Trabajo practico sobre la violencia

en el futbol
Integrantes: Passarelli Nicolas,
Benedetti Damian
Profesora: Mariela Escaño
Colegio: Florencio Molina Campos
Curso:6to 4ta

Violencia en el futbol

Violencia
• La violencia fue asociada desde tiempos muy remotos a la idea de
la fuerza física y el poder. Los romanos llamaban vis, vires a esa
fuerza, al vigor que permite que la voluntad de uno se imponga
sobre la de otro. Vis tempestatis se llama en latín el ‘vigor de una
tempestad’. En el Código de Justiniano se habla de una ‘fuerza
mayor, que no se puede resistir’ (vis magna cui resisti non potest).
• Vis dio lugar al adjetivo violentus que, aplicado a cosas, se puede
traducir como ‘violento’, ‘impetuoso’, ‘furioso’, ‘incontenible’, y
cuando se refiere a personas, como ‘fuerte’, ‘violento’, ‘irascible’. De
violentus se derivaron violare --con el sentido de ‘agredir con
violencia’, ‘maltratar’, ‘arruinar’, ‘dañar’-- y violentia, que significó
‘impetuosidad’, ‘ardor’ (del sol), ‘rigor’ (del invierno), así como
‘ferocidad’, ‘rudeza’ y ‘saña’.
• Cabe agregar que vis, el vocablo latino que dio lugar a esta familia
de palabras, proviene de la raíz prehistórica indoeuropea wei-,
‘fuerza vital’.

Causas


La violencia es una parte constitutiva del ser humano y tiene que ver con los impulsos agresivos y destructivos
que todos tenemos. La cuestión es canalizarla lo más adecuadamente posible para que se transforme en acciones
tendientes a desarrollar el impulso creador y vital más que a convertirse en una fuerza demoledora hacia sí y hacia
los otros. Eso es lo que está sucediendo en la época actual: hay violencia en la sociedad toda, en sus diferentes
aspectos y ambientes.
El fútbol, pasión de multitudes como bien se dice, y el espacio donde se desarrolla, la cancha, donde todos se
sienten protagonistas, (el que juega y el que opina, tanto como el que dirige, el espectador común, el fanático y el
barrabrava) se desatan mucho más fácilmente las emociones, y la ira es una de ellas. Es un espacio que se usa
como una vía de salida, de escape, de todas las tensiones acumuladas durante la semana.
Hay violencia entre los jugadores y también en los espectadores, ni qué decir entre los barrabravas. También la
hay en las dirigencias de los clubes y en los representantes de los jugadores. El poder, el dinero y el fanatismo
transforman una situación que bien podría ser un excelente espectáculo donde se compite sanamente en base a
talentos personales y/o grupales en un verdadero campo de batalla, con permanentes insultos y golpes. El
verdadero deporte queda deslucido y el partido, las más de las veces, últimamente genera más decepción que
otra cosa, pues se advierte además que los jugadores ya no juegan “por la camiseta”, como antes, sino que
parecen ser y sentirse como objetos que pasan fácilmente de bando, de acuerdo al mejor postor.
La educación juega un papel importante para la solución de este mal
Creo que deberían hacerse campañas y programas educativos de prevención de la violencia en el fútbol, desde la
AFA e inclusive desde las entidades gubernamentales correspondientes y desde los medios masivos de
telecomunicación, así como se hacen para enseñar normas de tránsito, vacunaciones masiva, etc. Es fundamental
“educar” desde la prevención, no mostrar, como sucede comúnmente cuando la noticia toma las características
de espectáculo, miles de veces el hecho consumado. Eso fomenta más aún la violencia debido al efecto contagio y
al permiso implícito que, paradógicamente, se le otorga.
Estoy muy de acuerdo con que “el fútbol sea para todos”, pero también creo que debería ir acompañado de un
programa preventivo permanente también para todos.

Grondona: Violencia barra brava

Los últimos hechos de violencia en el fútbol argentino (muerto en Lanús, apriete a Gio Moreno) estan siendo
fogonados por el sumo pontífice del fútbol argentino, Julio Humberto Grondona. "Don Julio" no esta a gusto con el
accionar del presidente de Independiente, Javier Cantero. Es por esto que le ha dado ordenes a sus lacayos
dirigentes para que manden a las barras a amedrentar a todo aquel que este en contra de la violencia en el
fútbol.
Javier Cantero dejo en evidencia la convivencia de sus pares dirigentes con las barras, y esto no le agrado a
Grondona. Evidencio el nulo accionar de Grondona en contra de los violentos y que más que intentar eliminarlos
de las canchas, los fomenta y compra el silencio de los dirigentes con prestamos y favores.
Si bien la violencia en el fútbol no empezó en 1979 con la llegada de Grondona, este nunca hizo nada para
erradicarla. El silencio de los dirigentes solo saca a la luz la convivencia que existe entre estos grupos de violentos
con la policía y la política.
Estos delincuentes no solo viven del fútbol, son utilizados como fuerza de choque por los partidos políticos (todos
ellos), los sindicatos y hasta empresarios. Mientras tanto las autoridades policiales no actúan porque gracias a los
barras cobran un jugoso adicional. Y todo aquel que trate de erradicarlos se ve obligado a irse o a "tranzar".
Segun los datos de http://www.salvemosalfutbol.org/listavictimas.htm la violencia en el fútbol ha cobrado 266
victimas mortales, a esto hay que sumarle los miles de heridos. ¿Se puede salvar al fútbol? Es evidente que si,
pero nadie quiere dar el puntapié inicial, ya que todos tienen el "culo sucio" y estos violentos manejan
información muy caliente, y es por esto que se los deja tranquilos a los muchachos del paravalancha.
Tal vez la muerte de un futbolista a manos de los barras haga que el gremio Futbolistas Argentinos Agremiados
tome la decisión de parar el fútbol, porque los continuos aprietes que sufren sus representados no parece
interesarles a los gremialistas, y solo actúan para la prensa y para figurar, dejando "en pelotas" al futbolista
cuando los flashes se apagan.

Responsables
• Comenzaremos atribuyéndole el mayor grado
de responsabilidad a los barras bravas.
• Como segundo responsable a los dirigentes
futbolísticos, siguiendo a estos los policías, en
cuarto lugar a la AFA y siguiendo a estos
jugadores, técnicos y árbitros

Barras Bravas









El fenómeno de las barras bravas es un serio problema social en el país desde hace
aproximadamente dos décadas. En los últimos años el problema parece desbordar
a la población
y al propio Estado. Algunos proponen solamente medidas policiales y punitivas,
otros en cambio
apelan a un discurso académico para intervenir desde las raíces mismas de los
problemas de
violencia familiar y social que sufren muchas sociedades llamadas modernas. En el
siguiente
artículo se definirá el problema, se analizarán sus causas y consecuencias, se
recordarán algunos
casos penosos de víctimas y victimarios y se propondrán finalmente algunas
recomendaciones
desde una perspectiva multidisciplinaria para enmendar la difícil situación.
Palabras clave: Violencia social, violencia en el fútbol, fanatismo, barras bravas,
despersonalización, corrupción

















Dentro de los problemas que observamos con
el comportamiento de estas barras y los problemas
relacionados a ellas podemos indicar:
• Agresión (verbal y física) a árbitros.
• Agresión a jugadores e hinchadas rivales.
• Actos racistas dentro del fútbol.
• Vandalismo dentro y fuera de los estadios.
•Disputas dentro de las propias barras (mafias
que buscan tomar el control absoluto de la
barra).
• Heridos con arma blanca y con armas de
fuego.
• Muertos.
• Los barristas más fuertes y que lideran el
grupo obtienen ingresos de parte del club y
de los jugadores. Esta situación, a pesar de ser
conocida, se niega.

Policias
• Hinchas pacíficos que habían logrado salir de la cancha
volvían asustados hacia el hall central del estadio,
porque afuera no sólo había corridas sino también
disparos de balas de goma que lanzó la policía para
desconcentrar a los barras.
• Los choques se iniciaron en la tribuna, en esquina con
la platea Miravé y se trasladó con mayor virulencia a la
otra punta, en rincón con la platea oficial, donde hubo
enfrentamientos cuerpo a cuerpo.
• Un cronista de DyN pudo ver a dos hinchas heridos,
uno de ellos con un corte amplio en la cabeza. Allí se
lanzaron chorros de agua y gases lacrimógenos.

Posibles soluciones

Quita de puntos
Puntualizando en un hecho lamentable y violento que haya ocurrido en una
cancha de fútbol, si el organizador ha pagado la policía, si la gestión policial está
siendo llevada a cabo por los funcionarios policiales, si ha habido un cacheo, si se
ha cumplido con todas las normas, si se inspeccionó el estadio y el organizador
cumplió con todo, aquello de la responsabilidad penal objetiva y de sancionar con
quita de puntos a alguien que no tuvo la posibilidad de evitar lo que iba a ocurrir,
no parece ser un argumento para quedarse muy tranquilo. Ahora, cuando sí
aparece manifiesta, por acción o por omisión, la responsabilidad del organizador sí
puede ser pertinente el descuento de puntos.
No obstante, hay que tratar de restringirlo al máximo posible porque no pareciera
ser justo que una institución pague por esos diez delincuentes en detrimento de
muchos otros miles de personas de comportamientos ajustados a la convivencia, al
derecho y las buenas costumbres. Siempre es preferible aprehender y sancionar a
los malos. De lo contrario, es mucho más aproximado a la justicia militar. En
cambio, la justicia civil merece el esfuerzo de la paciencia, la aprehensión y el
juzgamiento y en lo posible no hacer pagar a un justo por pecador. Ese también es
un bien jurídico a recuperar.

• La reducción al 50 por ciento de la capacidad de las
tribunas
• En realidad no se redujo la capacidad sino que se instalaron
asientos. La obligación ya casi universal e indiscutida del
público sentado ha llegado a nuestro país y en algunas
jurisdicciones estamos a menos de un año de que todo el
mundo esté sentado. En aquellos lugares donde todavía el
público estaba de pie, la reducción de la capacidad más allá
de los beneficios para la individualización, lleva el propósito
que todo aquel que esté de pie tenga la posibilidad de
sentarse. Porque un hombre sentado ocupa el doble de
cm2 que un hombre de pie. Esa es la razón fundamental del
50 por ciento.

Conclusiones
• La programación de partidos de fútbol tiene efectos
significativos sobre la conducta agresiva en otros ámbitos
sociales.
• El razonamiento moral es independiente de la conducta
agresiva.
• El criterio de los sujetos con respecto a la violencia en el
fútbol es independiente de la conducta agresiva que estos
muestran en competencia.
• Para lograr el control y reducción de la agresión, parece que
el enfoque del aprendizaje social es más prometedor.

Es importante contrarrestar los factores que provocan la
agresión:

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful