Está en la página 1de 80

1

1
1
1

2

A todos con los que con mi enfermedad haya podido causarles algún

daño.

3

Quiero darle las gracias a mi psiquiatra, don Rafael Navarro Pichardo, excelente persona y mejor profesional. Me dio sus cuatro teléfonos, su mail, la dirección de su casa y la advertencia de que cuando me encontrara mal, no dudara en ponerme en contacto con el. Un papel doblado con todos estos datos, aun lo llevo en el bolsillo y su propia existencia hace que me encuentre protegido. Ahora comprendo a las viejecitas que llevan en el bolso la estampita de San Cucufato. Es mucho mas lo que podría contar de él, pero solo añadiré que el sistema no seria el mismo con personas así. Dudo que no este mal visto por el mismo. Me acuerdo cuando me contaba, que cuando el escogió esta especialidad dentro de la medicina, sus compañeros se reían. Ahora todos esos guasones, acuden a él, porque si no son ellos los que tienen el perolo jodido, es alguno de sus amigos o familiares. ¡La de vueltas que da la vida! Gracias a él, creo en los curanderos. Su sola presencia y la conversación distendida que teníamos, hacia que saliera de su consulta completamente convencido de que ya estaba curado. Era y sigue siendo mi clavo ardiendo y digo que sigue siendo porque aunque estoy convencido que lo peor de la tempestad ya ha pasado, aun tengo bajadas, pero sabiendo que el esta ahí, cada vez son mas cortas.

4

Me estoy iluminando con cuatro velas. Parecería que he preparado el ambiente, pero no, os aseguro que no. Una avería eléctrica provocada por unos hijos de puta, prendiéndole fuego a la red general de la urbanización, me ha dejado a oscuras. Voy al pueblo a buscar algo con que alumbrarme. A la vuelta me encuentro a la brigada y les acompaño junto con Rafael al lugar de la broma de mal gusto. Les llevamos agua para poder apagar el fuego. La avería esta en un descampado y pronto veo que esta noche no voy a tener suministro eléctrico. Somos molestos para la administración y un grupo de promotores porque nos oponemos a un desastre urbanístico y se han ido a joder a los que mas nos resistimos. Tomad nota de en que circunstancias comienzo este relato. Me vuelvo para la parcela, enciendo las velas, enciendo la chimenea, y pienso que quizás sea el momento oportuno de empezar lo que puede quede en un libro que tanto me bulle en la cabeza. La verdad es que este silencio, tan profundo y esta luz concentrada en un cúmulo de oscuridad, invitan a hacerlo. Bajo ningún concepto, quiero hacer comparaciones, pero me viene a la cabeza si no seria en estas condiciones como escribiría Cervantes su Quijote, porque de lo que si estoy seguro es de que no lo hizo con un PC e iluminándose con un flexo. Escribo un diario desde hace mas de treinta años, sigo sin saber para

qué, puesto que jamás he leído cualquier cosa anterior, pero si se que al escribirlo, me autoconfieso y hago una critica de mi mismo. Puede que este sea el motivo de querer escribir estas páginas, pero más bien creo que lo que pretendo es hacer una crítica del sistema con la perspectiva que te da el haber pasado por un mal trance. Este ultimo vocablo, en la siguiente acepción: “Conjunto de reglas o principios sobre una materia estructurados y enlazados entre sí: sistema

jurídico; la democracia (¡Ah!

Si

los griegos levantaran la cabeza) es

nuestro sistema político”, se que lo repetiré mucho, por lo que de antemano pido disculpas, pero lo tengo en mi mente como algo de lo que hay que huir, como la tantas veces descrita tela de araña que nos tiene a todos atrapados, que en el subconsciente sabemos que es mala, pero estúpidamente hemos llegado a aceptar nuestro lugar en la misma. Para introduciros un poco, en quien es el capullo que se atreve a dirigiros a vosotros, creo conveniente describiros aunque sea por encima mi situación actual. Vivo solo en una urbanización de parcelas bastante grandes, sin asfaltar, sin alumbrado público, como únicos servicio, tenemos electricidad, teléfono y agua que dudo mucho de su potabilidad. Por no tener no tenemos ni alcantarillado. A pesar de estas condiciones en las misma se han construido verdaderos palacios que la gran mayoría, los

5

tienen como segunda vivienda pero que después de enseñárselas a sus amigos como señal de poderío, solo aparecen por aquí cuando les viene algún pariente, o cuando no saben a que restaurante ir el fin de semana, cosa que a mi me alegra porque he llegado a un extremo en que me molesta la gente. Cuando he dicho que vivía solo, no he dicho exactamente la verdad.

He sacado de la perrera a mis dos acompañantes, en primer lugar a una perra de raza indefinida, a la cual bautice con el nombre de Penca y viendo que le hacia falta compañía de alguien de su especie, he traído otro, esta vez macho, castrado con las orejas y rabo cortados y dicen los entendidos que es una mezcla de bóxer atigrado; otros un no se que canario. Le he puesto de nombre Chumbo. Hago mención de ellos porque en su compañía me encuentro más a gusto que con la mayoría de las personas que conozco. Me han aceptado como jefe de la manada, están agradecidísimos de tener su territorio al que defienden como lobos y los trato como lo que son, como

a perros. No os confundáis, con esto ultimo os digo que no los dejo subirse

a los sillones, que duermen fuera de la casa y que de comida, aunque

cocidos les hecho huesos y otros despojos de una carnicería, aparte, claro, del pienso ese que vete a saber si no lo están haciendo con los despojos de las vacas locas, que por cierto parece se las hubiera tragado la tierra. El Chumbo debió de tener como antiguos dueño/s a otro/os hijos de puta porque a pesar de ser un fiera defendiendo lo suyo e imponiendo su autoridad sobre la Penca, cuando le regaño tiembla como un niño, hasta el punto que después me da lastima y lo acaricio y casi le pido perdón. Con lo poco que llevo escrito, habréis sacado la conclusión de que soy un resentido y nada más lejos de la realidad. Ni estoy resentido con nadie, ni odio, ni le deseo mal a nadie. Puede que en este momento sea una de las personas más felices de este puñetero mundo en el que me ha tocado vivir. A pesar de estar solo, de no querer relacionarme con mi entorno y de querer escaparme de este que llaman el primer mundo, soy feliz. Siempre pensé que estaba preparado para la soledad y ahora que lo estoy experimentando, no solo veo que era verdad, sino que además me encanta. No escucho la radio, no veo la televisión excepto para ver alguna película y para tener relaciones con el exterior utilizo el ordenador al cual le tengo mucho cariño junto a mi moto a la tengo en dique seco a falta de una pieza que no encuentro ni en los desguaces. Es demasiado vieja, al igual que yo, pero no la voy a abandonar por eso. La haré funcionar como sea. Mi hijo mientras me ha dejado una supermoto, que conforme pasan los días creo la ha comprado para mí, pero esta no me habla como me ha hablado la otra en mis momentos difíciles cosa que jamás dejare de agradecerle. Si veo que estáis diciendo este tío esta jodido. Quiere a las maquinas, no quiere relacionarse con las personas, se lleva bien con los perros y encima dice que es feliz. Puede que en su momento lo entendáis. Antes

6

quiero hacer otra aclaración: Para ser feliz la verdad es que me falta algo muy importante. Estoy en proceso de separación de Rosi, a la que seguiré considerando la mujer de mi vida, pero ella ha sido la que lo ha pedido y la verdad, por más que he intentado hacerla echar marcha atrás, no lo he conseguido. Es de las pocas veces en mi vida, que me doy por vencido. Aquí sigo rindiéndome ante el puñetero régimen, porque aunque siempre hemos dicho Fulano ve fantasmas donde no los hay, lo que nos indica que siempre ha habido trastornos paranoides de la personalidad que es como los llama hoy por hoy la medicina, no la cantidad de enfermedades mentales que hay en la actualidad y que para mi no hay mas culpable que el mismo. Rosi, no se lo que pasara de nosotros, espero que alguna vez te des cuenta de que no llevas razón y veas claramente que la amante que tu dices que tengo, solo es producto de tu imaginación que te esta jugando una mala pasada. Se que ni mucho menos soy perfecto y que te he gastado muchas putadas en los mas de cuarenta años que llevamos juntos, pero te juro por mis nietos y no por dios en el que no creo, que jamás ha habido otra mujer en mi vida mas que tú, y mis pensamientos actuales es que pase lo que pase nunca la habrá. Si nuestras vidas siguen rumbos diferentes, solo pido que seas lo mas feliz posible. Como he dicho anteriormente estoy en tramites de separación los cuales por el bien de ella y del mío espero acaben pronto, y en expectativa de la resolución judicial de un recurso de incapacidad absoluta por enfermedad mental. Cuando en su momento pedí esta incapacidad, había motivos más que suficientes para hacerlo. Ahora creo que no. De todas formas voy a seguir adelante, mas que nada para joder a los que en su momento se negaron a dármela y a la empresa a la que he dado los últimos diez año de mi vida, y para la que he sido un puñetero número, al igual que lo sois la mayoría de los que esto estáis leyendo. A la Seguridad Social, por el sistema de selección de los incapacitados. Antes el Tribunal Medico estaba formado por ídem, y su ética profesional hacia que declararan inútil al que lo estaba, hoy en día esta formado por elementos con contrato temporal, que por sistema niegan la incapacidad, y si no van a la calle iso facto dejando la responsabilidad en manos de un juez, que como es lógico sabe mucho de leyes, pero de medicina ni puta idea. No le dan la incapacidad a un pobre conductor de autobús, que padece de mareos en los que pierde la conciencia, con el riesgo no solo para la gente que lleva dentro, sino para los peatones, y si se la dan a tíos que en la mayoría de las veces por recomendación, y en otras por pertenecer al gremio de los que mandan en el momento, están en perfectas condiciones. Respecto a la empresa, el abastecimiento de agua potable, de la que era jefe de servicio, porque desde que fue privatizada por una

7

multinacional, con sus correspondientes sobornos, han ido sustituyendo a todo el que tenia un cargo de responsabilidad, por chavales con contrato temporal, que si no firman lo que según ellos esta al filo de la ley, y que yo digo que el filo lo dejaron atrás y están completamente fuera, les rescinden el contrato y a la calle. Tal y como esta el trabajo ahora y más para la juventud, podéis comprender que firman su propia condena de muerte. La verdad que yo en mi juventud fui más rebelde que ellos quizás, porque tuve más vivencias, porque viaje más o porque eran otros tiempos. Ahora el sistema se a sofisticado mas y desde que tienen uso de razón, los van encausando por el camino que les marcan, hasta el punto de que a pasar de saber que una determinada marca de zapatillas las hacen en el tercer mundo (Así lo llaman los cabritos), explotando a niños y mujeres, como es la que les marca la televisión, esas son las que se compran. No creáis que si consigo joderlos les voy a hacer la más mínima mella, a una le sacare que me rebajen un poco las retenciones, de la paga de jubilación, y a la otra lo que es un puñado de euros, que tenemos recogido en convenio en caso de incapacidad. No, no es por eso, es el placer de la pequeña putada. Si todos hiciéramos la pequeña putada al sistema puede que se dieran cuenta de que al menos no somos entupidos, aunque no nos hagamos ilusiones y no vayamos a pensar que le vamos a ganar. Tienen todos los hilos del poder y jamás lo conseguiremos. Antes, al contrario de los anarquistas, yo esperaba la llegada de un líder, que arrastrara a toda la masa de desesperados de este planeta azul (Que bonito en las imágenes que nos mandan los satélites), pero hasta en eso están al acecho. Al que sobresale un poco con estas ideas, se lo cargan

y allí paz y aquí gloria. Alguno de vosotros ni habréis escuchado hablar de

Martin Luther king. Temo que como siga por este camino, este conato de libro jamás vera la luz, pero no sabría escribirlo de otra forma. Por qué pedí la incapacidad absoluta. Bueno quizás esto también os aclare algo. No se los años que hace (La mente es maravillosa y borra todo lo malo) al limpiar la piscina, resbalé me rompí el peñasco (Así se llama un dichoso huesosito que tenemos en la cabeza), y estuve no se cuanto tiempo con unos mareos bastante jodidos. Pues bien, los neurocirujanos me mandaban a lo otorrinos y estos me devolvían a los neurocirujanos. Fue un toreo en toda regla, hasta que uno de ellos tuvo la decencia de decirme que ni él ni nadie me podría decir cuando se me quitarían. Mi medico de cabecera, dijo que me iba a dar el alta porque temía que la situación en que estaba me veía en peligro de coger una depresión. Aunque muy malafollá, no dejo de reconocer que es buen medico y el muy puñetero acertó. Estoy reflexionando, sobre la forma de seguir escribiendo este relato,

y veo que si sigo por el camino que voy esto va a parecer mas un

8

galimatías que otro cosa, así que debo marcarme un orden, y he llegado a la conclusión de empezar por mis primeros recuerdos. Puedo casi dar por cierto que en mis vivencias, influyo el sistema, y como consecuencia acabara con la cabeza en otro mundo. No quiero que esto sea una autobiografía, tened en cuenta que en este mundo hay clases, y estas solo se reservan para las superiores. A quien se le iba ocurrir escribir la autografía de “Pepico quinientos” el tonto de mi pueblo, aunque os aseguro que la leería con mas interés que la de la princesa/s de Mónaco, pero queda claro que en las clases superiores no hay tontos.

9

Nací en una casa donde vivían mis padres con unos tíos míos y con

mi abuela. Yo creo que el motivo es que mi padre dejo preñada a mi madre

antes de casarse, y os podéis imaginar lo que este hecho suponía en aquella

época. Si no los excomulgaron es porque el cura del pueblo haría la vista gorda. No tuvieron tiempo de comprar una vivienda, por lo que mis tíos lo acogerían. Como esto para mi madre sigue siendo un pecado capital, nunca

nos lo ha dicho y aun hoy día, creo siguen sin saberlo mis hermanos. Un día que vi el libro de familia, no me cuadraron las fechas de su boda y de

mi nacimiento. Aquello estaba bajo siete llaves, pero siempre he sido muy

curioso y conseguí llegar hasta el.

Corría el año cuarenta y cinco y fueron los años posteriores a una de

las muchas guerras civiles o de las otras porque para mi son todas iguales, y

al parecer fueron años difíciles, que en el mejor de los casos fueron los del hambre y para otros el de fusilamientos y revanchas de los vencedores contra los vencidos. Aun así eran guerras más civilizadas que las que ahora nos televisan. En las legiones romanas, y en la gran guerra era un cuerpo a

cuerpo entre soldados. Ahora los soldados mueren en accidente de automóvil. Acuérdate, que el entrenamiento y equipamiento de un supersoldado, cuesta un huevo y parte del otro, así que no se pueden permitir el lujo de ir tirando dinero por ahí. Mejor es cargarse a las pobres viejecitas y niños, familiares del enemigo, hasta acoquinarlos. No solo no recuerdo haber pasado hambres, sino que mi padre,

persona inteligente donde las haya, se fue abriendo comino y tengo que decir que dentro de los amigos de niñez, fui un privilegiado. La casa donde vivíamos era la única con agua corriente en los grifos de toda la calle, pero la primera señal de que así era fue cuando a mi me compraron una bicicleta

y vi que me miraban con unos ojos de admiración/envidia, que aun los

tengo gravados. Claro que también recuerdo, lo superior que yo me sentía

al verlos, y me pregunto: ¿Esto es condición humana o es educación? No lo se lo cierto es que ahora me siento mal de haberme sentido superior, pero al igual que con las guerras, digo que antes no era igual que ahora y en el grupo de amigos todo era de todos por lo que mi bicicleta era de todos. ¡Como cuidábamos aquella maquina! La engrasábamos, le reparábamos los pinchazos, le ajustábamos los conos de los ejes de las ruedas y sabíamos el nombre de cada una de las piezas que la componían. Me acuerdo perfectamente que el piñón era de dieciocho dientes. Como es lógico este recuerdo me sirve de pretexto para criticar las reglas que nos han ido imbuyendo. Han inventado el día del padre, de la madre, de los enamorados y así un largo etcétera que me es difícil recordar. Que yo sepa

o no me haya enterado, el que queda por inventar es el día de la suegra (Madre política se llama ahora). Si a esto le añadimos el día del cumpleaños, los aniversarios, días del santo, reyes y demás, hay como

10

mínimo una vez al mes en el que nos encontramos obligados a hacer un regalo a alguien. Sigamos con los niños. ¿Que hacen con tanto regalo? Por Papa Noel,

que antes no lo había mencionado, esta el regalo de papá, el de mamá, abuela, tíos y aquí me quedo. El resultado es una habitación ocupada de trastos inútiles, que incluso les molesta tanto a ellos, que ven reducido su espacio de juego, como a los padres porque pueden ser criticados por tanto desorden. Recuerdo en una playa, me entremetí en una reunión de chavales, les

di la idea de que se construyeran una balsa, yo les fui cortando las

cañaveras para que ellos no se cortaran y ellos hicieron el resto. Se fueron

repartiendo las tareas: Uno buscaba hilos. El otro amarraba las cañaveras, mas bien una, buscaba la tela para la vela, otra la construía, y cuando no salí de mi asombro es cuando a uno/a se le ocurrió escribir un mensaje, que redactaron entre todos. Me que de con las ganas de saber que decían en aquel papel. Cuando aquella balsa se la llevo el viento, creo que se fue

cargada de ilusiones. Claro aquello no costo una de las antiguas pesetas, ni los padres tienen tiempo de desarrollar en sus hijos esa creatividad, de la que carecen y que para mi es alarmante. ¿Habéis visto a algún niño armar

el famoso barco pirata de los playmovil? A todos se lo ha armado el padre.

Como van a perder su precioso tiempo en enseñarle como se hace, se acaba ante equipándoselo uno, por lo que para el niño ya no solo no es su barco sino el que ha armado papá y le toman el mismo cariño que yo les tengo a los que nos gobiernan. Me dirijo a los más viejos. ¿Os acordáis de radio de galena? ¿Con cuantos años la hiciste? Si ya se que ahora tienen otro tipo de juegos. Que vamos a decir de las playstation esas. Cuantos niños participan en ellas. Encima de que la practican en la más absoluta soledad, se hacen verdaderos ludópatas, y los padres encantados; mientras no dan el coñazo. Hablo con conocimiento de causa, tengo nietos que se pasan las horas muertas con estos juegos y como mucho los padres, les recuerdan que hay que hacer los deberes de mañana. Puede que antes nos pasáramos con la creatividad. Cuando llovía y la tierra estaba húmeda, no se como carayo encontrábamos carburo. Si el dicarburo de calcio; hacíamos un hoyo en la misma, lo depositábamos en el fondo, lo tapábamos con una lata a la que previamente habíamos hecho un taladro con un clavo en el culo, lo atacábamos bien, y el héroe del grupo, con una cerilla le metía fuego y corría como una bala. Y no era para menos, con la humedad la creación de acetileno era tan rápida que aquel artefacto estallaba como una verdadera bomba. A más de un niño recuerdo herido con un trozo de metralla. Éramos demasiado bestias, y el pobre profesor de Química sin saber las aplicaciones que dábamos a sus enseñanzas.

