Noticias de salud ambieNtal

En esta era, en la que se cree que todo tiene su atajo, la gran lección que debemos aprender es que el camino más difícil es a la larga el más fácil. Henry Miller, Los libros en mi vida, prefacio (1952).

Cambio climático

Manejo de los riesgos del clima extremo: informe especial del IPCC*
l número de días y noches cálidos ha aumentado globalmente en los últimos años, según un informe especial1 que se centra exclusivamente en los eventos climáticos extremos, presentado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC),2 mientras que el número de días fríos ha disminuido. El futuro presenta un aspecto similar, dice el grupo IPCC: si los países continúan incrementando sus emisiones de dióxido de carbono (CO2), el gas invernadero que las actividades humanas producen en mayores cantidades, las ondas de calor mortales y las precipitaciones pluviales intensas serán más frecuentes. Por otra parte, es probable que los ciclones tropicales devastadores se mantengan iguales o incluso disminuyan. El 18 de noviembre de 2011 se publicó un informe sumario destinado a las personas encargadas de formular las políticas, previo a la publicación, en febrero de 2012, de la versión completa del Informe Especial del IPCC, “Manejo de los riesgos de los eventos extremos y desastres para promover la adaptación al cambio climático” (en inglés, SREX). Varios aspectos del SREX están diseñados para informar a los gobiernos y a otros tomadores de decisiones que luchan por desarrollar planes de adaptación al cambio

E

climático. El informe ofrece medidas de adaptación que los planificadores pueden implementar para proteger la salud humana durante los eventos climáticos extremos. Entre éstos se incluyen actividades preventivas que proporcionan beneficios en la actualidad y en una serie de escenarios futuros, tales como la instalación de sistemas que adviertan a las personas de los desastres inminentes y el mejoramiento de los sistemas de vigilancia de la salud, agua potable y drenaje. Esta publicación representa la primera vez que los grupos de trabajo del IPCC I (centrado en la base científica física del cambio climático) y II (centrado en los impactos, la adaptación y la vulnerabilidad) han colaborado en un informe, dice la autora coordinadora principal del SREX Sonia I. Seneviratne, profesora adjunta del Instituto de Ciencias Atmosféricas y Climáticas del Instituto Tecnológico Federal de Zürich. También incluye a varios autores principales de la comunidad de manejo de riesgo en los desastres. “Creo que el informe permite una mejor integración de la información desde las proyecciones físicas de los extremos climáticos hasta el manejo de desastres y las opciones de adaptación al clima. Por estos motivos debería ser particularmente valioso

para los tomadores de decisiones”, dice Seneviratne. El análisis concluye que los eventos climáticos extremos afectarán particularmente a los sectores estrechamente unidos al clima: agua, agricultura, seguridad alimentaria, silvicultura, salud y turismo. La gravedad de los impactos de los climas extremos en la salud humana reflejará qué tan vulnerable y qué tan preparada está una comunidad. Por ejemplo, las personas que viven en áreas con una urbanización rápida y no planificada, degradación ambiental y pobreza son más vulnerables a los azares de los eventos climáticos que aquellas que viven en comunidades mejor planeadas, mejor protegidas y con mayores ingresos. Después de un desastre, rezan las notas sumarias, los planeadores deberán enfocarse en una reconstrucción que mejore la resistencia de una comunidad a los desastres relacionados con el clima, en lugar de recrear o incluso empeorar las vulnerabilidades. El informe ayuda a disipar en cierta medida la confusión que sienten quienes no son científicos cuando leen reportes noticiosos sobre tormentas de nieve devastadoras al tiempo que la tierra supuestamente se está calentando.3 Gerald A. Meehl, científico principal del Centro

* Publicado originalmente en Environmental Health Perspectives, volumen 120, número 2, febrero de 2012, página A58. 352 salud pública de méxico / vol. 54, no. 3, mayo-junio de 2012

Noticias de salud ambieNtal

Desplazamiento de la media

a)
Probabilidad de ocurrencia

Clima anterior Clima futuro

menos clima frío

más clima caliente más clima caliente extremo

menos clima frío extremo

Variabilidad incrementada

b)
Probabilidad de ocurrencia

más clima frío más clima frío extremo

más clima caliente

más clima caliente extremo

Forma alterada

c)
Probabilidad de ocurrencia
más clima caliente

clima frío casi constante

clima frío extremo casi constante

más clima caliente extremo

Temperaturas frías

Temperatura promedio

Temperaturas calientes

Los cambios en la media, la varianza o la forma de las distribuciones de la probabilidad climática, o alguna combinación de estas tres, podrían significar un cambio en el número y la gravedad de los eventos climáticos extremos. (Fuente: IPCC1)

Nacional de Investigaciones Atmosféricas (NCAR) y autor principal del capítulo sobre el cambio climático a corto plazo del Quinto Informe de Evaluación del IPCC, de próxima publicación (en el año 2014), explica que la naturaleza misma del calentamiento global exacerba los eventos climáticos extremos de todos tipos, no sólo relacionados con el calor. “Sabemos que el CO2 atrapa el calor en la atmósfera”, dice Meehl. “Eso hace que las cosas se calienten, y el aire caliente retiene más humedad, lo que significa que hay más humedad disponible como fuente de precipitaciones en tormentas”. La intensidad de las precipitaciones disminuye, dice, aun cuando el número total de tormentas pueda no disminuir. Incluso en un clima mucho más caliente, añade Meehl, habrá temperaturas frías récord y tormentas de nieve. No obstante, a medida que la atmósfera continúe calentándose “los fríos extremos se presentarán con menor frecuencia que el calor extremo”,4 dice. Por lo menos un científico opina que el SREX subestima el grado en el que las actividades humanas afectan el clima. Kevin Trenberth, distinguido científico principal de la Sección de Análisis Climático del NCAR, dice que el informe “adopta inherentemente una hipótesis nula de que no hay una influencia humana. En realidad, muchos estudios han demostrado lo contrario”. Si a esto se agrega que con frecuencia en los conjuntos de datos a corto plazo hay cierta variabilidad, así como el hecho de que muchos modelos no simulan correctamente ciertos eventos extremos como las tormentas tropicales y los monzones, el mensaje parecería ser que no hay ninguna influencia humana, según Trenberth. “El resultado de la hipótesis nula es que los errores provenientes de los modelos y datos imperfectos yerra por el lado de decir

salud pública de méxico / vol. 54, no. 3, mayo-junio de 2012

353

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful