Está en la página 1de 23

CP Gabriel Spíndola

GVSM
Julio 2009
El avivamiento pentecostal de principios del
siglo XX, y la renovación carismática de
fines de los 50 hasta hoy constituyen uno
de los movimientos renovadores más
poderosos de la historia del Cristianismo.

¿Qué significado tiene para nosotros hoy en


día esta renovación del poder y los dones
del Espíritu Santo?
 a. El Espíritu Santo está trabajando
◦ Él está obrando en todo el mundo.
◦ Es el agente de cambio en el ser humano
◦ El hará que todo lo prometido por Dios en las Escrituras se cumpla.
◦ A través del Espíritu Santo, Dios interviene en la historia del Universo, y
en los asuntos de los hombres.
 b. La Escritura se cumple
◦ Joel 2:28-29 Después de esto, derramaré mi Espíritu sobre todo el
género humano. Los hijos y las hijas de ustedes profetizarán, tendrán
sueños los ancianos y visiones los jóvenes. En esos días derramaré mi
Espíritu aun sobre los siervos y las siervas.
◦ Hechos 2:14-16 Entonces Pedro, con los once, se puso de pie y dijo a
voz en cuello: Compatriotas judíos y todos ustedes que están en
Jerusalén, déjenme explicarles lo que sucede; presten atención a lo que
les voy a decir. Éstos no están borrachos, como suponen ustedes.
¡Apenas son las nueve de la mañana! En realidad lo que pasa es lo que
anunció el profeta Joel.
 c. Vivimos en la continuación de los Hechos de los
Apóstoles
◦ En el libro de los Hechos de los Apóstoles encontramos cinco instancias
en las que la gente recibe el bautismo del Espíritu Santo (Hechos 2:4;
8:14-25; 9:17-20; 10:44-48; 19:1-7)
Aspectos a Destacar de las 5 Instancias en las que la
gente recibe el Bautismo del Espíritu Santo

1. Un suceso puntual, histórico, y súbito, de la presencia


poderosa de Dios, experimentada por todos los presentes.

2. Una evidente transformación en las vidas y ministerios


de los discípulos que fueron llenos del Espíritu Santo.

3. Esta experiencia proporcionó un ímpetu para el


crecimiento de la iglesia.

4. La presencia del fenómeno del hablar en lenguas


(glosolalia) en tres de estos cinco relatos de bautismo del
Espíritu Santo.

5. La iglesia recibió poder para testificar y llevar el


Evangelio a las naciones, y para experimentar una nueva
dimensión de vida y relación cristianas.
Los dones del Espíritu Santo (don: charisma;
dones: charismata) son medios que Dios nos
ha dado para nutrir nuestro desarrollo en el
ministerio.

Deben ser ejercitados en la congregación para la


edificación de la Iglesia.

Deben ser ejercitados más allá de la


congregación para la evangelización eficaz en el
cumplimiento de la Gran Comisión.
Mateo 28:18-20 NVI Jesús se acercó entonces a ellos y
les dijo: Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la
tierra. Por tanto, vayan y hagan discípulos de todas las
naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo
y del Espíritu Santo, enseñándoles a obedecer todo lo
que les he mandado a ustedes. Y les aseguro que estaré
con ustedes siempre, hasta fin del mundo.
 Dios obra a través de los dones y el poder del
Espíritu Santo a fin de reproducir el ministerio de
Jesucristo en la Iglesia.
◦ 1 Corintios 12:1 No quiero, hermanos, que ignoréis
acerca de los dones espirituales.

 Por lo tanto la investidura del Poder del Espíritu


Santo y sus dones en operación
◦ No están reservados como algo exclusivo de una
denominación o un movimiento,
◦ Ni es algo nuevo porque resulta novedoso para nosotros,
◦ Es una experiencia que caracterizó a la iglesia primitiva,
◦ Les proporcionó la plenitud del Poder espiritual para un
servicio más eficaz.
 A. Para equipar a los creyentes
◦ Hechos 1:4, 5, 8 Y les mandó que no se fueran de Jerusalén,
sino que esperasen la promesa del Padre,Padre la cual, les dijo,
oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas
vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no
muchos días... recibiréis poder cuando haya venido sobre
vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en
toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Cuando Dios llama a alguien a llevar a cabo un ministerio o


servicio en particular, Él equipa a tal persona con las
herramientas necesarias para hacerlo.
◦ Éxodo 35:30-32 Y dijo Moisés a los hijos de Israel: Mirad,
Jehová a nombrado a Bezaleel hijo de Uri, hijo de Hur, de la
tribu de Judá; y lo ha llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría,
en inteligencia, en ciencia y en todo arte, para proyectar
diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce.
 B. Para edificación de los creyentes.
El propósito de los dones es la edificación
de la Iglesia, para que crezca cimentada
en Cristo Jesús.
◦ Efesios 4:12 A fin de perfeccionar a los santos
para la obra del ministerio, para la edificación
del cuerpo de Cristo.

