Está en la página 1de 4

i cualquiera de noso- EI ritual de

tros tuviera que convi- la comída


vir por una temporada lVtiniatura del
con un habitante de la siglo Xl titulada
Península lbérica del "La mesa del
año 1000, es muy probable que a señor, en la
duras penas consiguiera superar abadla de Mon-
la prueba. En la actualidad, no tecasino, ltalia,
exlsten demasiados documentos Pertenece al
que permitan reconstruir la socie- códice 132 de
dad de aquella época con una Rábano Mauro.
nDe Universo,.
exactitud absoluta, pero de lo
Libro XVl, capi-
que no cabe ninguna duda es que
tulo lV "De Cibi.
nuestros abuelos milenarios eran
bus". Represen
unos supervivientes natos, que no ta el ritual de
sólo debían enfrentarse a las la comida en un
guerras, sino también a algo tan castillo de la
corriente en esos tiempos como época.
las hambrunas y todo tipo de
enfermedades. La caza
en el año 1000 no era superior a
Dibujo mozár+
los 30 años. Aquellos que |os so-
be delsiglo X
El día a día brepasaban, raramente lograban procedente del
La sociedad estaba básicamente vivir más de los 55 años. La vejez Códice Emilia-
divida en tres órdenes: el de los era un coto que estaba restringi- nense encontr+
que oraban, el de los que comba- do, como muchas otras cosas, a do en San Mi-
tían y el de los que trabajaban; y a nobles, reyes y sobre todo a algu- llán de la
nadie se le podía pasar por la ca- nos monjes que tenían, salvando Cogolla. El
beza que esta estructura pudiera las distancias, unas condiciones original se en-
cambiarse. La mayoría de los ha- de vida mejores y podían llegar a cuentra en la
bitantes de la península eran aldea- cumplir los 60, 70 e incluso los 80 Real Biblioteca
nos. Vivían en casas de adobe y años. La modalidad infantil era de San Lorenzo
de techo pajizo, de una sola es-
tancia en cuyo centro estaba el
enorme. Se estima que tan sólo
tres de cada cinco de los nacidos Íl,l'**

V¡ da
on ol é$
hogar. Apenas tendrían ventanas Cómo era la estructura soc¡al, la política, la vivienda,
para impedir la fuga del calor y só-
lo tenían un agujero en el techo la comida, la vestimenta o la religión de aquella época
por donde salían los humos. Las
construcciones de piedra estaban conseguía cumplir los diez años, y por encima de unos pantalones
reservadas a monasterios, igle- a esa edad ya trabajaban las tie- que llegaban hasta la media pier-
sias, palacios y castillos. Los aris- rras tanto como los adultos, unas na, anchos o ajustados. Para pro-
tócratas conservaban el tioo de vi- 12 o 14 horas diarias. tegerse del frío, utilizaban chale-
lla romana, una gran casa con pa- Se casaban jóvenes, las mujeres cos de borrego y una capa o man-
tio central y habitaciones más hu- con 12 años ya estaban prepara- to. "De acuerdo con los principios
mildes alrededor. También existían das para ello, y en la mayoría de de derecho alto medieval, las mu-
las viviendas que tenían cubierta los casos sus pedenencias se Ii- jeres no llevaban dote, todo lo
de teja tan características de la mitaban a las ropas que vestían, contrario, ya que recibían las arras
zona mediterránea. rústicos vestidos sobre camisolas. del marido como una dote marital
La vida era sencilla, dura y sobre Los hombres utilizaban una túnica para que tuviera bienes propios en
todo coña. La esperanza de vida coda a modo de camisa oue caía caso de viudedad. Lo único que
',,i.-..'

