Está en la página 1de 29
Luis Omar Antonio Palomino Gaytan derecho civil
Luis Omar Antonio Palomino Gaytan
derecho civil
 La hipoteca es un <a href=derecho real de garantía y de realización de valor, que se constituye para asegurar el cumplimien to de u na obligación (normalm e nte de pago de un crédito o préstamo) sobre un bien , (generalmente i nmueble) e l cua l , au n q ue gravado, p e rm a n ece en poder de su propietario , pudiendo el ac r eed or hipotecario, en caso d e que la deuda garantizada no sea satisfecha en el plazo pacta d o, promover la venta forzosa del bien gravado con la hipo teca, cua l qu i e r a que sea su titular en ese momento ( reipersecutoriedad ) para, con su importe, hacerse pago d e l cr édi to d e bid o, hasta donde alcance el importe obtenido con la venta forzosa promovida para la realización de los bienes hipotecados. " id="pdf-obj-1-2" src="pdf-obj-1-2.jpg">
 La hipoteca es un <a href=derecho real de garantía y de realización de valor, que se constituye para asegurar el cumplimien to de u na obligación (normalm e nte de pago de un crédito o préstamo) sobre un bien , (generalmente i nmueble) e l cua l , au n q ue gravado, p e rm a n ece en poder de su propietario , pudiendo el ac r eed or hipotecario, en caso d e que la deuda garantizada no sea satisfecha en el plazo pacta d o, promover la venta forzosa del bien gravado con la hipo teca, cua l qu i e r a que sea su titular en ese momento ( reipersecutoriedad ) para, con su importe, hacerse pago d e l cr édi to d e bid o, hasta donde alcance el importe obtenido con la venta forzosa promovida para la realización de los bienes hipotecados. " id="pdf-obj-1-4" src="pdf-obj-1-4.jpg">

La hipoteca es un derecho real de garantía y de realización de valor, que se constituye para asegurar el

cumplimiento de una obligación (normalmente de pago de un crédito o préstamo) sobre un bien, (generalmente inmueble) el cual, aunque gravado,

permanece en poder de su propietario, pudiendo el acreedor hipotecario, en caso de que la deuda garantizada no sea satisfecha en el plazo pactado, promover la venta forzosa del bien gravado con la hipoteca, cualquiera que sea su titular en ese momento (reipersecutoriedad) para, con su importe, hacerse pago del crédito debido, hasta donde alcance

el importe obtenido con la venta forzosa promovida para la realización de los bienes hipotecados.

 ARTÍCULO 2387.- La hipoteca es un derecho real que se constituye sobre bienes inmuebles o
 ARTÍCULO 2387.- La hipoteca es un derecho real que se constituye sobre bienes inmuebles o
  • ARTÍCULO 2387.- La hipoteca es un derecho real que se constituye sobre bienes inmuebles o derechos

reales, para garantizar el cumplimiento de una obligación y su preferencia en el pago.

  • ARTÍCULO 2388.- Los bienes hipotecados quedan sujetos al gravamen impuesto, aunque pasen a poder de un tercero.

  • ARTÍCULO 2389.- La hipoteca sólo puede recaer

sobre inmuebles ciertos y determinados, o sobre los

derechos reales que en ellos estén constituidos

ARTÍCULO 2390.- Siempre que fueren hipotecadas fincas sujetas a gravámenes reales, no comprenderá la hipoteca sino el valor de las mismas fincas, deduciendo el del gravamen real, o la prestación correspondiente a cinco años, si la obligación fuere de rentas o pensiones anuales.

ARTÍCULO 2391.- La hipoteca de predios sólo comprende:

I. El área o superficie nuda que sirve de base a los edificios;

II. Los edificios y cualesquiera otras construcciones existentes al tiempo de constituirse la hipoteca o ejecutados por el dueño con posterioridad;

III. Las accesiones y mejoras permanentes que tuviere el predio, y que aumenten el área y sus edificios y construcciones;

IV. Los objetos muebles incorporados permanentemente por el propietario a la finca y que no puedan separarse sin menoscabo de ésta o deterioro de esos

objetos;

V. Los animales que en la escritura constitutiva de la hipoteca se hayan fijado como pie de cría en los predios a que se refiere la fracción X del artículo 793.

ARTÍCULO 2392.- La hipoteca de una construcción levantada en terreno ajeno, no comprende el área.

ARTÍCULO 2393.- Si los muebles de que se habla en el artículo 2391, fracción IV, fueren enajenados antes de la constitución de la hipoteca, no tendrá acción el acreedor hipotecario, ni contra el dueño de la cosa ni contra tercer poseedor.

ARTÍCULO 2394.- Puede hipotecarse la nuda propiedad, en cuyo caso si el usufructo se consolidare con ella en la persona del propietario, no sólo subsistirá la hipoteca, sino que se extenderá también al mismo usufructo.

ARTÍCULO 2395.- Pueden también ser hipotecados los bienes que ya lo estén anteriormente, aunque sea con el pacto de no volverlos a hipotecar, salvo en todo caso los

derechos de prelación que establece este Código.

  • La hipoteca como contrato: características legales.

  • La hipoteca es ante todo un derecho real de realización de valor, y como tal derecho real, se halla investido de la reipersecutoriedad, pero nace de un contrato, de modo que en el instante inicial, antes de su inscripción en el Registro de la propiedad, con la cual nace y adquiere la condición de derecho real eficaz frente a terceros, la hipoteca es un contrato.

 Como contrato :  Es un contrato nominado o típico , ya que se encuentra
  • Como contrato:

    • Es un contrato nominado o típico, ya que se encuentra reglamentado en la ley.

    • Es un contrato unilateral, debido a que sólo se obliga el deudor hipotecario a transferir al acreedor hipotecario el derecho real de hipoteca, con valor de garantía. El acreedor no contrae obligación alguna.

    • Es un contrato accesorio, porque supone la existencia de una obligación principal cuyo cumplimiento asegura (préstamo o crédito).

    • Es un contrato oneroso, por regla general, en cuando produce equivalencia en las prestaciones.

  • Como derecho real:

    • Es un derecho real de garantía, o sea, es un derecho que se ejerce sobre la cosa y no respecto a determinada persona, y no se ejerce de forma indirecta puesto que el acreedor hipotecario puede iniciar directamente la venta forzosa de la cosa hipotecada en caso de que el deudor hipotecario no cumpla la obligación garantizada con la hipoteca.

    • Es un derecho inmueble, es decir, se ejerce sobre bienes raíces.

    • Es un derecho accesorio, puesto que sigue la suerte del derecho principal al que garantiza, si la obligación principal es nula, la hipoteca constituida no es válida.

    • El deudor hipotecario no pierde la posesión de la cosa.

    • Constituye una limitación al derecho de dominio o propiedad, es decir, el deudor puede servirse del inmueble con la restricción de los derechos del acreedor hipotecario.

ARTÍCULO 2396.- Los bienes pertenecientes a personas que no tienen la libre disposición de ellos, no pueden ser

hipotecados sino con las formalidades que para su respectivo caso establece este Código.

ARTÍCULO 2397.- La hipoteca constituída sobre derechos reales, solo durará mientras éstos subsistan; pero si los

derechos en que aquella se hubiere constituido se han extinguido por culpa del que los disfrutaba, estará esté obligado a constituir una nueva hipoteca a satisfacción del acreedor, y en caso contrario a pagarle todos los daños y

perjuicios.

 I. Los frutos y rentas pendientes, con separaciones del predio que los produzcan;  
 I. Los frutos y rentas pendientes, con separaciones del predio que los produzcan;  

I. Los frutos y rentas pendientes, con separaciones del

predio que los produzcan;

II. Los objetos muebles colocados permanentemente en los edificios, bien para su adorno o comodidad, o bien para el

servicio de alguna industria; a no ser que se hipotequen

juntamente con dichos edificios;

III. Las servidumbres, a no ser que se hipotequen

juntamente con el predio dominante, y exceptuándose en

todo caso la de aguas, la cual podrá ser hipotecada;

IV. El derecho de percibir los frutos en el usufructo concedido por este Código a los ascendientes sobre los bienes de sus descendientes;

V. El uso y la habitación;

VI. Los bienes litigiosos, a no ser que la demanda

origen del pleito se haya registrado preventivamente, o

si se hace constar en el título constitutivo de la hipoteca que el acreedor tiene conocimiento del

litigio; pero en cualquiera de los casos, la hipoteca

quedará pendiente de la resolución del pleito.

ARTÍCULO 2399.- La hipoteca subsistirá aunque se reduzca la obligación garantizada, y gravará cualquier parte

de los bienes hipotecados que se conserven, aunque la

restante hubiere desaparecido, pero sin perjuicio de lo que disponen los artículos siguientes.

ARTÍCULO 2400.- Cuando se hipotequen varias fincas para la seguridad de un crédito, es forzoso determinar por qué porción del crédito responde cada finca, y puede cada una de ellas ser redimida del gravamen, pagándose la parte de crédito que garantiza.

ARTÍCULO 2401.- Cuando una finca hipotecada susceptible de ser fraccionada convenientemente se divida, se repartirá equitativamente el gravamen hipotecario entre

las fracciones. Al efecto, se pondrán de acuerdo el dueño de

la finca y el acreedor hipotecario, y si no se consiguiere ese acuerdo, la distribución del gravamen se hará por decisión judicial, previa audiencia de peritos.

ARTÍCULO 2402.- Dividida entre varias fincas la hipoteca constituida para la seguridad de un crédito, y pagada la

parte de éste con que estuviere gravada alguna de ellas, se

podrá exigir por igual a quien interese, la cancelación parcial de la hipoteca en cuanto a la misma finca.

ARTÍCULO 2403.- Si el inmueble hipotecado se hiciere, por culpa del deudor, insuficiente para la seguridad de la deuda, podrá el acreedor exigir anticipadamente el pago o

que se mejore la hipoteca a su satisfacción.

ARTÍCULO 2404.- Cuando la disminución del valor se verifique sin culpa del deudor, no estará obligado a

anticipar el pago si mejorare la hipoteca a satisfacción del

acreedor.

ARTÍCULO 2405.- Si la finca estuviere asegurada y se destruyere por incendio u otro caso fortuito, subsistirá la hipoteca en los

restos de la finca, y además el valor del seguro quedará afecto al

pago. Si el crédito fuere de plazo cumplido, podrá el acreedor pedir la retención del seguro, y si no lo fuere, podrá pedir que dicho valor se imponga a su satisfacción, para que se verifique el pago al vencimiento del plazo. Lo mismo se observará con el precio que se obtuviere en caso de ocupación por causa de

utilidad pública o de venta judicial.

ARTÍCULO 2406.- Sólo puede hipotecar el que puede enajenar, y solamente pueden ser hipotecados los bienes que pueden ser enajenados.

ARTÍCULO 2407.- La hipoteca constituida por el que no tenga derecho de hipotecar, no convalecerá aunque el constituyente adquiera después el derecho de que carecía.

ARTÍCULO 2408.- La acción hipotecaria prescribirá a los diez años, contados desde que pueda ejercitarse.

ARTÍCULO 2409.- Sin consentimiento del acreedor, el propietario del predio hipotecario no puede darlo en arrendamiento, ni pactar pago anticipado de rentas por un término que exceda a la duración de la hipoteca, bajo la

pena de nulidad del contrato en la parte que exceda de la

expresada duración.

Si la hipoteca no tiene plazo cierto, no podrá estipularse

anticipo de rentas, ni arrendamiento por más de un año.

ARTÍCULO 2410.- La hipoteca constituida a favor de un crédito que devengue intereses, no garantiza en perjuicio de tercero, además del capital, sino los intereses de tres años; a menos que se haya pactado expresamente que garantizará los intereses por más tiempo, con tal que no

exceda del término para la prescripción de los intereses y de que se haya tomado razón de esta estipulación en el

Registro Público.

ARTÍCULO 2411.- El acreedor hipotecario puede adquirir la cosa hipotecada, en remate judicial o por adjudicación,

en los casos en que no se presente otro postor, de acuerdo

con lo que establezca el Código de Procedimientos Civiles.

Puede también convenir con el deudor en que se le adjudique en el precio que se fije al exigirse la deuda, pero

no al constituirse la hipoteca. Este convenio no puede

perjudicar los derechos de tercero.

ARTÍCULO 2412.- La hipoteca puede ser constituida, tanto por el deudor como por otro a su favor.

ARTÍCULO 2413.- El propietario cuyo derecho sea condicional o de cualquiera otra manera limitado, deberá

declarar en el contrato la naturaleza de su propiedad, si la

conoce.

  • ARTÍCULO 2414.- El predio común no puede ser hipotecado sino con consentimiento de todos los propietarios. El

copropietario puede hipotecar su porción indivisa, y al dividirse

la cosa común la hipoteca gravará la parte que le corresponda en la división. El acreedor tiene derecho de intervenir en la división para impedir que a su deudor se le aplique una parte de la finca con valor inferior al que le corresponda.