Cuando los dones del Espíritu están en


operación, la Iglesia llega a ser lo que Dios
quiere que sea.
 C. Para establecimiento de los creyentes. Cuando los
cristianos no están bien establecidos, son llevados
de aquí para allá por cualquier viento de doctrina.
◦ Romanos 1:11 Porque deseo veros, para comunicaros algún
don espiritual, a fin de que seáis confirmados.

◦ Efesios 4:12, 14 A fin de perfeccionar a los santos para la obra


del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo... para
que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de
todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para
engañar emplean con astucia las artimañas del error.

Los dones del Espíritu establecen a los creyentes sobre


bases firmes, que resistirán cualquier tormenta que se
presente en sus vidas.
 D. Para dar efectividad a la Iglesia.
◦ 1 Corintios 12:7 NVI 7 A cada uno se le da una manifestación especial
del Espíritu para el bien de los demás.

Cuando la Iglesia depende solamente de los dones del pastor,


muchas necesidades quedan sin ser satisfechas en el cuerpo de
Cristo. Pero si cada creyente ejercita el don que el Espíritu Santo
le dio, entonces la Iglesia funciona plenamente, y la obra de Dios
se lleva a cabo.

 E. Para exaltar a Cristo


◦ 1 Pedro 4:10-11 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a
los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de
Dios... para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien
pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

Cuando usamos los dones espirituales en la manera correcta,


Cristo es exaltado. Es nuestro propósito, en esta vida y por toda la
eternidad, traer gloria a Su Nombre.
1. Los Dones se distinguen de las habilidades naturales.
En todas las listas de dones que el Nuevo Testamento ofrece, en
ninguna aparece la música. El Antiguo Testamento nos presenta algunas
personas que eran talentosas para el arte musical. Hay personas que
tienen un talento natural para la música, y tal habilidad viene
ciertamente de Dios.
Santiago 1:17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto,
del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación.
Todas las capacidades naturales pueden energizarse, y sinergizarse, con
los dones del Espíritu.

2. Los Dones son diferentes al fruto del Espíritu


El fruto del Espíritu comprende esas virtudes que surgen de un carácter
dominado por el Espíritu Santo: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad,
bondad, fidelidad, mansedumbre y templanza. Es lo que somos. somos En
cambio, los dones del Espíritu son maneras a través de las cuales
servimos. Es lo que hacemos.
hacemos
La presencia de un don no es en manera alguna la certificación de un
carácter santo y consagrado a Dios. A esto se refería el apóstol Pablo:
1 Corintios 12:31 Procurad, pues, los dones mejores. Mas yo os muestro un
camino aun más excelente.
3. Los dones son determinados por la soberanía de Dios
1 Corintios 12:11 Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu,
repartiendo a cada uno en particular como él quiere.
Dios determina qué persona recibirá qué don en función de Su voluntad,
soberanía y gracia. A Dios le corresponde el darlo, y a nosotros el
desarrollarlo.
desarrollarlo No podemos adquirir el don de Dios por méritos propios,
como Simón el mago quiso hacer en Samaria.
◦ Hechos 8:20 Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigo, porque has
pensado que el don de Dios se obtiene con dinero.

4. Los dones del Espíritu son para todos los creyentes


◦ 1 Corintios 12:7 Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para
provecho.
◦ 1 Pedro 4:10 Cada uno, según el don que ha recibido, minístrelo a los otros.

Estos pasajes no dejan lugar a dudas, o a excusas, acerca de los dones


espirituales. Pedro no dice: "si alguno recibió algún don..." Él es enfático
en aseverar que cada creyente ha recibido un don del Espíritu,
Espíritu un regalo
del cielo.
Muchos cristianos recibieron el regalo, y lo colocaron en algún armario
como adorno. Nunca desenvolvieron el regalo, nunca lo desarrollaron.
Como dijimos antes, el fruto del Espíritu adorna nuestras vidas, los dones
son para ponerlos a trabajar.
A. El problema de la “Espiritualidad"
Tener un don espiritual no significa que uno es espiritual.
espiritual De hecho, el uso de
manera desconsiderada y carnal de los dones del Espíritu Santo motivó al apóstol
Pablo a escribirle a la iglesia en Corinto acerca de ellos. Pablo asegura a los Corintios
"no os falta ningún don" (1 Corintios 1:7) y procede a reconvenirles:
◦ 1 Corintios 3:3 Porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y
disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?
Es irónico que alguien puede ser ricamente dotado con dones del Espíritu, y al
mismo tiempo caminar lejos del Señor.
Señor

B. El problema de la “Especialidad"
Hay cristianos que rehúsan evangelizar, diciendo que no tienen "el don del
evangelismo", y esto sucede prácticamente en todas las áreas en que el cristiano
debe ministrar. Sin embargo, cada uno de los dones del Espíritu tienen también una
aplicación general.
general Todos hemos sido llamados a evangelizar, exhortar, servir,
enseñar a otros (el camino de la salvación, por ejemplo), mostrar misericordia. Sólo
por ser hijos de Dios tenemos que estar dispuestos a trabajar en todas las áreas del
ministerio cristiano.

C. El problema del Egoísmo


En realidad, Dios no nos da los dones específicamente a nosotros. Las Escrituras
dicen que los dones son "para provecho de todos". Pedro nos pide que compartamos
con otros el don que hemos recibido. Y luego está Pablo, quien dice que estos dones
son para la iglesia.
◦ 1 Corintios 12:28 Y a unos puso Dios en la iglesia, primeramente apóstoles, luego profetas, lo
tercero maestros, luego los que hacen milagros, después los que sanan, los que ayudan, los que
administran, los que tienen don de lenguas.
En realidad, nadie puede usar el don del Espíritu Santo para sí mismo.
mismo Nadie puede
profetizarse, evangelizarse o exhortarse a sí mismo.
Nos ayuda, para el entendimiento de los dones
espirituales, el comprender los distintos roles
que cada miembro de la Divina Trinidad
juegan en el otorgamiento de dones al
hombre.
hombre
 Sabemos que nuestra vida está dada por el Padre
(Génesis 2:7; Hebreos 12:9)
 El Padre a su vez dio a su único Hijo como
Redentor de la humanidad (Juan 3:16).
◦ Jesucristo es el dador de vida eterna (Juan 5:38-40;
10:27-28) habiendo derramado su sangre y dado su vida
en rescate por muchos (Juan 10:17-18; Efesios 5:25-27)
 Luego el Padre y el Hijo enviaron al Espíritu Santo
(Hechos 2:17, 33) para proseguir con la obra
redentiva a través del trabajo de la Iglesia.
En consecuencia, encontramos que los dones
espirituales descritos en Romanos 12:3-8 han
sido dados por el Padre.
◦ Romanos 12:3-8 … Nadie tenga un concepto de sí más
alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí
mismo con moderación, según la medida de fe que Dios
le haya dado…
Estos dones parecen describir motivaciones
básicas,
básicas es decir, tendencias inherentes que
caracterizan a cada individuo,
individuo a quien el Creador,
por derecho propio y en ejercicio de su
prerrogativa creacional, ha concedido estos
particulares dones. Pablo describe siete
categorías de dones,
dones de los cuales más de uno
puede estar presente en la persona, por ejemplo
prestar un servicio con compasión.
Es hablar con valentía y visión, bajo la inspiración del Espíritu Santo. Este nivel
profético es mencionado en Apocalipsis 19:10 "Adora a Dios; porque el testimonio de
Jesús es el espíritu de la profecía."

El Espíritu de la Profecía es el manto profético del Espíritu Santo que es dado al


creyente, o a un cuerpo de creyentes, en diversas ocasiones, para profetizar la
Palabra de Dios ("el Testimonio de Jesús"). Sin esta especial unción el creyente no
podría profetizar. Aquellos que no son profetas, o no tienen el don de profecía, no
pueden profetizar a menos que el Espíritu de Profecía esté sobre ellos. Este fluir
profético es, por definición, esporádico, indicando que no es la operación de un don u
oficio.

Moisés expresó su deseo de que todo el pueblo de Dios profetizara (Números 11:29)

El apóstol Pablo indicó que todos los creyentes pueden profetizar


◦ 1 Corintios 14:24, 31 Pero si uno que no cree o uno que no entiende entra cuando todos están
profetizando, se sentirá reprendido y juzgado por todos... 31 Así todos pueden profetizar por
turno, para que todos reciban instrucción y aliento.

Sin embargo distinguió el ejercicio del don u oficio profético.


◦ 1 Corintios 12:29 ¿Son todos apóstoles? ¿son todos profetas? ¿todos maestros? ¿hacen todos
milagros?

Tener una unción para profetizar en un determinado momento no indica la presencia


del don u oficio. Cuando el Espíritu Santo mueve en un servicio, el manto profético
puede recaer sobre toda la congregación, y cualquiera que tenga fe puede profetizar.
No pasa ni tiene que necesariamente pasar en todas las reuniones del pueblo de
Dios. Los setenta ancianos de Números 11:24-30, y Saúl en 1 Samuel 10:10
profetizaron bajo la unción del espíritu de profecía.
Cada cristiano debe estar dispuesto a servir a otros. Pero
hay gente que tiene el don de hacerlo. Siempre están en el
lugar y el tiempo correcto para servir. No hay que
buscarlos, aparecen solos. Sin ellos, todo el ministerio de la
iglesia se viene abajo. Hechos 6 nos habla de personas
"llenas del Espíritu Santo y de sabiduría" (varones
especialmente, lo cual es raro hoy en día) que ejercían este
don, para que los apóstoles puedan dedicarse a la Palabra
y las oraciones. El que tiene este don, que sirva, dice Pablo.
No espere que lo llamen, ofrézcase.