24 ñ mujer
Su alinnentación era precaria,
basada fundamentalmente en los cereales zonas de Cataluña y Castilla gene-
ralmente, los territorios de coloni-
ellas aportaban era el ajuar. Por ñas en el norte. Ahora bien, junto a zación podían pertenecer a los
supuesto, esto sucedía en las cla- los cereales, el producto estrella camoesinos. Otros cultivaban en
ses altas. En las familias camoesi- de la época es el vino. Donde ha- tierras de los señores, pero eran
nas estas circunstancias no se da- bía la posibilidad de plantar una usufructos de larga duración. Las
ban y lo único que se aportaba era vid, se procedía a la labor. Según tierras conquistadas pertenecían
mano de obra, la mujer trabajaba los estudios realizados de dietas al rey de León y al conde en Cata-
en las tierras tanto como el hom- del siglo Xll y Xlll, se sabe que en luña, pero se podían ocupar por
bre", señala Miguel Ángel Ladero algunas, el vino propor- un procedimiento que se llamaba
Quesada, director del Departamen- presura o aprisio en Cataluña.
to de Historia Medieval de la Uni- También se dieron las cargas de
versidad Complutense de Madrid. servidumbre personal, pero en
otras zonas de Europa fueron más
Lo que comían duras que en la península lbérica,,
Su alimentación era precaria y los señores, pero mu- asegura Ladero Quesada.
descompensada. En las épocas chos eran dueños de
en las que había muchos alimen- sus tierras. "En las La guerra
tos perecederos era preciso co- En elaño 1000, la obligación mili-
mérselos antes de que se estrope- tar de los aldeanos era básica-
El matrimonio
aran, sin embargo se daban otras mente la de defender el territorio
Miniatura del si-
temporadas en las que no había de las incursiones de los infieles.
glo xl titulada
qué comer y se pasaba hambre. nla pareja de e+ En aquella época, los cristianos de
De cualquier forma, la dieta era posos,. Procede la Península estaban en seria des-
muy pobre. Se basaba sobre todo del códice *De ventaja frente a los musulmanes.
en los cereales (el 60 por ciento de Universo'de Ra Los ideales de conquista que per-
las calorías procedían de ellos). bano Mauro en manecían en León y Asturias des-
También se consumía trigo y, por la abadia de de el siglo lX no toman una autén-
lo tanto, tortas de pan, y comple- Montecasino, tica fuerza hasta el siglo Xl, cuan-
mentos como la leche y sus deri- Italia. Se trata do se hacen las guerras para recu-
vados. Se sabe que no eran muy de una edición perar los territorios usurpados a lo
aficionados a las verduras y que basada en el que ellos consideraban el poder
las frutas que se consumían eran, manuscrito caro legítimo de los cristianos. Pero
básicamente, manzanas y peras. lingio delsiglo lX. concretamente en el año 1000, las
En cambio, sí gozaban de gran fuerzas guerreras de los cristianos
popularidad las legumbres y en el eran inferiores a las de sus enemi-
siglo X ya se empiezan a cultivar La vestimenta gos y se limitaban a ocupar las tie-
con mayor abundancia distintos M¡"¡;i;;;;;i árte mozárabe det sigto x det Bea- rras vacías oue no estaban domi-
tipos de alubias. También se co- to de Liébana en Gomentarios al Apocalipsis. Se nadas oor los musulmanes.
men habas, frutos secos V casta- encuentra en la Biblioteca de Santa Cruz en Va- Otra cosa era lo que ocurría en Al-
lladolid. Muestra la indumentaria de las poblacie Andalus, que en aquella época se
nes norteñas en la época. extendía hasta la línea del río Due-
ro. El gobierno central estaba en
*e* q* *il+ vs s"i f una esolendorosa Córdoba. El ca-
lifa era Hisham ll, quien reinarÍa,
pero nunca llegaría a gobernar.
Esas funcionés se las tomó el am-
bicioso Abu Amir Muhammad ibn
Abi Amir al-Maafiri, al que conoce-
rían como al-Mansur, y que los
cristianos llamarían Almanzor. El
héroe musulmán procedía de una
antigua familia árabe de terrate-
nientes de la región de Algeciras.
Su padre gozaba de cierta fama
como intelectual y envió a su hijo a
estudiar a Córdoba. Allí fue escri-
ba público, tutor del hijo del califa,

