACIÓN A JESÚS PIDIENDO
SU MISERICORDIA
AUTOR: FRANCISCO MARTÍNEZ A.

¡Oh mi Jesús! Tu amor por


nosotros siempre ha sido muy
grande, es así, que no
escatimaste ni dudaste en
brindarnos tu vida para
librarnos del pecado y quisiste
llevar en tus hombros el
madero pesado de la cruz
cargando todas nuestras
culpas.
¡Oh mi Señor! cuan viles somos, al
no valorar ese gran sacrificio que
hiciste, por el género humano,
continuamente te estamos
ofendiendo con nuestros pecados,
pero Tú, que eres amor, siempre
amor, nos perdonas y cargas con
todas nuestras culpas.
Gracias te damos Jesús por todas
las bondades, que hemos recibido
de Ti y te pedimos, que no nos
permitas caer en tentación y que
nos apartemos de todo mal.
Amen
ORACION A JESÚS
POR LOS SACERDOTES
.
Ven, Señor Jesús, a través
de tu Corazón Acogedor,
para acoger en el corazón
de cada uno de tus
sacerdotes, la
Omnipotencia de Gracias
del Fuego Sagrado de tu
Eucaristía. Ven para
reavivar este Fuego
Sagrado de Amor y de
Misericordia en su corazón,
para que puedan marchar
con fuerza y audacia.
ORACIÓN A JESÚS
DE DISCERNIMIENTO

Ven, Señor Jesús, a través


de tu Corazón Acogedor,
para acoger tu
Omnipotencia de Luz que
elimina las tinieblas en
todo mi ser. Ven ayudarme
para darme cuenta de lo
que son tinieblas y de lo
que es Luz. Yo te suplico,
atráeme a la Luz de tu
Espíritu Santo y en tu
Amor.
ORACION A JESÚS
POR LOS NIÑOS ABORTADOS

Ven, Señor Jesús, a través


de tu Corazón Acogedor,
para acoger la sangre de
estos pequeños inocentes
y unirlas con tu Sangre
Preciosa para que el
sacrificio de estos niños
ayuden a rescatar todos
los pecados de este
mundo.
ORACION A JESÚS
LIBERACION DE LAS
ENFERMEDADES Y PLAGAS
.
Ven, Señor Jesús, a través de tu
Corazón Acogedor, para acoger
sobre todos los pueblos, la
Omnipotencia de Gracias de Luz
que echa las tinieblas, tu
Omnipotencia de Gracias de
salvación, tu Omnipotencia de
Gracias de Liberación, tu
Omnipotencia de Gracias de
Providencia, tu Omnipotencia de
Gracias de Milagros, tu
Omnipotencia de Gracias del
Espíritu Santo.
Ven (oración al Espíritu Santo)
Ven, luz verdadera.
Ven, vida eterna.
Ven, misterio escondido.
Ven, tesoro sin nombre.
Ven, realidad inefable.
Ven, persona inconcebible.
Ven, felicidad sin fin.
Ven, luz sin declive.
Ven, espera infalible de los que deben ser salvados.
Ven, despertador de los dormidos.
Ven, resurrección de los muertos.
Ven, poderoso que haces y renuevas todo y lo
transformas por tu sola voluntad.
Ven, Tú, el único, hacia mi que estoy solitario.
Ven, Tú, convertido en mi deseo.
Ven, mi soplo y mi vida.
Ven, consolación de mi pobre alma.
Ven, mi alegría, mi gloria, mis delicias sin fin.
Oración de Sanación
Al Espíritu Santo
Hoy, Señor,
te presento en fe todas mis
enfermedades
y te pido que me sanes completamente.
Te pido por la gloria del Padre del cielo,
que también sanes a los enfermos
de mi familia y a mis amigos.