11

Antes de los diez años, ya los padres habían decidido por ti casi cual iba a ser tu futuro, y no porque unos padres fueran mejores que otros. Yo estoy seguro que todos hubieran querido que sus hijos fueran ingenieros o médicos, pero las circunstancias, ni les permitía costear los estudios, y además hacia falta que en casa entrara mas dinero. Me acuerdo de mis amigos, uno se fue a ayudar al padre a un tejar que tenia la familia (Trabajo duro aquel), otro a su padre a las labores del campo, en la carpintería con el padre otro y uno de los que mas presumía, de dependiente en una tienda de repuestos de coches. Aquello era un privilegio. Ya había encontrado trabajo, luego era justo que presumiera. Este era el grupo de amigos, que formábamos una piña, y que el tiempo por diferentes causas nos fue separando. Gabriel, Manolillo, Juani, Manuel, si llegáis a leer esto, os mando fuerte abrazo y espero no solo que os vaya bien, sino sinceramente que os haya ido mejor que a mi. Vuelvo a repetir que fui un privilegiado, y no solo por la bicicleta, sino porque a mi fue al único del grupo que le toco estudiar ¡Como envidiaba a mis amigos! yo quería hacer igual que ellos, trabajar, pero aquí no era cuestión de gustos, era lo que decidía el padre. Yo siempre le agradeceré a mi padre que tomara esta decisión, mas que por otra cosa, porque con el tiempo eso de estudiar, al menos en mi, se fue convirtiendo de un verdadero sacrificio a un verdadero placer que es en la actualidad. Claro que ahora habría que ser una verdadera esponja, para asimilar todo lo nuevo que va saliendo. Pongo como ejemplo el ordenador Que palabra tan fea y que describe tan mal al dichoso aparatito. El que diga que sabe mucho de ordenadores, me atrevo a decir que no tiene ni puta idea. Retomo mis estudios. Lo primero que había que aprobar para estudiar el bachiller era el “ingreso”. Esto era a los diez años. A esa edad, te aseguro que no pasabas el examen cometiendo una sola falta de ortografía. Aun me acuerdo del dictado que me toco a mí: En un oasis del desierto del Sahara había varias víboras que amedrentaban a las caravanas de bereberes con sus camellos. Así de escueto y con tan mala leche. Tengo varios conocidos (Tendré mucho cuidado a partir de ahora para utilizar la palabra amigo), profesores en la universidad, que dicen lo que sufren, cuando en uno de los escritos de sus alumnos, ven la palabra haber sin hache. Pero lo mas indignante es que por esto no pueden suspender, porque sino el suspenso seria general. Me diréis que ahora el Word, se encarga de corregir estos defectillos, pero es que le preguntas a uno de ellos donde se encuentra Australia y tan ricamente te contestan que ellos no conocen a esa piva. Es alarmante la ignorancia con que esta juventud llega a la universidad. No se si somos el ultimo o penúltimo país de Europa con la peor educación. Precisamente cuando esto escribo, están para aprobar otra ley y con esta ya no se cuantas van porque antes de desarrollar un plan de estudios ya

12

han sacado otra. Manifestaciones, contramanifestaciones, y cada vez que se cambia de gobierno ley nueva que te crió. Estos hijos de puta (Siempre con perdón a las madres), no son capaces de dejar a unos señores que entiendan de este tema, que vean lo mejor de los planes de estudios de otros países y que copien lo mejor de cada uno de ellos y que hagan lo mejor para sus propios hijos. Bueno, aquí no digo la verdad, a sus hijos los mandan a unos buenos colegios de pago, que van por libre y aplican una buena enseñanza y cuando llega la hora de la universidad los mandan a Estados Unidos ¡Que cabrones! Juegan hasta con el derecho de los niños a una buena enseñanza. Juegan con el derecho de unos seres indefensos y que aun no votan, para hacer proselitismo entre los padres. Si no defienden a los niños me podéis decir a quien defienden estos (se me están acabando los adjetivos para calificarlos) desgraciados. Hay quien me dice que para que servia aprender de memoria las preposiciones, quizás las preposiciones en si para nada aunque yo las recuerde, pero aprender a memorizar para mi es imprescindible. Todos recordamos alguna película con el típico: Esta grabación se autodestruirá en cinco segundos. Que seria de los pobres espías si no los hubiesen enseñado a memorizar. De mi época de estudiante, solo decir que fui bastante malo, mientras hice al bachiller. Hacia bastante rabona para escaparme con mis amigos a ayudarles en el tejar o para irme solo a pasearme por aquellos secanales, con los almendros y sus flores blancas en primavera y esperando ver culebras y lagartos para hacerles pequeñas putadas. Siempre les he tenido admiración a estos bichos por la mala prensa que tienen entre el resto del personal especialmente, las culebras que no tienen culpa ninguna de que en la Biblia la pusieran como la inductora del pecado. Una vez que me desplace a Cádiz a estudiar Náutica, seguí igual de holgazán, hasta que faltaban dos meses para los exámenes, pensé: No hay derecho que mis padres se estén sacrificando por mí y yo viviendo a la bartola. Fue una de las pocas iluminaciones que he tenido en esta vida, me dije que aquello no podía seguir así, empecé a estudiar día y noche a base de Centramina, unas anfetaminas que usaban los camioneros de la época, y que aunque ya estaban prohibidas, las conseguíamos relativamente fácil. A partir de aquella “iluminación”, todo fueron sobresalientes y números uno de promoción. He entrecomillado la palabreja anterior, porque no fue tal, sino el sentido de la responsabilidad que nos inculcaban sin darnos cuenta y que en momentos críticos afloraban como los almendros que he citado antes, y me pregunto adonde ha ido a parar ese sentido hoy en día porque si se hace algo, no es por ella, sino por miedo a no cumplir y que te jodan. No puedo pasar esta época de mi vida, sin hablar del amor. Aunque no deja de ser una palabra hermosa, ya se utilice para el existente entre padres e hijos, entre semejantes, en este caso me voy a referir al que sientes

13

hacia una persona del sexo opuesto. Dicen que puedes enamorarte varias veces, pero o bien a mi no me ha ocurrido o dudo que pueda ser igual al que sientes con esa edad. Hablan de que se trata de una reacción química, cosa que de ser cierta, cavilo que los elementos que la desencadenan solo están en nuestro cuerpo una vez en la vida. Yo esos elementos los tuve a esa edad, y me los hizo detonar precisamente la mujer que ahora me abandona. ¡Como latía el corazón con la sola presencia del ser querido! Sigo creyendo que no hay ninguna droga que de mayor placer. Hago este apartado, porque ya la vida por si sola, se encarga de hacerte putadas lo suficientemente duras como para que encima vengan otros a hacerlo mas. Hubo otra persona del sexo opuesto, que tampoco quiero dejar de mencionar, pero en este caso para mal de ella, solo me unió una amistad

inolvidable, pero pienso sin muchas posibilidades de equivocarme que ella

sintió esa química hacia mi.¡Lo siento!¡Ah!

cosas mías y que seguro que a el lo has querido mas que a nadie.

Dile

a tu marido que solo son

De esta etapa de mi vida, quizás deba hacer referencia a mis

inclinaciones políticas. Lo correcto seria decir que me atraía el comunismo. No os habéis dado cuenta de que todos los que nos mandan, cuando dan su currículo, no dejan de apostillar, que pertenecieron al partido comunista o que leyeron a Karl Marx. Os aseguro que dudo tanto de eso, como de que exista Dios. Nuestros padres, tenían tanto miedo después de su guerra, fuesen del bando que fuesen, que jamás hablasen de política, por lo menos en presencia de sus hijos. Os aseguro que en nuestro léxico, ni existía esa palabra y lo máximo que leímos de algo que se le pareciera, fue la asignatura obligatoria llamada Formación del Espíritu Nacional. Por esta

asignatura han pasado todos. ¡Bueno!

qué se avergüenzan? ¿Que culpa tuvimos de que nos la impusieran? Es mas quizás sea de los pocos que no estuve afiliado a Falange Española y de las JONS, y no critico a los que estuvieron por una sencilla razón. Al igual que ahora, tenían sus propias orejeras para conducirnos por el camino que a ellos les interesaba. En los locales de falange, había toda clase de juegos de mesa, billares, te enseñaban a escalar, había acampadas y demás distracciones que solo se podían encontrar allí. ¿Y del uniforme? ¿No os han hablado de él? Os podéis imaginar a un chaval con aquella vestimenta. Podéis compararlo con lo que sienten actualmente cuando los disfrazan para hacer la primera comunión. Te atraían con estos señuelos y a continuación el lavado de cerebro. De mi familia, hablare en otro momento, pero ya que he hablado de mis amigos, no puedo dejar atrás a mi padre. No vais a creerme si digo que fue el mejor que he tenido, cosa que no concebiréis en la época actual. Nunca me puso la mano encima, pero una mirada suya, me indicaba claramente que es lo que estaba haciendo mal o bien. Me enseño a montar en moto cuando no llegaba con los pies al suelo. El, en el sillín trasero,

Descarto

a los más jóvenes. ¿Por

14

guardaba el equilibrio mientras salíamos. Se me cayó el mundo encima cuando después del accidente que tuvo, se deshizo de ella. Me costo perdonarle que no la dejara para mi. Me inculco mi entusiasmo por la mecánica, perdurándome en la actualidad. Otro apartado para preguntar: El por qué después de ser punteros en la construcción de motos, ahora no tenemos ni una marca propia en esto que una vez fue España. Montesa, Bultaco, Derbi. En Estados Unidos aun la conservan como piezas de museo. Otro tanto con nuestra Marina Mercante de la que tan orgulloso me sentía. Éramos de los primeros tanto en flota, como en construcción. De las primeras hay conatos de recuperación, pero de la mano de los japoneses. De la segunda no se si queda algún astillero abierto, porque casi siempre que por error escucho las noticias están cerrando otro. Estuve más de un año en Ferrol, en los astilleros de Astano, en la construcción de un superpetrolero. Saludos gallegos, os conozco bien, no solo por la construcción del Melilla, sino también porque formabais la mayor parte de las tripulaciones de los barcos en los que navegué y os conozco bien. Sois quizás las mejores personas que he conocido, con verdadera identidad propia y con un idioma precioso. Se sobreentiende que conozco bastante bien la Península Ibérica y como he dicho a pesar de tener la identidad mas acusada de toda ella, no dais el coñazo como otros que yo me se. Si he hablado de música de los idiomas, el vuestro el mas canoro sobre todo hablado por las mujeres mayores. Parecía te echaban una regañina cariñosa. De la construcción naval, me diréis que no ha podido resistir la competencia de los países asiáticos con su mano de obra barata. Y por qué lo soporto Suecia o Alemania. So jodidos, porque no supisteis reconvertir ni los astilleros ni la flota a esa tecnología punta que ahora ellos han sabido aprovechar. Cambio. Por qué se sigue vendiendo como algo fuera de serie una moto BMW, ¡Echadle la culpa a Franco! ¡Gilipollas!, estaba hablando de mi padre y me habéis cabreado con vuestra inutilidad. Sigo hablando de él. Tenía defectos como que le gustaba el morapio más que a mí. Había un químico, que traían en la época de la zafra que le decía: Pepe usted bebe vino, pero mea ideas, y con esto ya adelanto una de sus virtudes. Era inteligente como el solo. De tornero, oficio que aprendió en la guerra, llego a hacer el solo una fabrica azucarera. ¿Sin estudios? No si los tenia, tenia una de las mejores bibliotecas técnicas que he visto. Claro que en aquel entonces no existía la titulitis. He visto a muchos ingenieros consultarle problemas y no se avergonzaban de ello. No había nada de especial en que bien por experiencia, bien porque era mas inteligente supiera resolverlos. En la actualidad hay una serie de inútiles que andan sueltos por ahí, pero como tienen un papel, llámese titulo, que dice que sabe, hay que joderse. Claro que el mercado al que tanto queréis, pronto se encarga de ponerlos en su sitio.

15

Fue en mi estancia en Cádiz cuando pase una etapa de misticismo. No podéis imaginaros el lavado de cerebro que nos hacían metiéndonos la religión en la cabeza casi usando el mismo método que los franceses con las ocas para enfermarles el hígado. Aparte de la clase de religión la cual, como no podía ser menos, nos era impartida por un cura, cada cierto tiempo venían unos señores, a los que conocíamos como misioneros, que era tal el terror que nos inculcaban con la dichosa religión, que no andaba mas de cincuenta metros, sin rezar un padrenuestro, el cual me perdonaba, los posibles malos pensamientos que podía haber tenido en ese trayecto. Esto no es ninguna exageración, os aseguro que es tan real como que en este momento existo. Creo ya no solo en los lavados de cerebro, sino como en ellos son especialistas las distintas religiones. Tal me tenían comido el coco, que si en aquella época me piden que haga de hombre bomba en nombre de la religión católica lo hubiera hecho sin dudarlo. No digáis que los pobres palestinos están locos, son victimas de la religión. De una de ellas. Al no estar tan controlado, me replanteé si aquella opresión interior que sentía, era lógica. Fue una guerra interior bastante jodida, pero el que mucho abarca, poco aprieta, y el tiro les salio por la culata, porque de ser un fanático católico, pase a no se si exactamente ateo, pero desde luego a no creer en ninguno de los dioses que todas las religiones presentan como verdaderos. Aquí lo cuento como una cosa normal, pero sude tinta, fue un verdadero trance, aunque no llegue a levitar como Santa Teresa. También comprenderéis que si pongo Santa con mayúsculas, es por respeto a los que creen.

Sigo opinando, que a falta de personas que nos inculquen valores éticos, buenas son tortas. Aparte de, si no mal recuerdo, una araña, que sirve de alimento a sus crías cuando nacen, no es lo normal que en ninguna especie vayan matando a su padre y a su madre, así que aquí Moisés tampoco se rompió la cabeza, cuando hizo aquellas famosas tablas. Mucho mejor seria que nos guiáramos por las leyes naturales, que por las religiosas. Bastantes guerras de religión e inquisiciones ha habido y tenemos, y si no decidme que es lo que esta pasando ahora con los islamistas. Es una guerra solapada y más peligrosa que las convencionales. En esta no mueren los militares que para ello cobran, sino la pobre mujer que coge un medio de transporte para ir a su trabajo. Aunque he dicho, que respeto a los que creen, si esto llega a ver la luz mas de uno me va a poner a parir, pero a esos les pido que se hagan la siguiente reflexión: Los Cristianos debemos andar por mil millones de criaturas (A mi también me cuentan). Pregunto: Las otras cinco mil millones, ¿son retrasadas mentales?

16

Cuando me di cuenta, ya era Alumno de maquinas, y llego la hora da la verdad. Antes de tener ningún titulo, teníamos que hacer aproximadamente dos años de prácticas y después otro curso en La

Escuela, para obtener el de Segundo Oficial de Maquinas. Aunque teníamos el tratamiento de Oficial, carecíamos de mando, y cobrábamos lo que en aquella época era el sueldo mínimo, unas mil ochocientas pesetas. A

mi me parecía una barbaridad, puesto que muchas familias españolas,

Vivian de él. Pronto me di cuenta de que era una miseria. Iba a conocer un barco por dentro e iba a saber en que consistía aquello de navegar. Lo hice en Sevilla en la turbonave Pedro de Alvarado, uno de los dos buques escuela que tenia la Marina Mercante y del que guardo mejor recuerdo. Como he dicho embarque en el de Alumno, ocupe con posterioridad diferentes cargos y me desembarque de el para dejar de navegar definitivamente con el cargo de Jefe de Maquinas. Posiblemente pase en el los mejores momentos de mi vida.

Posiblemente pase en el los mejores momentos de mi vida. Le toco el turno a la

Le toco el turno a la partida. Para que entendáis lo que sigue, os comentare que las maquinas de propulsión de los barcos tenían dos formas

de funcionamiento: Todo en manual, a lo que decíamos que estábamos de

maniobra. Este tipo de funcionamiento era en las salidas y en las arribadas

a puerto. Una vez en mar abierto las maquinas se ponían en automático, y

en ellas solo permanecía el personal de guardia. Era la segunda forma de

funcionamiento. Cuando llego la hora de la partida, uno de los Alumnos de

guardia, vino a decirme que estábamos de maniobra y que todos teníamos que bajar. Después de no se cuantas horas de permanecer bajo unos ruidos, de tantos decibelios, que no entendías lo que hablaba una persona (Con el

17

tiempo aprendes a leer en los labios y a cierta distancia usábamos un lenguaje de señales, creo que internacional, como ejemplo, para preguntar por el electricista uníamos varias veces los dedos índices de ambas manos), yo me preguntaba, cuando cojones se iba a mover aquel cacharro. Cierto que en el telégrafo, esa especie de cilindro, con una flecha que giraba acompañada por un estridente timbrazo, indicaba “Avante media” o “Atrás toda”, pero pensaba que eran unos ensayos. Cuando dijeron final de maniobra, me quede un poco estupefacto, Salí a cubierta y ¡Oh cielos! Estábamos en alta mar, habiendo ya dejado atrás la barra de San Lucar de Barrameda. Claro lo que habíamos tenido una navegación fluvial, por lo que ningún movimiento de las aguas hizo que el barco se moviera lo mas mínimo, no teniendo ninguna sensación de que estuvieras en movimiento. Esto iba a durar poco. A Ceuta a tomar combustible, y directamente a Canadá. Lo último que vi de tierra fue Cabo San Vicente. Una sensación indescriptible para alguien que no la haya experimentado, el verte rodeado por todas partes de agua. Una especie de miedo y de libertad. Claro que la otra sensación no fue tan agradable y tampoco la había experimentado nunca. Notaba en mi cabeza una especie de embotamiento y como si esta fuera por un lado y mi cuerpo por otro El mareo. ¡Vaya cosa mala! Yo antes había visto a gente marearse en un vehículo, le decían al conductor que parara, vomitaban, se recuperaban un poco y a seguir viaje, pero el puñetero barco, ni paraba y si lo hubiera hecho peor porque el movimiento a la deriva es aun mas mareante. Ya no tenias que vomitar, solo de pensar en la comida, se revolvía el estomago. Solo querías cama. Probé todos los remedios que me recomendaron los veteranos, desde tomarme un vaso de vino a ir a sentarme a popa. Solo quería desaparecer. Entramos en el Río San Lorenzo, pasamos Québec y por fin atracamos en Trois Rivieres. No he de decir que los paisajes que veía a lado y lado del río me hacían alucinar. Cuando vi a la Policía Montada del Canadá creí estar dentro de una película. Mis sentidos no podían asimilar tantas cosas nuevas, tan es así que rápidamente olvide todo lo malo del viaje. Otros se encargaron de recordármelo. Dos Alumnos compañeros y hermanos entre ellos decidieron que lo del mareo no iba con ellos, y desde Canadá se volvieron en avión con lo que allí acabaron sus estudios de náutica. Quizás cuento todo esto para volver al sentido de la responsabilidad que a mi me habían inculcado. Yo también me plantee abandonar, pero por otra parte me martilleaba la cabeza diciéndome que mis padres se habían gastado un dinero en mí, que para ellos lo hubieran querido y que yo los iba a tirar por la borda, presentándome ante ellos diciéndoles no soy nada y a empezar de nuevo. Este último razonamiento no me entraba en la cabeza así que decidí seguir navegando aunque en ello me fuera la vida.

