Está en la página 1de 17
“Cómo motivar la lectura: una propuesta pedagógica”. Diego Romero Rivera.

“Cómo motivar la

lectura: una

propuesta

pedagógica”.

Diego Romero Rivera.

“A la pregunta ¿por qué nuestros niños y jóvenes no leen? se podría responder simplemente ¿y
“A la pregunta ¿por qué nuestros niños y jóvenes no leen? se podría
responder simplemente ¿y por qué deberían hacerlo? Porque éste es unos
de los objetivos principales de nuestra escuela obligatoria, también llamada
escuela de leer y escribir, rebatiría el ingenioso interlocutor, que en ese
momento, probablemente, notaría que se ha metido en un callejón sin
salida. Y es que aquí está la raíz del problema: a la mayoría de los niños y
jóvenes no les gusta leer y no leen, pero en la escuela se enseña a leer y
todos van a la escuela. Esto significa que la escuela no es capaz de enseñar
a leer, que comete errores graves y generalizados justamente cuando hace
las primeras y más importantes propuestas educativas”.
(Tonucci, 1989).
Diego Romero Rivera.
Diego Romero Rivera.
CUESTIONAMIENTO: • ¿La falta de motivación a la lectura por parte de los maestros (as), se
CUESTIONAMIENTO:
¿La falta de motivación a la lectura por parte de los maestros (as), se
constituye en unos de los problemas básicos que aquejan a la educación
ecuatoriana?
¿Nos estamos convirtiendo en sujetos conformistas que nos basamos en
criterios curriculares caducos, en donde lo importante es la memorización
de contenidos, y no el gusto o placer por la lectura?
¿No será que a nosotros los maestros (as) nos falta leer para descubrir, y de
esta manera involucrarnos en todo ese mundo escriturario, para comenzar a
apreciar la diversidad de textos narrativos, descriptivos, expositivos y
argumentativos?
¿Hemos tenido un contacto certero con nuestros alumnos con respecto a sus
preferencias de lectura?, ¿sus preferencias de escritura?
¡Y nos quejamos que nuestros alumnos (as) no leen!
Diego Romero Rivera.

PROPUESTA:

Los maestros (as) tenemos que darnos cuenta que la motivación se

manifiesta en nuestros alumnos (as) cuando se interrelacionan con los

textos.

Su motivación para leer/actuar funciona cuando las instituciones educativas se convierten en lugares propicios para que los alumnos sean los gestores de su aprendizaje.

Debemos los maestros (as) fomentar en nuestros alumnos (as) la

conversar y tratar de indagar lo que le sucede en su universo, para a partir

responsabilidad en lo que hacen, despertar su interés a través de la diversidad de estrategias prácticas y lúdicas (los juegos motivan el aprendizaje, sean estos dirigidos o inventados por ellos mismos), que les permitan comprender y avanzar un poco más en sus desempeños. El estudiante requiere de nuestra atención y debemos darnos el tiempo para

de esto proponer puntos de solución a sus problemas.

Es necesario que los maestros (as) compartamos el interés por cambiar

aquellos “hábitos” que no nos permiten motivar de manera creativa la lectura e involucrarnos en ese mundo maravilloso que constituye “la aventura de leer”.

La lectura es una actividad que se debe motivar

durante toda la vida.

PROPUESTA: • Los maestros (as) tenemos que darnos cuenta que la motivación se manifiesta en nuestros
Diego Romero Rivera.
Diego Romero Rivera.
RECOMENDACIONES DE CORTE METODOLÓGICO: Aspectos: 1. El espacio:  Motivar en el aula una zona de
RECOMENDACIONES DE CORTE METODOLÓGICO:
Aspectos:
1. El espacio:
Motivar en el aula una zona de lectura, partiendo de los intereses de los
alumnos (as), de lo que quieren hacer y de lo que les gusta. Convertir la
zona de lectura en un lugar estimulante, llena de gráficos e ideas
concernientes con el gusto de leer. En lo posible y dependiendo del tamaño
del aula, adecuar un espacio funcional y alternativo (biblioteca, espacio
verde, sala de lectura al aire libre, etc.), que permita al alumno (a) un
ambiente relajado e íntimo. Todo dependerá del entusiasmo que el maestro
(a) transmita a sus alumnos.
Diego Romero Rivera.
 Crear un anaquel con la más variada temática de lectura, motivado con gráficos que distingan
Crear un anaquel con la más variada temática de lectura, motivado con
gráficos que distingan el tipo de texto (por ejemplo, un gráfico de un
fantasma para los libros de misterio, una foto de Sherlock Holmes para los
textos detectivescos, el gráfico de una computadora para los libros
científicos o de avances tecnológicos, etc.), que alerte la curiosidad y les
permita optar por su preferencia de lectura. Recordar que no solamente se
pueden leer textos literarios; sino cualquier variedad de documentos que
interesen al lector.
Diego Romero Rivera.
 Mantener activa una canastilla con material para recortar: revistas, folletos, libros viejos o en desuso,
Mantener activa una canastilla con material para recortar: revistas, folletos,
libros viejos o en desuso, etc. Además del material para construir como
tijeras, goma, hilo, cartulinas, papel de brillo, pinturas, madera, arcilla,
plastilina, etc., que permitan al alumno (a) recrear lo leído a través de
actividades lúdicas de construcción o elaboración (trabajos manuales).
Otra canastilla con material adicional de comprensión lectora: crucigramas,
escritura creativa, resúmenes, mapas conceptuales, mapa de cuento,
esquemas, dibujos, etc.
Diego Romero Rivera.
 Determinar un espacio con condiciones que permita el movimiento de los alumnos (as) para realizar
Determinar un espacio con condiciones que permita el movimiento de los
alumnos (as) para realizar o intercambiar actividades. Es el espacio para
escribir o leer un libro con un amigo (a) en grupo o equipo de trabajo, y el
lugar de construcción y elaboración siempre motivante.
Diego Romero Rivera.
2. Los textos:  Es necesario que el maestro (a) sepa elegir bien los textos a
2. Los textos:
Es necesario que el maestro (a) sepa elegir bien los textos a ser leídos por
los estudiantes, recordando siempre que deben estar de acuerdo a la edad
cronológica y al interés que ellos propongan a través de un diagnóstico
lector.
Diego Romero Rivera.
3. Las estrategias metodológicas:  Los padres se constituyen en la base motivacional - inicial que
3. Las estrategias metodológicas:
Los padres se constituyen en la base motivacional - inicial que nuestros
alumnos (as) necesitan. Su tarea debe comenzar desde los primeros años de
vida de sus hijos. Pero, ¿los padres leen? En verdad, un alto porcentaje de
padres de familia no les gusta leer. Siempre las instituciones educativas
deben solucionar este limitante, realizando talleres de lectura motivacional,
invitándolos a formar parte de las clases a través de narraciones orales,
experiencias lectoras, elaboración de libros, etc. Existen estrategias que
motivan a los padres como la realización de talleres en donde ellos leen a la
par un libro, y en una fecha determinada se reúnen con otros padres para
comentar la lectura utilizando una variedad de presentaciones (desde
cartulinas ilustradas, títeres elaborados manualmente en casa, hasta
presentaciones en Power Point). Lo importante es hacerlos partícipes y no
simples observadores del aprendizaje lector.
Diego Romero Rivera.
 Los maestros (as) debemos leer todo lo que nuestros alumnos (as) leen, para de esta
Los maestros (as) debemos leer todo lo que nuestros alumnos (as) leen,
para de esta manera darles a entender que nosotros (as) también leemos lo
que a ellos les interesa. Leer en lo posible la mayor cantidad de textos para
la edad de nuestros alumnos (as), para de esta manera poder recomendar
otros textos de lectura.
Diego Romero Rivera.
 Realizar charlas, coloquios de lectura y comentario de textos una vez por semana (el nombre
Realizar charlas, coloquios de lectura y comentario de textos una vez por
semana (el nombre llamativo a este espacio semanal debe resultar muy
atractivo). Lo importante y trascendental de esta estrategia es comparar el
contenido del texto con las experiencias vivénciales de cada uno (a) de los
participantes. El maestro (a) escogerá el mecanismo de lectura, puede ser
individual a manera de exposición (el alumno (a) utilizará material
alternativo como títeres, pinturas ilustrativas, etc.) o elegir grupos de
lectura de un mismo texto con una dramatización de lo leído. Invitar a
escritores que compartan sus experiencias, existen escritores para todas las
edades -desde niños hasta adultos y ancianos- que motivan de manera
excepcional a nuestros alumnos (as); ya que pueden indagar en ellos
algunos inquietudes ocultas que los pueden estar desmotivando.
Diego Romero Rivera.
 Nos estaremos preguntando cómo llenar el anaquel de libros … ¿Tenemos que comprarlos nosotros? ¿Y
Nos estaremos preguntando cómo llenar el anaquel de libros … ¿Tenemos
que comprarlos nosotros? ¿Y el dinero? No es fácil pero si nos
comprometemos lo podemos hacer. El maestro (a) puede elaborar año tras
año la biblioteca del aula, motivando en sus alumnos (as) el compromiso de
colaboración (compartir) para los compañeros (as) que vendrán en los
próximos años. Motivar a los padres la compra de textos por nivel y
destreza lectora de sus hijos. Realizar una feria del libro en el aula y/o
solicitar la colaboración de instituciones culturales.
Diego Romero Rivera.
 La animación lectora, centrada en la creatividad y la construcción, a través de una diversidad
La animación lectora, centrada en la creatividad y la construcción, a través
de una diversidad de estrategias y medios que le permiten al lector
acercarse a los libros. Podemos manifestar cuatro momentos lectores:
primero, la observación o exploración (visita a un museo, un parque
ecológico, etc.); segundo, la lectura misma de textos; tercero, la aplicación
y/o comprensión de lo leído (dibujos, esquemas, narraciones orales, etc.); y
el cuarto, un proyecto de síntesis basado en la creación literaria y las artes
(modelado en plastilina, construcción de maquetas, etc.). La animación a la
lectura como estrategia debe ser utilizada en todos los niveles educativos,
lo que pasa es que pensamos que cuando crecen los alumnos (as) se
desinteresan. Por lo contrario a los estudiantes de cursos superiores les
fascina volver a trabajar con los objetos y materiales, como cuando niños.
Diego Romero Rivera.
 La promoción lectora debería ser un mecanismo valioso en la motivación lectora, lastimosamente en nuestra
La promoción lectora debería ser un mecanismo valioso en la motivación
lectora, lastimosamente en nuestra ciudad no contamos con especialistas en
el tema (bibliotecarios) ni la colaboración del Gobierno – que de vez en
cuando se acuerda de la lectura a través de campañas que duran muy poco
tiempo – o de editoriales o librerías donde solamente lo que les interesa es
vender.
Diego Romero Rivera.
 Todos somos mediadores de la lectura, solamente necesitamos ganas de hacerlo. Un mediador, es además
Todos somos mediadores de la lectura, solamente necesitamos ganas de
hacerlo. Un mediador, es además de un animador, un promotor y sobre
todo un lector.
Diego Romero Rivera.
 En fin, estimado maestro (a), esto es una charla más. Las conclusiones y los cambios
 En fin, estimado maestro
(a), esto es una charla
más. Las conclusiones y
los cambios están en sus
manos ..
Gracias.
Diego Romero Rivera.
Diego Romero Rivera.