Está en la página 1de 11

Percepción

Flavell, J.I. (1993), “Percepción”, en


El desarrollo cognitivo. España:
Visor. pp. 296 – 300. Bloque II.
¿Son nuestras
habilidades y
conocimientos
perceptivos producto
de la naturaleza
biológica innata o son
producto de la
educación recibida
mediante la
experiencia infantil?
• ¿Qué funciones tiene la experiencia en el
desarrollo perceptivo?
• Cuando los bebés están recién nacidos ¿escuchan
tan bien como los adultos?
• Un recién nacido ¿puede ver como los adultos?
• ¿Qué quiere decir Flavell con que “gran parte del
desarrollo perceptivo posterior a la primera
infancia se podría considerar más exactamente
como desarrollo perceptivo-atencional”.
2 respuestas a esta pregunta:
Ambos factores Esta pregunta no es
suficientemente precisa y
(naturaleza biológica discriminativa para los
innata y educación investigadores actuales.
recibida) desempeñan Hoy prefieren plantearse
un papel fundamental preguntas como: ¿Cuánta
experiencia exactamente,
sobre nuestras de qué tipo concreto y
habilidades y durante qué periodo
conocimientos ontogénico es necesaria
y/o suficiente para la
perceptivos. adquisición de qué tipo
específico de
competencia perceptiva?
5 Funciones diferentes de la experiencia
en el desarrollo perceptivo:
• Maduración.
• Mantenimiento. La experiencia sólo
sirve para sostener o estabilizar una
competencia perceptiva que ya está
totalmente desarrollada.
• En la facilitación, la experiencia
acelera el dllo. de la competencia pero
no afecta a su forma o nivel final.
• Sintonización. La experiencia
modifica el resultado evolutivo final.
• En la inducción, el hecho y la forma
del desarrollo dependen fuertemente
de la presencia y la naturaleza
específica de la experiencia.
• Los bebés no pueden informar sobre sus experiencias
perceptivas, pero los investigadores pueden hacer
inferencias sobre su percepción a partir de sus conductas
no verbales.
• Los recién nacidos parecen tener un oído casi normal. Los
estudios han mostrado que los bebés recién nacidos
también perciben los sonidos consonánticos
categoricamente, una capacidad recibida de forma innata
que debe ayudarles a aprender el lenguaje.
• Hipótesis: estamos equipados desde el nacimiento con un
modo de percepción altamente especializado, un modo del
habla diseñado única y específicamente para ayudarnos a
adquirir los lenguajes naturales humanos.
• El sistema neural que ayuda al funcionamiento visual
no está totalmente desarrollado en los humanos en el
momento del nacimiento.
• Los recién nacidos tienen dificultades tanto para la
fijación visual de un objeto estacionario como para
mantener la fijación en uno móvil.
• Dos capacidades visuales estrechamente relacionadas
que son importantes para detectar y discriminar pautas
son: la agudeza visual y la sensibilidad al contraste.
• El examen visual y la visión de color mejoran durante
los primeros meses de vida.
• Antes de empezar a gatear (en torno a los siete
meses), los bebés humanos parecen haber adquirido
capacidades de percepción de la profundidad
suficientes como para ser capaces de ver que un
desnivel es además profundo. A pesar de ello, no
muestran temor a los desniveles hasta varios meses
después.
• Percepción intermodal, hace referencia a si los
sentidos están relacionados uno con otro de forma
innata, antes de la experiencia, o si sólo se
intercoordinan en función de la experiencia.
• Los bebés tienden a percibir las imágenes y los
sonidos como partes del mismo suceso si
están temporalmente sincronizados.
• Los recién nacidos pueden ser capaces de
imitar movimientos faciales que no pueden
verse hacer a sí mismos.
• Gran parte del desarrollo perceptivo posterior a
la primera infancia se podría considerar más
exactamente como desarrollo perceptivo-
atencional.
• El adquirir esta habilidad de controlar
voluntariamente la atención permite a los niños hacer
más flexible su despliegue atencional, más adaptativo
a la situación en que se encuentran.
• Una tercera tendencia evolutiva conduce a una mayor
planificación en la conducta atencional.
• Un cuarto resultado del desarrollo en esta área es la
habilidad para utilizar estas capacidades de control,
adaptabilidad y planificación que ha adquirido para
controlar, guiar y modificar la extensión temporal de
la atención, incluso hasta el punto de dedicarse a
varias empresas atencionales extendidas en el tiempo
de forma simultánea.
Percepción

Flavell, J.I. (1993), “Percepción”, en


El desarrollo cognitivo. España:
Visor. pp. 296 – 300. Bloque II.