18

Continuamos viaje, y volvemos a atravesar el Atlántico en sentido contrario, pero con la particularidad de que en la mitad había un huracán. El Capitán sabiendo que íbamos con una carga de grano en un barco no apto para ello, fue evitándolo, a base de ir costeando, hasta que al llegar a la altura de Estados Unidos, decidió atravesar puesto que al paso que íbamos hubiéramos llegado a Argentina que ciertamente no era nuestro destino. Os aseguro que fue uno de los mayores temporales por los que he pasado. Aquí me vienen otro de los misterios de mi vida y que se los achaco a la mente. ¿Cómo es posible que en el viaje de ida que apenas se movía el barco, tuviera ganas de morirme a consecuencia del mareo, y en pleno ciclón, en el que el barco parecía una cáscara de nuez, no tuviera el menor síntoma y no solo eso, sino que me sentía verdaderamente a gusto viendo como las olas nos pasaban por encima pareciéndonos mas a un submarino que a otra cosa? ¿Como ya no me mareaba? Era imposible que los órganos de la vista y del oído, a los que los astronautas adiestran a base de pruebes durísimas para adaptarlos, y a mi me sin mediar ningún tipo de entrenamiento, se me habían adaptado como si toda la vida hubiera estado navegando. No hay mas explicación, al menos para mi, a la decisión que había tomado de seguir navegando, y ante la misma la mente le mando ordenes al resto de los sentidos diciéndole, este tío que no se me maree que si no se me muere. Os aseguro que nunca mas me he mareado y temporales he pasado muchos. Bueno, miento como os dije antes los tuve con la rotura del peñasco, pero nunca mas por motivos naturales. No pretendo hacer de este relato un libro de viajes, así que os pondré al tanto de mientras yo estaba tan radiante porque no me mareaba, que opinaba el resto de la tripulación del viaje. Yo veía caras de preocupación en todos ellos. En un principio pensé que yo era un tío cojonudo, que aun siendo novato, no tenía miedo al temporal, mientras los demás iban asustados. Que osada es la ignorancia. Antes de continuar diré que la carga que traíamos, era de grano de maíz. Para este tipo de carga, había barcos específicos con las bodegas dividida en compartimentos, para que no hubiera desplazamientos de la gabela. Al nuestro con unos maderos colocados vete tu a saber de que forma pretendían evitar este deslizamiento Los efectos, los fui sabiendo con el tiempo. No, no es que el grano se desplazara un poco y el barco se escorara, el desplazamiento era fulminante, de tal forma que cuando querías darte cuenta, la chimenea, en vez alzarse altiva hacia el cielo, en cuestión de minutos miraba hacia el fondo del mismimisimo océano. Esto lo sabían los canallas de los armadores, puesto que ya les habían desaparecido mas de un barco, en la misma ruta y con la misma carga y junto con los barcos y la carga, sus tripulaciones, sin que les diera tiempo a mandar una mala señal de socorro. Para ellos simplemente había desaparecido uno de los barcos de su flota, y

19

la causa y la perdida de tripulación, no les hacia sentirse muy mal. Eran riesgos del oficio. Además ellos recuperaban el valor del barco porque para eso lo tenían asegurado. Quiero incidir que los armadores en el caso de mi Compañía no eran tales. Era una Compañía perteneciente al Instituto Nacional de Industria y por lo tanto al estado español. Ya empezaron mis cavilaciones, acerca de que les importábamos a nadie. Cuando esto lo hacia el estado, que no haría un armador normal. Pero esto no es nada, cuando si no mal recuerdo en Bilbao, cargamos trilita. Si eso que se conoce por las siglas de TNT, y que los mas entendidos dicen que se llama trinotolueno. Excepto el Capitán y puede que alguien más, el resto de la tripulación, nada sabíamos de la dichosa carguita. ¿Que como nos enteramos?, pues por el periódico. Al llegar a Santander a completar el resto de la carga, un periodista, levanto la liebre y a poco mas mandan el barco al polo norte. El incendio que sufrió la ciudad en el año 1.941, no era nada con lo que pronosticaban iba a pasar si lo que nosotros llevábamos a bordo estallara. Nos hicieron fondear en alta mar en espera de resultados, hasta que me imagino vino una orden de las altas esferas (Por algo el barco era suyo), diciendo que durante el día entráramos a cargar y durante la noche hopo, a pudrirnos fuera. Que los santanderinos defendieran su ciudad, me parecía de lo mas natural, incluso les tome admiración porque protestar en tiempos de Franco no estaba bien visto, lo que ya no me pareció tan bien es que en el periódico, en el cual salíamos todos los días en primera pagina, no hicieran una mención al peligro que corríamos nosotros, y no solo eso, sino que como no había cojoncillos para meterse con los organismos oficiales, nos hacían responsables de aquel posible desastre. Vais entendiendo como funciona este mundo y que somos para el resto. ¡Basura! Aquí no acaba la cosa con el dichoso TNT. Resulta que el mismo lo habían cargado en el sollado de proa. En aquel dichoso viajecito hacia Puerto Cabello, hasta la mar se nos puso en contra. El temporal nos vino de proa con lo que los pantocazos, hacían temblar al barco y cuando digo temblar no es que este buscando eufemismos para exagerar. Es que vibraba como si de verdad hubiera estallado una bomba. Con todo lo que había visto en las película, que era un producto que había que manejar con sumo cuidado porque con un mal movimiento podía estallar, os podéis imaginar donde se colocaban mis pelotas con cada pantocazo. Ni dormir podía, me imaginaba en uno de ellos estallando la proa y bebiéndonos todo el Atlántico. Pensaba que todo podía ser producto de mi ignorancia, y que transportar trilita fuera como llevar un cargamento de bananas, pero no, fue llegar a puerto y nos rodeo el ejercito venezolano, no pudiéndose acercar a kilómetros a la redonda ni un alma.

20

Descargamos el paquete y todos nos las prometíamos tan felices, porque aparte de salvar el pellejo, íbamos a cobrar un plus de mercancías peligrosas. Ingenuos de nosotros. Como ya habré repetido varias veces el sistema se las sabe todas. Fijarse en su maldad y alevosía. La ley decía que este plus se pagaría, cuando la mercancía peligrosa superara un tanto por siento da la capacidad del barco. Pues se habían entretenido en cargar unos kilos de menos (Estamos hablando de que llevábamos toneladas), para no darnos el plus. A que vosotros no hubierais caído en semejante detalle. Inocentes, por eso no pertenecéis a la elite, no sabéis maquinar la forma de fastidiar a vuestros semejantes. Retrocedo, y vuelvo al viaje de Canadá. Como podéis suponer, a este le siguió otro, otro más y así exceptuando las épocas de vacaciones y las de carenado del barco, estuve todo el tiempo viajando y conociendo mundo. Era una forma maravillosa de hacerlo, lo hacías como los caracoles, con la casa a cuestas. Al volver de visitar una ciudad, volvías a tu cama, veías tus libros y el resto de tus objetos personales. Los viajes de hotel en hotel bajo ningún concepto los comparo con los que yo hice. Hay que tener en cuenta que tu trabajo también lo tenias allí, con lo que te evitabas los desplazamientos al mismo como se hace en la actualidad desde la ciudad dormitorio situada a cincuenta kilómetros, con los correspondientes atascos y comidas rápidas (Así le llaman a esa forma de comer a ser posible en un taburete y engullendo esos productos congelados, como un pavo). Ahora comprendo que se haya añadido a nuestro vocabulario la dichosa palabreja del stress. Si os fijáis es otra disfusion de nuestra mente, y suma y sigue. Os puedo asegurar que la gran mayoría de la población sudamericana no conoce el significado. Hay por ahí en la televisión un anuncio que se ríe precisamente de esto. Pues no, no es para reírse. Esto me recuerda cuando hace muchos años leyendo a Ernesto Sábato, decía que algún día vendrían los bárbaros del norte a copiarnos la siesta. Cuanta razón llevaba el hombre. Pues bien con los viajes se me fue abriendo la mente y comprendiendo cuan engañados nos tenían en España. Engañados no, habían creado una muralla alrededor, con la que filtraban las posible informaciones que nos podían llegar de fuera, manteniéndonos en la ignorancia y puñetera falta que les hacia falta engañarnos. Nací en un pueblo de la costa de cuyo nombre no quiero acordarme. Lo único que recuerdo con agrado de él son sus costas acantiladas, en los que había unos roqueos preciosos para la práctica del buceo. Al decir buceo, no me refiero al que se practica ahora, con traje de neopreno, botellas de aire y demás parafernalia. No quiero con esto decir que actualmente no cuente con este equipo, pero es que la edad no perdona, y lo que de crío era normal, estar todo el día en el agua, independientemente de

21

su temperatura, ahora ya no lo es tanto y por lo menos hay que recurrir al traje para protegerse del frío. De Aquellos roqueos llenos de vida, actualmente solo quedan las rocas peladas. Para que esto haya ocurrido ha sido determinante, la pesca con artes prohibidos pero alevosamente consentida por las autoridades de marina, la contaminación y el mayor depredador que existe sobre la tierra,

que es el hombre. En primer lugar decir que buceábamos a pelo y cuando esto digo, me refiero a que no teníamos dinero ni para unas puñeteras gafas por lo que lo hacíamos igual que los primitivos pescadores de perlas. Nuestras primeras gafas, fueron una pasada al estilo de la bicicleta. Digo que somos unos depredadores estúpidos, porque bien que recuerdo que cuando íbamos a coger mejillones, lo hacíamos de uno en uno

y como es lógico seleccionando los de mas tamaño. Bien, con posterioridad

he visto como tontos del culo sin puta idea, con un cuchillo arrancaban tortas enteras de mejillones sin saber que estaban destruyendo el hábitat, y

que este tardaría muchos años en regenerarse, privando así a sus hijos y posiblemente a sus nietos de estos placeres que la naturaleza había puesto ahí para todos. Al igual que hablo de los mejillones hablo de los pulpos. Cuando veíamos uno que no tenia el tamaño suficiente, jugábamos con el, le gastábamos alguna putada, pero después se le dejaba disfrutar de su fondo marino Hoy en día he visto a críos sacar pulpos de diez centímetros e

ir a presumir delante de su padre y este en vez de educarlo y decirle lo del

anuncio ese que tan tarde han puesto y creo cuando ya no tiene remedio, de “pezqueñines no”, los alababan y les decían que eran unos tíos cojonúdos.

Claro, que a mi nadie me dijo que los pequeños no se podían coger, lo que de muestra que algo va mal. Hace tiempo que deje el fusil, y las ultimas veces que he buceado lo he hecho con una cámara fotográfica, intentando plasmar lo que ya nunca

podré. Explicaré la razón del cuyo nombre no quiero acordarme. Éramos un pueblo de gente mas bien bruta, vocinglera, pocos se escapaban te su respectivo mote y con un deje al hablar, que nos distinguía de cualquier pueblo de su alrededor. Que dios me libre de que os haga pensar que era un pueblo de imbéciles, se tenía y supongo que se siguen teniendo muchas virtudes. Puedo aportar como prueba, que posiblemente sea el pueblo que mas ha progresado de toda la provincia, incluso quizás haya doblado el numero de habitantes. Claro que para mi forma de pensar el progreso dependiendo de la forma de interpretarlo, no solo pude dejar de ser una virtud, sino algo peligrosísimo, cuando conlleva, por ejemplo devastaciones como la selva del Amazonas. Piensa en lo que he dicho de los mejillones. Puede que al paso que vamos, vuestros nietos vean a su alrededor una isla de Pascua.

22

Antes de despotricar contra mi pueblo quiero aclararos mi forma de pensar acerca de las raíces y que lo relaciono con las fronteras. Habréis leído mucho y puede que yo me haya fijado más por no estar de acuerdo, que hay que respetar nuestras raíces, que hay que buscarlas, y una serie de sandeces con las que como ya he dicho no comulgo. A mi parecer nos diferenciamos de los vegetales, en que nosotros podemos desplazarnos mientras que ellos no, a no ser que nosotros les ayudemos trasportándolos en macetas o por cualquier otro medio. Pues bien yo hecho mis raíces en el lugar que me encuentre a gusto y no en el que nací puesto que no lo elegí yo, y al decir esto, me estoy acordando de los que ahora llaman subsaharianos. Que les den a elegir donde radican si donde nacieron o en Alemania. En esto me sobrepasan, porque soy de los que no puedo con el frío, y yo elegiría su lugar de nacimiento. Con respecto a esto de las dichosas raíces, os voy a contar una anécdota: Antes de los tramites de separación con Rosi, teníamos dos casas, una en Granada y esta en la que vivo por ahora. La de Granada está en pleno centro de la civilización. A tiro de piedra está la Universidad, un hipermercado, farmacias, paradas de taxis, bares, cines etc. Las condiciones de esta ya os las he dicho al principio. Apunto yo, por que Rosi había elegido aquella como su casa y yo había elegido esta. Yo vivía en aquella pero mi subconsciente me decía que no era la mía. Al igual que mis perros había elegido esta. Espero que no sea la ultima, y no porque no le tenga cariño, sino porque a estas alturas de la vida tengo otros proyectos que ojalá se cumplan. Y vuelvo a mi pueblo. Aunque no he estado en el aproximadamente el mismo tiempo que el de la depresión, lo que quiere decir que no se cuantos años son, lo que recuerdo es que me encontraba mas extranjero en él que en muchos de los lugares de este mundo que he visitado. La mayoría, no solo han perdido el deje, sino que mas bien parecen se hayan criado en Valladolid, Ya no presumen de que se han tomado un costa cojonudo en el Picuo, sino que vienen de tomarse un gintonic en el Club Náutico, antes nos conocíamos y nos tratábamos todos, ahora se han acentuado de tal forma la diferencia de clases, que aunque ellos no se den cuenta, han establecido barreras, dándose la curiosa circunstancia, de que ahora los pudientes, no son los hijos de los antiguos caciques, así llamados, pero con los que yo me relacione y sigo relacionándome, sin que jamás hayamos marcado barreras, sino los hijos de los antiguos agricultores que aun lo siguen siéndolo pero ahora de unos invernaderos que dejan el mismo dinero que los pozos de petróleo. Yo se lo achaco a su complejo de inferioridad. Estos nuevos ricos, de los cuales su dinero me importa un cojón, tienen unas ínsulas que para si las quisiera Sancho Panza. Me he metido con los agricultores, pero no son solo ellos los que se han forrado en el dólar, otros tenían su taller de bicicletas y hoy en día son

23

concesionarios de Mercedes, y otros recogían chatarra por la calle y actualmente tienen un desguase homologado de vehículos. Teníamos un defectillo, que sospecho era generalizado del resto de España, ya sabes, nos comían el coco con aquello del imperio, de la hispanidad y demás bagatelas. Si se hacia un cine nuevo, era el mejor de Europa, si un mercado municipal, el mejor de la provincia, y si un matadero, habían venido unos japoneses a copiarlo y me hace gracia porque ese matadero, lo hizo mi padre y lo había fusilado del de Marbella, que en eso mi padre era un artista, aunque después añadiera ideas de su cosecha. Que sorpresa cuando llego a Italia, entro en un cine y rápidamente me doy cuenta de que me habían engañado. Esto del cine no es más que una pequeña muestra de las orejeras tan perfectas que nos habían colocado. Fui descubriendo nimiedades como que existían otras formas de gobierno, que la gente se expresaba libremente sin temor a ir a la cárcel, incluso que se podía adquirir El Capital en cualquier librería y en cualquier idioma. Es mas sabían que había escritores y poetas españoles que en España ni sabíamos que existían porque al ser contrarios a Franco, los enterraban en lo mas profundo del baúl de los recuerdos. Todo hay que decirlo, cuando ya estabas convencido de que te habían estado ocultando cosas, querías recuperar con rapidez el tiempo perdido y una de las primeras cosas que hice fue comprarme el dichoso librito de Marx y no me avergüenzo deciros que me pareció más pesado que una vaca en brazos, que el tío estaba desfasado. Por supuesto ya no me compre El Manifiesto Comunista. Puede que fuera demasiada información, la que no solo tenias que asimilar, sino comparar y ver por qué te la habían negado. ¿Por qué en una película normal, había una escena de desnudos y nadie se escandalizaba? ¿Por qué había maquinas que expendían condones en vez de paquetes de tabaco? Cualquiera compraba en mi pueblo un preservativo en la farmacia y más si tenías novia. El boca a boca se disparaba con una rapidez que ni internet la tiene hoy en día, con lo que los comentarios del siguiente era que te estabas tirando a tu futura. De todos estos recuerdos, tened en cuenta que estaba en periodo de prácticas y que aun me quedaba mucho que ver, fueron dos los que me depararon mas huella. El primero fue en Rótterdam. El ayuntamiento de la ciudad, en pleno centro de la misma, había cedido a los hippies, una antigua iglesia, para que allí se reunieran. Allí empecé a conocer este movimiento del que nada conocíamos, y que cuando más investigue sobre ellos, más me gusto e incluso pensé unirme a ellos. Por supuesto me atrajo más que el comunismo. Seguro, hay algunos que están pesando que soy un facha, pero os anticipo en primer lugar, que posiblemente, vosotros no hayáis viajado a ningún país comunista en plena salsa del mismo y yo si lo

24

he hecho. Que había diferencia de clases ¡Por supuesto que las había! Y una de las cosas que mas me jodió, era que en vez de llevar contrabando de tabaco (En los barcos siempre había quien se ganaba unas perras con estas

practicas, aunque nunca comprendí el riesgo que corrían), lo hacían de bragas y sostenes. No nunca me gusto el sistema comunista y además como he dicho antes con conocimiento de causa. Cuando fui a entrar a la iglesia, viendo sus vestimentas, me encontraba ridículo con mi traje y mi corbata, por lo que no se me ocurrió otra cosa que darle la vuelta a la chaqueta enseñando los forros y tirar la corbata. Claro que mas ridículo me siento ahora pensando en lo que hice.

