Está en la página 1de 12

Taller de Formación Sindical

“Maestras Sutepistas liderando el


Cambio”
Igualdad de Oportunidades entre
Hombres y Mujeres en el
Sindicato
Por: Ibis Fernández
(Diplomada en Género)
Agosto-2009
Lima-Perú
Introducción
• Los Convenios de la OIT de los cuales el Estado
peruano es firmante: C.87(Libertad sindical y
protección del derecho de sindicación) y el
C.98(Derecho de sindicación y de negociación
colectiva), garantizan el derecho a crear
sindicatos y a afiliarse a ellos sin que ello sea
objeto de discriminación.
• En el Perú la unidad y la organización de la
lucha sindical y popular constituye hoy un gran
desafío principalmente para los sindicatos
clasistas.
Igualdad de Oportunidades en el
Sindicato
• Las relaciones entre sindicalistas mujeres
y hombres, deben estar enmarcadas en el
respeto mutuo, la tolerancia y la
solidaridad, para lo cual los sindicatos
deben mejorar su práctica y organización,
bajo los principios del sindicalismo clasista
y colocar en la agenda sindical los
derechos específicos de las mujeres.
Desafíos
• La participación de la mujer en las
organizaciones sindicales, es otro de los
desafíos planteados por el sindicato, frente a la
discriminación laboral de la mujer, falta de
participación, carencia de oportunidades,
dificultades para insertarse en la vida sindical,
acompañadas muchas veces del desinterés, la
falta de preocupación y la incomprensión por el
tema por parte de los sindicalistas varones,
debido fundamentalmente al predominio de la
cultura machista y patriarcal en la sociedad.
Género
• La conciencia de género que se ha venido
desarrollando en las últimas dos décadas,
ha favorecido su participación en todas las
esferas de la sociedad, basándose en el
derecho de igualdad de oportunidades,
que ha permitido que la mujer incursione
en campos que en el pasado estaban
reservados para los hombres. Sin
embargo, este cambio cultural se da con
bastante retraso en el ámbito sindical.
Mecanismos
• Es necesario establecer mecanismos
institucionales y orgánicos que permitan
una participación equitativa en los espacios
de negociación, formación y desarrollo
sindical, de manera tal que se garantice la
representación de todos los intereses
tantos de trabajadores como trabajadoras
en la negociación colectiva y vida sindical.
Institucionalizar el enfoque de
género en el sindicato
• Avanzar y desarrollar como objetivo y política
sindical la institucionalización del enfoque de
género en el sindicato y pasar del discurso a la
práctica.
• Incorporando en el plan estratégico o plan de
trabajo, acciones y políticas sindicales de
igualdad de oportunidades entre mujeres y
hombres, que tengan como eje fundamental una
reforma estatutaria o reglamentación.
Aspectos mínimos para institucionalizar el
enfoque de género en el sindicato.
• Empoderamiento ( presencia equilibrada de ambos géneros en los
organismos de toma de decisiones y de representación).
• Representación ( presencia de mujeres en la negociación
colectiva).
• Representatividad ( participación de mujeres en los demás
espacios en los que el sindicato tenga representación).
• Capacitación ( como herramienta de poder es fundamental en el
proceso de sensibilización y formación de conciencia de clase y
género.La capacitación y el intercambio de experiencias, la
socialización, el conocer la problemática de las mujeres,
contribuyen a la identificación de las mujeres con el sindicato.
• Relaciones interpersonales ( decálogo sindical o código de
conducta sindical).
• Se parte del criterio que no existe ninguna contradicción entre
género y clase, sino al contrario: el enfoque de género
enriquecerá los diagnósticos y acciones sociales, visibilizando
cómo las desigualdades de clase impactan de manera diferencial
en mujeres y en hombres.
Demandas y reivindicaciones de la
mujer trabajadora
• La incorporación de los temas de género en la
negociación colectiva o pliego de reclamos es
vital.
• Para ello hoy en día en el movimiento sindical,
se avanza en promover derechos de las mujeres
trabajadoras, incorporando cláusulas en los
convenios colectivos: Por ejemplo; la promoción
de la igualdad y la no discriminación, protección
a la maternidad/paternidad, condiciones de
trabajo y responsabilidades familiares.
Acciones positivas I
• Propiciar la participación de las mujeres,
coadyuvando a su afiliación.
• Promover la incorporación de la perspectiva de
género y la igualdad de oportunidades en el
desarrollo del sindicato.
• Fortalecer los liderazgos de mujeres,
fomentando su integración y participación en los
espacios de toma de decisiones.
• Difundir los derechos de las mujeres y
coadyuvar a su implementación en el ámbito
laboral, sindical, así como en el político-social.
Acciones positivas II
• Impulsar la negociación colectiva como
herramienta para lograr la igualdad de género.
• Eliminar el lenguaje sexista en los materiales de
los cursos, en los boletines y en el lugar de
trabajo y sindical.
• Sensibilizar a los hombres acerca del papel que
realmente las mujeres están desempeñando en
la vida diaria.
• Establecer un grupo específico o comisión de
mujeres-masa crítica, que garantice el estudio,
análisis y salidas a la problemática de las
mujeres en el sindicato.
Acciones positivas III
• Desarrollar programas o proyectos de capacitación para
las mujeres.
• Desarrollar las reuniones sindicales en concordancia a la
realidad, teniendo en cuenta las responsabilidades
familiares que a menudo tienen las mujeres.
• Los efectos de estas acciones afirmativas, supondrán
general condiciones de igualdad en la protección,
defensa y ejercicio de los derechos sindicales para
mujeres y hombres.
• Porque, para asegurar lo que es de justicia, muchas
veces hay que adoptar medidas para compensar las
desventajas históricas y sociales que impiden la
igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.