Está en la página 1de 446
ANABEL HERNANDEZ del presidente eat ‘i ee) > WY: FI-EEWNG)E\S ANABEL HERNANDEZ. A pesar de su juventud, se ha forjado una trayectoria periodistica en- focada a la denuncia de hechos de corrupci6n, desarrollada en Reforma (1993-1996), Milenio (1999-2002) y en El Universal (2002-2006) y su suplemento La Revista. En 2002 gané el Premio Nacional de Periodismo por su investigacion so~ bre el alto costo det menaje en {a residencia ofi- cial de Los Pinos, hecho conocido como “Et toa- Alagate”, que provocé la caida del primer miembro det equipo foxista, Carlos Rojas Magnon. En 2003 la UNICEF le otorgé un reconocimiento por la serie de reportajes que revelé las redes de esclavitud y explotacion sexual de nifias mexicanas en la frontera entre México y Estados Unidos. Durante el sexenio de Vicente Fox llevé a cabo reportajes sobre los gastos excesivos en el vestuario de la primera dama (con cargo al erario), los contratos mittonarios que obtuvieron los amigos del presi- dente Vicente Fox y las practicas esotéricas en Los Pinos. Es reconocida como uno de tos mejo- res talentos del periodismo de investigacién en México. Bajo el sello Grijalbo y en coautoria con Areli Quintero publicé en 2005 su primer libro, La familia presidencial. El gobierno del cambio bajo sospecha de corrupcién. Su segundo libro, Fin de fiesta en Los Pinos, aparecié en octubre de 2006. Pontapa: Diranyamsnto of Ditto ot RANDOM Houst Monpavon! LOS COMPLICES DEL PRESIDENTE ANABEL HERNANDEZ Los cémplices del presidente Grijalbo Los cémplicen del presidente Primera edicién: noviembre, 2008 Segunda seimpresién: noviembre, 2008 D.R. © 2008, Anabel Hernindez D.R. © 2008, derechos de edicién mundiales en lengua castellana: Random House Mondadori, 8, A. de C. V. ‘Av. Homero niim. 544, col, Chapultepec Morales, Delegaci6n Miguel Hidalgo, 11570, México, D. F. ‘www.chmx.com.enx ‘Comentarios sobre la edicién y contenido de este libro #: literaria@randomhousemondadori.com,mx Queda sigurosamente prohibids, sin 2utorizacién escrita de los titu- ares de! copyright, bajo las sanciones establecidas por las leyes, la teproduccion total o parcial de esta obra por cualquier medio o pro- cedimiento, comprendidos la reprografia, e tratarniento informitico, ‘sf como la disteibucién de ejemplares de la misma mediante alquiler «© préstamo piblicos. ISBN 978-607-429-087-7 Impreso en México / Printed in Mexico indice Presentacién Capituto 1. Operaciones previas Cariruto 2. Don Carlos Capfruto 3. El primer hombre del presidente Capiruto 4. Los 167 contratos de Jc Capiruto 5. Ivan el terrible Capituto 6. Genaro Garcia Luna bajo sospecha Capfruto 7. El Guionista Capfruto 8. Obituario Capfruto 9. Los cémplices {ndice onoméstico 19 49 97 139 183 213 261 309 385 413 A Emiliano Hernandez, mi padre. Porque cuando fue secuestrado y asesinado en 2000 comprend{ que la corrup- cién y la impunidad no es cuestién de niimeros sino de vic- timas con nombre y apellido. A Ramén Alberto Garza porque al invitarme a trabajar en Reporte indigo me devolvié la ilusién de hacer periodismo. A Random House Mondadori por todo. Presentacién Mientras Felipe Calderén se entretiene aprendiendo a navegar un lujoso velero en las aguas turbias de la bahia de Acapulco, México empieza a naufragar en una crisis de ineficacia, corrup- cién y simulacién por parte de quienes encabezan 4reas vitales del gobierno federal. El viento del Pacifico mueve con facilidad la blanca embarcacién de unos siete metros de longitud, pero el pais luce estancado. Pareciera, desde la cubierta del velero y la majes~ tuosa vista de la residencia que el presidente visita en el puerto, que dia tras dia se le desdibujan los problemas del pais. A casi dos afios de gobierno, el jefe del Ejecutivo ain no aprende a controlar el timén de la embarcacién, ni el del pais. Con los meses su equipo se convierte en equipaje. Dicen que donde manda capitan no gobierna marinero, pero en la tripula- cién del gobierno de Calderén aparentemente la cosa es al revés. Hay dos marineros que tienen una gran influencia en el pre- sidente y éste los ha puesto al mando de Areas neurdlgicas del pais: la politica interna y la seguridad pablica. Hasta ahora los dos han fracasado. Uno intenta llevar la politica interna alternandola con los negocios de su familia en Pemex, el 1sssT#, el 1mss y donde se pueda. Tiene como pasatiempo mandar a espiar a los lideres de la oposicién y a los del propio equipo del presidente. Visita entre LOS COMPLICES DEL PRESIDENTE semana los antzos de moda hasta altas horas de la madrugada (ver capitulo 3, pags. 130-131). Planea relevar a su jefe en 2012. El otro se supone que debe frenar a los narcotraficantes y secuestradores, aunque él y sus muchachos son acusados de ser parte de esa misma delincuencia. En sus ratos libres se dedica al espionaje y se va de caceria con un integrante de la familia Slim, a quien ha adjudicado sin licitacién piblica importantes contra- tos (ver capitulo 8, a partir de la pig. 353). Ellos son Juan Camilo Mourifio Terrazo, secretario de Gober- nacién, y Genaro Garcia Luna, secretario de Seguridad Publica. Los dos son, hasta hoy, los intocables del sexenio. En el gabinete de Calderén, estos dos personajes acaparan los reflectores por su incompetencia y corrupcién. Sin embargo, no importa qué tan fuertes sean las criticas ni qué tan contundentes sean las denun- cias en su contra, hasta ahora siguen contando con el favor del presidente. No es fortuito que hoy por hoy uno sea el pilar en el que se sostiene el otro. En las reuniones de gabinete, Genaro y Juan Camilo se apoyan mutuamente y neutralizan los comentarios cri- ticos de los demas. Se solapan, se protegen, se ayudan, La man- cuerna que han conformado luce irrompible. Mientras tanto Calderén, hasta ahora alejado del equipo que durante afios lo acompafié en su carrera politica, se ha entregado a las decisiones de los dos con las consecuencias que todos padecemos. En los tiempos de la transicién del gobierno de Vicente Fox al de Felipe Calderén, Genaro Garcia Luna fue puesto en una lista negra elaborada por altos mandos militares. En ella advirtieron su sombrio historial y el de su equipo, sefialando incluso presun- tos vinculos con el narcotrafico. La informaci6n se envié por dis- tintas vias al presidente, una de ellas Juan Camilo Mourifio. Los 10 PRESENTACION militares presumen, por la llegada de Genaro a la Secretaria de Seguridad Publica (ssp), que en realidad el mensaje nunca lleg6 al presidente. Si llegé es peor. Lo que es un hecho es que Juan Camilo, encargado de armar el gabinete, lo acepté como titular de la ssp pese a los malos antecedentes. Genaro ya tenia boleto asegurado en la administracién de Cal- derén. En el segundo semestre de 2006 le tocé descubrir una casa en la que se hicieron intervenciones telefénicas ilegales a Manuel Espino, entonces lider del Partido Accién Nacional (PAN). El espionaje, hasta donde tiene conocimiento Espino, actual lider de la Organizacién Demécrata Cristiana, habia sido orquestado por Juan Camilo desde sus oficinas en la etapa de transicién. ;Pagadas con recursos publicos? Genaro guardé celosamente el secreto. El expediente de la investigacién que tendria consecuencias pena- les para el primer hombre del presidente ahora est4 extraviado y Garcia Luna sigue inamovible de su cargo, tan inamovible como Juan Camilo. Cuando el secretario de Gobernacién naufragaba por el escan- dalo de sus negocios familiares con Pemex, el primero que le lanzé un salvavidas, después del presidente, fue Garcia Luna, quien lo invitaba a eventos de seguridad publica en calidad de jefe del gabinete de seguridad mientras en el PAN al “churumbel” —como Iaman a Mourifio— ya lo daban por muerto. En 15 afios de ejercer el periodismo en medios de comunicacién nacionales como Reforma, Milenio, El Universal y hoy en Reporte Indigo, me he dedicado a investigar la corrupcién, los excesos y el abuso de poder que hay en la clase politica del pais. Histo- rias interminables que no por eso deben dejar de ser contadas. Cuando uno pierde la capacidad de indignarse ante el abuso de ii LOS COMPLICES DEL PRESIDENTE poder, la frivolidad, la ilegalidad y la ineficacia, pierde la