Se alumbraban con velas, había grupos en los que unos escuchaban

extasiados mientras otro leía unas poesías ¡En fin! algo que me marco. Allí también descubrí un olor muy especial que lo embargaba todo y que era el del hachís. Ya le llegara su turno a las drogas. Al igual que la palabra política, la palabra droga no existía en nuestro vocabulario, pero haberlas habíalas. Yo que ni he sido ni soy ningún santo, he tenido mis

problemas con ellas.

Mi otro recuerdo nada tiene que ver con este, pero también me

impacto. Fue el barrio de Saint Pauli de Hamburgo Me imagino que ya sabéis que es famoso por sus escaparates no precisamente de mercería, sino de mujeres semi en pelotas invitándote a que pasaras a desahogar otro de tus instintos. Pero eso no era mas que un anticipo de lo que me iba a encontrar en los locales de espectáculos pornográficos. Nunca me había llegado mi calenturienta cabeza a tales números y menos viniendo de donde venia. Precisamente estando en Rótterdam, nos llego la noticia de la muerte de John Fitzgerald Kennedy. Recuerdo fuimos con el cura de a bordo a la embajada norteamericana a presentar nuestras condolencias por la muerte

de su presidente. Cual seria nuestra sorpresa, cuando nos dijeron que qué condolencias ni que puñetas, que lo que estaban era contentísimos de que se lo hubieran cargado. Me remito a lo de que el sistema se quita de en medio a todo el que les molesta para sus planes. La versión que dieron de la muerte movía a risa. Ni imaginación tuvieron para inventarse un bulo más verosímil.

No he dicho que llevábamos un cura a bordo, por no haber venido al

caso, pero este, que era jesuita, se las sabía todas. Nos daba clases de ingles y a lo único que se dedicaba era a viajar gratis, desapareciendo en las llegadas a puerto y no volviendo hasta justo en el momento de partir.

Nunca le escuche hablar con nadie de religión. Antes de dejar Rótterdam, tengo que contar otra anécdota, en defensa de mis paisanos. En un local en que ofrecían información, sobre monumentos, visitas guiadas, y otros datos de la ciudad, las puertas eran de cristal, y por la parte interior de la misma un letrero con el siguiente

25

mensaje: Esta puerta se abre empujándole. ¡Se me caía la cara de vergüenza! Me imagino que habréis supuesto, que en aquella oficina de información, acudían personas de todos los países. ¿Por qué coño habían puesto el cartel solo en español? Me indicaba que españoles brutos los había a porrillo. Ni que decir tiene que arranque aquel papel. Aunque no sea disculpa, tengo que decir, que en aquella época, el movimiento de esclavos era desde España al resto de Europa. No fue en este en el único barco que hice las practicas. No exigían hacer días de vapor y días de motores, pero no es mi propósito, hacer aquí mi historial náutico. Voy a añadir que también me impresionó mi visita a Oran. Argelia acababa de obtener su independencia, pero permanecía en activo la OAS, y no solo se veían los impactos de bala por las paredes, sino que de vez en cuando se escuchaba una ráfaga de ametralladora la cual aparte del miedo, pensabas si no habría sido el final de alguien en este divertido mundo. Acabe las practicas, y como dije, teníamos que hacer otro año de estudios para obtener el titulo de Segundo Oficial de Maquinas. Cada vez que encontraba un hueco, me escapaba de Cádiz para ir a ver a Rosi de la que ya era novio formal. Andaría por los veinte años, y después de lo de la química y de la venta de condones en mi pueblo que antes ya expliqué, ocurrió lo que tenia que ocurrir. La deje embarazada. Estaba en Cádiz, cuando Rosi me lo comunico y yo muy hombre y muy responsable decidí dejar mis estudios, para casarme de inmediato y ya trabajaría de albañil que en aquella época estaban muy solicitados. Otra vez, mi agradecimiento a mi padre. Cuando le conté mis planes, muy serio, me dijo: ¡Hijo mío tu eres gilipollas!, coge el camino, vuélvete a Cádiz, acaba tus estudios y después os casáis. Aunque en un principio me resistí, comprendí que mi padre tenía más razón que un santo. Vuelta a los estudios, acabe y cuando volví, Rosi ya tenia una barriga de bastantes meses. Lo que sigue es lo que me dejo un recuerdo de los que la mente borra. Quisiera perdonar tanto a sus padres como a los míos, pero en mi interior hay algo que se resiste ha hacerlo. Nos vistieron no se como (Pudo asegurar que muchas veces e intentado recordar, no solo la vestimenta, sino todo el episodio, pero este es un caso claro de que la mente borra lo malo), nos llevaron a la iglesia de madrugada, nos casaron y la vuelta a la casa de ella recuerdo unos llantos. Lo que es la sabiduría de la vejez. Se lo habían ocultado hasta a su abuela que precisamente Rosi era su ojo derecho y cuando se entero, lo primero que dijo es que lo que habían hecho con nosotros era un crimen. Nunca me explicare ni me perdonare como no reaccione ante semejante barbaridad y no mande a tomar por el culo a sus padres, a los

26

míos y con las ideas que ya tenía, haber mandado la ceremonia religiosa a freír mierda. ¿Cómo mis padres que habían pasado por el mismo caso, permitieron aquello? Algún día averiguare si también no fue el caso de los suyos. No dejo de reconocer que para la mentalidad de la época, habíamos cometido poco menos que un crimen, pero como se les pude comer la cabeza a las personas, que lo que siempre ha sido así desde que el mundo es mundo (Ahora existen píldoras pre y pos coito), llegue a ser algo aberrante. ¿Es culpa de la religión? ¿Es la falsa moral? Hoy en día tal y como yo lo veo, no hay mas que somos unos hipócritas. No somos capaces de instruir a nuestros hijos en la sexualidad y en todo lo que de ella se deriva. Para que esto no les ocurriera a mis hijos, a la mayor de ellas, le dije no sin pasar un mal rato, que se acostara con todo aquel que le gustara, solo que pusiera los medios para no tener hijos, si estos no eran deseados por ambos. La historia se repitió, incluyendo lo de los estudios de ambos sin acabar, aunque pienso que auque fui adelantado a mi época, me pase de pardillo al no haberle suministrado yo los preservativos. A raíz de este pasaje de mi vida, recuerdo que no hace mucho tiempo, que hablando con una compañera de trabajo, ingeniera por más señas y por lo tanto con la suficiente preparación, le pregunte si tenía hijos, a lo que me contesto como la cosa más normal del mundo que el trabajo no le permitía tenerlos. ¡Este mundo va a la deriva! ¿Cómo se puede anteponer el trabajo a un instinto tan natural como el de la procreación y supervivencia de las especies? Ahora la hipoteca del piso, después el coche, después el arreglo del cuarto de baño y como si se tratara de un mueble mas ahora toca tener el hijo, y ¡ojo!, uno solo, porque al igual que no podemos mantener dos coches, tampoco podemos mantener dos hijos.¡Las cabezas idas!

Claro que aquí el sistema se equivoco, cosa rara en él. Hacia falta mano de obra y dijeron: Incorporemos a la mujer al mundo del trabajo. Movimientos feministas, partidos de izquierdas, de derechas y hasta el susum cordan, querían apuntarse el tanto ¿Os creísteis de verdad que buscaban la igualdad? ¿Cuántas mujeres (Toda regla tiene su ecepción) tienen puestos de responsabilidad en el mundo? Me refiero a poder político, empresarial o de cualquier otro tipo de altos vuelos. Una vez incorporada a esta maquina de producción, en el matrimonio, trabajan ambos y lo lógico seria decir que el poder adquisitivo hubiera subido al doble. ¿Pensáis que ha sido así? En poco espacio de tiempo y sin que os hayáis dado cuenta el poder adquisitivo, no solo no ha aumentado al doble, sino que con los ingresos de ambos, tenéis menos que cuando solo trabajaba una persona de la familia. ¿En cuantos años os tenéis que hipotecar ahora para la adquisición de una vivienda? Verdad que en

27

bastantes mas que cuando trabajaba uno solo. Un ingreso mas, pero y ¿cuantos gastos mas? Antes no teníais el gasto de guardería, el de las horas de esa muchacha que os viene a ayudar en las tareas de la casa, si es que no la tenéis a jornada completa. ¿Cuánto os cuestan los modelos que tenéis que compraros para ir al trabajo no solo bien vestida, sino a ser posible mejor que el resto de las compañeras? Seguiría con bastantes más ejemplos para demostraros que vuestro poder adquisitivo ha disminuido, y a partir de aquí por que no os hacéis la siguiente pregunta si es que ya no os la habéis hecho: ¿Qué he ganado con esto? Antes aguantabais las rarezas de vuestro marido, ahora aparte de las de él tenéis que aguantar las de vuestros compañeros de trabajo y encima las putadas de vuestros jefes. Antes el trabajo consistía en las labores del hogar, ahora a estas le sumáis las labores de vuestra empresa, porque aun en el mejor de los casos que las del hogar os las repartáis entre los dos, cosa que dudo mucho. Veis claro que salís perdiendo. Criabais a vuestros hijos como manda la madre naturaleza, les dabais cariño, teníais tiempo de hacer la compra eligiendo los mejores productos, os encontrabais con vuestra amiga y podíais charlar tranquilamente sin miedo a que ningún jefe os diera un bufido. Sin en vez de un hijo venían tres, mejor que mejor, podías ayudarle a hacer sus deberes, si alguno caía enfermo lo podías cuidar, te daba tiempo ha hacer unas comidas exquisitas y mas.

Me temo que esto último os lo tenía que haber razonado más extensamente. El tema daría para otro libro, pero dicen que a buen entendedor pocas palabras bastan así que paro y a las que penséis que soy un machista, os puedo asegurar que no solo no lo soy, sino que soy partidario de la igualdad no ya por motivos de sexo, sino de raza y de cualquier otro motivo como puede ser el mas peliagudo de las ideas. ¿Dónde metió la pata el sistema? Ya lo hemos comentado, no previeron la disminución de la natalidad, con lo que pasado un tiempo, lo ganado con cada mujer que se incorporaba, lo perdían con uno o dos hijos que dejaban de tener, llegando el momento, en que nuevamente falta mano de obra. Es curioso que esta fuera una de las teorías anarquistas. Para simplificar le llamaremos huelga de mujeres por la no preñez. Hasta está bien pensada, irían bajando el numero de explotados hasta que tuvieran que trabajar los explotadores. Antes de seguir con la solución que ahora se han buscado los

elementos estos y que para mí lo están haciendo rematadamente mal, habría que preguntarse donde estaban los sindicatos o si es que ellos tampoco previeron esto. No los creo tan imbéciles, simplemente les siguen el juego.

¿Conocéis a alguien que este afiliado a alguno? ¿Si?

los pocos. Aun en el caso de que tengan algunos, sin contar los que ellos

Pues

yo creo eres de

28

llaman liberados, como pueden tener tantos edificios, dineros para esas convocatorias, comilonas (Digo lo de las comilonas porque parece vienen de le posguerra y traen hambre atrasada, aunque ya han aprendido bien y no se la quitan con un bocadillo de chorizo, sino a base de cigalas). ¿De donde sacan los dineros? Lógico, de la estructura y también como es lógico nadie regala nada, por lo que están mas comprados que el tabaco que os fumáis. La solución ya también la hemos tratado. Traen marroquíes, negros de África, ecuatorianos, chinos, rumanos y paro de contar. No hay que ser muy observador para darse cuenta que son modos de vida, costumbres, religiones y usos diferentes. ¿Qué se esta haciendo para aunar todo esto? Propaganda de que los están integrando y poco más. Ya en España hay barruntos de los problemas que se nos vienen encima. Tened en cuenta que en relación con otros países de Europa, como puede ser Alemania, nuestra proporción de inmigrantes es pequeña, y no hay que ser muy observador para ver los problemas que por aquellos lares, están teniendo y si no contad

los coches que han quemado en Francia. La verdad yo creía que el problema se le escapaba de las manos al gobierno francés, cosa que me hubiera alegrado. En España el problema aun esta por llegar, si no corregimos los fallos en los que han incurrido los países que nos han precedido, y es evitar la creación de ghettos. No os vais a creer lo que os digo a continuación: Para mantenerlos actuales niveles del “Estado del Bienestar”, España necesitara doce millones de emigrantes (La ONU dixit). De no lograrse este objetivo, se incrementaran los impuestos y se reducirán las prestaciones sociales a consecuencia de encontrarnos entre los países de menor crecimiento por numero de nacimientos. Haced unos pocos de números, y aunque yo no lo veré, la población autóctona, será inferior a la foránea, en una especie de torre de Babel inhabitable. Ya os he hablado de mis creencias religiosas, pero me pregunto: ¿Y si le hubiéramos hecho caso al Papa? Sin llegar a la exageración de aquellas familias numerosa, que nos sacaban en el NODO como ejemplo, con tres hijos por matrimonio hubiera sido suficiente Otra observación. Ya que les expoliamos, les hicimos aprender nuestro idioma por cojones y encima los convertimos a la religión que nos intereso, por que no reparamos en algo nuestras putadas y encausamos la inmigración desde aquellos países que conquistamos tan gloriosamente. Creo yo que alguna ventaja tendría la cosa. El contraste no seria

comparable al que tendríamos con los chinos ¡Vamos!

nuestro mismo idioma, las costumbres son similares y encima los pobres, le siguen teniendo admiración a la madre patria. Os aseguro, porque lo he

¿O si? Hablan

29

vivido, que es tal la miseria que hay en la mayor parte de de los países centro y suramericanos, que se lo merecen. Por citaros un ejemplo, la renta per capita en Nicaragua, anda por los treinta dólares. Aun recuerdo como fuimos recibidos en Uruguay y más concretamente en Montevideo. Nos dieron trato a nivel de embajadores. Invitaciones, agasajos, visitas a monumentos etc. Claro que también recuerdo los estereotipos con los que nos catalogaban. A mí por ser andaluz, a la fuerza, querían que les hiciera una demostración, de mis dotes para el cante flamenco. Desde entonces lo odio. No tengo nada contra el resto de los emigrantes. El hambre no entiende ni de colores ni de idiomas, pero tal y como están los países de religión musulmana, prefiero a un ecuatoriano a un argelino. Las puñeteras religiones. Si levantara la cabeza Abu Kasem Mohamed ben Abdala ben Abdali Alcaucasi, apellidado Mahoma, el pobre que murió sin saber que había creado una religión, y viera el caos que han armado sus seguidores de las enseñanzas que el impartió después de sus ataque epilépticos, se volvería a morir. Mis queridos islamistas, si con lo que he dicho anteriormente, notáis algún atisbo de ofensa, os pido perdón y os agradecería me comunicarais donde estoy equivocado para corregir mi error. Tened en cuenta que yo a Mahoma lo admiro por varios aspectos de su carácter, como su respeto y admiración hacia las mujeres. Sigo con mi aventurada y jodida vida. Después de no se cuantos días mas de navegación, obtenías automáticamente el titulo de Primer Oficial de Maquinas, con el cual en la mano podías seguir los estudios, para obtener lo que seria el doctorado, que era el titulo de Jefe de maquinas. La mayoría de mis compañeros, lo iban dejando con lo que cada vez se les hacia mas difícil retomar los estudios. Además aunque no lo he mencionado lo que ganabas navegando, era disparatado con lo que se ganaba en tierra. Ya os he dicho que el sueldo mínimo era de mil ochocientas pesetas, y os aseguro que en tierra eran muchos los que lo ganaban, y mi primer sueldo fue de treinta y un mil pesetas. Comprenderéis que dejar de ganar esto para obtener un titulo que para ejercerlo, había que esperar unos cuantos años, la edad media de los jefes de maquinas, andaba por los cincuenta año o mas, no les resultaba demasiado atractivo. Yo que siempre he tenido el defecto, no solo de no dejar las cosas a medias, sino de acabarlas cuanto antes, fue hacer los días de navegación imprescindibles, y me desembarque, para seguir mis estudios en Cádiz. De mi nueva estancia en Cádiz, citar que con el dinero que manejaba, ya tenia coche, que en aquella época era un súper lujo, que alquile una vivienda y me lleve a mi mujer y a mi primera hija que ya había nacido. Por cierto que hubo momentos en que temí no llegara a nacer. Rosi en este periodo de navegación, había hecho viajes conmigo (Dejaban

30

navegar a las mujeres de los oficiales), pero yo creo que ya con la niña a punto de nacer se le ocurrió venir conmigo a Maracaibo. Si ya una mujer embarazada es propensa a vómitos, no os quiero decir con los mareos causados por el movimiento del barco. A pesar de los cuidados no ya por parte de mis compañeros, sino de cocineros que se esmeraban en hacerle natillas, y no había día que no le preguntaran que se le apetecía comer, lo pasó bastante mal. Tengo que reconocer que mas que inconsciente, Rosi siempre ha sido muy valiente y decidida. Al igual que con los hermanos en Canadá, pensamos que lo mejor era que se volviera en avión, ella decidió volver a bordo y creo otro caso de la mente similar al mío, ya jamás se mareo, ni en el viaje de vuelta, ni en los muchos que hizo en mis posteriores años de navegación. Como ya había anticipado, yo era un crío en comparación con mis compañeros, y los profesores, comprendiendo que ya habían perdido el habito del estudio, bajaron el listón, por lo que para mi fue un paseo militar.