  • ARTÍCULO 2415.- La hipoteca sólo puede ser constituida en escritura pública o en los títulos a que se refiere el segundo párrafo del artículo 1815 de este Código.

  • (Reformado. P.O. 6 de octubre de 1989)

  • ARTÍCULO 2416.- La hipoteca nunca es tácita ni general; para producir efecto contra tercero necesita siempre de registro, y se contrae por voluntad, en los convenios, y por necesidad, cuando la ley sujeta a alguna persona a prestar esa garantía sobre bienes

determinados. En el primer caso se llama voluntaria, en el

segundo, necesaria.

  • La hipoteca produce todos sus efectos jurídicos contra tercero mientras no sea cancelada su inscripción.

 ARTÍCULO 2417.- Son hipotecas voluntarias las convenidas entre partes, o impuestas por disposición del dueño
 ARTÍCULO 2417.- Son hipotecas voluntarias las convenidas entre partes, o impuestas por disposición del dueño

ARTÍCULO 2417.- Son hipotecas voluntarias las convenidas entre partes, o impuestas por disposición del

dueño de los bienes sobre que se constituyen.

ARTÍCULO 2418.- La hipoteca constituída para la seguridad de una obligación futura, o sujeta a condiciones

suspensivas inscritas, surtirá efecto contra tercero desde su inscripción si la obligación llega a realizarse o la condición a cumplirse. Si la obligación asegurada estuviere sujeta a condición resolutoria inscrita, la hipoteca no dejará de

surtir su efecto en cuanto a tercero sino desde que se haga

constar en el Registro el cumplimiento de la condición.

  • ARTÍCULO 2419.- Cuando se contraiga la obligación futura o se cumplan las condiciones de que trata el

artículo anterior deberán los interesados pedir que se haga constar así, por medio de una nota al margen de la inscripción hipotecaria, sin cuyo requisito no podrá

aprovechar ni perjudicar a tercero la hipoteca

constituída.

  • ARTÍCULO 2420.- El crédito puede cederse, en todo o en parte, siempre que la cesión se haga en la forma que para la constitución de la

hipoteca previene el artículo 2415, se dé conocimiento al deudor y sea

inscrita en el Registro.

  • Si la hipoteca se ha constituido para garantizar obligaciones a la orden, puede transmitirse por endoso del título, sin necesidad de notificación al deudor ni de registro. La hipoteca constituida para garantizar obligaciones al portador, se transmitirá por la simple entrega del título sin ningún otro requisito.

  • Se podrán ceder los créditos con garantía hipotecaria, sin necesidad de notificación al deudor, de escritura pública, ni de inscripción en el Registro Público, siempre que el cedente lleve la administración de los créditos. En caso de que el cedente deje de llevar la administración de los créditos, el cesionario deberá notificar por escrito la cesión al deudor. En cualquier caso, a requerimiento del deudor hipotecario, el acreedor primitivo podrá informarle a quién cedió el crédito.

  • En los supuestos previstos en los dos párrafos anteriores, la inscripción de la hipoteca a favor del acreedor original se considerará hecha a favor del o los cesionarios referidos en tales párrafos, quienes tendrán todos los derechos y acciones derivados de ésta.

  • ARTÍCULO 2421.- La hipoteca generalmente durará por todo el tiempo que subsista la obligación que garantice, y cuando ésta no tuviere término para su vencimiento, la hipoteca no podrá durar más de diez años.

  • Los contratantes pueden señalar a la hipoteca una duración menor que la de la obligación principal.

  • ARTÍCULO 2422.- Cuando se prorrogue el plazo de la obligación garantizada con la hipoteca, ésta se entenderá

prorrogada por el mismo término, a no ser que expresamente se asigne menor tiempo a la prórroga de la hipoteca.

  • ARTÍCULO 2423.- Durante la prórroga y el término señalado para la prescripción, la hipoteca conservará la prelación que le corresponda desde su origen.

  • ARTÍCULO 2424.- La hipoteca prorrogada por segunda o

más veces, sea con plazo fijo, sea por tiempo

indeterminado, solo tendrá la preferencia que le

corresponda por la fecha del último registro.