esencia de periodista y ciudadano. En los inicios del siglo xx, cuando una corriente de periodis- tas estadounidenses comenzé a investigar las profundidades de la politica encontrando y denunciando corrupcién y excesos, el pre- sidente Theodore Roosevelt los llamé muckrakers (rastrilladores de estiércol) en un vano intento por desprestigiarlos. Roosevelt se quejaba de que los periodistas se dedicaban a buscar “basura poli- tica” en lugar de informar sobre los logros de su gobierno. Gracias a la tarea realizada por esos periodistas, actualmente en Estados Unidos y en muchos otros paises existe una verdadera cultura de rendicién de cuentas. Esto no significa que ya no haya actos de corrupcién y abusos, pero en su gran mayoria son suce- sos que no quedan impunes, porque hay una prensa y una socie- dad que cumplen con sus funciones: la primera informa, la segunda participa al tomar decisiones que sancionan esas conductas. El trabajo de periodismo de investigacién que he realizado ha sido a contracorriente, sobre todo porque lo he hecho sobre per- sonajes que en su momento tuvieron el poder del poder. El sexe- nio pasado investigué el caso de Vicente Fox, Marta Sahagin —Jjunto con sus hijos y hermanos— y empresarios consentidos de la autodenominada “pareja presidencial”, cuya corrupcién y excesos expuse y documenté en los libros La familia presidencial y Fin de fiesta en Los Pinos. Revelé la transformacién milagrosa del desvencijado rancho San Cristébal, pagada por Cosme Mares, el empresario carretero del sexenio, ya que Fox y su familia estaban en bancarrota. Asi- mismo di a conocer la existencia del rancho secreto La Estancia, construido por Fox a inicios de su administracién con recursos inexplicables a espaldas del escrutinio de la Secretaria de la Fun- 12 PRESENTACION cién Publica y de la sociedad; los indicios de la proteccién del gobierno foxista al narcotraficante Joaquin Guzmin Loera, el Chapo, y la aerolinea que los hijos de Marta Sahagun constitu- yeron. Padeci el espionaje y la censura soterrada de la entonces familia presidencial. Después la verdad se abrié paso por si misma. Las fotografias del interior del rancho San Cristébal, publicadas por la revista de sociales Quién en marzo de 2007, confirmaron lo que yo habia difundido dos afios antes. Gracias a las componendas en el poder, los Fox y los Sahagan siguen impunes. E] gobierno anterior y el actual bloquearon las investigaciones abiertas en la Camara de Diputados para indagar sobre el trafico de influencias y el enriquecimiento inexplicable. Se asfixid a las comisiones especiales al no darles la informacion que solicitaban. Asi, el caso Fox-Sahagin es todavia una asig- natura pendiente. La sociedad merece una explicacién a fondo: grealmente la Procuraduria General de la Repiblica (PGR) inves- tig6 a los hijos de Marta Sahagiin? ;Cual fue el curso de la inves- tigacién que se realizé y por qué fueron exonerados antes de que terminara el sexenio de Fox? Hasta ahora el acceso a dicho expe- diente ha sido negado. Ryszard Kapuscinski dice que los cinicos no sirven para el ofi- cio periodistico. Yo afiadiria que tampoco sirven para ser servi- dores piblicos. Cuando investigué al clan Fox-Sahagiin sefialé lo que sciialo ahora. El ejercicio del periodismo de investigaci6n no te basa en simpatias o antipatias personales. Su objetivo es revisar todo aquello que hacen quienes estan obligados a rendir cuentas a la ciudadania sobre todos sus actos, sean del partido que sean, entén en el cargo que estén. El papel de los periodistas en esa rendicién de cuentas debe ser mAs agudo cuando las instituciones del Estado, creadas para hacer 13 LOS COMPLICES DEL PRESIDENTE esa labor, no cumplen imparcialmente con su trabajo y sirven mas a los intereses politicos que a los intereses ciudadanos. Para mi, ser periodista no és ser juez, pero tampoco significa convertirse en un testigo mudo que con su silencio se vuelve cémplice. Durante la campajia presidencial, en mas de una ocasién Cal- derén se ufanéd con picardia de que sus hijos no tenian edad para firmar cheques ni para abrir cuentas de banco, en alusién a los hijos de Marta Sahagan. Lo malo es que Juan Camilo Mourifio y Genaro Garcia Luna si. Conforme avanza el sexenio, resulta inevitable investigar a profundidad quiénes son esos dos perso- najes y por qué han ganado tanto poder ante el presidente de la Republica. La tarea ha sido descubrir detras de los hechos a los seres humanos, personas de carne y hueso afectadas por sus pro- pias historias y debilidades. Hombres cuyos errores o aciertos, por el cargo ptiblico que ocupan, impactan en la vida de mis de 100 millones de mexicanos. La frontera entre lo piblico y Jo privado termina con la toma de decisiones y la rendicién de cuentas. E! silencio es el mejor amigo del abuso de poder, los excesos y Ja corrupcién en los asuntos del Estado. En busqueda de la verdad, durante Ja investi- gacién se revelaron las circunstancias en las que el jefe del Ejecu- tivo gobierna el pais. Se trata de secretos a voces reservados para el postre y el café en las comidas de la clase politica y empresa- tial, pero que hasta ahora no han sido difundidos abiertamente a la sociedad en general, que tiene derecho a conocer quiénes y cémo son los que nos gobiernan. Los servidores publicos usan cada vez mas artimafias para los manejos discrecionales de la administracién. Eso nos obliga a los periodistas a tener que romper barreras para poder llegar al ndcleo de fa verdad. La aureola de poder que envuelve a los fun- 14 PRESENTACION cionarios estorba la visibilidad de lo que realmente son, sobre todo cuando se trata de secretarios de Estado, primeras damas 0 del mismisimo presidente. No es posible entender la actuacién publica de las autoridades sin conocer lo que hacen en privado, porque es ah{, justamente ahi, donde se dan las componendas. Para tener mejores gobernantes debemos conocerlos mejor. El propésito de esta investigacién es anteponer ante todo el derecho a la informacién que tiene la sociedad, romper el cémodo silencio de los que ya ni se inmutan ante la corrupcién. La crisis politica y de inseguridad piblica que atraviesa el pais obliga a indagar sobre los tres principales causantes de este con- flicto: Mourifio Terrazo, Garcia Luna y Calderén Hinojosa. Los cémplices. No se puede pensar en la crisis de ingobernabilidad, insegu- tidad, impunidad, hijos que son secuestrados, nifios traficados, cuerpos sin cabeza, cabezas rodando sin cuerpo, personas muti- ladas por granadas, sin entender que la corrupcién esta directa- mente ligada con ella. Durante mucho tiempo 1a sociedad se volvié inmune a la corrupcién, dejé de ser afectada, sintié que era parte de Ja coti- dianidad. Denuncia tras denuncia se pensaba que la corrupcién de Fox y Sahagiin entraba en los parametros de lo normal. Es hasta ahora que se puede ver que la corrupcién arrastrada por afios y que exploté el sexenio pasado comprometié a las ins- tituciones del pais, su paz y la vida de los ciudadanos. La corrupcién tiene victimas. No se trata sélo de los millo- nes que se pagan en sobornos para conseguir contratos o para que los narcotraficantes tengan la proteccién de las policias, se trata de algo mis. Se trata de victimas de carne y hueso secuestradas, chantajeadas o asesinadas, nifios, mujeres y hombres. 15 LOS COMPLICES DEL PRESIDENTE Los Fernando Marti, las Silvia Vargas y muchos mas que aun- que no salgan en primera plana igualmente son victimas. La impunidad es é] alimento de la corrupcién, y la corrupcién es el alimento principal de la violencia que hoy vivimos. Si los funcio- narios piblicos ponen el mal ejemplo, qué sigue? Por eso dedi- qué meses a esta investigacién, para encontrar respuestas a tantas preguntas. Si todo comenzé mal desde el principio, s¢6mo corre- gir el rumbo? Toda historia tiene interrogantes y en este caso si hay res- puestas. éBajo qué circunstancias lleg6é Calderén a la Presidencia? éQuiénes se reunian en Los Pinos durante el proceso electoral de 2006? ;Qué grupo tuvo coptado al Instituto Federal Electo- ral (tF8)? {Donde estan ahora? ;Qué hay detras del secretario de Gobernacién, quien se promociona como el mas guapo del gabi- nete?