31

Acabados por fin mis estudios andaba con prorrogas, por lo que otra asignatura pendiente era mi servicio militar. Por aquel entonces, los que estudiamos Náutica, éramos muy pocos y como dije nuestra Marina Mercante de las mas importantes del mundo, por lo que no solo escaseábamos, sino que estábamos muy solicitados. Para aliviar este estado de cosas, nos daban a elegir entre hacer las Milicias Universitarias, o seis meses de marinero raso, algo cojonudo en comparación con los diez y ocho meses que tenían que estar los que iban por su reemplazo normal. En vez de que me partieran mi vida profesional en tres jodidos veranos, yo opte por la segunda solución, para acabar con mi “servicio a la patria” lo antes posible. A pesar de hacernos cabos rojos, que no era otra cosa que librarnos de servicios mecánicos como ellos les decían a limpiar retretes, pelar papas, limpiarle las botas a los superiores y mas cosas por el estilo, a pesar de ingeniármelas para hacer cuatro meses en vez de los seis, de tener franco de ría con lo que los fines de semana los tenia libres, por haberlos engañado, diciendo un domicilio falso, pues a pasar de todo esto esta época la recuerdo como una de las peores de mi vida. No, no era el levantarte a toque de corneta y tener cinco minutos para hacer el catre, hacer tus necesidades fisiológicas, asearte, vestirte con ropa

impecable y no dejaras de ir recién afeitado. Tampoco era el ejerció que te hacían hacer durante toda la mañana a base de instrucción militar, con sus correspondientes desfiles, subida a palos, carreras, practicas de remo, en las que te salían unas ampollas criminales, baños en la piscina etc. Lo que mas me jodió de todo esto fue el intento de lavarte el cerebro. La misión de aquellos sargentos chusqueros era en primer lugar bajarte la moral hasta conseguir hacer de ti una piltrafa humana. Lo mas bonito que te decían es que eras un inútil. Tengo que recordar que estábamos en tiempos de franco, y que nuestra enseñanza como oficiales de la Marina Mercante, era muy similar a los de los marinos de guerra, cosa que he visto siempre lógica. Tened en cuenta, que un barco era una comunidad flotante. Una avería en medio del Océano Indico, y que alguien se atreviera a discutir, el personal que tenia que acudir para repararla o la forma de actuar. Si encima estabas en medio de un temporal, aquello hubiera significado una posible catástrofe. Esto todo

el mundo lo comprendía y no había quien no cumpliera las órdenes. Acerca

del cumplimiento de ordenes sacare a trapo un intento mío de dudar de las mismas. Andábamos debajo de Australia, por de bajo del paralelo cuarenta.

Esto no les dirá nada a los que no sean aficionados a la navegación, o hayan leído algún libro acerca de navegantes solitarios. Para ellos aclaro que por esta zona se dan los mayores temporales del mundo, y nosotros no nos escapamos de uno de ellos. Para que os hagáis una idea del tipo de temporal,

32

espaldas y yo mismo acepte que allí estaba el final de mi vida. Yo ya iba de Jefe de Maquinas y pronto comprendí que se podían disparar los automáticos

y una parada de la maquina suponía besar el fondo de la mar .Hice bajar al

personal y pusimos la maquina en manual. No comprendía porque el Capitán, no solo, no había puesto el barco al pairo, sino que le había presentado cara al temporal. Deje al mando de la maquina al Primer Oficial, me subí al Puente de Mando, e lo increpe, diciéndole que si lo que pretendía era hundir el barco con todos nosotros dentro. Su respuesta fue escueta pero tajante: Tu cuida de que no se paren las maquinas que es tu responsabilidad, la mía es salvar el barco y tú no me vas

a enseñar como hacerlo. Tengo que reconocer que llevaba más razón que un santo y que

consiguió llevar el barco al abrigo de la costa en las cercanías de Adelaida. Lo recuerdo con mucho respeto y decir que a partir de entonces enfermó teniendo que coger el mando el Primer Oficial de Puente Aunque llego bien

a España, las noticias que me llegaron después es que como consecuencia de

aquel viaje había muerto. Con esto os digo que se bien lo que es el sentido de la responsabilidad y lo que cuesta ejercerlo en momentos difíciles. No se si sería el cambio tan brusco de mandar a ser mandado, o la

forma de hacerte comprender que tenias que obedecer, la que me hizo revelarme y pasarlas canutas. Ya se que para saber mandar hay que saber obedecer, pero eso es una cosa, y que para enseñarte a obedecer, hagan de ti una piltrafa humana. Quizás tampoco comprendiera en aquel momento que los chavales tenían diez y ocho años y yo debido a las prorrogas tenia algunos mas. Recuerdo una vez enseñándonos el saludo, ya sabéis, aquello de cuadrarse, a la de diez veces de hacerlo, el sargento le dijo al resto del grupo que se fijaran en mi para ver como se hacia. Con esto quiero decir que no era muy difícil hacerlo, pero no todos en el grupo aprendían tan fácilmente, así que a la de mil ochocientas veinticuatro veces que lo habías hecho, el mismo sargento que me había puesto como ejemplo de bien hacer, al ver que ya desesperado de tanta repetición levantaba la mano a la cabeza como si en ella transportara un ladrillo, me mando a correr dándole vueltas al patio hasta que los demás acabaron la clase. Primero te dicen que eres muy bueno,

y a continuación sirves de ejemplo para que los demás vean lo que ocurre si

no obedeces. Con esto quiero decir que el sargento tenía que haber ido haciendo una selección de los que lo habíamos captado antes y habernos utilizado como instructores de lo más durillos de mollera, que los había, pero no, su misión era hacerte un despojo. Dije que estaba libre de servicios mecánicos. También que nos decían cabos rojos, pero lo que en realidad éramos era cabos de rancho. Lo de rojos era por el color del brazalete que nos colocaban, por el que nos distinguían a kilómetros. Un buen día estábamos reunidos varios de ellos, se nos acerco

33

un cabo de los de verdad, y nos dijo que a coger una fregona y a darle brillo al suelo. Todos nos quedamos mirándonos entre nosotros, pero la mayoría acataron la orden. Sabiendo que me la jugaba, le pregunté que de quien había partido el mandato a lo que me contesto que del teniente fulano. No me lo pensé dos veces y en busca de él fui. Estaba como es lógico en el puesto de mando, es decir en la cantina, rodeado de otros superiores. Sin apenas mediar palabra le dije que me negaba a cumplir sus órdenes. Me amenazo con un consejo de guerra y no se cuantas calamidades mas, pero cuando le conteste que si por desobecerle a él me iban a pasar tantas desgracias, cuantas no me caerían por haber desobedecido al comandante de

mi brigada que me había ordenado lo contrario. Lo puse en un dilema, o no

supo reaccionar con los vinos que llevaba encima y me dijo que me fuera que después hablaríamos, cosa que nunca ocurrió. La verdad es que infle el pecho delante de los compañeros que seguían con su fregona. Vuelvo a decir que al sistema o le haces cara o pequeñas putadas, si no cada vez los abusos te aplastan mas. Ponían a una brigada entera en pelotas, para la ducha, y allí te tenían esperando una hora porque decían no había agua, cosa que yo sabia era incierta, sino para humillarte. Para mi no había cosa mas ridícula que tanto

tío en pelotas sin saber que hacer y encima con los retrasados mentales que

decían que uno la tenia muy pequeña o a otro que le iban a poner un rabo. A

mi me respetaban. Al igual que en otras épocas de mi vida no dejo de

reconocer que aquí también fui un privilegiado. Como ya sabéis manejaba dinero, donde los chavales no manejaban un duro y lo que para mi no suponía nada para ellos era un mundo el que los invitara a un bocadillo o a una botella de vino. Un día me lleve a no se cuantos a una bodega a que comieran y bebieran hasta hartarse. Con esto quiero decir que no solo me respetaban sino que si te quitaban la gorra o te cambiaban tu brillante Máuser, por otro oxidado, al momento había un voluntario que me traía gorra a escoger, o el fusil mas lustroso de la compañía. Antes de dejar la dichosa mili tengo que contar otro caso, que este si me podía haber costado un disgusto y quizás serio. Al igual que robaban gorras o botas, esta vez un subteniente con una cara de majadero que le arrastraba, sospecho que lo mismo podían estar haciéndolo con los brazaletes de cabo de rancho, por lo que nos reunió, y nos fue preguntando a uno por uno que habíamos estudiado. Uno respondía medico otro abogado, hasta que llego a un pobre chaval enclenque y con cara de cuitado y respondió que delineante. Desde el primer día lo vi con el brazalete y con lo tímido que era, no creo que partiera de él el colocárselo, alguien le diría que le correspondía. El mala leche del subteniente, le dijo que se acercara a el, y fue tal el puñetazo que le dio, que giro varias vueltas por el suelo. El animal que todos llevamos dentro, me hizo saltar para comerme a aquel hijo de puta, mis compañeros me mantuvieron y el se dio cuenta, pero por otra parte

34

sabia que también ellos tenían prohibido pegar por lo que se hizo el tonto como si no hubiera visto que yo iba a por él. También se lo que son los instintos criminales, porque a aquella mala bestia me lo hubiera cargado en

defensa del mas débil de la manada. Decía que dejaba la dichosa mili, pero el cabrón sistema no me deja hacerlo. He de aclarar que en mi brigada había hijos de almirantes y de otros jefes militares, los cuales no solo no tenían privilegios sino que les hacían, mas faenas de las normales precisamente para que a los demás nos quedara claro que si a ellos los jodian, nos imagináramos lo que podrían hacer con nosotros. Ya hable de que aun no correspondiéndome permisos en los seis meses obligatorios, yo los conseguí llevándomelos a ellos de juerga e incluso me llevaban a sus casas. Los padres me dieron tratos de favor que no lo hacían con sus hijos para no dar mal ejemplo. Esto viene a cuento, de que lo que para mi había sido un logro cojonudo, la verdad no se si de Franco o anterior, cosa que no me importa demasiado, que fue el servicio militar obligatorio, por causas que explicare en su momento, deciden dejarlo y hacer un ejercito profesional. Doy por supuesto que todos sabéis que la forma de formar un ejercito era mediante las levas forzosas entre los de menos poder. También que en momentos de guerras como la de Cuba, el que tenia dinero, pagaba su cuota y dejaba de ir. Después de esto que instituyeran el obligatorio para todo el mundo para mi como ya he dicho fue un beneficio. Otra vez ayudados por lo que ahora llaman partidos progresistas, inventan los objetores de conciencia, y otras gaitas, con lo que al final lo consiguen. Reparto de medallas por unos y por otros y nosotros tan contentos porque ya nuestros hijos no tienen que aguantar las putadas que nos hicieron

a nosotros. ¡Que forma de engañarnos! Os pregunto yo: A este ejercito han

ido el/los hijos de Felipe González o de José Maria Aznar o esta previsto que

vayan los de ZP (La verdad es que este ultimo tan retirado estoy del mundanal ruido que ni siquiera se si tiene hijos, y los anteriores si uno o cinco). No tontos de capirote, van a ir de nuevo los de las levas forzosas, solo que ahora en vez de hacerlo a lo bestia lo hacen mucho mas sutilmente,

a base de comeduras de coco por la televisión diciendo que vas a hacer

tareas humanitarias a Afganistán y encima te van a enseñar un oficio, para que cuando salgas tengas un trabajo asegurado. ¿Cuánto les pagan a los partidos de izquierdas por apuntarse a estos juegos? Será solo por la condenación de las deudas a los bancos. Si solo es por esto, son unos miserables y si es por otra causa me gustaría me la explicaran. Os aseguro que cuando he sacado este tema con personas de responsabilidad de estos partidos, solo han sabido farfullar cuatro sandeces. O todos moros o todos cristianos, o hacemos todos el servicio militar,

o al carajo los ejércitos que puñetera falta que hacen. Si hay países que no los tienen como Costa Rica y no les pasa absolutamente nada, es mas cuando

35

estuve allí una cosa que me llamo la atención, fue la cantidad de niños que iban con sus libros bajo el brazo, cosa que por ejemplo no vi en Colombia. Hasta resulta bonito el eslogan: Libros por misiles. ¿Qué por que van por este camino? Para mi esta clarísimo, efectivamente va a ser un ejercito profesional, pero privatizado. ¿Que soy un mal pensado? Pero si ya existen en Estados Unidos. Que los marroquíes, toman las islas Perejil, nosotros contratamos un ejercito y se la quitamos dando por supuesto, que nosotros por ahora tenemos mayor poder adquisitivo y hemos alquilado uno mejor que el que ellos cogieron para la toma de una posición tan estratégica como la citada isla. Me queréis decir a que bandera van a presentar sus respetos o que fronteras van a defender los mercenarios, pues como en toda transacción comercial a la que mas pague. Y ya que estamos por que no hablamos de las privatizaciones. Lo digo porque puede que cuando estéis leyendo esto hasta el aire que respiráis este privatizado. El servicio de agua potable, en todas las ciudades, ha sido responsabilidad de los Ayuntamientos, pero en estos, todo el dinero que se recaudaba iba a la misma orza, entonces el edil mas espabilado, es el que mas sacaba para su área sin saber nadie, en que servicios había ganancias y en cual perdidas. Hubo un alcalde que tuvo la feliz idea de crear una empresa municipal, que gestionara el citado servicio. La cosa fue viento en popa, y no solo se clarificaron las cuentas, sino que había una cláusula, que especificaba que la empresa no podía tener beneficios y en caso de que las hubiera, se reinvertirían en mejorar el servicio. Yo estaba en esa empresa desde su fundación, y os puedo asegurar que fue una idea genial. Unas instalaciones obsoletas, se fueron modernizando, hasta conseguir si no el mejor, por lo menos uno de los mejores servicios de agua de España. Cuando el siguiente paso era abaratar el precio del agua, para que únicamente pagara el coste del mantenimiento y de los gastos, viene el desvergonzado/os de turno y deciden privatizar la gestión de la empresa. Imaginaros una empresa, sin competencia, con unos consumidores fijos, con el suministro asegurado y con unos gastos fijos. La gestión la podría llevar mi prima hermana la tonta, sin mayores dificultades. Entonces ¿el por qué la privatizan? En primer lugar los sobornos de la empresa privada a los políticos. En segundo lugar, le ponen al agua el precio que les salga de las pelotas, teniéndote a ti como consumidor bien atado porque no le puedes comprar el agua a la empresa de enfrente, con lo que ya hay dinero fácil para repartir entre los gestores y los gubernativos. Podría demostrar ambas cosas, pero ocuparía un lugar en este relato con el que por farragoso y pérfido, os haría abandonar, así que lo dejare para el tercer libro. Puede que añadir que los políticos que estaban en la oposición cuando se privatizo, no solo prometieron que cuando ellos llegaran al poder, la desprivatizarían, sino que el que con posterioridad, seria Consejero

36

Delegado de la misma, porto un cartel en una manifestación, pidiéndolo. Claro que llego al poder y no solo lo hizo, sino que le dio mas alas a la empresa que se había hecho cargo del abastecimiento. ¿Cómo los captan con tanta facilidad? Para mi es un misterio. Porque no solo no hicieron el menor amago, sino que inmediatamente se pusieron a las ordenes del capital. Y esto va por vosotros/as. Siendo como he dicho una de las mejores aguas de España, como os comen el coco a través de la televisión, para en vez de beber del grifo, os prometen un agua embotellada con la conservareis

la línea (La verdad es que para desternillarse de risa) y compráis un litro de

agua a precio de metro cúbico. Acabe mis estudios de Jefe de Maquinas, mi servicio militar y seguí

navegando. Una parte preciosa de mi vida. En la Marina mercante, no solo

vi gran parte de este mundo, conocí a personas estupendas y una

camaradería que nunca más la he vuelto a ver. ¿Que es lo que mas me marco? Puede que la pobreza, en especial de Latinoamérica. Es incompresible que unos países, en los que se palpa su

riqueza, haya en la actualidad mas de uno con una renta per capita de miseria

y todo esto debido a los mamones de sus gobernantes, que solo piensan en

enriquecerse ellos. ¡La madre que los parió! Se me quedo gravado como una joven criolla, vendía su cuerpo en un chozajo, separándolo de su hijo y de sus padres una simple cortina. Tampoco pudo de dejar de mencionar, cuando en Australia, a cada puerto que llegábamos nos hacían tres días de huelga contra la dictadura de Franco. Aunque por una parte a mi en especial me vino bien, porque

llevábamos una avería seria en la maquina, con lo que nos dio tiempo a

repararla, no me dejo de joder, que parecíamos nosotros los dictadores. Así

se lo manifesté a uno de los cabecillas, que como es lógico era un emigrante

español, que le dije que tuvieran cojones de volver a España y hacerle las manifestaciones a el en la puerta del Palacio del Pardo, pero nosotros ya llevábamos seis meses fuera, y lo que teníamos ganas era de volver para ver

a nuestras familias. Esto ultimo, junto a otras experiencias, me hizo ver que los que en aquella época, presumían de estar en contra de Franco, que siempre a su vez iba con ser mas de izquierdas que el propio Marx, no tenían ni puta idea de

lo que era una democracia.

Cuando ya en la marina lo había conseguido todo, hasta ejercer de Jefe de Maquinas con veinte y seis años cosa que yo creo que muy pocas personas por no decir ninguna, lo había conseguido, decido dejar la marina. Que conste que no llegue a esta determinación irreflexivamente, sino que lo medite bastante. Tanto es así que volviendo de Singapur, a la altura de

Ciudad del Cabo, presente mi finiquito, pidiendo en el que al volver a España, tuvieran preparado mi relevo. Tuve más que presiones, ruegos por

37

parte de los dirigentes de la compañía pidiéndome que continuara, poniendo como cebo que llevaba una carrera fulgurante, y que tenían proyectos para

mi bastante buenos. Mi decisión fue firme, y después de varios intentos para

que siguiera, al llegar al puerto de Cádiz, después de pasar por Italia y Francia sin que me mandaran el relevo, desembarque. El por qué llegue a esta decisión. Mientras que en la marina

holandesa, hacían un viaje y descansaban otro (tengo que decir que la marina holandesa era otras de las punteras del mundo), o las tripulaciones suecas,

las personas mayores andaban alrededor de los treinta años, nosotros

teníamos un mes de vacaciones al año, y los retiros del personal eran cuando

cumplían la edad de jubilación. ¿Qué ocurría con esto?

entre el navegante y su familia iba haciendo que los lazos familiares se fueran rompiendo, viendo muchas mujeres/hijos que solo pensaran en el pobre navegante como una fuente de ingresos y no cortos precisamente. Yo tuve la suerte de que por ser muy jóvenes, Rosi me acompaño mucho, pero veía que si seguían llegando hijos, entraría en esa espiral, y yo antepuse mi familia a unos dineros que si lo pensabas bien tú eras el que menos los disfrutabas. Etapa de mi vida acabada.

El

distanciamiento

38

Sabia que debido a nuestra experiencia, estábamos bastante solicitados en tierra, pero cuando me desembarque ningún puesto de trabajo tenia a la vista, o sea que mi decisión, hasta cierto punto, no estuvo exenta

de

riesgos. Después de un corto retiro en pueblo de la sierra, lugar en donde nació

mi

padre, con idea de lo que ahora se llama cambiar el chip, no fue mucho el

tiempo que tarde en encontrar trabajo, esta vez en una fabrica azucarera, con el cargo de jefe de mantenimiento.

fabrica azucarera, con el cargo de jefe de mantenimiento. Lo primero que me llamo la atenci

Lo primero que me llamo la atención, era el sueldo que ganaba. La proporción con respecto al de navegando, era de cinco a uno, y eso que el mío era el tercero por arriba. Me dije que si el resto de la gente sobrevivía con lo que para mi era una miseria, por que yo no iba a hacerlo. Sigo comparando con mi época de navegación, y lo segundo, fue la desorganización. En los barcos después de observar lo de la azucarera, me parecía que rozábamos la perfección, todos sabíamos nuestro cometido, cosa que en la fábrica era un caos. Serian mas las cosas que me alucinaron, pero por citar una mas, no comprendía que sobreviviera funcionando con la misma maquinaria con la que se construyo en el año mil novecientos cuatro. Eche bastante de menos la tecnología punta que dejaba atrás. El accionamiento de toda lo que se movía era mediante maquinas de vapor, que aunque eran verdaderas bellezas verlas funcionar (La revolución industrial se llevo a cabo gracias a ellas), su rendimiento era malísimo, por lo que fui sustituyéndolas por motores eléctricos. Aquí cometí un crimen de lesa humanidad, en vez de habérselas donado a algún museo, o a cualquier organismo que las hubiera conservado, las mande a la chatarra, de lo que aun hoy en día sigo arrepentido.

39

No comprendía por qué Granada, que había sido pionera en el cultivo de la remolacha, a finales de siglo XIX y tuvo una gran industria hasta la primera parte del XX, en la actualidad solo tuviera tres azucareras de remolacha en toda la provincia Incluso en vida de Franco, ya se hablaba de nuestro ingreso en el Mercado Común, y no comprendía como nadie se daba cuenta, que si así

fuera, con aquel trasto no competiríamos, en ninguna parte, por lo que viendo ya cerca su el final, mi obsesión fue intentar modernizarla, para ver si nos salvábamos de la quema llegado el momento. No comprendía, como los propietarios de las mismas no se daban cuenta. Claro que no dejaban de ser agricultores, y sus miras ante las perspectivas internacionales, eran demasiado cortas. Y murió Franco. Mis recuerdos son de una gran explosión en los ánimos de todos los españoles. En su fuero interno pensaban que ellos lo habían derrocado, cuando Franco murió en su cama ya de viejo. Se hablaba

y se pensaba en la vuelta de la tortilla. En la vida vi juntas tantas pegatinas del partido comunista, pegadas en el pecho ni tantas banderas republicanas ondeando. Ahora resulta que media España era comunista, y la otra media republicana. Pensé que alguna desgracia podía pasar, entre otras cosas, el ejército, salvo raras excepciones, no dejaba de ser más franquista que el propio Franco, y aquello de que media España fuera comunista no lo iban a aceptar. Hay que reconocer que el Rey al que yo tenía por tonto y de comparsa del Generalísimo, tuvo dos cojones y supo darle salida a una situación difícil.

No solo pensaban como de izquierdas, si no que se suponía que debían actuar como tales, y lo único que hacían eran bufonadas. Comenzaron a actuar los sindicatos, y en la fábrica se eligieron a los representantes de los trabajadores que por supuesto eran de Comisiones Obreras y de la Unión General de los Trabajadores. Los elegidos se les subió tanto el cargo, que en su fuero interno se creían que por el solo hecho de serlos eran intocables. El trabajo del día siguiente solía programarlo con anterioridad. Empecé a notar que los del comité sin pedir permiso, faltaban cuando les daba la gana con el pretexto de que estaban arreglando el mundo, y lo jodido

no es que me estropearan el trabajo previsto, sino que el personal que tenían

a su cargo tenía que recolocarlos. Se lo advertí solo una vez, que lo que

tuvieran que hacer en sus horas sindicales me importaba un huevo, pero que cuando fueran a faltar, me lo avisaran para yo organizar mi trabajo. Como prueba de poderío, al otro día faltaron, como es lógico sin decirme nada para demostrarme quien mandaba. Cuando volvieron, tres días suspendidos de empleo y sueldo. Hablaron con sus superiores y les dijeron que se jodieran que yo llevaba la

40

razón. Para su orgullo aquello no podía quedar así. Se entretuvieron el hacer folletos con una vietnamita, que es lo que se llevaba entonces y los repartieron no solo por la fábrica, sino por todos los pueblos de la vega. Como podéis suponer en aquellas octavillas lo mas bonito que decían era que era un agente de la patronal, y que los despedidos eran unos mártires en defensa de los trabajadores. El cabecilla de todos ellos era un resentido de la sociedad, cuya madre, viuda, había estado sirviendo con uno de los dueños de la fábrica, y que después los había colocado a ambos en la misma. Para más señas en el laboratorio. Su misión en el mismo era fregar todos los cacharros del mismo y pude que en particular el llegara ha hacer algún análisis. Quiero dejar claro que la madre era buena persona, pero el era un venado. El dueño de la fábrica quiso costearle sus estudios, pero él más que por falta de inteligencia, yo creo, que por no agradecerle nada, no lo hizo. Exactamente no se que putada le hizo al Jefe de Fabricación, que dijo que el no lo quería mas en el laboratorio. El Director me dijo si lo quería yo antes de despedirlo, y le dije que si y la verdad es que no tuvimos problemas. Fue ascendiendo dentro del sindicato, y ya ni aparecía por la fabrica. Nos cruzamos en otras épocas de nuestras vidas, y el en su ascenso llego a ser alcalde de su pueblo, eternizándose en el cargo y gobernando por el terror. Sus ideas de izquierdas, no le han hecho tenerle asco al dinero, por lo que en la actualidad esta forrado en el dólar. Este es uno de los muchos ejemplos de los que nos mandan. Un semianalfabeto, que cuando decían su currículo lo mencionaban como técnico de laboratorio, cuando lo más importante que había hecho en el mismo era sacarle brillo a las probetas. El destino de la azucarera estaba cantado. Por mucho que hubiéramos corrido en su modernización, en paralelo había que haberlo hecho con el cultivo de la remolacha. Aparte de criarse en minifundios, se seguía cultivando como en la época de los romanos, y poner de acuerdo a los agricultores para que se modernizaran, y bajaran el coste de la recolección era tarea más que imposible, por lo que el cultivo fue desapareciendo hasta su total extinción. En los últimos tiempos traíamos la materia prima de otras provincias, con lo que también la encarecía por el precio del transporte. Tan cantado era el cierre, que yo por mi cuenta, les fui advirtiendo a todos que antes de que llegara, fueran buscándose trabajo en otro sitio. No solo no me creían, sino que me fueron tomando como su enemigo. No quiero pasar por alto al primer mecánico, cargo que seguía al mío, en el mantenimiento de la fábrica. Cuando yo llegue a la misma, él era un mecánico mas, pero yo me fije en su juventud y en que era espabilado. Para conseguir la meta que me había fijado de modernización, no quería a gente aferrada a lo tradicional, por lo que lo ascendí y fui descargando en el parte de mi responsabilidad. Para no ser menos, era otro comunista acérrimo, pero este por resentimiento. Al parecer su padre había luchado en la guerra civil

41

en el bando republicano, y aunque se salvo del paredón, el hijo fue testigo de las humillaciones a que fueron sometidos, no solo su padre, sino todos los vencidos. Esto hacia que el fuera uno de los mas convencidos de la vuelta de la tortilla. Pero no, no lo menciono por sus ideas, sino por lo que me ha ocurrido no solo con el sino con mas personas a las que al igual que el, les he transmitido mis conocimientos, los he ascendido y el pago aun no habiéndolo yo con esa idea, sino convencido que cuanto mas supieran los que estaban a mi alrededor mas libre de responsabilidades estaría yo, ha sido que han intentado hacerme la cama, y puentearme a la menor ocasión que han tenido Muchas veces me he hecho la siguiente pregunta: ¿Esto es la condición humana que es así de perversa o es culpa del sistema? Lo mas fácil es pensar es que los humanos somos así de desagradecidos, pero he observado que ellos se dan cuenta que no es que sepan mas que tu, sino que con lo que ya saben es lo suficiente para ocupar un status en esta sociedad superior al que tienen y que si yo no lo he exigido es por que soy tonto. También seria desagradecido por mi parte no mencionar al director. Cuando ya vio que el cierre era inevitable, él que se relacionaba con bastante gente, me fue guiando a los posibles sitios donde podía buscar otro trabajo. Reconozco que se preocupo bastante por mí. Igualmente lo hizo por otros, pero no todos en este puñetero mundo somos igual de agradecidos. Se acabo otra etapa de mi vida. Cosa curiosa, todas han rondado los diez años. Vino la suspensión de pagos, huelga y encierro de todo el personal en el recinto de la fábrica, y aun entonces seguían con la esperanza de que aquello siguiera funcionando. Me pongo en su lugar, todos habían entrado allí siendo muy jóvenes y jamás habían conocido otro tipo de trabajo. Tampoco, nunca habían salido de su pueblo, así que aunque les ofrecieran otro trabajo, por citar, en Huesca, para ellos no dejaba de ser como si el mundo se les viniera encima. Yo antes del cierre total ya había encontrado otro trabajo, por lo que estos momentos tan desagradables no los viví en toda su intensidad. El cierre de la azucarera fue lo que seria el principio de la reconversión industrial. Así llamaban al cierre indiscriminado de todo tipo de industria que no rentara lo suficiente. También cerraron muchas industrias que eran rentables, pero que lo eran bastante mas en Rumania con su mano de obra barata. Cayeron astilleros, cerraron minas una tras otra, y fabricas de todo tipo. No solo a las fábricas les toco la lotería, también al pequeño comercio por las grandes superficies. Cuantas familias sufrieron con esto. Reconozco que las cifras del paro han bajado, pero que tipo de trabajo es el que han inventado: El de los contratos temporales. Pensad por un momento la angustia que debe de estar pasando el que sepa que en

42

cualquier momento lo pueden despedir y vuelta a empezar de nuevo. También aquí les esta saliendo el tiro por la culata, porque como consecuencia de esta inseguridad están apareciendo esa cantidad de enfermedades mentales de las que ya hemos hablado Lo mas bonito de esto, es que se llevo a cabo con un gobierno de izquierdas. Hubo más de una huelga que paralizo al país, pero al final siempre gana el explotador. Decían los sindicatos, que los logros que habían conseguido los trabajadores, como la jornada de ocho horas, eran irrenunciables, pero me queréis decir si esto es así. Yo conozco a muchísima gente, que sale de su casa a las siete de la mañana y no vuelven ala misma hasta las diez de la noche, lo justo y necesario, para cenar y quedarse dormidos viendo la televisión. Aunque fue una época un poco anodina en mi trabajo, en ella vi crecer a mis dos hijas y a mi hijo, sus primeros colegios y como disfrutaban dentro de aquel recinto (durante la mayor parte del tiempo vivimos dentro de la fabrica). En esto había acertado al desembarcarme, aunque con Rosi después de la vida que había llevado, además de viendo mundo, manejando mucho dinero, el encerrarse en aquel desierto fue un trauma y le costo superarlo. El cierre fue por suspensión de pagos, y los trabajadores teníamos preferencia en el cobro sobre los demás deudores. Con el dinero que recibí del despido fue con lo que compre el terreno, en el que después construí la casa que actualmente vivo.

43

El Ayuntamiento, estaba formando lo que seria la empresa de aguas y yo fui de los primeros en formar parte de ella. Yo que apenas conocía Granada, me tenía que hacer cargo de todas las redes tanto de agua potable como de saneamiento. Si la impresión que tuve al entrar en la azucarera era que retrocedía a la época preindustrial, aquí el desastre era aun peor. Baste como botón de muestra, decir que la relación de averías pendientes de hacer en las redes, estaban anotadas en papel higiénico y en trozos de periódico, si ningún orden de preferencias. La cantidad de averías anotadas, era inmensa, pero no se reparaban por falta de dinero. Las redes estaban en tan malas condiciones, que un barrio de setenta mil habitantes, solo había una válvula que funcionara, por lo que reparar allí una acometida, suponía dejarlos a todos sin agua durante el tiempo que durara la reparación.

odos sin agua durante el tiempo que durara la reparación. Yo que siempre fui un workholic

Yo que siempre fui un workholic (Siempre he dicho que dentro de mi orden de prioridades, la que estaba en primer lugar era el trabajo. Esto demuestra lo tarado que he sido), me dedique en cuerpo y alma a intentar solucionar esto. Aunque la jornada solo era de mañana, yo trabajaba por las tardes, los fines de semana y muchas noches. Antes de continuar, diré que el personal que formo la empresa, una parte era de funcionarios de Ayuntamiento que habían renunciado a sus prebendas pensando en el dinero que ganaran de mas, y el resto veníamos de la empresa privada. De estos últimos el noventa por ciento eran

44

recomendados de los políticos que gobernaban en aquel tiempo. De este porcentaje una mayoría eran inútiles. La mayor parte me tocaron a mí. Cuando digo inútiles no me refiero a que fueran malas personas, sino

que durante toda su vida, se habían dedicado al pastoreo, a la agricultura y a ocupaciones similares, por lo que reconvertirlos a las nuevas tecnologías, por lo menos para mi fue una misión imposible. Muchos de ellos eran analfabetos, y algunos quizás por esto, ni tenían carné de conducir, herramienta imprescindible en este trabajo puesto que las redes llegaban al último rincón de la ciudad y en cualquier parte se podía presentar un problema.

A pesar del material humano que me toco, siempre he presumido que

forme al mejor equipo que existía dentro de la empresa, y más bien que mal fuimos haciendo cosas junto a otras áreas. Conseguimos prestar un servicio bastante bueno. Con la perspectiva que ahora tengo de las cosas, pienso cuan subnormal he sido. Bien esta que uno disfrute con su trabajo, porque

bastante desgracia tienen los que sus preferencias van por un lado y su trabajo por otro, pero de ahí a ponerlo en un altar, va un buen trecho. Me arrepiento enormemente de haber pensado de esta forma y haber

tenido que salir de una depresión, para darme cuenta de lo equivocado que estaba. ¿Cuántas horas he perdido de estar con mi familia? ¿Quién me ha agradecido todas las horas gratis que he trabajado para el prójimo? Puede que ahora este pagando las consecuencias de semejante imbecilidad.

Y como ya va siendo normal, ya que he mencionado a los

funcionarios, haré un inciso para romper una lanza en su favor. Puede que el funcionarado sea uno de los estamentos mas desprestigiados de nuestro país. La verdad es que no se en el resto el concepto que tienen de ellos, pero me da la impresión que en todas partes están mal vistos. Ya es un tópico lo de después de dos horas de cola, que le digan a uno que vuelva mañana porque le falta una póliza. Esto aunque sea mentira le ha pasado a todo el mundo. Pero pensar por un momento: ¿Seguro que el pobre tiene la culpa de la cola? ¿El es el responsable de que se exija esa dichosa póliza? ¿No estará hasta los mismísimos cojones de aguantar las impertinencias de los que no la llevan? Puedo aseguraros que cretinos no son, y para que os deis cuenta, os diré que todos han llegado ahí después de aprobar unas oposiciones. Habréis leído que para una plaza de Guardia Civil se han presentado tres mil personas. Para mí el que haya sacado la plaza, no solo no es un cretino sino un superdotado. ¿Quién no ha escuchado que para unas plazas de barrenderos en el Ayuntamiento de San Sebastián, la cuarta parte de los opositores tenían carrera universitaria? Esto último me parece una

45

exageración, pero os vengo a decir que son por lo general, son tipos bien preparados. Si son buenos tipos de quien es la culpa de la póliza. Ya habéis caído. Pues de quien va a ser de los mismos de siempre, de los que nos gobiernan. Si mal no recuerdo de lo que se recauda en España en impuestos, gastamos el sesenta por ciento en administrar el otro cuarenta. Esto para mi es de escándalo. Cuanto vividor, que dice que esta haciendo las cosas desinteresadamente por nosotros, hay viviendo a nuestra costa. Llevemos la cosa a su último extremo. El país, Comunidad, Ayuntamiento, región o lo que sea, más pequeño que conozco, es una familia. Tendría gracia que del sueldo/os que entren en la casa, le pagáramos a un administrador para que nos llevara nuestras cuentas y para colmo que se llevara mas de lo que consumiéramos nosotros. Sigo diciendo que no comulgo ni con los comunistas (Aunque ahora me dan un poco de lastima porque los pobres están muy desprestigiados) ni con los anarquistas (De estos quedan algunos intelectuales por ahí sueltos) por razones que antes he expuesto. No se a que tipo pertenezco, pero lo que si tengo claro es que si tuviéramos dos dedos de inteligencia, a esos benefactores de la sociedad los mandaríamos a construir carreteras pero como en la época de los romanos, a base de pico y pala. No, no estoy loco, lo que pasa es que tenemos lo que nos merecemos, el día que comprendamos esto estaremos preparados. Cuando acabamos un paquete de tabaco, lo apretamos bien con el puño, y en lugar que nos coja lo tiramos a mitad de la calle. El que este mas educado, pensara después vendrán los basureros (Hoy parece que la tengo tomada con ellos) a recogerlo. La mayoría ni piensa simplemente cree que ese acto es de lo mas natural del mundo. Paseaba yo por un pequeño pueblo de Alemania, y al acabar de fumarme un cigarro (No se si en la nueva ley contra el tabaco esta penalizada la apología del mismo, porque como sea así, me meten en la cárcel) y cuando iba a tirar la colilla vi que la calle estaba mas limpia que mi fregadero. Nadie me hubiera visto si la hubiera tirado, pero me contuve con ella en la mano esperando encontrar un recipiente donde tirarla. Se me ilumino el lumen, y dije la tiro en una rejilla de las que recogen las aguas pluviales, pero cual no seria mi sorpresa, cuando observe que tenían un filtro tan tupido que no la dejaba colar. No recuerdo lo que hice con la maldita colilla aquella, pero fue tanto lo que me llamo la atención aquella limpieza, que al primer ciudadano de aquella comunidad, que pude hacerlo, dándomelas de listo le pregunte que como gestionaban la limpieza del pueblo, para que estuviera tan limpio, y lo primero que me dejo pasmado es que allí no tenían a nadie que les limpiara las calles, que solamente en otoño, los propios vecinos se iban turnando para recoger la caída de la hoja. No se

