Está en la página 1de 6
CIENCIAS DEL ESTADO EL ESTADO COMO «COMO APARATO COACTIVO » Y COMO «PODER»
CIENCIAS DEL
ESTADO
EL ESTADO COMO «COMO APARATO
COACTIVO » Y COMO «PODER»
O Cuando la teoría dominante del estado declara que este constituye un «un aparato coactivo» y
O Cuando la teoría dominante del estado
declara que este constituye un «un
aparato coactivo» y la doctrina tradicional
jurídica considera que el derecho es un
orden coactivo, queda mostrado que,
fundamentalmente, amabas teorías tienen
en cuenta el mismo objeto, ya que el
«aparato» de la coacción no es mas que
una metáfora para designar el «orden»
coactivo.
O Es verdad que en lo que de ordinario se piensa cuando se habla de esa
O Es verdad que en lo que de ordinario se
piensa cuando se habla de esa
«coacción» que es esencial al estado
,aquel contenido especifico de las normas
jurídicas – castigo, ejecución que sirve
para diferenciar el derecho de otras
normas.
«Poder efectivo» O Solo puede y tiene que ser predicado fundamentalmente del derecho; se piensa con
«Poder efectivo»
O Solo puede y tiene que ser predicado
fundamentalmente del derecho; se piensa
con ello en la eficacia del orden jurídico,
en la eficiencia de las representaciones
de las normas jurídicas
O Es inadmisible confundir esta eficacia, como poder, con el estado ponerlo junto al derecho como
O Es inadmisible confundir esta eficacia,
como poder, con el estado ponerlo junto
al derecho como norma, se comete el
error de situar a uno y otro en la misma
esfera existencial. De ese modo nace el
problema , prescindiendo que se puede
oponer el estado (como poder) al derecho
(como norma) el estado como norma
(orden estatal) al derecho como poder
(poder jurídico)
O La doctrina dominante halla la «positividad» de las normas, positividad del derecho en la eficiencia
O La doctrina dominante halla la
«positividad» de las normas, positividad
del derecho en la eficiencia de su
representación . Si el poder del estado, si
el estado como poder no es otra cosa que
la positividad del derecho, queda probado
que la doctrina dominante hallase
constituido por la identidad de estado y
derecho.