El Señor Jesús es el ejemplo de actitud en el servicio. Como


Él sirvió, debemos nosotros servir.
◦ Mateo 20: 25-28 25 Jesús los llamó y les dijo: -Como ustedes
saben, los gobernantes de las naciones oprimen a los súbditos,
y los altos oficiales abusan de su autoridad. 26 Pero entre
ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse
grande entre ustedes deberá ser su servidor, 27 y el que quiera
ser el primero deberá ser esclavo de los demás; 28 así como el
Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y
para dar su vida en rescate por muchos.
Este don, al igual que el de profecía, tiene que ver con la
revelación de la voluntad de Dios, pero su énfasis
primordial está las Escrituras. El Espíritu Santo provee la
iluminación sobrenatural para entender las Escrituras. Los
discípulos experimentaron esto en el camino a Emaús.
◦ Lucas 24:32 Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro
corazón en nosotros, mentras nos hablaba en el camino, y
cuando nos abría las Escrituras?

El don de enseñanza en operación provee de la habilidad


para explicar y aplicar la verdad divina revelada en las
Escrituras al pueblo de Dios. El que enseña no sólo dice lo
que hay que hacer, sino que acompaña al alumno en el
proceso, para asegurarse que aprenda. Pablo dice que las
mujeres ancianas enseñen a las más jóvenes (Tito 2:4)
respecto a sus maridos e hijos.
Exhortar es la palabra griega para "consolar",
"confortar" o "aconsejar". Es el título de Cristo
(Consejero) y del Espíritu Santo (Consolador)

En la iglesia hace falta gente con este don, que


fortalezcan al débil, acompañen al cansado,
venden al herido, lloren con el que llora y den
ánimo al desanimado. Bernabé, en el Nuevo
Testamento, es un ejemplo (Hechos 4:36)
◦ Hebreos 10:24-25 NVI 24 Preocupémonos los unos por los
otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras.
25 No dejemos de congregarnos, como acostumbran
hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con
mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca.
Repartir Significa "dar", en un espíritu de
generosidad. Hay gente que quizás no haga
mucho, pero da mucho. Han aprendido a servir a
Dios con sus bienes. Sin ellos, la obra del
ministerio se desmoronaría. Dan lo necesario y
más de lo necesario, "con liberalidad", dice Pablo,
sin doblez de corazón ni ulterior motivo para su
generosidad.
◦ 2 Corintios 9:11-13 11 Ustedes serán enriquecidos en
todo sentido para que en toda ocasión puedan ser
generosos, y para que por medio de nosotros la
generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a
Dios. 12 Esta ayuda que es un servicio sagrado no sólo
suple las necesidades de los santos sino que también
redunda en abundantes acciones de gracias a Dios. 13
En efecto, al recibir esta demostración de servicio, ellos
alabarán a Dios por la obediencia con que ustedes
acompañan la confesión del evangelio de Cristo, y por su
generosa solidaridad con ellos y con todos.
Presidir o Liderar. Son personas que
tienen el don de organizar y dirigir.
Pueden ver las metas, y lo que hace falta
para llegar allí. Dice Pablo que lo hagan
con solicitud, es decir, sin transformarse
en tiranos o dictadores, sino guiando con
el ejemplo.
◦ 1 Pedro 5:2-3 2 Cuiden como pastores el rebaño
de Dios que está a su cargo, no por obligación
ni por ambición de dinero, sino con afán de
servir, como Dios quiere. 3 No sean tiranos con
los que están a su cuidado, sino sean ejemplos
para el rebaño.
Es el don más sensitivo.
◦ Requiere compasión, ponerse en el lugar de
otro para ayudarle.
◦ A veces tiene que ser tierno, a veces tiene que
ser duro.
◦ El objetivo es ayudar.
◦ Requiere una sensibilidad especial para
detectar la necesidad, pero también para
discernir los espíritus, es decir, las actitudes de
aquellos que prefieren que otro haga las cosas
por ellos.
◦ Dice el apóstol que lo tiene que hacer sin
quejarse.
Jesús es el ejemplo perfecto del
ejercicio de los dones:
Profecía: El reveló la voluntad del Padre
Servicio: "Yo vine a servir, no a ser
servido“
Enseñar: Lo hacía con autoridad.
Exhortar: Consolaba a los afligidos.
Repartir: Vino a dar su vida en rescate
por muchos.
Presidir: Estableció a los apóstoles, y los
guió.
Misericordia: Mostró compasión a los
necesitados.