fifi mujer 25
berenjena, la sandía, y frutasy ver-

La población en At-Andatus duras obtenidas del rico suelo del


valle del Guadalquivir. También
existían productos traídos por los
era de unos tres millones de habitantes musulmanes como la granada, la
palma datilera, los higos, e incluso
do prisionero suyo en el 995. En el es posible que introdujeran el li-
Los temores 997 se internó en las montañas de món, la lima y la naranja agria.
del año 1000 Galicia y, según asegura el histo-
riador Bernard F. Reilly en su libro
"Aquí, la alimentación era un poco
más variada, se utilizaba el aceite
l-staban los habitantes de
l" Península lbérica ate- "Las Españas medievalesu, incen- de oliva y en las zonas costeras se
l-
l-rrorizados dió Santiago de Compostela, lle- consumía pescado, por lo que lo
con la llegada
del año 1 000? Parece que vándose las campanas de la igle- de la costumbre del
no. "Ningún texto de la Espa- sia para adornar la de Córdoba. pescaíto frito es posible
ña cristiana y prácticamente En el año 1000 invadió las tierras que ya viniera de en-
ninguno europeo de la época del conde de Castilla, Sancho tonces. Incluso el con-
nos indica que en el año 1000 García, y tomó Burgos. Las incur- sumo de buñuelos, por-
se vivieran terrores especia- siones de los guerreros musulma- que en el siglo Xll había
les', señala Miguel Angel La- nes dirigidos por Almanzor eran buñoleros en Sevilla", se-
dero Quesada. frecuentes en la época ,- ,i ñala Ladero Quesada.
La creencia de que las víspe- y a los cristianos no les *
}(\ Aunque la mayor parte
ras del año 1000 de la era quedó más remedio que in- \: de la población de AlAn-
cristiana estuvieron plagadas tentar frenarlas. Así, el conde Ra- dalus era campesina, el
de miedos parte, al parecer,
món Borrel I de Cataluña se vio
de un pasaje del Apocalipsis
obligado a solicitar una tregua y
de San Juan, según el cual
mil años después de que un
Almazor incluso tuvo oue ser
ángel hubiera dado sepultura aceptado como árbitro en la dis-
a Satanás se desencadenarí- puta generada en el reino de León
an todo tipo de atrocldaoes. sobre cuál sería el regente más
El problema estaba en situar adecuado del joven Alfonso V,
el inicio del cómputo y la tra- sucesor de Bermudo lll.
dición se inclinó por fechas
clave como Ia del nacimiento Desarrollo andalusí
de Cristo. Historiadores del Al Andalus vivía por entonces
siglo XlX, popularizaron esta una de sus mejores épocas.
idea manteniendo oue en el Hay autores que mantienen
año 1000, cientos de fieles que en torno al 1000 la población
aeudieron aterrorizados a las
de Al-Andalus podía igualarse en
iglesias. Además, en aquella
número a la población de toda la
época, los cristianos de la Pe-
Península en el periodo romano
nínsula se regían por la llama-
tardío, unos tres millones de habi-
da era hispánica que comien-
zael año 38 a. C., un cómpu- tantes. Allí prosperaban las ciuda-
to tradicional desde Octavio des, Córdoba pudo llegar a tener
Augusto que dejó de utilizarse 100.000 habitantes, Sevilla,
en el siglo XIV en Castilla y 52.000 y se calcula que en Toledo
León, y antes en Cataluña. vivían entre 30.000 y 35.000 per-
sonas. Eran ciudades enormes
comparadas con León o Barcelo-
tesorero, inspector de las tropas na que no llegaron a tener más de
mercenarias e incluso se dice oue 1.000 o 1.500 habitantes.
fue amante de la madre de His- En Al-Andalus la economía era bá-
ham ll, la concubina vasca Sohbe- sicamente rural, pero en
ya. Como primer ministro del cali- esta época se da una
fa, Almanzor, a base de intrigas y nueva agricultura flore-
batallas, consiguió eliminar a sus ciente que se caracteri-
rivales políticos y resultaba franca- zaba oor la utilización
mente difícil oponerse a su poder. de nuevas técnicas y
A finales del siglo X derrotó a Ra- cultivos. En el siglo
miro lll de León y a su sucesor, X, se sabe que se
Bermudo ll. En el año 988 saqueó cultivaban oro-
la propia León y el conde de Cas- ductos como el
tilla, García Fernández murió sien- algodón, eltrigo, la

