Está en la página 1de 44

Quaiemala -/87S

^otograiías de

Badweard t^uuhrid^e

El Instituto de Antropologra e Historia óm

Guatemala, la Embajada de los Estados Unidos

de America y el Instituto Guatemalteco Ameri-

cano, agradecen sinceramente a Stanford Univer

sity,

en

especial a la Dra . Anita Ventura da

Mozley, Conservadora de Fotograffa del Museo

%

Universitario, por su valiosa colaboración «n la

preparación de esta exposición.

Colección Luis Lujan Muñoz

Universidad Francisco Marroquín

www.ufm.edu Guatemala

I
I

I

b para motivo de profunda satisfacción presentar esta ex-

posición de fotografFas de Guatemala tomadas en 1875 por el fa- moso pionero de la fotografía en Estados Unidos, Eadweard Muy-

bridge.

Además del interés patente que tienen estas fotografTas

para todo guatemalteco, hay que destacar su belleza y el hondo

sentido artístico del hombre que las captó hace más de cien años,

Son, a la vez, un buen ejemplo de cómo, por medio de las

artes, los pueblos pueden llegar a conocerse más a fondo.

Por medio del trabajo de Muybridge muchos norteamericanos

conocieron algo de la Guatemala de hace cien años; y con núes

tros esfuerzos de hoy, por medio de intercambios culturales, es-

tamos construyendo estos puentes de entendimiento mutuo que nos

conducirán

hacia un mundo más justo y de paz.

Da vis E.

Boster

Embajador de los Estados Unidos

de América

^ ^

ip.

<ji

V*^;?^

APUNTES BIOGRÁFICOS DE EADWEARD MUYBRIDGE

Edward James Muggeridge nació en Inglaterra en 1830. El

nombre de un rey sajón le indujo a cambiar su nombre a Ead-

weard; antes de su emigración a Norteamérica, cambió también

su apellidoa Muybridge.

En el Nuevo Mundo el joven inmigrante estudió fotografía con Carleton Watson en San Francisco, llegando a ser socio en una

empresa fotográfica.

te, donde sacó interesantes fotos de esta región todavía casi des

En 1867 Muybridge viajó al Valle Yosemi-

conocida.

mora Volante." Reconocida la excelencia de su trabajo, en

En estos años,

el fotógrafo se llama "Helios; la C6~

1868 Muybridge es nombrado Director de Estudios Fotográficos del

Gobierno de los Estados Unidos, y en esta calidad viaja a la

Costa Occidental, Wyoming, Montana y Alaska. Su fama au-

menta y gana un premio importante en la Exposición de Viene.

Eadweard Muybridge se casa a la edad de 42, con una mujer

mucho más joven que él.

En 1874 acusa a su mujer de infideli-

dad y mata a tiros al amante.

Va a prisión por corto tiempo,

pero es exonerado en un proceso legal. Viaja a Centro América.

En 1877, de vuelta en California, prosigue sus experimentos

en fotografía, efectuando un panorama de la ciudad de San Fran

cisco,

de 27 pies de largo.

Es invitado por el ex-gobemador

de California, Leland Stanford, a continuar experimentos de fo-

tografía en movimiento, coronando sus labores con una famosa se

rie de 12 fotos tomadas en medio segundo,

la cual capta el mo-

vimiento de un caballo que corre.

En 1887 Muybridge publica:

La locomoción animal;

una investigación electro-fotográfica de

fase s consecutivas del movimiento animal.

Después de largos años de trabajo exitoso, incluyendo varias

giras como conferencista en Europa y América, Muybridge se re-

tiró a su pueblo natal, Kingston, en Inglaterra.

En el patio tro

sero de su caso elaboró una maqueta de los Grandes Lagos de América, y plantó varios árboles del Nuevo Mundo.

En 1904 murió este destacado exponente del arte fotográfico.

>r

APUNTES PARA LA HISTORIA DE LA FOTOGRARA EN

GUATE^AALA EN EL SIGLO XIX: EADWEARD MUYBRIDGE

Por el Dr. Luis Lujón Muftoz

I

il

. INTRODUCION

I

Una de las invenciones que con certeza dieron sertido o la

presuntuosa confianza de aquellos que vivieron en el siglo XIX,

fue la de la fotografía .

científicos y tecnológicos, la fotografía fue uno de los que m6$ re

En esa centuria de tantos hallazgos

percusiones han tenido en el campo de la cultura: aún ahora,

ciencia y el arte,

e incluso aspectos nimios de la vida diaria,

lo"

están muy vinculados con la fotografía.

Fueron primordialmente Joseph Nicephore Niepce (1765-1833)

y Louis Jacques Daguerre (1799-1851), asociados desde 1829,

quienes logran dar a mediados de 1839, después de varias etopos

previas, el primer paso fundamental para fijar imágenes mediante impresiones hechas por la luz en placas de metal, mediante un

baño de yodo y realizar la fijación con sal de mar y mercurio De allí en adelante la fotografía recorre un acelerado ca-

(1).

mino evolutivo que va facilitando paulatinamente la fijación

cada vez más rápida y precisa de imágenes mediante el uso de

la cámara obscura,

hasta llegar a manejar el color y lograr,

asimismo, obtener imágenes en movimiento mediante el cine.

Esta interesante transformación, sin embargo, queda al margen de

nuestros intereses en estas cortas líneas, que se referirán más

bien a cómo se introdujo la fotografía en Guatemala,

la men-

ción de los primeros fotógrafos y establecimientos fotográficos,

así como el testimonio gráfico de los viajeros que durante el siglo pasado visitaron nuestro país y dejaron constancia de ello.

La otra razón fundamental para este trabajo es referirnos a la

presencia en nuestro país de uno de los más importantes fotógra-

fos del siglo XIX, hecho que es virtualmente desconocido por la

mayor parte de los guatemaltecos.

Se trata de Eadweard Muy-

bridge (1830-1904), quien participara en algunas de las realiza- ciones más interesantes de la fotografía en el siglo XIX, logran-

do algunas de las primeras fotografías instantáneas hacia 1877,

que posteriormente lo llevara a publicar Animal Locomofion (1887) con el doctor H. Alien, de la Universidad de Pensilvonia

y Animáis in Motion (1900) y The Human Figure in Motion (1901)

así como a obtener la patente del zoospraxiscopio, en ItítíO^para

poder observar el movimiento animal con un instrumento fácil-

mente asequible al público.

a Tomas Alvo Edison, en 1888, quien para entonces había ya in-

ventado el fonógrafo, asociarse para unir el sonido a esta má- quina creada por Muybridge, intento en el que fracasaron, no

obstante que Edison más tarde crearía el cine sonoro,

Esto último lo llevó a proponerle

(2)

Las famosas fotografías de Muybridge de los Parques Naciona-

les de Yellowstone y Yosemite se encontraban en las casos de

casi todos los californianos de finales del siglo pasado, así como

las vistas de la ciudad de San Francisco,

en donde éste viviera

por largos años hasta regresar a su ciudad natal en Kingstone on

Thames, Inglaterra,

en el año 1900,

para morir cuatro años des-

pués.

Era pues, un fotógrafo famoso, aún antes de publicar sus

trabajos sobre los movimientos de hombres y animales.

Es natural que un fotógrafo de la experiencia de Muybridge,

que lo había llevado incluso a hacer viajes a Alaska y a las re-

giones en donde habitaban los indios en guerra del Oeste norte-

americano, cuando viniera a Guatemala lograra una serie de fo-

tografías, no solamente de gran interés histórico sino de gran ca-

lidad artística.