46

si os dais cuenta de cuanto nos falta a nosotros para llegar a tal punto de educación. No es solo lo del paquete de tabaco, es que los propios empleados de la limpieza ya están mal educados, o los educan mal por aquello de alguien vendrá detrás que deshará el desaguisado que tu has hecho, sin darnos cuenta que así vamos llegando a ese sesenta por ciento, que nos cuesta administrarnos. He pasado muchas noches en la calle, bien por averías, bien por reformas en las redes (Me perdura el recuerdo de los fríos que he pasado), y he visto como iban haciendo la limpieza de las calles con una manguera a presión y toda la mugre que arrastraba el agua la dirigían precisamente a esas rejillas de aguas pluviales que antes he citado y que aquí no llevan ningún tapiz. ¡Cojonudo! A ellos les cundía, pero se van obstruyendo las redes de alcantarillado, con lo que aparte de llegar el momento de que la mierda le sale a un vecino por el retrete, hay que mandar a un camión especializado, que cuesta un huevo, y lo que podía haber costado bastante menos al recogerlo en superficie, ahora se pone por las nubes. ¿Qué pasa?, que el señor al que la sale la mierda, se cabrea muchísimo, por lo que lo mas probable que sea un futuro votante de la oposición y vienen los genios a buscar la solución, y como siempre en vez de irse a la raíz del problema que seria perseguir al constructor para que no deje restos de arena y de cascajo, cuando hacen una obra o educar al ciudadano, para que no tire el paquetito, se lo guarde en el bolsillo y cuando pueda lo tire en un contenedor, soluciones que son a largo plazo y estando las elecciones cerca, la perdida de votos esta asegurada, lo mejor es sistematizar la limpieza del alcantarillado con una flota de camiones. Así cualquiera, como no lo pagan ellos sino nosotros con nuestros impuestos a ellos les da igual. Su meta ultima es eternizarse en el chollo y a la vez rodearse de una serie de elementos a los que llaman asesores (Les ponen una serie de nombres rimbombantes, pero que al final siempre son sus recomendados), los cuales puentean a los funcionarios y así nos pinta el pelo. Con el funcionariado, esta pasando igual que con el servicio militar. La idea de que una vez aprobadas las oposiciones, solo pudiera despedirlos un juez tiene su explicación. Con la falta de cultura democrática existente entre nosotros, si no fuera así cada vez que cambiara de color el gobierno, todos irían a la calle y los políticos entrantes, meterían a sus adláteres. Si esto pasa cada cuatro años, la desorganización en la administración seria aun peor de lo que ya es. Sin que nos demos cuenta, a los funcionarios ya los están haciendo desaparecer. Ya os he contado como forman actualmente un tribunal medico, pero hay muchas mas señales de este desmoronamiento. En el Ministerio de Fomento, Obras Publicas o como se llame, desde que se decidía donde hacer una carretera por los políticos, ellos hacían los proyectos, licitaban las obras, vigilaban su construcción y así hasta su puesta

47

en funcionamiento de la misma. Hoy en día empezando por los proyectos que se hacen fuera, hasta que se entrega la carretera apenas o nada intervienen. Cuanto menos, mejor. Con la experiencia que tienen, se darían

cuenta de cómo corren los tantos por ciento, que las empresas adjudicatarias, les pasan a los adjudicadores y aunque todos sabemos que es así, faltan las pruebas, que podría aportar alguien que no le tuviera miedo a ser despedido.

Lo que estoy pidiendo es una quimera. Es casi como volver a la

democracia, y eso no les interesa a toda esta manada de chupadores. Fijarse que una misma rama de la administración esta a nivel nacional, autonómico,

provincial de barrio y a poco más de calle. Que alegría si nos dejaran a nosotros administrarnos por nosotros mismos. ¿Habéis desguasado alguna vez una nomina? Entretenerse en ver lo que os descuentan en impuestos. Ya os anticipo que aproximadamente el

veinte y tantos por ciento. Si a esto le sumas lo que también le descuentan a

tu empresa por ti, podríamos tener un asilo para nosotros solos. Pero ese

asilo yo preferiría fuese solo para ellos, y a nosotros nos dejaran morirnos en

nuestras casas atendidos por el resto de la familia que es como debía de ser. Esto es en lo que se refiere a los directos, porque en los indirectos ya es la repera. Ya todos sabréis cuanto es el coste real de un litro de gasolina o de un paquete de tabaco, y lo que nos cuesta a nosotros. Sigo con mi trabajo. A pesar del material humano que me toco, siempre he presumido que forme al mejor equipo que existía dentro de la empresa, y más bien que mal fuimos haciendo cosas junto a otras áreas. Conseguimos prestar un servicio bastante bueno.

Mi tiempo en este trabajo, lo podría dividir en dos partes, la primera

en la que fuimos autónomos, y la segunda, en la que fuimos absorbidos por las multinacionales.

De la primera no guardo tan mal recuerdo. Puede que lo más

destacable, es que nunca reconocieron todo el trabajo que como ya he dicho,

di por la dichosa empresa, aunque en este caso la culpa fue solo de una

persona, a la cual tuve por desgracia de tener de jefe. Puede que alguna vez lea estas letras y al menos le sirva para recapacitar, porque con sus años yo creo que su forma de ser y pensar ya no se las cambia ni santa Rita, que si mal no recuerdo era la abogada de los imposibles. Inteligente tengo que reconocer que lo era, pero jamás he conocido a nadie que defendiera tan poco a los que estaban bajo su mando. No tenia dudas en que lo debíamos de dar todo por nuestro trabajo, pero no concebía el trueque, es decir que a cambio recibiéramos alguna compensación. En todas las áreas fueron ascendiéndola personal, pero bajo su punto de vista en la nuestra nadie se lo merecía. El que ascendiera a varios de los que formaban mi equipo me costo sudar tinta, y yo que nunca he pedido nada por mi, vi como otros retrasados mentales de otras áreas me iban superando en categoría, gracias a sus jefes.

48

Otro defectillo del hombre es que si salía algo mal, el no sabía nada, pero si teníamos algún éxito se lo apuntaba rápidamente. Todo esto lo fue pagando con el tiempo, porque jamás he visto a persona, al que todos le fueran perdiendo la estima, hasta encontrarse más solo en el trabajo que la una.

El remate de la desgracia de esta persona, aunque para el fuera un orgullo puesto que otro de sus defectos es que le gustaba aparentar, es que fue elegido precisamente por el político que llevo la pancarta en contra de la desprivatización, como director técnico. Esto que dicho así, da la impresión de que lo eligieron por ser un tío muy bueno, tenia su truco. En los estatutos de privatización de la empresa, se decía que el gerente lo nombraba la empresa privada, y los directores tanto el técnico, como el comercial, serian nombrados por el Ayuntamiento. La cosa era bien sencilla, así el Ayuntamiento podía controlar la gestión del gerente. Aquí entra el poder del dinero, y la empresa privada le exige al Ayuntamiento, que nombre a esos dos directores, pero que sean dos personas que no interfieran en la labor del gerente, ¡Vamos!, lo que mi pueblo llaman hombres de paja, y a pesar de que yo le advertí de que el llevaba todos los números para ser elegido uno de ellos, su ambición de aparentar pudo mas que el de hacer un papel tan ridículo. Este fue el paso definitivo, para ser el hazmerreír de todos.

Esto es lo referente a esta persona, pero que me decís de los métodos utilizados por los políticos para que nadie descubra sus chanchullos. Si esto lo hacen a nivel de empresa que no harán a nivel de ministerio. He de aclarar que por el Ayuntamiento pasaron los dos partidos mayoritarios en este puñetero país, así que cuando hablo de los sinvergüenzas de los políticos, me refiero a los de todos los colores. La segunda etapa, la que fuimos dominados por la empresa privada fue la peor. Es otra de las cosas que mi mente trata de borrar por lo que ya doy por hecho que fue bastante mala. Consiguieron en poco tiempo aterrorizar a todo el personal. Tengo que decir que yo siempre he pensado que cumpliendo uno con su trabajo, no hay por que tener miedo a nada, pero era tal, los bulos que corrían sembrando el pánico, que reconozco que yo también caí en una desazón difícil de explicar pero que hacia que el trabajo fuera un martirio. Empezó a aparecer nuevo personal, como es lógico traído por ellos, unos sacándonos todos los datos sobre como llevábamos nuestro trabajo, y otros que decían que venían a aprender, pasaban por todos los departamentos, y al final a lo que venían era a quedarse de gerentes. Los últimos se podían medio soportar, pero los primeros, fue un desfile tan atosigante, siempre preguntando las mismas cosas, que te hacían estallar de los nervios.

49

Nadie sabía quien mandaba. Empezaron con cambios tan sutiles como quitarnos a todos los jefes las secretarias, a quitar despachos y así una putada sobre otra, que te hacia estar en vilo pensando cual seria la siguiente. No quiero explayarme de cómo fue la toma de poder de estos jodidos, porque seria largo el asunto, pero si añadir dos detalles. El primero que el miedo quedo institucionalizado, y como segundo que yo fui de los pocos que les caí en gracia, ni mas ni menos porque daba mas en trabajo de lo que ellos habían puesto como meta.

50

En estas estábamos, cuando me ocurrió un percance que tengo que citar, porque quizás sea el motivo de partida de la depresión, o se uniera al estado de estrés en la empresa, para que juntos lo fueran. Se acercaba el verano, y en la casa de campo, en la que vivo actualmente, la piscina, estaba mal de pintura, así que me puse manos a la obra para dejarla en condiciones. Recuerdo que había una zona a la que no llegaba para poder quitar la que estaba en malas condiciones, por lo que baje unas escaleras. Con ellas iba asida con las dos manos, cuando resbale, al pisar agua jabonosa que ya había utilizado. Lo ultimo que recuerdo es el dolor que sentí en el codo. Desperté en el hospital en la sala de cuidados intensivos y como aviso a navegantes para

los que piensen dejar el tabaco, les diré que lo que menos me preocupo, era

lo que me había pasado, sino el mono que tenia por la falta de tabaco. Ni sabia los días que había estado inconsciente ni me preocupaba, lo único que quería era fumar. Cada enfermero o medico que pasaba por allí les repetía una y otra vez que o me daban un cigarro o me iba de allí. Todavía ni sabia

en que condiciones estaba, pero es tal la tabarra que di que se me acerco

una doctora y ante mi insistencia, me dijo que me iba a trasladar a una habitación y que allí me fumara un cigarro. Cuando me trasladaron, advertí

en el estado que me encontraba, puesto que al intentar levantarme para

buscar un cigarro, vi que la cabeza no me dejaba ni incorporarme en la cama. Tuvo que venir Rosi para al fin fumarme el dichoso cigarro. Cuando ayudado, conseguí llegar al cuarto de baño y me vi la cara ni me reconocía. Las ojeras parecían un antifaz. Pero el aspecto era lo de menos, lo peor era que la cabeza no le mandaba ordenes al resto del cuerpo

para poderme mover. Por la oreja, me salía un liquido especie de mezcla de sangre y algo parecido a pus, con un olor tan especial que durante mucho tiempo seguí oliéndolo a pesar de ya no salirme nada. Según me contaron después la cosa pudo haber sido peor. Al parecer

mi hijo Jose, me hizo la respiración boca a boca, vomite y por lo menos

volví a este mundo. Pensaron en recogerme con un helicóptero, pero al no haber sitio donde posarse, me trasladaron hasta el hospital en una ambulancia. A la semana de estar en el hospital, me di cuenta que para lo que me hacían allí, mejor estaba en mi casa, por lo que le dije al medico que me pasaba revisión, que por que no me daba el alta. Ellos deseando de quedarse con camas libres, le pareció la cosa cojonuda, pero con la advertencia de que a la menor volviera. El primer día que pase en la casa, seria por no seguir las recomendaciones de reposo y demás, al final del día, creí que me moría. A la fuerza querían volverme al hospital pero yo prefería morirme antes que volver allí.

51

He perdido la cuenta de que tiempo estuve con unos mareos horribles. Tenia de dos tipos, el más normal que era como si tuviera los efectos de cinco o seis cubalibres, y el otro que era al que mas temía, es que en un momento determinado el cerebro dejaba de mandarle ordenes al cuerpo para que me mantuviera de pie por lo que caía desplomado como si fuera

un trapo. Ya he relatado el toreo al que me tuvieron los diferentes

especialistas, así que no voy a volver al mismo tema. La única conclusión es que hoy en día, del funcionamiento del cerebro los especialistas del tema están en pañales, o mejor no tienen ni puta idea cuando el problema sea un poco fuera de lo común. No sabía vivir sin trabajar. El encierro a que estaba sometido no me dejaba estar. Lo pensé y cuando me encontraba mejor, llamaba a mi segundo de a bordo, pasaba a recogerme con el vehículo de la empresa y aunque no aprecia por el edificio de la misma, me llevaba a ver las obras y me ponía al tanto de todo lo que se cocía en relación a nuestro trabajo. Aquello para mi era insuficiente, y me encontraba con una impotencia que a su vez me iba desmoralizando cada vez más. Aquí es donde mi medico de cabecera dio la alarma, pensando que estaba con todos los síntomas de una depresión, por lo que me dio el alta, para ver si una vez inmerso en mi trabajo me normalizaba. No dejo de pensar hasta donde nos tienen comido el coco. Como es posible que encontrándome tan mal solo pensara en lo imprescindible que

yo era en el trabajo para que fuera a mi gusto. No, no pensaba en curarme,

pensaba en lo mal que iba el trabajo sin mí. Estaba con un lavado de cerebro, en el que no solo había intervenido el sistema, sino que yo me fui auto convenciendo de que así es como teníamos que rendir para el bien de todos. ¡Pobre subnormal! Ni dios te lo agradece. Volví al trabajo, y aunque advertí que no estaba para rendir al cien por cien, con lo que me dijeron que desarrollara el trabajo que pudiera hacer que nadie me iba a tener en cuenta el que mi rendimiento fuera malo o regular. ¡Mentira puñetera! Te pedían cosas a las que no podía responder y

me daba cuenta de que las caras que ponían, era de pocos amigos. Puede que en ese estado me salieran repuntes de paranoia, pero lo cierto es que cada vez me iba hundiendo más. Me despertaba varias veces por la noche, llegaba agotado al trabajo,

mi rendimiento mental yo veía que no estaba a mi altura, seguía con los

mareos, en definitiva estaba hecho una piltrafa. Fue entonces cuando pensé, lo que había dicho el medico de cabecera, y ante la duda recurrí a un psiquiatra que el mismo me recomendó. Cual seria mi sorpresa, cuando me dijo que me encontraba en perfectas condiciones. Mi respuesta fue inmediata. Yo me encontraba mal y decidí que ni arrastrando mi alma yo estaba en condiciones de ir al trabajo, por lo

52

que en el estado que ya me encontraba, ya me daba igual que me echaran del trabajo, o que hicieran conmigo lo que fuera. El medico de cabecera, tengo que agradecérselo, sin yo pedírsela, me dio la baja, no recuerdo por que motivo, y me aconsejo nuevamente que fuera a otro. Sobre todo a los que rodean a un posible depresivo, cuando veáis

síntomas de que lo puede estar, acordarse de mí y del incompetente que dijo que yo me encontraba bien. Observarlo y convencerlo para que lo vea otro, y digo convencerlo porque es posible que a el le de igual lo que digan

los

demás. Posiblemente a él ya le importe todo un bledo. El segundo, al que ya conocía por otros motivos y que en su momento

no

fui a verlo en primer lugar, pensando que dentro de la psiquiatría su

especialidad, era otra, para mi más que un psiquiatra, fue un mago. Como

ya dije, tengo mucho que agradecerle. Si no fuera por el posiblemente en

estos momentos no estaría escribiendo esto. Cuando uno se encuentra tan mal sicológicamente se agarra a un clavo ardiendo, y él para mi lo fue. No es la medicación, que me mando, lo que mas bien me hizo, sino la advertencia que en cualquier caso de no encontrarme bien me pusiera en contacto con el. No solo me dijo que me pusiera en contacto con el cuando me encontrara mal, si no que me encontrara como me encontrara lo llamara cada semana. Me daba vergüenza llamarlo, pero si no lo hacia me reñía. Yo creo que con su experiencia, con lo poco que hablábamos, se hacia una composición de lugar de mi situación. Para contar lo que ha sido mi depresión, podría recurrir a mis diarios, aunque tampoco podría extraer de ellos los peores momentos, durante los cuales, una obligación tan sagrada para mi como es su escritura, dejaba de serlo y hay bastantes hojas en blanco de este periodo. Definitivamente dada la baja, ya es para que me hubiera recuperado algo, pero como he dicho, tanto mi cuerpo como mi mente eran una piltrafa.

Desesperado de estar en la casa sin posibilidad de ni siquiera pensar en

mi trabajo, daba algunas vueltas por la calle, pero tuve que dejar de hacerlo

porque tenia la sensación de que todo el mundo me miraba y pensaban de

mi

que yo lo que era es un fresco, que me había buscado un pretexto para

no

ir al trabajo. Visto en la distancia, parece la gilipollez más grande, que

puede pensar una persona. ¿Quién se iba a fijar en mí? Nadie. Ahora hasta

yo mismo me río, pero después pienso lo jodido que debía de estar para

imaginarme estas situaciones. Venían los consejos: Pasea y ves gente. Haciendo un gran esfuerzo salía, incluso me marcaba mis rutas, pero ya no solo pensaba que la gente me miraba, sino que iba preguntándome que hacia todo aquel personal

paseando por la calle y mirando escaparates. No me entraba en la cabeza.

