Está en la página 1de 14

CALPULLI

AZTLÁN
CULHUACÁN

CHIMALMA MIXCÓATL

Salida de los mexicas en el año 1 Tecpatl.


TEOXAHUAL (LA CUATRO TEOMAMAQUE,
QUE TIENE AFEITE UNO DE ELLOS CARGA A
DIVINO
HUITZILOPOCHTLI

MATLALTZINCAS

TEPANECAS

COLHUAS

MALINALCAS

TLAHUICAS

XOCHIMILCAS

CHALCAS CHICOMOXTOC
AÑO 1111
HUEJOTZINCAS

Huitzilopochtli les habla y


les ordena separarse de
los otros barrios.
“Aquí en éste fue cuando arribaron los azteca al pie del gran árbol. Y
cuando aquellos teomamaque, el de nombre Cuahcóhuatl y el de
nombre Apanécatl y el nombre Tezcacohuácatl y la de nombre
Chimalma, llegaron al pie del árbol, enseguida tomaron asiento donde
esta el corpulento árbol; luego allí en su base, colocaron su momoztli
de tierra en el que asentaron al diablo Huitzilopochtli. Cuando lo
asentaron, enseguida tomaron sus bastimentos; y estaban a punto de
comer los aztecas cuando de pronto se quebró sobre ellos el gran
árbol. Y al punto abandonaron lo que iban a comer; durante muchísimo
tiempo permanecieron cabizbajos los azteca, pero enseguida los llamó
el diablo, (sic.) les dijo Huizilopochtli: <Despidan a las ocho
poblaciones que los acompañan, a los colhuaque. Díganles que no
iremos a donde habríamos de ir, de aquí nos volveremos>."

Códice Aubin
A PARTIR DE AQUÍ EL
REPRESENTACIÓN DEL DIOS DE PRINCIPAL DIOS ES
HUITZILOPOCHTLI, QUIEN
LA GUERRA EN FORMA DE ÁGUILA LES ENSEÑA EL ARTE DE
LA CAZA, AHORA SE
LLAMAN MEXICAS.

SIMBOLIZA A
TECUZISTECATL
Y NANAHUATZIN

LUGAR DONDE COATEPEC


LLORÓ EL
CUEXTECO

NACIMIENTO DE
HUITZILOPOCHTLI

PRESAGIA EL FIN DE TULA


Encuentro con los Mixmixcoas E INTRODUCEN EL RITUAL
DE FLECHAMIENTO CON
LOS HUASTECOS.
SIMBOLIZA EL FIN DE LOS TOLTECAS Y EL NACIMIENTO
DEL PUEBLO MEXICA
CEREMONIA
DEL FUEGO
NUEVO

TULA

PRIMERA CEREMONIA
DEL FUEGO NUEVO
AQUITALAQUIA ATOTONILCO
TLEMACO APAZCO
TZOMPANCO
XALTOCAN ACALHUACÁN
HUIZTEPEC
EHECATÉPETL TOLPETLAC
COHUATITLÁN
TECPAYOCAN PANTITLÁN
HUIZACHITITLÁN
PANTITLÁN

ACOLNAHUAC TECHCATITLAN
AZCAPOTZALCO POPOTLAN
ATLACUHAYA CHAPULTEPEC
CULHUACÁN
Después de celebrar la ceremonia del Xiuhmolpilli, los guerreros mexicas luchan contra
los pueblos asentados con anterioridad en estas tierras, el curso del líquido precioso
que brotaba de la tierra queda interrumpido y los aspirantes a ser nuevos habitantes del
valle son vencidos y obligados a esconderse entre los tulares y carrizales de la laguna
donde lloran su desgracia con sus mujeres. Los culhuas toman prisioneros a Atlxochitl
(flor de agua) y a su padre Huitzilihuitl (pluma de colibrí) y asidos por los cabellos son
llevados ante Coxcox (Codorniz) mandatario de Culhuacán (cerro torcido),

quien sentado en un imponente icpalli o trono recibe a los recién llegados


convirtiéndolos en tributarios y sirvientes, dándoles como vivienda el barrio de
Contintlán (junto a las ollas)

donde los mexicas cohabitan con las mujeres del sitio y demuestran su hombría
dejando su simiente en ellas. A partir del mestizaje con los de Culhuacán (quienes
heredan la cultura tolteca) forjan un pasado colectivo, para así poder dirigirse hacia un
futuro grandioso.