De allí la gran importancia que tiene esta ex-

posición en la cual por primera vez el público guatemalteco po- drá admirar las fotografías de Muybridge, tomadas en 1875 y de

las cuales existen, aparentemente, cuatro colecciones: la más

completa en la Universidad de Stanford, Gilifomia; otra bastan-

te completa en la Universidad de Berkeley, Oalifornia y otras

con menor número de fotografías en la Biblioteca del Congreso

en Washington,

D. C. y en el Boston Atheneum.

Sabedores de la importancia de las tomas de Muybridge por in- formaciones colaterales, cuando visitamos la Universidad de Ber-

keley en 1971, obtuvimos

una colección de las mismas para el

Instituto de Antropología e Historia, así como pudimos ver las que

se encontraban en la Biblioteca del Congreso.

Posteriormente, en

1973, tuvimos ocasión de conocer en Guatemala a la Señora Ani-

ta Ventura Mozley, Registradora y Conservadora de Fotografía del

Museo de Arte de la Universidad de Stanford, quien nos mostró

otras fotografías de este artista y nos pusiera en contacto con el

<^^fi\o9o de la exposición de homenaje al mismo, reolizoda en

dicha Universidad a fines de 1972 (3).

Con estos datos no dudamos en hablar con el Doctor Lelond

W. Cross de lo interesante que podrfa ser para Guatemala uno

exposición de fotografías de Muybridge, quien con todo entusios-

mo acogió la idea, poniéndose en contacto con la Univereidod

de Stanford,

e incluso haciendo un viaje a la misma paro poder

ver directamente las fotografías y de esta manera lograr el lesul-

todo fructífero que el público tiene ahora a la vista.

Gxno

verá el lector intencionalmente nos hemos circunscrito a estudior

la fotografía en el siglo XIX, porque es el ámbito cronológico

en que se desenvuelve Muybridge.

Por otra parte al

iniciarse el

siglo actual los medios técnicos de producir la fotografía varían

radicalmente, entre otros causas por las patentes industriales de

George Eastman (1854-1932) (4).

Quisiera permitirme en nombre de los aficionados guatemalte-

cos o la fotografía,

así como en general de todos aquellos amon

tes de la cultura en nuestro país y particularmente en represen-

tación del Instituto de Antropología e Historia, agradecer al

Agregado Cultural de la Embajada de los Estados Unidos, doctor

Cross, así como al Museo de Arte de la Universidad de Staníord,

a través de lo Señora Mozley y a

lo Universidad de Berkelcy,

la oportunidad de poder tener esta exposición en Guatemola, que

reviste particular valor toda vez que practicamente ninguno foto-

grafía de coracter antropológico o histórico ha llegado hosto no-

sotros, anterior o Muybridge.

Asimismo, agradecerle al mismo

Dr, Cross su ofrecimiento que los fotografías aquí apreciadas po- sarán después al Instituto de Antropología e Historia, donde po-

drán ser definitivamente admirados por todos.

Ojalá que esto seo uno oportunidad pora que nos preocupemos

por obtener mayor información sobre estos testimonios históricos

y artísticos que son los fotografías antiguos y que ello nos permito

acrecentar los colecciones nacionales de esta clase.

r

<4'

<

1

ESTABLECIMIENTOS FOTOGRÁFICOS Y FOTÓGRAFOS EN

GUATEMALA DURANTE EL SIGLO XIX

II

Una de las ventajas que representó la fotografía para los

tratos burgueses, medios y bajos de la población fue la posibili- dad de retratarse, cosa que antes únicamente podían logror lot

personas de amplios recursos económicos.

Si vemos el coso de

Guatemala observaremos que hay pocos retratos durante el perío-

do colonial hasta finales del siglo XVIII y son estos Onicomente

de grandes dignatarios civiles, eclesiásticos o militares.

A por-

tir de ese momento se conocen mayor cantidad de retratos pero

siempre circunscritos a estos grupos privilegiados, sobresoiierKk) como magníficos retratistas Juan José Rosales y el extraordinorio

miniaturista Francisco Cabrera.