ARTÍCULO 2425.- Llamase necesaria a la hipoteca especial y expresa que por disposición de la ley estén obligadas a constituir ciertas personas para asegurar

los bienes que administran, o para garantizar los créditos de determinados

acreedores.

ARTÍCULO 2426.- La constitución de la hipoteca necesaria podrá exigirse en cualquier tiempo, aunque haya cesado la causa que le diere fundamento,

siempre que esté pendiente de cumplimiento la obligación que se debiera haber

asegurado.

ARTÍCULO 2427.- Si para la constitución de alguna hipoteca necesaria se ofrecieren diferentes bienes y no convinieren los interesados en la parte de responsabilidad que haya de pesar sobre cada uno, conforme a lo dispuesto en el artículo 2400 decidirá la autoridad judicial, previo dictamen de peritos.

Del mismo modo decidirá el Juez las cuestiones que se susciten entre los interesados, sobre la calificación de suficiencia de los bienes ofrecidos para la constitución de cualquiera hipoteca necesaria.

  • ARTÍCULO 2428.- La hipoteca necesaria durará el

mismo tiempo que la obligación que con ella se

garantiza.

  • ARTÍCULO 2429.- Tienen derecho de pedir la hipoteca necesaria para seguridad de sus créditos:

  • I. El coheredero o partícipe, sobre los inmuebles repartidos, en cuanto importen sus respectivos saneos o el exceso de los bienes que hayan recibido;

  • II. Los descendientes de cuyos bienes fueren meros administradores los padres o ascendientes, sobre los bienes de éstos, para garantizar la conservación y devolución de aquéllos;

  • III. Los menores y demás incapacitados sobre los bienes de sus tutores, por los que éstos administren;

  • IV. Los legatarios sobre los inmuebles de la herencia, por el importe de su legado, si no hubiere hipoteca especial designada por el mismo testador;

  • V. El Estado, los Municipios y los establecimientos públicos, sobre los bienes de sus administradores o recaudadores, para asegurar las rentas de sus respectivos cargos.

ARTÍCULO 2430.- La constitución de hipoteca en los casos a que se refieren las fracciones II y lII del artículo anterior, puede ser pedida:

I. En el caso de bienes de que fueren meros administradores los padres, por los herederos legítimos del menor;

II. En el caso de bienes que administren los tutores, por los herederos legítimos y por el curador del menor o

incapacitado;

III. En todo caso por el Ministerio Público, si no la pidieren las personas enumeradas en las fracciones anteriores.

  • ARTÍCULO 2431.- La constitución de hipoteca por los bienes de hijos de familia, de los menores y de los demás incapacitados, se regirá por las disposiciones de los Capítulos II, Título Octavo; IX, Título Noveno; y I y III, Título Undécimo, del Libro Primero.

  • ARTÍCULO 2432.- Los que conforme al artículo 2429, tienen el derecho de exigir la constitución de hipoteca

necesaria, tienen también el de objetar la suficiencia de la que se ofrezca, y el de pedir su ampliación cuando los

bienes hipotecados se hagan por cualquier motivo

insuficientes para garantizar el crédito. En ambos casos resolverá el Juez.

  • ARTÍCULO 2433.- Si el responsable de la hipoteca designada en las fracciones II, lII y IV del artículo 2429, no

tuviere inmuebles, no gozará el acreedor más que del privilegio mencionado en el artículo 2486, salvo lo dispuesto en el Capítulo IX, Título Noveno, Libro Primero.

 ARTÍCULO 2434.- Podrá pedirse y deberá ordenarse en su caso la extinción de la hipoteca:


ARTÍCULO 2434.- Podrá pedirse y deberá ordenarse en su caso la extinción de la hipoteca:

I. Cuando se extinga el bien hipotecado;

II. Cuando se extinga la obligación a que sirvió de garantía;

III. Cuando se resuelva o extinga el derecho del deudor

sobre el bien hipotecado;

IV. Cuando se expropie por causa de utilidad pública el bien

hipotecado, observándose lo dispuesto en el artículo 2405;

V. Cuando se remate judicialmente la finca hipotecada, teniendo aplicación lo prevenido en el artículo 1820

VI. Por la remisión expresa del acreedor;

VII. Por la declaración de estar prescrita la acción

hipotecaria.

  • GRACIAS…

  • ESPERO HAYA SIDO DE SU AGRADO….

    • ATT: Omar Palomino