Está en la página 1de 7

CONVENCIONALISMOS

SOCIALES

Israel nava tapia
Introduccion al estudio del derecho
Grupo 9914


• Uno de los problemas mas arduos de la filosofía del derecho es el distinguir las
normas jurídicas y los convencionalismos sociales.
• Los teóricos no han podido siquiera ponerse de acuerdo en la denominación de los
convencionalismos sociales; AUSTIN que fue el primero en estudiarlas las llamo
muy impropiamente MORALIDAD POSITIVA (POSITIVE MORALITY).

• JHERING les da el nombre de USOS SOCIALES (SITTE); NICOLAI HATMANN las
denomina REGLAS DEL TRATO EXTERNO, STAMMLER emplea la expresión NORMAS
CONVENCIONALES, RECASENS SICHES prefiera decirles REGLAS DEL TRATO SOCIAL

• Los convencionalismos sociales se basan en la costumbre , es decir, en la repetición
frecuente de un determinado comportamiento.

• Pero hay que insistir en que el simple hecho de la repetición no los engendra, pues
este solo es, por si mismo una legalidad científico-natural o lo que es igual, una
regularidad en el sentido de lo normal.

• Solo cuando al uso se une la convicción de los individuos que lo practican, de que
asi como de hecho se procede, debe también también procederse, cabe hablar de
un convencionalismo social autentico.
• Las reglas convencionales únicamente se conciben como una síntesis de facticidad y
normatividad.
• Lo importante no es que en una cierta época se usen trajes o sombreros de tal o
cual color o corte, sino que en la conciencia de los individuos exista la idea de que
esas prendas deben usarse.

• En si son las reglas de trato social, de cortesía, de etiqueta, las cuales nos permiten
llevar acabo una vida social amena y cordial; es decir conducirnos conforme a
ciertas reglas establecidas para circunstancias y momentos determinados

• Se dice que los convencionalismos adquieren carta de ciudadania cuando se
convierten en costumbre o practica generalizada en los grupos sociales que los
practican
• Los convencionalismos sociales son exigencias que reclaman sometimiento
incondicional, sin tomar en cuenta el consentimiento de los obligados, al igual que
las normas jurídicas