Estos mismos artistos, osí como

Casi Ido España y Julián Falla serán los representativos de los

habilidades de retratistas en Guatemala, sea en grabado en co-

bre,

litografía, óleo sobre tela, o acuarela y tempera sobre mor

fil en el caso de las miniaturas.

Precisamente en los años en

que viene a Guatemala el primer fotógrafo, es que se apoga lo

vida de este extraordinario retratista guatemalteco que fue Fran-

cisco Cabrera, quien fallece en 1845.

Resultaría interesante poder escuchar los comentarios de quie-

nes acaso comparaban la fidelidad magnífica de Cabrera con la

fidelidad obtenida a través de los primeros daguerrotipos.

repeterían en estos juicios mucho de lo expresado o todo lo lor-

go del siglo XIX acerco de la superioridad del arte sobre la fo-

tografía o viceversa, hasta que todo ello se aclararía cuando

cada una de estas expresiones siguiera su propio camino definien

do sus diferentes campos de actividad.

Se

También resulla oportuno aludir a que en 1868 se realizo e« Guatemala la primera exposición fotográfica de que tenemos no-

ticia.

Fue la Sociedad Económica del Amigos del Pbís, la que

monfa esto primera exhibición fotográfica en la que se incluíon

Viviano Salvatierra, Mariano Sánchez y Emi-

vistas tomadas por

lio Herbruger.

tre ellos indígenas

chez, así como

En ello habían fotografías de tipos humanos, «i-

guatemaltecos fotografiados por el Señor Sán-

vistas de distintas personas y lugares de G^^«-

molo.

¡Cómo sería de interesante poder localizar estas fotogrof.as

hasta ahora perdidas!

Es difícil establecer cuándo vino a Guatemala la primera cá-

mara fotográfica y quién la* trajo y la usó.

Algunos de los via-

jeros que publicaron obras sobre Guatemala en la primera mitad

del siglo pasado pudieron haber traído algunos de estos aparatos.

John L. Stephens y Frederick Catherwood que estuvieron en Gua

témala en 1839 se sabe que trajeron una especie de cámara obs

cura para realizar los dibujos que le permitieron a Catherwood obtener esa gran fidelidad en las representaciones de los distin-

tos monumentos arquitectónicos y escultóricos precolombinos y co loniales. Nos parece, empero, que no es sino hasta su segundo

viaje, en 1841, que traen una cámara fotográfica que utilizan

en Mérida, Yucatán, entre otras actividades para fotografiar nu- merosas personas y monumentos antiguos.

El dato inicial concreto sobre el primer fotógrafo en Guatema

la es el de un viajero francés que, procedente de México, llega

a Guatemala en 1843, toda vez que aparecen los anuncios en

la prensa de la época, en septiembre de ese año.

Enumeramos

continuación en orden cronológico los establecimientos fotográ fieos y fotógrafos que han llegado a nuestro conocimiento (5).

a

""

1) León de Pontelle,

2) Emilio Herbruger,

3) Nicolás Fuchs y

Doncel, 4) Guillermo Fitzgibbon, 5) Guillermo Claudro Buchanan,

6) G.

Fitzgibbon y G.

C. Buchanan, 7) G. Fitzgibbon y Juan

Van Burskirk,

8) José Lora 0>rzo,

9) Establecimiento de la calle

de San Juan de Dios No. 26,

10) Manuel Oliver,

11) H.

H.

Fitzgibbon, 12) Alberto Hensche y Amos Nourse, 13) Gustavo

Wallerstein,

cimiento fotográfico en casa de doña Rafaela Jáuregui de Macha

14) G. A. Hawley,

16) M.

P. Courret,

17) Estable

do,

18) Augusto Guido de Sueca, 19) Viviano Salvatierra, 20)

Mariano Sánchez, 21) Hernández y Avignaret, 22) Henri Bour-

geois, 23) Emilio Herbruger hijo, 24) Salvatierra e Izaguirre, 25)

Eadweard Muybridge, 26) Agustín Someliani, 27) Wolfenstein y

Liebes, 28) Eduardo Kildare.

Con lo anterior conclurmos esta enumeración cronológica de

los establecimientos fotográficos y de los fotógrafos de Guoremo-

la desde su inicio hasta la llegada de Muybridge,

cionar una visión panorámica de la fotografía en Guotemolq,

para propor-

cuando este artista llegara a nuestro país.

A mañero de conclu-

sión podemos decir que el número de fotógrafos aumentó cocnide

rablemente en Guatemala a lo largo del siglo XIX y principios"

del siglo XX, sobresaliendo entre ellos la fotogroffo Souvenir, que

primero fuera de Uribe y Girón y luego posara o propiedod de don Emilio y don Lamberto Eichemberger (9) Ja fotogroffo ExceUior

de Gavarrete y Garcfa, la fotografío Japonesa de don Juon José

de Jesús Yos (1846-1914) (10).

El

Siglo XX de don Alberto

Valdeavellono, poro iniciarse el siglo actual con lo fotogrofío

La Exposición de don José García Sánchez,

lo cuol oún subsiste

en el mismo

ahora 10-08 (11).

pronto un trabajo más completo sobre lo historia de lo fotografió

en Guatemala, que llegue hasta mediados de este siglo.

lugar en que fuero fundado,

en lo 8o. Gil le No.3%

Esperamos tener lo oportunidad de preporor

No podemos dejar de mencionar, asimismo, y poro concluir,

a los científicos y viajeros que llegaron o Guoteríxilo y que ho- ciendo uso de lo fotografía o de medios visuales que porten de

ello, nos legaron magníficos testimonios visuales toles corno Au-

guste AAorelet, Desire Chornoy, entre los franceses, Boddom

Wethom, Williom T. Brigham, Ann Carey Maudsloy, Alfred P.

Maudsloy y Williom E. Curtiss, entre los anglosajones y Korl

Scherzer y Cecile Seller y Edword Seller, entre los olemones,

como los principales exponentes de este tipo de publicoción ilus

trodo que han dado fé de su actividad de fotógrofos.

Tampoco podemos dejar de consignar o los supervivientes con

temporáneos de los fotógrafos itinerantes, que todovío podenx»

ver en algunos lugares de lo ciudad capital,

gico La Aurora y en lo provincia, en los ferias potronoles, uti-

como en el zooló-

lizando grandes pinturas murales como telón en los que parecen

querer adivinar los sueños de los retratados:

escenas de lo ca-

pital con aviones en pleno vuelo, paisajes ideales unos, identi-

ficobles otros,

como la Plaza Central de Guatemala,

el logo de

Atitlán, la Plaza Central de Quezaltenango, en una variedad

que hacen necesario que alguna vez alguien estudie estras ex-

presiones de arte popular.

A ellos les toca, como a AAuybridge

en el siglo pasado,

viajar de un lugar a otro con todos los im-

plementos necesarios para cumplir con su cometido.

Son, pues,

los últimos testigos de la vieja técnica fotográfica del siglo XIX.

Sus paisajes son copia de los que los fotógrafos más importantes

en las ciudades preparaban elaboradamente con diversas variantes.

Estos fotógrafos ambulantes tenfan tal importancia que eran lla- mados frecuentemente cuando fallecra alguna persona, particular-

mente niños que nunca habían sido retratados, para tener este

último testimonio del aspecto ffsico de la persona fallecida.

creó asf una especie de género del retrato fotográfico que ahora

nos parece un poco macabro, pero que antes fue bastante fre- cuente .

Se

PRESENCIA EN GUATEMALA DE EADWEARD MUYBRIDGE

III

Muybrídge arriba a Guatemala por el Puerto de San José,

se-

gún parece, a principios de mayo de 1875, procedente de fbfxi-

má, haciendo uso de uno de los vapores de la CompañFa de Vo-

pores Correos del Pacífico, cuyo presidente era su protector, d

ex-Gobernador de California Leland Stanford.

Gracias a éste

pudo evitarse mayores problemas en San Francisco California

como consecuencia de un grave problema personal en el cual s«

viera involucrado.

Permaneció en Guatemala hasta principios de

noviembre de ese año, cuando vuelve a Estados Unidos, quizói

al enterarse de la muerte de su esposa,

bles problemas legales.

que lo libraba de posi-

No tenemos mayor información sobre la presencia de Muybríd-

ge en Guatemala como no sea las fotografías tomadas por él y

las

cartas circulares en las que anuncia la venta de las vistas

hechas en Guatemala, pese a la búsqueda en la prensa de la

época.

ella asegura que su trabajo ha sido ejecutado con toda perfec-

ción, señalando su experiencia a través de ocho años de trobo-

jar con el gobierno de Estados Unidos de Norteamérica como su

Dicha carta está fechada el 1 de octubre de 1875, y en

primer fotógrafo en jefe y haber obtenido la gran medalla de la

famosa exposición fotográfica internacional de Viena en 1873.

Dice haber obtenido más de 200 fotografías de 9 pulgadas de lo^

go por ó de ancho (22.5 Cms. X 15 Cms) y su precio sería de

$1

por cada una, siempre que el número no fuera menor de vein

te y si llegaba a cien se le darían cinco fotografías más.

Indi-

caba que debiendo salir de Guatemala el 17 de octubre, los pe-

didos los hicieran antes de esa fecha.

Firmaba dicha nota como

Eduardo Santiago Muybridge y decía que se podían comunicar con las siguientes personas para hacer los pedidos, probablemente

para quienes no lo hicieran en el tiempo que él señalaba:

Juan

Serigiers, Capitán S. V. Storm y O, W. Fóllin en Guatemola,

Teo A. Whitney en la Finca Las Nubes, el doctor Howley en

Que zaltenango, y H. Ehrman en Panamá (12).

Es obvio que para entonces había ya completado su recorrido

por Guatemala ofreciendo, entre otras, una serie de 20 vistas en

donde se mostraba el proceso de trabajo del café tomadas en las

desde su siembra hasta el embar-

fincas Las Nubes y San Isidro,

que en el Puerto de Champerico; un panorama de la ciudad de

Guatemala tomado desde el Cerro del Carmen que incluía 11 vis

tas,

es decir que casi era una toma de 360 grados,

otras vistas

de la ciudad de Guatemala desde el Cerro del Carmen y de El

Calvario, así como iglesias de Guatemala y sus cercanías y pla- zas y edificios públicos de las siguientes poblaciones: Antigua, Mazatenango, Totonicapán, Solóla, Retalhuleu, Santa AAaría de Jesús, Panajachel, Quezal te nango. Laguna de Atitlón, bcuintla

y Puerto de San José, de Guatemala.

Además ofrecía fotografías

generales de los volcanes de Agua, Fuego, Cerro Quemado y

Santa AAaría, lo cual incluía vistas de los cráteres y otras tomadas

desde éstos*

Aparte de la evidente calidad de todas las fotografías tomadas en Guatemala, sobre lo cual no intentamos hacer consideracio-

nes, sus vistas proporcionan un insustituible testimonio para sa-

ber cómo era Guatemala hace poco más de cien años, antes que

llegara el influjo del afrancesamiento de fines del siglo XIX y

que los terremotos de 1917-18 cambiaran radicalmente la fisono-

Así podemos observar la Plaza Mayor con su

empedrado y los edificios circundantes, así como la fuente de Carlos 111 en su centro, Jocotenango todavía con su aspecto se-

rural y el antiguo Convento de San Francisco que posterior- mente fuera oficina de correos, la visión desde la gradería de El

Calvario, que permite ver dos de las capillas de Ví<