Está en la página 1de 23

nauseas y vómitos. dolor. particularmente. DEFINICIÓN: • Síndrome clínico caracterizado por el inicio súbito de síntomas abdominales. .INTRODUCCIÓN OBJETIVO: • Establecer un criterio uniforme para el manejo del síndrome doloroso abdominal en urgencias. asegurando el cumplimiento de las normas técnicas para disminuir al máximo el índice de complicaciones.

cuando hacemos frente a un paciente que presenta un dolor abdominal. es una tarea difícil que requiere experiencia y gran capacidad de juicio clínico. . deberemos realizar • Detallada anamnesis • Examen físico completo • Exploraciones complementarias en función de las sospecha clínica.La interpretación correcta de este síntoma. Por ello.

TIPOS DE DOLOR Dependiendo del punto en el que se origine el estímulo doloroso podemos distinguir los siguientes tres tipos de dolor abdominal: DOLOR VISCERAL DOLOR PARIETAL DOLOR REFERIDO .

Exploraciones complementarias. Semiología Surós 8ava edición pp. 357-359 . El diagnóstico del paciente con dolor abdominal agudo se basa en: Exploración física.DIAGNÓSTICO Anamnesis.

Edad Sexo Grupo étnico Ocupación Lugar de residencia Semiología Surós 8ava edición pp.ANAMNESIS El interrogatorio constará siempre de los siguientes apartados: A) Filiación del paciente: puede ayudar a orientar el diagnóstico. 357-359 .

B) Antecedentes Hábitos tóxicos. fiebre mediterránea familiar. (cardiopatía.: adherencias obstrucción). En este sentido se deben recoger los datos referentes a: Patología abdominal previa (Ej.. diabetes. litiasis biliar). Antecedentes ginecológicos y/o urológicos. .: ulcus. déficit del inhibidor C-1 esterasa. Historia de intervenciones quirúrgicas (Ej..) a menudo pueden orientar a la causa del dolor abdominal. Una revisión cuidadosa de otros problemas médicos del paciente. Los antecedentes familiares pueden hacernos sospechar cuadros metabólicos o genéticos como: porfiria aguda intermitente. cáncer de colon etc.

.

deben incluir: La progresión (continuo o intermitente). La duración de los síntomas (horas o días). un dolor de inicio brusco y muy intenso nos orientara hacia patología aguda intraabdominal como perforación de víscera hueca. a diferencia del dolor intermitente que caracteriza la obstrucción intestinal en sus estadios iniciales.C) Semiología del dolor: Localización La localización del dolor resulta fundamental ya que puede orientar sobre el órgano o víscera afectada y por tanto sobre el origen del cuadro. Mientras en la apendicitis el dolor suele ser progresivo. . Las consideraciones cronológicas en la evaluación de un paciente con dolor abdominal agudo. Cronología Por ejemplo. También puede resultar útil y orientarnos sobre la causa del dolor. La rapidez de instauración del cuadro (súbito o progresivo). La obstrucción biliar y urinaria suelen producir un dolor continuo con exacerbaciones. isquemia intestinal aguda o rotura de aneurisma.

.

.

dado que la tolerancia al dolor es distinta en cada paciente. . El del cólico urinario hacia los genitales. Irradiación Con relativa frecuencia el dolor abdominal se irradia a otras regiones pudiendo orientar el diagnóstico. El de la pancreatitis irradia en cinturón hasta la espalda. Por este motivo. aunque es difícil de medir. así: El dolor del cólico biliar irradia espalda y a escápula derecha. la estimación de la severidad del dolor no siempre es un indicador fiable.Intensidad La intensidad del dolor está generalmente relacionada con la magnitud del estímulo nocivo.

.

Concretamente la grasa aumenta la liberación de colecistoquinina. La aspirina o los AINES exageran el dolor de la esofagitis. mientras que el dolor de la dispepsia funcional es precoz en relación con las comidas. difícilmente localizables y que duran varias horas. fritos y alimentos muy dulces o salados. igualmente por el decúbito. En ambos casos el enfermo evita comer (sitofobia) y tiende a perder peso. En los procesos obstructivos del colon el dolor aumenta tras la ingesta como manifestación del reflejo gastro-cólico. estómago o duodeno. cítricos. lo que puede empeorar tanto los problemas orgánicos como funcionales. el ulcus y la gastroduodenitis. La pirosis de la esofagitis es postprandial y se ve agravada por el café. También el cólico hepático es nocturno. El alcohol puede provocar dolor de origen pancreático o hepático. alcohol. o agravar una lesión previa en esófago. clásicamente precipitado por una ingesta grasa. que dinamiza el peristaltismo intestinal. En la isquemia mesentérica crónica lo hace como resultado de una mayor demanda vascular tras una comida copiosa. tabaco. • • • • .Factores agravantes del dolor • • El patrón ulceroso típico aparece alrededor de las dos horas después de las comidas. con lo que suele ser nocturna. persistentes. lo que ocasiona dolores intensos.

