Está en la página 1de 10

FED ER IC O

NI ETZ SCH E
Nació en Röcken, un pueblo de Sajonia, el
15 de octubre de 1844 y falleció en
Weimar, 25 de agosto de 1900.
fue un filósofo, poeta y filólogo alemán,
considerado uno de los pensadores
modernos más influyentes del siglo XIX.
Realizó una crítica exhaustiva de la cultura,
religión y filosofía occidental, mediante la
deconstrucción de los conceptos que las
integran, basada en el análisis de las
actitudes morales (positivas y negativas)
hacia la vida.
Recibió una importante educación literaria, en
especial en el estudio de los clásicos griegos y
romanos, y por primera vez experimentó la
carencia de su vida familiar en un pequeño
pueblo de ambiente cristiano. Durante este
período se encontró bajo la influencia del poeta
Ernst Ortlepp. Después de su graduación en
1864.
desde el punto de vista filosófico y, en
consecuencia, comenzó a adentrarse en esta
disciplina, superando su interés por la filología.
En 1867 realizó un año de servicio militar
voluntario con la división de artillería prusiana de
Naumburgo.
Nietzsche comenzó sus estudios en teología y
filología clásica en la Universidad de Bonn. Por
un breve período fue miembro de la
Burschenschaft Frankonia. Para disgusto de su
madre, abandonó sus estudios de teología tras
un semestre y comenzó los de filología con el
profesor Friedrich Wilhelm Ritschl. Al año
siguiente siguió al maestro a la Universidad de
Leipzig. Allí entablaría una íntima amistad con el
estudiante Erwin Rohde. Los primeros escritos
sobre filología de Nietzsche serían publicados
un poco más tarde.
FILOS OF IA
En su concepción sombría de la vida, sustituye la
voluntad de negación de éste por una voluntad
de afirmación. Su concepción de la tragedia
griega como autorrenovación le lleva a la
concepción de un superhombre más allá del
bien y del mal. Para Nietzsche, la metafísica y la
religión son ensoñaciones es decir imágenes
por decirlo así, pues la vida tiene su sentido en
sí misma, en tanto que voluntad de acción.
PEN SAM IEN TO
piensa que hay dos clases de hombres: los
señores y los esclavos, que han dado distinto
sentido a la moral. Para los señores, el
binomio «bien-mal» equivale a «noble-
despreciable». Desprecian como malo todo
aquello que es fruto de la cobardía, el temor, la
compasión, todo lo que es débil y disminuye el
impulso vital. Aprecian como bueno, en
cambio, todo lo superior y altivo, fuerte y
dominador. La moral de los señores se basa
en la fe en sí mismos, el orgullo propio.
OBR AS
 Homero y la Filología Clásica en 1869
 El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la
música en 1872
 Sobre verdad y mentira en sentido extramoral
en 1873
 Humano, demasiado humano en 1878
 Aurora. Reflexiones sobre los prejuicios
morales en 1881
 La gaya ciencia en 1882
 Así habló Zaratustra en 1883
TEX TOS
 Los años de la niñez
 Libertad de la voluntad y fatum
 El drama musical griego
 Sócrates y la tragedia
 La visión dionisiaca del mundo
 El nacimiento de la tragedia
 Sobe verdad y mentira en sentido
extramoral
Los años de mi niñez, fragmento :
Cuando somos adultos solemos acordarnos únicamente
de los momentos más significativos de nuestra
primera infancia. Aunque yo no soy adulto todavía y
apenas si he dejado a mis espaldas los años de
infancia y pubertad, he olvidado ya muchas cosas de
aquel tiempo, y lo poco que sé, probablemente sólo lo
retengo porque lo he oído contar. Las hileras de años
pasan volando ante mi vista como si se tratase de un
confuso sueño. Por eso no puedo remitirme a alguna
fecha concreta de los diez primeros años de mi vida.
Sin embargo, aún poseo algo claro y vivo en mi alma,
y eso es cuanto desearía, uniendo luces y sombras,
plasmar en un cuadro. Pues, ¡qué instructivo es poder
observar lo diverso del desarrollo de la inteligencia y el
corazón y la omnipotencia de la Providencia Divina
que los guía!
Libertad de voluntad y fatum, fragmento:
La libertad de la voluntad, que en sí misma no es
otra cosa que libertad del pensamiento, está
limitada de la misma manera que la libertad de
pensar. El pensamiento no puede ir más allá del
horizonte hasta el que se extienden las ideas;
sin embargo, éste se basa en las percepciones
que se van adquiriendo y puede ampliarse
conforme lo hace. Asimismo, la libertad de la
voluntad puede expandirse también hasta ese
mismo punto, si bien, dentro de tales confines,
es ilimitada. Otra cosa distinta es el obrar de la
voluntad; la facultad de hacerlo se nos impone
de manera fatalista.