Está en la página 1de 6

Se denomina inteligencia artificial a la rama de la ciencia

informática dedicada al desarrollo de agentes racionales no


vivos.

Por lo tanto, y de manera más específica la inteligencia


artificial es la disciplina que se encarga de construir
procesos que al ser ejecutados sobre una arquitectura física
producen acciones o resultados que maximizan una medida de
rendimiento determinada, basándose en la secuencia de entradas
percibidas y en el conocimiento almacenado en tal
arquitectura.
Características de la Inteligencia Artificial.

Una característica fundamental que distingue a los métodos de Inteligencia


Artificial de los métodos numéricos es el uso de símbolos no matemáticos, aunque
no es suficiente para distinguirlo completamente.

El comportamiento de los programas no es descrito explícitamente por el algoritmo.


La secuencia de pasos seguidos por el programa es influenciado por el problema
particular presente. El programa especifica cómo encontrar la secuencia de pasos
necesarios para resolver un problema dado (programa declarativo).

Las conclusiones de un programa declarativo no son fijas y son determinadas


parcialmente por las conclusiones intermedias alcanzadas durante las
consideraciones al problema específico.

El razonamiento basado en el conocimiento, implica que estos programas incorporan


factores y relaciones del mundo real y del ámbito del conocimiento en que ellos
operan.

Aplicabilidad a datos y problemas mal estructurados, sin las técnicas de


Inteligencia Artificial los programas no pueden trabajar con este tipo de
problemas.
Inteligencia artificial y emociones

Encargada de imitar una persona, y no su cuerpo, sino imitar al cerebro, en


todas sus funciones, existentes en el humano o inventadas sobre el
desarrollo de una máquina inteligente.

A veces, aplicando la definición de Inteligencia Artificial, se piensa en


máquinas inteligentes sin emociones, que "obstaculizan" encontrar la mejor
solución a un problema dado. Muchos pensamos en dispositivos artificiales
capaces de concluir miles de premisas a partir de otras premisas dadas, sin
que ningún tipo de emoción tenga la opción de obstaculizar dicha labor.

En esta línea, hay que saber que ya existen sistemas inteligentes. Capaces
de tomar decisiones "acertadas".

Aunque, por el momento, la mayoría de los investigadores en el ámbito de la


Inteligencia Artificial se centran sólo en el aspecto racional, muchos de
ellos consideran seriamente la posibilidad de incorporar componentes
“emotivos” como indicadores de estado, a fin de aumentar la eficacia de los
sistemas inteligentes.
Críticas

Las principales críticas a la inteligencia artificial tienen que

ver con su incapacidad de imitar por completo a un ser humano.

Estas críticas ignoran que ningún humano individual tiene

capacidad para resolver todo tipo de problemas, y autores como

Howard Gardner han propuesto que existen inteligencias múltiples.

Un sistema de inteligencia artificial debería resolver problemas.

Por lo tanto es fundamental en su diseño la delimitación de los

tipos de problemas que resolverá y las estrategias y algoritmos

que utilizará para encontrar la solución.


FUTURO DE LA IA.

El empleo de la IA esta orientado a aquellas


profesiones que, ya sea por lo incomodo, peligroso o
complicado de su trabajo necesitan apoyo de un experto
en la materia. Las ventajas que trae el disponer de un
asistente artificial no son mas que las de solucionar
los errores y defectos propios del ser humano; es
decir, el desarrollo de sistemas expertos que hoy en
día se están utilizando con éxito en los campos de la
medicina, geología y aeronáutica aunque todavía están
poco avanzados en relación con el ideal del producto
IA completo.
Conclusiones.
Dentro del ámbito de las Ciencias de la Computación la Inteligencia
Artificial es una de las áreas que causa mayor expectación, incluso dentro
de la sociedad en general, debido a que la búsqueda para comprender los
mecanismos de la inteligencia, ha sido la piedra filosofal del trabajo de
muchos científicos por muchos años y lo sigue siendo.

Dentro de las áreas de la Inteligencia Artificial lo que más ha atraído, es


el aprendizaje de máquinas, resultando vital el proceso de emular
comportamientos inteligentes.

Que un sistema pueda mejorar su comportamiento sobre la base de la


experiencia que recoge al efectuar una tarea repetitiva y que además, tenga
una noción de lo que es un error y que pueda evitarlo, resulta apasionante.

¿Pueden los computadores aprender a resolver problemas a partir de


ejemplos?

No hace tanto tiempo esta pregunta bordeaba la ciencia ficción, pero ahora
es objeto de profundos y prometedores estudios.