• La aparición de dolor nocturno que despierta al paciente sugiere origen orgánico.• La defecación empeora los padecimientos de sigmoiditis. fisuras. • El que empeora con el ejercicio o los movimientos debe orientar a que el problema es músculo-esquelético. el cáncer de páncreas y la proctalgia fugax. Los más frecuentes son la úlcera gástrica y duodenal. • Es importante tener presente que el dolor abdominal. Hay pocos dolores de causa gastrointestinal que despierten regularmente al paciente. hemorroides…). sea cual sea su origen. está agravado durante la fase premenstrual. • Como norma general. • Es preciso valorar situaciones de estrés físico o emocional precedente o concurrente con el dolor. . proctitis y enfermedades perianales (abscesos. conviene no administrar sedantes. analgésicos o antibióticos en el dolor cuya etiología no esté clara. Sin embargo. La depresión es el cuadro mental que con más frecuencia intensifica y prolonga su angustia. en la enfermedad inflamatoria crónica el dolor se agrava con el movimiento y se alivia con el reposo.

duodeno o yeyuno se alivian con el vómito. . afección orgánica de colon o síndrome de intestino irritable (SII). enfermedad intestinal inflamatoria. del mismo modo que las lesiones que se asientan en estómago. • Cuando no está relacionado ni con la ingesta ni la defecación es posible que nos encontremos ante una patología pancreática. • Los pacientes que sufren lesiones pancreáticas o retroperitoneales tienden a adoptar una posición fetal. en un intento por aliviar los agudos dolores. la causa será espástica o por obstrucción de una víscera hueca. con los muslos flexionados contra el abdomen. retroperitoneal o de un órgano extraabdominal.Factores que alivian el dolor • Es característico que los pacientes que sufren de enfermedad ulcerosa alivien sus dolores con la ingesta de comida. Sugiere meteorismo. • El que calma o desaparece con la expulsión de gases o la defecación orienta a que el origen del problema está posiblemente en el colon. • Si se alivia con la aplicación local de calor. habitualmente ceden con aspirina.

cambios menstruales . o la existencia de síndrome miccional.Síntomas acompañantes • Se deberá interrogar también sobre otros signos y síntomas como el color de la orina y las heces (coluria. síntomas constitucionales. hipocolia o acolia).

PALPACIÓN Por ejemplo. en un paciente de edad avanzada.EXPLORACIÓN FÍSICA INSPECCIÓN Durante el examen del paciente. aún en presencia de una víscera perforada. El examen abdominal incluirá: PERCUSIÓN AUSCULTACIÓN TACTO RECTAL . el médico debe tener presente algunos datos de la información aportada por el interrogatorio. inmunocomprometido o diabético es menos probable que existan signos de irritación peritoneal.

rigidez muscular. Podemos detectar `matidez cambiante en flancos por ascitis. mientras que el dolor leve a la palpación profunda. . con rigidez. difuso y de carácter marcado. distensión.Inspección: Palpación: Percusión: Deberemos valorar la existencia de hernias. equimosis etc. es más característico de situaciones que no requieren intervención quirúrgica. cicatrices. eventraciones. Puede ser timpánica por exceso de gas tanto intraluminal (obstrucción intestinal) como extraluminal (pérdida de matidez en área hepática por neumoperitoneo). Debe comenzar en el punto mas alejado del punto más doloroso y progresar hacia el punto de mayor dolor. sin signos de irritación peritoneal. sugiere peritonitis. El dolor a la palpación superficial. Comenzaremos palpando de forma superficial y posteriormente iremos palpando con mayor profundidad.

En ocasiones se auscultan soplos vasculares abdominales.Auscultación: Valoraremos si existe peristaltismo y si está aumentado o disminuido.Una exploración genital puede permitirnos sospechar un quiste de ovario o de patología anexial. o un verdadero silencio abdominal que se observa en el íleo paralítico reflejo por irritación peritoneal y en las fases avanzadas de la obstrucción intestinal. Tacto rectal: Nos puede revelar la presencia de un fecaloma o un tumor rectal o la ocupación del saco de Douglas por líquido en pacientes con patología inflamatoria pélvica. frecuentes en las primeras fases de la obstrucción abdominal o en procesos que cursen con diarrea abundante.. Podemos auscultar ruidos intestinales intensos y de tonalidad metálica. . que pueden estar en relación con aneurismas. estenosis arteriales o tumores hipervascularizados...