Haz que crezcan en la fe,


en la esperanza,
y que reciban la salud
para gloria de tu Nombre.
Oración al Divino Espíritu Santo
Herid, oh Divino Espíritu Santo, con la
flecha de vuestro amor en lo más
profundo de mi ser; inflamad,
penetrando como las llamas de la
salvación, lo íntimo de mi corazón
entorpecido; e iluminándome con el
fuego del santo fervor, apacentad las
profundidades de mi alma y de mi
cuerpo. Dadme de beber del torrente
de vuestro amor, para que ya nunca
me sea agradable ninguna de las
dulzuras envenenadas de las cosas
mundanas.
Juzgadme, Señor, y separad mi causa de la
gente no santa; enseñadme a hacer
vuestra voluntad, porque Vos sois mi Dios.
Creo pues que, en cualquier lugar donde
habitáis, preparáis un lugar también para
el Padre y para el Hijo. Feliz aquél que
merece hospedaros, porque Vos, el Padre y
el Hijo en él hacéis su morada. Venid
pronto, venid, benignísimo consolador del
alma afligida, Vos que protegéis en las
ocasiones favorables, que ayudáis en la
tribulación. Venid, oh Vos que nos
purificáis de nuestros crímenes, que curáis
nuestras llagas; venid, doctor de los
humildes, destructor de los soberbios.
Al Espíritu Santo
Autor: Francisco Martínez A.

Espíritu Santo,
Tú siempre estás presente en nuestras vidas.
En todo momento nos acompañas y nos
brindas la gracia santificante.
Te pedimos humildemente que desciendas
sobre nosotros e infundas tu espíritu
santificador, para llegar a alcanzar la perfección
espiritual.
¡Oh Espíritu Santo!, irradia en nosotros tu
aliento y dadnos tus siete dones.
Llegad a lo más profundo de nuestro ser, sobre
todo a nuestro corazón y no te apartes de
nosotros y sanadnos de todo mal, que no te
ofendamos y que siempre estemos unidos a Ti.
Amén
Oración al Espíritu Santo para pedir sus
siete dones
Ven Espíritu Santo, inflama mi corazón y enciende en
el fuego de tu Amor. Dígnate escuchar mis súplicas, y
envía sobre mí tus dones, como los enviaste sobre
los Apóstoles el día de Pentecostés.

Espíritu de Verdad, te ruego me llenes del don de


Entendimiento, para penetrar las verdades
reveladas, y así aumentar mi fe; distinguiendo con su
luz lo que es del buen, o del mal espíritu.

Espíritu Sempiterno, te ruego me llenes del don de


Ciencia, para sentir con la Iglesia en la estima de las
cosas terrenas, y así aumentar mi esperanza;
viviendo para los valores eternos.
Espíritu de Amor, te ruego me llenes del don de
Sabiduría, para que saboree cada día más con qué
infinito Amor soy amado, y así aumente mi
caridad a Dios y al prójimo; actuando siempre
movido por ella.

Espíritu Santificador, te ruego me llenes del don


de Consejo, para obrar de continuo con
prudencia; eligiendo las palabras y acciones más
adecuadas a la santificación mía y de los demás.

Espíritu de Bondad, te ruego me llenes del don de


Piedad, para practicar con todos la justicia; dando
a cada uno lo suyo: a Dios con gratitud y
obediencia, a los hombres con generosidad y
amabilidad.
Espíritu Omnipotente, te ruego
me llenes del don de Fortaleza,
para perseverar con constancia y
confianza en el camino de la
perfección cristiana; resistiendo
con paciencia las adversidades.

Espíritu de Majestad, te ruego me


llenes del don de Temor de Dios,
para no dejarme llevar de las
tentaciones de los sentidos, y
proceder con templanza en el uso
de las criaturas.
Divino Espíritu, por los méritos de
Jesucristo y la intercesión de tu
Esposa, María Santísima, te
suplico que vengas a mi corazón y
me comuniques la plenitud de tus
dones, para que, iluminado y
confortado por ellos, viva según tu
voluntad, muera entregado a tu
Amor y así merezca cantar
eternamente tus infinitas
misericordias.
Amén.
Amor infinito y Espíritu
Santificador:
Contra la necedad, concédeme el
Don de Sabiduría, que me libre del
tedio y de la insensatez.

Contra la rudeza, dame el Don de


Entendimiento, que ahuyente
tibiezas, dudas, nieblas,
desconfianzas.
Contra la precipitación, el Don de
Consejo, que me libre de las
indiscreciones e imprudencias.

Contra la ignorancia, el Don de


Ciencia, que me libre de los engaños
del mundo, demonio y carne,
reduciendo las cosas a su verdadero
valor.

Contra la pusilanimidad, el Don de


Fortaleza, que me libre de la
debilidad y cobardía en todo caso de
conflicto.
Contra la dureza, el Don de
Piedad, que me libre de la ira,
rencor, injusticia, crueldad y
venganza.

Contra la soberbia, el Don de


Temor de Dios, que me libre del
orgullo, vanidad, ambición y
presunción.