Está en la página 1de 8

Jairo Guerrero, 61 años Asesor de autoridades indígenas de Colombia en Territorio Es ingeniero agrónomo, especializado en agricultura orgánica Es dedicado a la parte indígena en territorio. Autor de varios estudios sobre los Awás

Usted ha realizado varios estudios sobre los Awás, ¿qué ha descubierto en esos estudios?

He adelantado más de 60 estudios socio económicos, jurídicos y de tenencia de tierra para constitución de resguardos, a nivel de Nariño, Cauca, Chocó y Putumayo. Además soy co autor de varios libros relacionados con los indígenas y también hemos adelantado lo que son metodologías para determinar lo que nosotros llamamos requerimientos, necesidades a tiempo en comunidades indígenas. En la escuela de derecho propio, donde estuvimos coordinando parte de la escuela del pueblo de los pastos durante 4 años, publicamos unas cuatro cartillas, una sobre conceptos dentro de la visión indígena, debido proceso, mitos y leyendas, una recopilación de la legislación indígena, interpretando desde lo de afuera a lo propio.

¿En estos estudios se habla de la influencia o impacto del megaproyecto de la intermodal Brasil Tumaco para las comunidades awás?

Es grave. Nosotros trabajamos una investigación que la llamamos políticas públicas del estado en cuanto a territorios que afectan a los pueblos indígenas de Nariño. Entonces obligatriamente teníamos que recoger lo que llamamos nosotros lo de Belen du Para a Tumaco, el megaproyecto tiene unas implicaciones graves. Primero por la forma en que se adelantaron los estudios, inclusive el gobierno tiene bien estudiada toda la región, podríamos decir de metro por metro de lo que es Puerto Asís, de Pasto a Tumaco, en lo que se implica al pueblo Quillasinga en toda esta área de Pasto, y de aquí hasta lo que llamamos Mallama al pueblo de los Pastos, y de ahí hasta Tumaco afecta al pueblo de los Awás.

Entonces hay diferentes estrategias. Uno primero es garantizar la seguridad que llaman ellos para nosotros entre parantesis- a través de la instalación de puestos de policía en todos los poblados. Hacer un control de la insurgencia y de otros que puedan afectar el transporte de mercancías a la salida de Tumaco. Otro es la de establecer unas tarifas de adecuación de carreteras, peajes, inclusive peajes dentro de los ríos haciendo unas concesiones especiales y adelantar todo un plan minero, pues ahora está en boga lo que se llama la locomotora minera, y están ubicadas dentro de los territorios indígenas. Además también está para declarar como zonas públicas no

adjudicables gran parte de los territorios de los pueblos indígenas, sobre todo de los Pastos, lo que es los páramos, la producción de agua. Y dentro de esos mismos megaproyectos se establece lo que se llama la privatización de todo, desde el agua que nosotros consideramos un bien público fundamental, la tierra delimitar bien para poder impulsar lo que se llaman los sectores que ellos determinan como áreas agrícolas o de desarrollo, como es el área de Tumaco. Pues viene acompañado todo eso de unas medidas de fuerza porque primero tratan de utilizar a los mismos indígenas para hacer las contrataciones, para recoger la información primaria, lo que son los estudios de biodiversidad, y el manejo lo hacen determinados expertos ya para la utilización de los grandes pulpos o multinacionales.

Entonces nosotros lo consideramos grave porque inclusive van a afectar parte de lo que llamamos el Chiles, el Cumbal, el Azufral, que para nosotros son montañas sagradas, intocables, de reserva, pero allí hay una serie de minerales y tienen adelantado también lo que se llama la geotermia en la parte del azufral, y en la parte de Mallama han encontrado unos minerales radioactivos. En este momento ya nosotros tenemos conocimiento de que ya se han concedido concesiones especialmente a empresas que tienen nefastos recuerdos como es la Kedahda, depredadora, racista y a través de esto vienen acompañados de grupos armados.

Si usted ve en todos estos sectores se ha incrementado la acción de los grupos armados, llámese insurgencia, llámese paramilitares, la misma accionar del ejército.

Ayer usted estuvo en la reunión, a donde no solo están violando a lo que es el territorio, sino afectando la fauna, la flora, haciendo unas masacres ecológicas, y para el indígena eso es grave porque están rompiendo un equilibrio entre el hombre y la naturaleza, que si no se mantiene ese equilibrio hay una descomposición, hay una degradación, y acabamos con todo.

¿Cuáles son los antecedentes de la Kedahda?

Si nosotros nos vamos a Sudáfrica, ellos fueron los que impusieron todo su accionar a través del racismo y de los grupos armados, y las explotaciones minerales, y la creación de grupos paramilitares y en contra de las comunidades negras, y los asesinatos y todo una serie de cosas. Y el manejo de la corrupción a partir de los grandes recursos con el estado.

¿Esa empresa tiene antecedentes en Colombia?

Sí, nosotros conocemos muchos antecedentes en zonas mineras, a donde a través de ellos están llegando grupos armados y que a la fuerza han hecho el desplazamiento y despojo de tierras a las comunidades nativas.

¿Dónde?

En la mayoría de los territorios donde está actualmente como es… si nosotros miramos por el Magdalena medio, parte del Chocó, parte del Meta. Ellos tienen ya unos estudios precisos y saben donde existen estos minerales. Ellos entran con una acción como de buenas personas pero después, al mirar si las comunidades no acceden, entran con medidas de fuerza, lo que nosotros decimos, medidas de guerra dentro de los territorios, para poder generar ese desplazamiento y ese despojo.

Héctor Mondragón, un asesor indigenista, y Alfredo Molano, periodista, coinciden en que la violencia en el territorio Awá es un proceso sistemático detrás del cual hay multinacionales interesadas en una vía interoceánica, en explotación minera…caucheros, petroleros, hidroeléctricas, ¿Qué opina de ese análisis?

Son estrategias que establecen. Ahora no son los gobiernos sino las multinacionales que tienen sus agentes dentro de los gobiernos, y han establecidos una serie de estrategias y unos cordones llamados megaproyectos a donde hay una riqueza natural de recursos no renovables, de flora, fauna, minerales. Más que todo también con el pretexto de poder sacar la mercancía, inclusive hay unos mapas donde se establece dónde están los yacimientos petroleros, de minerales para posible explotación. Entonces por eso establecen unas vías donde no les quede más de 50 kilómetros, máximo unos 60 kilómetros a la vía principal donde debe garantizar el gobierno local la seguridad para poder sacar todo eso. Y además de eso exigen a los gobiernos locales flexibilizar las normas para ellos poder hacer eso. Y nosotros miramos el código de minas, que gracias a Dios hace 15 días se cayó por no haber la consulta previa. Si miramos el plan de Desarrollo del gobierno, que era una propuesta de desarrollo del campo a través de la gran empresa, despreciando y castrando la legalización de tierras de los nativos, y que esto se genere a través de la gran empresa. Por eso para las comunidades negras, indígenas, un cultivo de uso no lícito es la palma africana porque es un depredador, un desplazador de estas comunidades de sus lugares nativos, y tenemos cuestiones en la Costa Pacífica de la titulaciones colectivas donde hay apropiaciones indebidas de baldíos de empresas palmeras de 300, 400, 500 hectáreas, y que muchas veces hay unas recomendaciones de la Defensoría del Pueblo, de diferentes estamentos del estado, pero no se ha logrado que esas tierras vuelvan hacia las comunidades. Toda esta violencia generada a través de los grupos paramilitares es para generar el desplazamiento de las comunidades. Usted sabe, una comunidad

indígena sin territorio se desligitima su autoridad, su entidad, su autonomía y todo su proceso ancestral. Es desaparecerla. Y eso sí la tienen muy clara. Y por eso toda una política que viene con fumigaciones, la fumigación no se hace selectiva, la fumigación se hace total. Entonces están acabando con los pancoger de subsstencia de las comunidades, que los obligan a desplazarse a otras comunidades porque afecta todo el territorio. Lo mismo las operaciones militares, el confinamiento que están haciendo dentro de las comunidades, están violando normas internacionales que ha firmado el gobierno colombiano. Pero aquí el mismo gobierno ha hecho propuestas también de división de las comunidades, y tiene varios sectores de las comuniadades para que estén avalando unos procesos. Eso desde el gobierno anterior del señor Uribe, donde en un consejo de seguridad, decía que hay que acabar con estos líderes indígenas y la mejor propuesta era ofrecer recompensas para que denuncien quiénes son los que generan invasión de tierras. Uno de los partidos que ha sido de los mayores enemigos para legislar, dentro del departamento para las comunidades indígenas, es la U. Si usted mira, anteayer dejaron una constancia en la ley de víctimas de que cualquier toma de tierras se castigará con el fin de que no pueda adelantarse ningún proceso de legalización. Las comunidades indígenas muchas veces se ven obligadas para que les respeten su territorio a hacer lo que ellos llaman la recuperación de esos territorios ancestrales. Pero sí está permitido a las grandes multinacionales, a las que se les está concediendo permisos dentro de los territorios indígenas, y no se está adelantando ningunos procesos de consulta previa, ni en el momento, ni después, inclusive con amenazas de que entrarían con el Ejército, con la fuerza, y la fuerza de resistencia de las comunidades a través de su pensamiento, a través del mantenimiento de su territorio.

Con Héctor Mondragón somos co autores de un libro a donde señalamos toda esta serie de situaciones. Alfredo Molano, un amigo que también nos ha acompañado en estos procesos. Ellos están planteando eso y eso inclusive tiene un transfondo más grave. En los documentos que nosotros miramos de estas estrategias de hacen unas especies de fodas, para mirar las debilidades de las comunidades y saber a dónde atacar. Semejantes a los documentos Santa Fe 1 y Santa fe 2, que sirvieron para la eliminación selectiva de la UP. Ahora miramos que en la ley de víctimas se excluyen esas masacres, que fueron víctimas un gran sector.

Las comunidades indígenas, ancestralmente, desde hace más de 514 años han perdido su territorio a través de la invasión, la conquista española, posteriormente de la república y toda una serie de situaciones. Entonces no puede determinarse para ellos un tiempo corto

¿Las masacres, los desplazamientos, la fumigación, todo eso es con el fin de despejar las zonas para que entren las empresas a explotar?

Las guerras se hacen por territorios, y territorios que tienen una importancia económica para el libre comercio. Económica para la explotación de minerales, de biodiversidad y de recursos naturales. O de unas fuentes de recursos.

Hace un mes fui a visitar Sucumbíos, una parte de Nariño, de Ipiales, adonde ya las compañías explotadoras de petróleo entraron a demarcar. Ahí hay tres resguardos en proceso de constitución, el mismo estado ya hizo resoluciones, editos, y están haciendo levantamiento topográficos. Pero del Ministerio del Interior y Justicia, el señor de grupos étnicos, a la empresa le había dicho que pueden entrar tranquilos porque no existe ninguna comunidad, que no hay necesidad de consulta previa. Inclusive nosotros hicimos esas denuncias en la mesa territorial y en la comisión territorial nacional, y lo que nos manifestaban ellos, es decir, nos pidieron ante unas denuncias que les hagamos un estudio etnológico y como nosotros somos lo que hacemos, hasta que no hagamos el estudio etnológico para nosotros no existen comunidades. Pero el estado mismo, a través de sus normas, dice que es el INCODER el que tiene esa competencia, y si el INCODER no duda de la comunidad no requiere el estudio etnológico. Mientras no hacemos para nosotros no existe esa comunidad, o sea negar realidades, la comunidad no aceptó la visita del Ministerio del Interior y ya terminaron por parte del INCODER los estudios. Tres resguardos: un resguardo Awá, un resguardo nasa y un resguardo pasto, y además tres comunidades negras que piden sus títulos colectivos en un territorio de más de 70 mil hectáreas y donde ya el Ministerio les ha dado concesiones para adelantar exploraciones petroleras que son los depredadores, entran a abrir vías, ya pusieron una base militar allá, y eso genera una serie de problemas dentro de la comunidad.

Tenemos aquí en Pasto dentro del territorio indígena. Estamos en una pelea donde se pide que se respete la consulta previa, porque existe un predio privado en lo que es Chimangual, cerca de Colimba, donde van a establecer una base militar de más de cinco mil hombres que nos va a generar toda una serie de problemas en la parte sur de Nariño y a donde la comunidad ha denunciado todas estas situaciones, ha agotado toda la parte administrativa. Y sigue cerrado. En otras charlas que tenemos con los comandantes y con la fuerza pública, disque tienen toda la disposición, pero han llegado a la comunidad a decirle que los que están de acuerdo les vamos a dar trabajo, les vamos a dar comida, y están a parte de la comunidad dándole remesas para que se vayan en contra de las autoridades tradicionales, de la autoridad propia de la comunidad y entran a dividir la comunidad.

¿Fabio Trujillo dice que el impacto de la vía interoceánica es mínimo porque va sobre la vía ya construída?

El impacto no es solo la vía. Eso viene con otros componentes. Es fácil para el estado decir simplemente vamos a ir sobre esa vía pero no mira todo lo que viene detrás. Detrás viene el establecimiento de controles policiales, batallones, no construyen pueblos ni nada.

Una anécdota. En Mallama, estaba el alcalde de Piedrancha, el actual senador Germán Carlosama, estaba en una visita que venían los altos mandos militares. En la plaza pública estaba reunida toda la gente y dijo “y les vengo a entregar a ustedes un obsequio de mil millones”. Entonces Germán dijo: Uy nos van a dar para el hospital. Pero dijo: Que vamos a establecer un cuartel de policía. A ellos les interesa eso, un cuartel para poder generar una seguridad que llaman ellos, y a través de esa seguridad vienen las multinacionales de palma africana, las mineras, y se genera toda una serie de situaciones. Entonces ellos miran con una visión cerrada. No miran hacia el entorno. Para el indígena la visión es muy diferente, el entorno es su territorio, suelo, subsuelo, lo vivo, lo muerto, ahí están sus espíritus, todo donde desarrollan su vida, es muy diferente al estado que considera los territorios indígenas sobre la superficie del suelo. Por eso la ley forestal legislaba a partir de un metro de la capa vegetal hacia arriba. Y eso ya se logró echar para atrás. Pero el subsuelo el estado siguen manejando ese concepto, de que el dueño es el estado y puede autorizar, pero obligatoriamente hay que hacer consulta previa, porque hacia la superficie, afectan el territorio, a la comunidad. Eso no lo quieren entender a través de eso quieren hacer la privatización de todas las aguas, generar proyectos de monocultivos que van en contra de la visión indígena, generar controles judiciales, económicos, sociales, o sea, irse en contra de todos los procedimientos que tienen las comunidades, incluso con la implantación de normatividades dentro de las escuelas nuevas, usurpando toda la autonomía, la generación de conocimiento dentro de las comunidades.

Entonces viene todo un componente, no es simplemente eso. Y hacia la costa también, todo un componente del turismo que es depredador para nosotros, por eso nosotros ayer hacíamos la observación que tienen que hablarse de un etnoturismo, de un ecoturismo, que es un manejo muy diferente al turismo de hoy, acaá es un manejo diferente.

Fabio

multinacionales.

Trujillo

me

decía

que

lo

que

está

detrás

de

todo

es

la

coca,

no

las

En este momento el gobierno reconoce que lo que más produce riqueza, elementos ajenos al estado, es la explotación minera, van detrás de eso. Los sectores de Barbacoas, de telembí, del Mira, el Mallamá, todo eso es rico en minerales, inclusive

minerales radiactivos que no hay en otra parte del mundo, que ya están detectados, que ya hay concesiones, vienen detrás de eso, entonces requieren una vía buena, lo peor es que fuera buena, esa vía está mala, pésima, si quiere para fomentar el turismo en Tumaco, dentro del mismo departamento. Usted mira los paros que están haciendo en el sector de Túquerres por el incumplimiento de los compromisos de los grandes pulpos, de las multinacionales, de la pavimentación y ampliación de esa vía, ya vamos cuatro años que han generado un desastre completo, una huequería para acabar carros, que la comunidad se ha levantado cuántas veces a cerrar esa vía porque es un polvero que nadie lo aguanta. Entonces hay toda una serie de situaciones en contradicción. Si usted viaja de aquí a Tumaco encuentra puestos de policía y de control en cada pueblo. Entonces están cumpliendo parte de lo pactado, de lo que ellos garantizaron para que este megaproyecto funcione, y de garantizar una seguridad, una seguridad pero a quien, a las grandes multinacionales que no tengan ese problema, a las grandes explotadoras de minerales, las grandes empresas palmeras que fueron las generadoras de la entrada del paramilitarismo en Nariño, hacia la costa.

Además de la Kedhada, hay otras multinacionales interesadas en explotación en esta zona.

Sí, hay una [Gul- Gold] que ya han entrado, ya tienen permisos. Lo peor es que el gobierno tiene seis meses para establecer la ley de tierras, la ley de tierras va a generar declarar zonas públicas grandes áreas y donde están los territorios indígenas, a donde el estado es el único que puede llegar y determinar para qué, qué quiere. Y las zonas declaradas como públicas el estado puede dar permisos para exploraciones y explotaciones. Y nosotros cionsideramos que van a declarar zonas públicas los páramos que son generadores de agua. Ven que el agua es un elemento esencial. Entonces quieren sacarlo de los páramos.

Aquí se han generado polémicas. Inclusive a veces no hay claridad. A las mismas comunidades las están utilizando para hacer contrataciones. El estado ha hecho contrataciones con comunidades indígenas de más de tres mil millones, utilizando a determinados grupos de comunidades indígenas para adelantar investigaciones. Más que todo es inventario de la flora, de la fauna, de la biodiversidad y esos elementos los manejan las multinacionales. Usted sabe que ahora, a través de satélites, usted puede detectar que hay debajo del suelo. Ellos sí tienen identificado. Y consideran que el sector de Cumbal, Chiles, Azufral es estratégico, en la vida de toda esta región, así como el macizo colombiano que está dentro de otro megaproyecto, que es el generador de las aguas de los cuatro ríos grandes de Colombia, el Caquetá, el cauca, el

magadalena y el patía, aquí también es generador de las aguas que abastece a todos estos sectores, y fuera de eso tienen riquezas térmicas, minerales no solo del oro, sino de otros minerales radiactivos. Toda la región del telembí, del barabacoas, el rio Magui, Patia es rica en esos minerales. Entonces van detrás de eso. Y por eso es que ahora están cuestionando tanto la pequeña minería artesanal y exigiendo que cumplan unos requisitos que solo los pueden cumplir las grandes multinacionales y no los artesanos. Es como lo mismo de la panela, la leche, que están exigiendo que tiene que ser en cuartos fríos. Entonces toda una serie de cosas que van enlazadas dentro de esos megaproyectos. Sobre eso hay libros, conferencias, investigaciones, charlas, cuando uno le habla a las comunidades que les van a privatizar el rio Putumayo ellos se rien, “pero cómo”. No, les van a cobrar peaje. Al principio también nadie creía con las carreteras, y ahora cobran peaje, ni para mantenerlas bien. Son concesiones que hacen como hacían los españoles con las encomiendas, que vendían, el gobierno no las manejaba directo, el gobierno español solo manejó dos encomiendas de forma directa, de resto las hizo en concesiones por plata, a determinados españoles para que cobren los tributos a los pobladores de esas regiones. Después los españoles los elevaron a escritura pública y se hicieron dueños de eso. No, son territorios indígenas, la encomienda era simplemente para que cobraran los tributos. Y también los peajes son para cobrar un tributo, y se hacen dueños de las carreteras, no las mantienen, eso es grave.