53

Bajaba todas las mañanas a comprar el periódico, costumbre mía de toda la vida, pero después no leía ni la primera pagina, Me importaba un huevo si el Alcalde había inaugurado un puente o si los políticos de la oposición no estaban de acuerdo en algo. Durante esta época, ocurrió un hecho, que fue un impacto a nivel mundial y además televisado en directo: El atentado contra las torres gemelas en Nueva York. Hablaban de miles de muertos, la gente la veía consternada y yo para mis adentros me decía pues no es para tanto, hasta pensaba que ¡ojalá! hubiese estado yo entre ellos. Me ponía malo que todo el mundo estuviera delante del televisor tan preocupado por una chorrada. Si esto no es de una mente enferma que venga dios y lo vea. A la vez que bajaba a comprar el periódico, entraba a tomar café. Otro mal rato. No comprendía que la gente estuviera hablando de temas que para mi eran estupideces, pero lo que ya no soportaba, es que entre ellos se rieran. ¿De que coño se pueden reír estos atrofiados? No me entraba en la cabeza que tal y como yo veía las cosas alguien se pudiera reír. Tuve la suerte que mi psiquiatra me dijera que la gente mi diría muchas estupideces como remedio para salir de la depresión, como que me relacionara con gente etc. Que no les hiciera ni puto caso, que hiciera lo que mas me apeteciera en cada momento. Nunca fui un gran lector, precisamente porque mi trabajo me dejaba poco tiempo para la lectura, pero siempre tuve obsesión por conocer cosas nuevas, por lo que pensé que era un buen momento para la lectura. Seleccioné temas que me tenían intrigado e hice un esfuerzo por leer. A los cinco minutos, los cables los tenía cruzados y la falta de concentración era total. Deje la lectura. Aun a costa de hacer un gran esfuerzo decidía arreglar algo de la casa. Siempre he sido un manitas, pero no me salía nada bien. Encima que no me faltara ningún material, me daba vergüenza entrar en cualquier comercio. Fue entonces cuando descubrí el ordenador. Para mi no era mas que una maquina de escribir de las secretarias adaptada a los tiempos modernos. En mi vivienda, tenía una habitación a modo de despacho, con mobiliario diseñado por mí, y en ella conservaba mis recuerdos de mi época de navegación, mis libros y pequeñas antigüedades a las cuales he sido siempre muy aficionado. Allí tenia el ordenador y aquel fue mi retiro durante no se cuanto tiempo. Viene a cuento que una de las veces que hable con el medico de empresa sobre mi depresión, me dijo que no solo pensara en mi si no que tanto mi mujer como mis hijos corrían peligro. No le hice caso ni entendí muy bien por donde iba, pero ahora pasado el tiempo, me acuerdo de esto perfectamente pensando en Rosi. No se por que causa no soportaba verme allí encerrado un día tras otro y había días en que de malas formas me decía

54

que saliera, que me fuera para la empresa, que no tenia cojones para plantarle cara a la depresión y cosas por el estilo. Normalmente me acompañaba al psiquiatra, pero tuve que inventármelas para ir yo solo

porque cuando venia conmigo la visita era para ella. En vez de hablarle de

mi le contaba lo mal que se encontraba y lo malo que yo era para ella.

Lloraba pero siempre decía que tenía los suficientes ovarios para no caer en

una depresión. Yo salía de la consulta peor de lo que había entrado, razón por lo que decidí ir yo solo. Mi pecado fue no darme cuenta de que ella también estaba cayendo en otra enfermedad mental, quizás peor de la mía porque por lo que he leído sobre el tema, es muy difícil que el enfermo reconozca su enfermedad. Para evitar choques, cuando mi moto me lo permitía, me venia al

campo a pasar la mañana y aunque no hiciera nada por lo menos evitaba el choque con Rosi cosa que en mi estado me consideraba siempre perdedor. Era aguantar estoicamente el chaparrón, sin hacer lomas mínimo por defenderme. Aquí ya ha intervenido mi moto y el por que le tengo tanto cariño. Cuando estaba hecho una mierda pero decidía venirme al campo, me preparaba de chaqueta, guantes, casco, pero una vez delante de ella, notaba que me transmitía que no estaba en condiciones de cogerla. Me pasaba un rato delante suya intentando vencer ese sentimiento que no se como describir pero de lo que si estoy seguro es que no era miedo, puesto que ya estaba empezando a pensar que qué coño pintaba yo en esta vida. Al final ganaba ella y me volvía para encerrarme de nuevo en mi cuarto La depresión, al menos la mía, es una sinusoide en la cual en la fase que estoy describiendo, las zonas bajas son mucho mayores que las altas.

Es buenísima señal que la cosa se invierta, pero a mi me faltaban años para

que esto ocurriera, de todas formas el termómetro que media en que punto

de la sinusoide estaba, era la moto, de ahí el cariño que le tome.

La gente tiene el concepto de que el que esta depresivo, esta atontado, y nada mas lejos de la realidad. La inteligencia se activa hasta extremos que yo mismo me quedaba asustado. Del ordenador que yo tenia los conocimientos básicos, me fui introduciendo en el y fui descubriendo un mundo nuevo. Me pasaba horas y horas delante de el, y como cosa que me ponía a aprender nueva, era un reto al que me proponía vencer, hacia que me olvidara de los malos pensamientos en los que siempre estaba reinando. Llegue a saber tanto del ordenador que hoy me considero si no un experto, si con los conocimientos suficientes para defenderme bastante bien con él. El que diga que lo sabe todo sobre ordenadores, para mi es que no tiene ni puta idea. Es un mundo tan extenso el que hay dentro de este aparato, que no hay nadie que llegue a descubrirlo, desde la propia parte mecánica como es desarmarlo, cambiarle piezas para mejorar su rendimiento e ir adaptándolo a los avances que sobre el mismo van

55

saliendo todos los días, o la multitud de aplicaciones que con el mismo se pueden llevar a cabo. Como fui completamente autodidacta, y como he dicho no me gusta dejar las cosas a medias, cada función que empezaba, me absorbía de tal forma que solo pensaba en lo que estaba haciendo. También es verdad que había días, que me sentaba delante de el, y era una lucha entre mi mente que me decía que para que coño quería aprender nada, y la otra parte en la que mientras estuviera ocupado con el, mejoraba al no pensar en otra cosa. Cruzaba los brazos delante de el apoyaba la cabeza sobre ellos, y en esta posición, desarrollaba la lucha entre las dos partes de mi cerebro. Vuelvo a repetir que me quito muchas horas de malos pensamientos, por lo que también le estoy muy agradecido. Mi brujo (psiquiatra), me animaba a que siguiera con el e incluso me daba ideas de nuevas cosas que podía descubrir y por otro lado Rosi que decía que se ponía mala de verme todo el día delante del ordenador, que iba a perder la cabeza con él. Y llego la ansiedad ¡Dios! ¡Que cosa tan mala! Si ya se que he explicado que me dolía el alma, pero era un dolor desesperante. Cuando me atacaba fuerte, ni ordenador, ni trankimazin debajo de la lengua (Es lo que me había dicho mi brujo que hiciera para que me hiciera un efecto rápido y

me la calmara). En la posición antes descrita de los brazos cruzados lloraba

de desesperación, pero al final me iba a mi dormitorio, cerraba la puerta y

echado en la cama, aparte de llorar, los mejores pensamientos eran como ya

he

dicho, que qué coño pintaba yo aquí. Estoy forzando la parte oculta de

mi

mente para sacar lo que pase y después intentare borrar definitivamente

toda esta etapa de mi vida. Un día me vino Rosi contándome que había visto a la mujer de un compañero mío del trabajo, que había tenido una depresión, que pidió el alta, se fue al trabajo y relacionándose con los compañeros, se le paso la depresión. Me cogió en la parte alta de la sinusoide y después de consultárselo a mi medico, aunque me advirtió que no me marcara metas que no pudiera cumplir, porque si no me salían me hundirían mas, me dijo que probara que siempre se estaba a tiempo de volver a darme la baja si la cosa no me iba bien. La verdad es que llegue con muchos ánimos, con un gran deseo de que el trabajo fuese el remedio. Gran error por mi parte. De nuevo interviene el sistema. La empresa con mi baja laboral, había visto una oportunidad cojonuda para quitarme de en medio y en mi puesto colocar a uno de los suyos. Cuando me dijeron que me iban a dejar un tiempo para que me recuperara, que podía entrar y salir a la hora que quisiera y que el día que me encontrara mal que ni siquiera apareciera, incluso pensé que qué tíos mas buenos eran. ¡Necio de mí! Cuando dije que yo quería coger el mando de mi trabajo, me dijeron que iban a crear un puesto de trabajo especialmente diseñado para mi y que

56

me iba a encantar. Ya empecé a sospechar. Pasaba el tiempo y de puesto nuevo, nada de nada. Aunque de forma menos sibilina, ya tenían a tres de los que eran jefes de la primitiva empresa sentados sin ningún trabajo que llevarse a la mesa. El caso es que no paraban de preguntarme cosas cuando no sabían resolver un problema, y yo en plan estúpido y que nuevamente me estaba hundiéndome y no era capaz de presentarle cara a nadie, se los resolvía. Un día el que ya he mencionado como mi antiguo jefe y hombre de paja, me dijo si yo era capaz de llevar a cabo un trabajo bastante complicado y en menor tiempo posible, yo le dije que si. Llame el jefe de obras de una de las empresas que nos trabajaba, y le fui dando los detalles de lo que tenia que hacer para que la cosa no fallara. Ya estaban preparadas todas las piezas y para mi todo listo para acometer la reforma, cuando observe cierta resistencia por parte de la citada empresa para llevarla a cabo. Cual no seria mi decepción, cuando me entere, que el que ocupaba mi puesto, asesorado por el que había sido mi segundo de a bordo, les había dicho que yo en la empresa no pintaba nada y que aquello se haría cuando ellos dijeran. El que mi antiguo jefe no me defendiera, siendo él el que me lo había ordenado y en teoría siendo jefe del que me había sustituido, no me llamo la atención porque como ya dicho el miedo a los nuevos administradores se mascaba en el ambiente, pero a un tío al que yo forme, lo ascendí, y que me lo debía todo, se pusiera en contra de mi, me puso enfermo. El pensó que como el que habían puesto en mi lugar, era un inútil (De hecho cuando llego, es porque había fracasado en otra empresa de grupo y le daban una oportunidad en esta. Radio macuto dixit), mas tarde el no solo ocuparía mi cargo sino que en su fuero interno se veía de director técnico. Hoy en día no le tengo ningún rencor, ni le deseo ningún mal. Las ultimas noticias que tengo de el es que también esta si no depresivo, tocado mentalmente. Deseo que se recupere. Otro de los que yo había amamantado, me gasto otra putada, esta vez por omisión. Tampoco le guardo rencor. Lo que si tengo claro es que iba dejando atrás llamémosle amistades que nunca mas lo volverán a ser. A mi se me ha cumplido a rajatabla aquel refrán de cría cuervos que te sacaran los ojos, pero pienso que no hay que ir a otra vida para que nuestros actos sean premiados o recompensados. De hecho todas estas personas que se con certeza que lo han hecho mal lo están pagando actualmente. El segundo que he mencionado, cuando yo estaba lo eleve a la categoría de imprescindible. Hoy en día es otro de los sentados en una mesa que lo entretienen dándole trabajos de chupatintas. Viendo que me iba quemando a marchas forzadas, volví a pedir la baja, acordándome siempre del consejo de no proponerte nada que no vayas a cumplir. A partir de entonces, esto intente llevarlo a rajatabla. Pensaba en hacer una cosa y rápidamente me la quitaba de la cabeza, si

57

veía que tenía dudas en mi capacidad para hacerlo. Cuando digo hacer una cosa, no me refiero a una cosa complicada, era simplemente abrir un taladro. Si la cabeza me decía que no, no intentaba contradecirla y el

taladro se quedaba sin hacer. Mi intento de curarme volviendo al trabajo fue un gran resbalón, y la vuelta a mi encierro en la habitación del ordenador, otro martirio. Rosi no paraba de meterse conmigo y ya pase a otra fase en la que no solo pensaba

en que coño pintaba yo en este mundo, sino que empecé a pensar en la forma de de acabar con este martirio. Tres veces he pensado seriamente en quitarme la vida, pero una de

ellas es la que mas cerca he visto la muerte. Iba yo para Granada de vuelta

de esta casa, precisamente en mi moto. Mis pensamientos no iban en la

carretera, sino precisamente en la forma de acabar con mi existencia. De pronto se me encendió la luz, y me dije que tirándome para un coche de los que venían de frente, la cosa seria rápida. No lo dude mucho, elegí el coche contra el que me iba a estrellar y a por el me fui. Lo que cuento a continuación ocurrió en una fracción de segundo, pero lo que mas tengo en

mi mente es el gran placer que sentí cuando la rueda de mi moto, apuntaba

al frontal del coche elegido. No se si achacárselo al subidón de adrenalina, o que al ver lo poco que me quedaba para acabar con mi sufrimiento, me hizo sentir un bienestar, que jamás había sentido, y que espero no volver a sentirlo. Pensé llevaba el casco puesto, y en no recuerdo el nombre del actor que hacia de Superman, que había quedado en una silla de ruedas al caer de un caballo y me dije que yo podía verme así y encima depresivo. Yo no se como tuve tiempo de rectificar porque yo me vi frente a frente con el coche. Vuelvo a repetir todo esto ocurrió en una fracción de segundo. Aun hoy me pregunto el por que me vino aquel pensamiento en el ultimo instante. ¿Ángel de la guarda? ¿Instinto de conservación? Por supuesto yo creo en la segunda, pero hay otra cosa que también se me ha gravado, y es con la claridad, con la que vi la imagen de este hombre el por cierto creo que el pobre ya murió y siempre me acordare de el no como Superman, sino como a un invalido sentado en su silla de ruedas. Aunque solo sea porque mi mente recurrió a esta imagen, le tengo que agradecer que me salvara la vida. Tampoco dejo de imaginar que pensaría el conductor del coche contra el que me tire. He pensado muchas veces en que me gustaría poder hablar con el para que me explicara mi experiencia vista desde el lado opuesto. Menudo susto se llevaría el pobre. No, no sentí felicidad por haberme salvado, sino todo lo contrario comencé a maquinar en la forma de hacerlo sin que nada fallara. Aunque parezca una perogrullada, os diré que no veía la forma de hacerlo, sin que hubiera el menor asomo de que fuera la definitiva. ¿Una buena dosis de pastillas? A cuantos les han hecho un lavado de estomago e intento fallido. ¿Un tiro en la boca? Y como consigo el arma. Así hasta que diseñe una que

58

aunque tenía sus pegas, le fui limando detalles hasta que la vi completamente segura. Esto me llevo días, hasta que por fin llegó el que me decido a llevarla a la práctica. Tengo que aclarar que el método desarrollado por mi mente enferma, lo tenía que llevar a cabo aquí en el campo. Me puse la ropa de la moto, y le dije a Rosi mas bien como una despedida que me venia para el campo. Ya mis relaciones con Rosi estaban bastante deterioradas, pero cual no seria mi sorpresa cuando me dice que ella se viene conmigo. ¿Casualidad? Mi brujo me dijo que aunque no nos lo creamos las mujeres tienen mucho más desarrollado que los hombres lo que llaman el sexto sentido, y que ella leyó en mi algo anormal. Yo pienso que ya tenía todos los síntomas de su enfermedad, y pensó que yo no iba a la parcela, sino a ver a la amante que ya se estaba fraguando en su imaginación y quiso fastidiarme el tema. Esta vez me quede con las ganas de saber si hubiese sido capaz de llevar a cabo mi ejecución. La vida da muchas vueltas, y a todo esto me toco pasar por el tribunal medico. Yo pensaba que iba a pasar justo por eso, por un tribunal, pero no, me llaman y entro en un despacho en el que había una sola persona y os puedo asegurar que para nada salio el tema de la depresión. Se limito a rellenar unos formularios preguntándome si de pequeño había tenido paperas, qué enfermedades tenia en la actualidad o cuales había tenido antes, el poniendo equis en los papeles y al final me tomo la tensión. Cuando me dijo que ya me podía ir, pensé que esta era la antesala del tribunal, pero estaba muy equivocado, aquel fue mi paso por el tribunal. ¡Vamos! ¡De coña! En su momento me dijeron que para todo este tema de la incapacidad me buscara a un abogado, cosa que hice en su momento, y que me iba guiando en los pasos que tenia que dar. Ya me advirtió, que de primeras me la denegarían, pero que recurriríamos. En mi fuero interno pensaba que el abogado estaba equivocado. Yo estaba seguro de que estaba bastante enfermo y que el tipo aquel habría puesto una equis en algún sitio donde dijera que me encontraba mal, pero otra vez me equivoque, me la denegaron y con la particularidad de que según el abogado aquello equivalía al alta médica por lo que me tenía que incorporar inmediatamente al trabajo. Otra vez se me cae el mundo encima. Me advirtió de que si en la empresa me decían que no, como así ocurrió, me fuera en busca del comité y dejara constancia de que estaba yendo al trabajo. En mi depresión, pasaron cosas muy extrañas. Desde que no conseguí quitarme la vida puede que irritado conmigo mismo por no haberlo conseguido, todo el miedo que tenía al principio, se me trocó en irritabilidad y la menor saltaba como una fiera, aunque después cuando pasaba el momento lo pagaba con la ansiedad.

59

En una de estas, no se que me paso con Rosi, que le dije que ya estaba hasta los cojones de ella y me vine a vivir a la parcela. Un matrimonio amigo (¿amigo?) de ambos, la trajo nos reconcilio con la correspondiente llorada de Rosi diciendo que la que la que lo estaba pasando mal era ella. Volví otra vez a Granada. Cuento esto porque en estas condiciones estaba, cuando me reincorpore al trabajo. Esta vez no iba con miedo, sino con ganas de provocar. Me importaba un cojón que me despidieran. Otra vez vino el dichoso hombre de paja a decirme que tenía que trabajar. En la primera le dije que no trabajaba, sin darle muchas explicaciones, pero cuando insistió delante de todo el mundo, le dije que no me salía de los cojones, que para empezar a hablar de eso lo primero que tenían que hacer era devolverme el puesto, que ahora lo ocupaba una muchacha que habían traído nueva, y con la misma categoría que ella tenia. Los muy canallas a mi me tenían como jefe de servicio y a ella le habían dado el cargo de subdirectora. No fue esta la ultima vez que intento hacerme trabajar y siempre le conteste con cajas destempladas, tanto es así que iba corriendo la voz de que yo en vez de estar depresivo, lo que estaba era loco. Loco no estaba, pero quizás buscando responsables de que yo me encontrara en aquella situación, y desde luego ellos, estaba convencido, si no habían sido el detonante, si que ayudaron y bastante. Prohibían aparcar los vehículos particulares, excepto los de los jefes en el garaje. Yo dejaba mi moto en la entrada del mismo donde había un cartel bien visible de prohibido aparcar. Al tiempo, vino un guarda jurado diciéndome, que el jefe de personal (Otro buen elemento), había dicho que la quitara de allí. Con cajas destempladas, le dije que viniera el si tenia cojones a decírmelo y que no mandara mensajeros. Después volvió otra vez el pobre guarda, que no tenia culpa de nada, diciéndome que me había buscado una plaza en el garaje y que por favor la llevara allí. No quise complicarle la vida y seguí aparcando en la plaza que me había buscado. Tenían los ordenadores, de forma que no se les podía sacar información ni en disquetes ni en CD`s. Le dije al jefe de informática que me sacaran la información particular qu