00

00
lenguaje que utilizan cuando se refieren a éste. EL caballo no es una “herramienta” o un “instrumento“, de hecho, nada más alejado de la realidad. El caballo es el protagonista más genuino y legítimo del equipo de trabajo, el único que no emite juicios, ni análisis, ni críticas, ni se maneja con preconceptos. De hecho, suelen remover emociones muy profundas en las personas y reaccionan de inmediato ante la falta de congruencia emocional y el desequilibrio, que de no ser resueltas adecuadamente por un profesional cualificado, podrían ser generadoras de lesiones emocionales importantes. Parece increíble entonces, que alguien que no tiene los conocimientos apropiados se pueda disfrazar de experto, deshonrando en primer lugar al compañero equino, a los profesionales y sobre todo, defraudando a las personas que buscaban vivir una experiencia única y nutrirse de ella. Para poder formarse y ejercer en Coaching Asistido con Caballos, tiene que haber una formación en Coaching; para poder ejercer Psicoterapia Asistida con Caballos es necesaria una acreditación válida que avale al Profesional de la Salud Mental y, en ambos casos, una comprobación sobre el verdadero conocimiento del caballo y su manejo, pues la seguridad física de nuestros clientes es una máxima en nuestro trabajo. Un experto equino deberá tener alto conocimiento sobre caballos, saber salvar una situación peligrosa, preveer una situación de riesgo y además saber intervenir en la sesión como coach. Por todo ello, debemos concentrar nuestra búsqueda, en dar con el gran colectivo de profesionales efectivos y rigurosos que estén capacitados para acompañarnos en el proceso o cambio profundo que queremos emprender, o bien en la vivencia única que queremos experimentar. Debemos investigar el nivel de formación, la calidad de la misma, escuchar, contrastar información y experiencias. Básicamente, acercarnos con cierto escepticismo, prejuicio y con unas bases mínimas de investigación.

COMPROMISO Y ÉTICA PROFESIONAL
“Al final, la cuestión no es otra que la de la calidad de la evidencia”. Carl Sagan.

Cuando hablamos de confianza, capacidad integridad, respeto personal y profesional, honestidad y confidencialidad, estamos mencionando sólo algunos de los principios que plantea cualquier código de ética profesional. Principios que resultan tan básicos, y que sin embargo, en ciertas profesiones como el coaching son tan ignorados y vapuleados.
Es inevitable que ante la moda del coaching y de las actividades endogámicas que esta práctica ha generado a lo largo del tiempo, surjan intrusismos, personas carentes de ética, profesionalidad y honestidad, motivadas tal vez, por un afán netamente económico o por alimentar el ego de pertenecer a una práctica cool. Basta revisar un poco internet, y observar como se prometen éxitos, con la misma proporción de liviandad que de prudencia. Pero lo paradójico, y haciendo aquí una especia de mea culpa, es que cuando nos planteamos comenzar un proceso de coaching, con el objetivo más profundo de cambiar y mejorar aspectos de nuestra vida profesional y personal, terminamos por despistarnos dejando de atender cuestiones tan importantes como la profesionalidad y la experiencia del coach. Algo tan importante no puede ser relativizado y resuelto por el azar, mucho menos si sabemos de antemano, que mucha parte de la oferta dispuesta es ciertamente dudosa. Cómo el Coaching Asistido con Caballos es todavía muy desconocido en este país, el público no tiene grandes referentes en los cuales poder hacer comparativas. Sólo podríamos contemplar tan poco análisis, en los casos en los las personas que tienen graves problemáticas y que suelen acudir a cualquier ayuda que les devuelva algo de estabilidad o alivio. Aunque en estos casos es entendible que así ocurra, es sorprendente ver cómo, aún así, esa debilidad es malograda por los oportunistas. Está claro que se está infringiendo el código de ética profesional, y aún peor, se está poniendo en peligro la integridad emocional de las personas. Lo mismo ocurre cuando la persona imparte un taller de introducción al Coaching Asistido con Caballos sin ser Coach; cuando se practica la Psicoterapia Asistida con Caballos sin ser psicólogo/a, o sin la mera supervisión de un profesional de la salud mental; o cuando siendo Coach por el simple hecho de haber asistido a un taller, se asume la potestad para impartir sus propios talleres. En el caso puntual de las actividades con caballos, es fácil ver quién ha comprendido la seriedad de la profesión, quién la honra y quién es el profesional por el mero hecho del

CH

Talia Soldevila Nightingale Life Coach y Experta en Formación con Caballos. Fundadora y directora de EQUILIBRI Autora de: EL MAESTRO EQUINO (el primer libro escrito en castellano sobre Coaching, Psicoterapia y Aprendizaje con Caballos)

www.equilib

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful