Está en la página 1de 5

MATERIAL DE TRABAJO FILOSOFIA: CICLO DE LICENCIATURA

1

MORAL, CULPA Y CONCIENCIA TRES PELICULAS DE WOODY ALLEN:
PROF. DR. JORGE EDUARDO NORO norojor@cablenet.com.ar

Un ciclo de cine y filosofia (específicamente "cuestiones éticas") permite utilizar los aportes de tres películas con un público adulto que admita un debate en torno a las propuestas de cada uno de los guiones y que pueda ser cruzado con diversos autores y corrientes de pensamiento. El trabajo sobre los guiones (publicados) facilita los debates y las intervenciones. Temas como Dios, culpa, conciencia, moral, ética, responsabilidad, justicia, ley, principios religiosos, autonomía, vigilancia recorren estas películas y la reflexión sobre cada una de ellas. Tal vez convenga iniciar el trabajo con una DEFINICION o acuerdo de términos con respecto a cada uno de esos conceptos, ya que no tienen la misma lectura o interpretación en filosofía, desde la perspectiva religiosa, en la sociedad, desde la psicología. Y también pre-definir lo que significan esos términos en Woody Allen y en la cultura judía. Y conviene además trabajar situaciones y juicios como estos = (1) Las acciones no son buena o malas en sí misma, sino que se convierten en tales si son descubiertas o no por alguien. (2) Si hago algo inadecuado (por ejemplo una muerte) y logro que no me descubran, soy inocente y debo eliminar todo sentimiento de culpa. (3) El remordimiento y la conciencia duran lo que dura el temor a la investigación y al descubrimiento: cuando todo ha pasado, el remordimiento debe desaparecer y la conciencia debe aquietarse. (4) La moral se asocia más a la ley: código explícito, agentes encargados de hacerla cumplir, sanción a los culpables, intervención de los jueces. (5) Los buenos fines (que siempre son personales) admiten medios discutibles, en la medida que esos medios queden impunes. (6) Woody Allen se debate entre el sentimiento y concepción de culpa de la tradición y la moral judía y los usos y costumbres de la ETICA INDOLORA de nuestro tiempo. (7) Hay muchos casos socialmente muy conocidos que nunca han sido resueltos: las víctimas han tenido victimarios que nunca han sido descubiertos o acusados. Crímenes sin castigo. (8) Nadie está obligado legalmente a declarar en contra de sí mismo. ¿Todos estamos obligados moralmente a reconocer nuestros errores y nuestros crímenes? El reconocimiento moral, ¿conlleva un castigo legal?

MATERIAL DE TRABAJO FILOSOFIA: CICLO DE LICENCIATURA

2

(01) CRIMENES Y PECADOS (1989)

EE.UU., 1989. Director y guión: Woody Allen. Productores: Robert Greenhutt, Jack Rollins y Charles H. Joffe. Fotografía: Sven Nykvist. Montaje: Susan E. Morse. Dirección Artística: Santo Loquasto. Duración: 107 min. Intérpretes: Martin Landau (Judah Rosenthal), Claire Bloom (Miriam Rosenthal), Stephanie Roth (Sharon Rosenthal). Gregg Edelman (Chris), George J. Manos (Fotógrafo), Anjelica Huston (Dolores Paley), Woody Allen (Cliff Stern). http://www.youtube.com/watch?v=-Ojd2ZDOdCA En el film se presentan dos líneas de acción paralelas. En una de ellas, Judah Rosenthal, un prestigioso oftalmólogo, casado y con dos hijos, se enfrenta a una delicada relación adúltera. Su amante es Dolores Paley, una azafata de vuelo, con la que mantuvo una agradable historia de amor que ahora se ha convertido en un infierno. Siempre al borde de un ataque de histeria, Dolores exige a Judah que abandone a su esposa y se vaya a vivir con ella. Dolores llega a extorsionarle con destapar cierto escándalo por el uso fraudulento que hizo de ciertos fondos del hospital en el que trabaja. El oftalmólogo, para liberarse del doble escándalo (conyugal y profesional) acude a su hermano Jack que acabará por “arreglar” las cosas, en un acto que Allen trata con mucho pudor pues nunca lo llegamos a ver hasta que ya está consumado. Por otro lado nos encontramos con Cliff Stern (Woody Allen), un productor de documentales de escaso éxito, con un dificultades en su matrimonio y que se ha autoimpuesto la tarea de educar a su sobrina en las cosas importantes de la vida (como por ejemplo, el cine). Inicia una relación (que no pasa de los flirteos) con Halley Reed, mientras ruedan un documental centrado en la figura de su cuñado, Lester. Éste es un productor de comedias de notable éxito que ofrece el trabajo a Cliff, más por ayudar a su hermana que a su cuñado. El hermano de Lester, Ben, padece una enfermedad que acabará por dejarlo ciego. Este personaje es, pues, el nexo de unión de las dos tramas ya que Ben también es paciente de Judah. Pero hay un personaje clave en toda la película, es el doctor Levy. Éste es todo un filósofo, un superviviente del holocausto nazi que pronuncia frases como esta: “en todo momento nos encontramos ante decisiones morales, y nosotros somos la suma de nuestras decisiones; es sólo nuestra capacidad de amar lo que da sentido al universo. Mucha gente encuentra la felicidad en cosas sencillas: la familia, el trabajo...”. Este personaje se convierte en fuente de inspiración para Cliff y Halley por su sabiduría e inquebrantable optimismo. No obstante, el doctor Levy acaba suicidándose de forma inesperada con una lacónica nota: “me voy por la ventana”. Poco más tarde, Cliff, profundamente dañado por lo sucedido dice: “pero si en toda mi vida en Brooklyn no se suicidó nadie porque todo el mundo era infeliz”. La conclusión es clara, sólo los arrogantes, orgullosos y sin escrúpulos, como Judah o Lester, triunfan en la vida (o, al menos, lo tienen más fácil). El problema de la culpa o del remordimiento que debería acompañar a las decisiones morales sobreviven en

MATERIAL DE TRABAJO FILOSOFIA: CICLO DE LICENCIATURA

3

personajes débiles: los fuertes no necesitan andar evaluando o lamentando sus determinaciones porque hacen lo que les conviene. El tema de fondo, desde el punto de vista ético, es que si no existe un control superior que vigile y castigue lo que pasa y lo que nos pasa, todo está permitido, todo es posible y no hay control sobre las conductas, sino sólo un esfuerzo personal (absolutamente heroico, formal y kantiano) por el que cada uno construye el buen obrar según sus convicciones y respondiendo únicamente a ellas. Todo esto puede ser deseable pero es poco realista, se asemeja mas a las historias heroicas de las películas, en donde los personajes son verosímiles pero nunca reales. Woody Allen está poniendo en cuestión la supervivencia de una moral que se supone sostén de la sociedad y de la cultura.

(02) MACH POINT (2005)

Dirección y guión: Woody Allen.País: Reino Unido.Interpretación: Jonathan Rhys Meyers (Chris Wilton), Matthew Goode (Tom Hewett), Emily Mortimer (Chloe Hewett Wilton), Scarlett Johansson (Nola Rice), Brian Cox (Alec Hewett), Penelope Wilton (Eleanor Hewett), James Nesbitt (Detective Banner), Alexander Armstrong (Sr. Townsend), John Fortune (John), Ewen Bremner (Inspector Dowd).Producción: Letty Aronson, Gareth Wiley y Lucy Darwin.Fotografía: Remi Adefarasin.Montaje: Alisa Lepselter.Diseño de producción: Jim Clay.Vestuario: Jill Taylor. http://www.youtube.com/watch?v=_xegPAYN7HU&feature=results_main&playnext=1&list=PL651D 1933911047D0

“El hombre que dijo “Prefiero ser afortunado que bueno” tenía una profunda perspectiva de la vida. La gente tiene que reconocer qué parte tan grande de la vida depende de la suerte. Da miedo pensar que sea tanto sobre lo que no tenemos control. Hay momentos de un partido en que la pelota alcanza a pegar en la red y por una décima de segundos puede seguir su trayectoria o bien caer hacia atrás. Con un poco de suerte sigue su trayectoria y ganas, o tal vez no, y pierdes”. Es bueno recordar - una y otra vez - la repetición de la escena de la cancha de tenis en que se ve ir y venir la pelotita y – en un momento – detenerse en el aire sobre la red… y el anillo robado de una de las víctima que sigue el mismo movimiento, rebota en la protección que hay junto al río, queda suspendido en el aire… y finalmente cae sobre la vereda. Ese anillo puede ser la prueba para condenar, o el recurso para salvar. Se trata de suerte. Y el protagonista de MACHT POINT la tiene. Se repiten algunos temas de la película anterior. En la historia el protagonista quiere tenerlos todo: el casamiento ventajoso con una chica de una acomodada familia inglesa y el amor lujurioso y descontrolado por la bella mujer que los tienta. Y el juego parece posible hasta que el embarazo de la

MATERIAL DE TRABAJO FILOSOFIA: CICLO DE LICENCIATURA

4

segunda y la extorsión le obliga a optar, a decidir: no puede abandonar a su mujer porque perdería todo lo que buscó. Debe eliminar la presencia molesta de su amante. La trama suena posible: arma, visita inesperada, muerte a una vecina para simular el robo, y finalmente la muerte a la mujer molesta. Regresa todo a su lugar y vuelve a la normalidad convencido de que si no lo descubren, no habrá culpa, ni responsabilidad. Aunque la conciencia juega en su interior con algunas fantasmales apariciones, lo cierto es que él puedo llevar adelante una vida normal, especialmente cuando un último detalle (el anillo) le regala la jugada milagrosa y esperada, cayendo al agua y desapareciendo para siempre. Hay investigación, sospechas, policías, ley. Pero no hay culpa, no hay falta, no hay castigo, no hay conciencia: la vida te regala esas posibilidades, pagar el pasaporte hacia la fortuna y la felicidad a través de actos no lícitos. Es una opción. No hay condena para quien la elige, aunque muchos puedan defender con razón el valor de una vida moralmente buena, muchos otros sobreviven sin conciencia, sin culpa, sin remordimiento a pesar de acciones decididamente malas. En suma: todo se olvida.

(03) EL SUEÑO DE CASANDRA (2007)

Interpretación: Ewan McGregor (Ian), Colin Farrell (Terry), Tom Wilkinson (Howard), Hayley Atwell (Angela), Sally Hawkins (Kate), John Benfield (padre), Clare Higgins (madre), Ashley Medekwe (Lucy). Producción: Letty Aronson, Stephen Tenenbaum y Gareth Wiley. Música: Philip Glass. Fotografía: Vilmos Zsigmond. Montaje: Alisa Lepselter. Diseño: Maria Djurkovic. Vestuario: Jill Taylor. http://www.youtube.com/watch?v=I7Gkrem5vPE La película de Woody Allen, es una proyección de sí mismo y de la presencia de la culpa que vuelve a fluir de manera creciente. Hay un momento en el relato en que todo es posible, porque ante los dos hermanos que comparten tiempos y aventuras (entre ellos el barco recién adquirido: CASANDRA) se abre el futuro y los riesgos que pueden encontrar en la atrevida propuesta que le realiza el tío, hermano de la madre: es una salida tentadora y saludable, pero para lograr alcanzas los fines que cada uno de los hermanos imagina, deben aceptar un medio ilícito. Como toda tentación, hay un momento de deliberación y otro de convencimiento, de auto o mutuo convencimiento, de engaño racional y justificatorio de la conciencia. Ven con tanta claridad los respectivos fines que se proponen (uno salvar un error, el otro hacer posible un negocio que lo saque del trabajo que padece). La deliberación previa admite retroceso, las acciones convierte en definitivas las decisiones. Cuando se traspasa una línea, la delgada línea roja de una acción que no puede regresar atrás, ya no hay retrocesos o anulaciones. Hay acciones, en la vida, que permite compensaciones, regresos, vuelta atrás, reconciliaciones, disculpas, heridas que se sanan… pero hay otras que no admiten retornos porque la pureza original está perdida: lo hecho, hecho está… y no se puede volver atrás (por ejemplo, una violación o un crimen) Casandra es un barco, símbolo de los sueños de dos hermanos, Ian y Terry, quienes tienen diversos motivos para necesitar mucho dinero y aceptan cometer un crimen como forma de “pagar”

MATERIAL DE TRABAJO FILOSOFIA: CICLO DE LICENCIATURA

5

los regalos y las ayudas del tío. Ian, parece capaz de todo por su ambición; Terry, en cambio, debe resolver sus problemas deudas con el juego. Aquí se contraponen dos visiones opuestas de una misma persona. IAN, en un principio parece que es más sensato y más comedido que TERRY, un ejemplo a seguir. Pero cuando los hechos se consuman (el crimen, en la noche y a resguardo de cualquier testigo) y el dinero aparece, y se acallan los temores y los interrogantes de la conciencia, IAN quiere mantener lo hecho y ser fiel a lo acordado y TERRY se desbarranca bajo la voz y el peso de la culpa. Los diálogos son los propios de las películas de W. Allen, pareciera que él mismo el que se apropia de los personajes y habla a través de ellos. Terry el chico jugador, desprolijo y malo, es el que más dudas tiene a la hora de matar y el que más se arrepiente después de haberlo hecho. Es decir, aquí se enfrentan dos fuerzas, por un lado, las falsas apariencias y la codicia (Ian) y por otro lado el arrepentimiento y la culpa (Terry). El tema retoma la culpa después del crimen que se respiraba en “Macht Point”. También aquí hay un crimen que no podrá ser descubierto, pero en la película anterior el azar jugaba una pasada favorable y tenía la virtud de desplazar el tema de los hechos del campo de la ética al campo de la ley: “si no me descubren no seré culpable”. Aquí - ¿Woody Allen arrepentido? – la ley no descubre nada, sino que es la conciencia moral la que intenta llegar con datos a la ley: entregarse a la policía y reconocer los hechos es visto como una forma de expiación. Sin embargo la forma de expiar lo sucedido será totalmente otra. Hay como una lección moral: las culpas se pagan, siempre hay una condena, no se puede salir sin pena ni castigo de una mala acción. Obvio que “El Jugador” y “Crimen y Castigo” (de Dostoiewski) se respiran – también aquí - en el fondo de una historia que tiene desarrollo y final inesperado.