26 EÍN mujer
Lenguas
l-n el año 1000,
F l" población
l-era de lo más
y rel'i gi ones
díos, tanto en los
territorios cristia-
nos como musul-
personas vivían en
lazona musulmana
y entre un máximo
co su culto y debían
pagar tributos es-
peciales.
ffiffi
la corte, en torno al rey, vivía el
variopinta. Convi- manes, árabes de 700.000 y un También coexistían médico, los consejeros, los escri-
vían los hispanos procedentes de millón en la cristia- diferentes lenguas. bas y los clérigos de la capilla real,
descendientes de ArabiaySiria,ybe- ¡¿", señala Ladero Además del latín, el capaces de hacer códices con mi-
la época romana y réberes del norte Quesada. árabe y el hebreo, niaturas espléndidas", señala Mi-
visigoda, muchos de Africa, que no En cuanto a la con- ya se hablaban en- guel Ángel Ladero Quesada.
de los cuales aca- llegarían al 6 por vivencia religiosa, tonces lenguas ro-
baron haciéndose ciento de la pobla- no había la obliga- mances incipientes Despegue cultural
musulmanes, con ción total de la ción de exigir la como el galaico-
Pero no todo fueron penurias y pre-
los cristianos, los Península. conversión, debía portugués, el leo-
caridades oara los cristianos. A fi-
cuales podían tam- "Las estimaciones ser un acto volun- nés, el castellano,
nales del siglo X en la España cris-
bién vivir en las tie- del número de ha- tario, aunque por el aragonés, el ca-
talán y el euskera. tiana se vivió una buena época. "Di-
rras de Al-Andalus. bitantes oscilan supuesto sí se die-
ron coacciones. En Los andalusíes gamos que fue el primer siglo de re-
Estos llegaron a entre mínimos de 3
adoptar el atuendo millones y maxi- el lslam se consi- eran bilingües. Ha- novación cultural; los códices o be-
y parte de la dieta mos de 8 millones. deraba que cristia- blaban árabe y una atos, copias del texto elaborado en
de los musulma- En aquel momento nos y judíos pract¡- lengua romance el siglo Vlll por el Beato de Liébana,
nes, pero nunca podría haber entre caban religiones derivada del latín muestran oue la calidad de las artes
abandonaron su 3 millones y 3,5 mi- que estaban en el muy parecida a la menores en aquella época era ya
religión. Se les lla- llones de habitan- camino de la ver- que tenían los cris- muy grande. Además, la arquitectu-
mó mozárabes. tes, de los que de dad. No podían tianos del norte de ra religiosa era muy interesante. Se
También había ju- 2a3millonesde practicar en públi- la península. construyeron pequeñas iglesias
mozárabes en la cuenca del Duero
que conservaban el estilo de la
florecimiento de las ciudades hace época tardo-romana y visigoda",
que se desarrollen formas de vida dice este historiador.
apenas conocidas en los territo- Perotambién hubo un cierto renaci-
rios cristianos. miento demográfico y económico.
Allí eran comunes los letrados, los La posibilidad de colonizar tierras
artesanos, los comerciantes, el sin roturar en la cuenca del Ebro,
qadí o juezy el muhtasib, una es- permitió un avance sustantivo hacia
pecie de auxiliar del qadi encarga- el sur. El que hubiera más poblado-
do del orden de la ciudad, la lim- res de nuevas tierras (quién sabe si
pieza,la iluminación, el mercado o este hecho también estuvo facilita-
que los oficios artesanos cumplie- do por las condiciones climáticas,
ran con sus obligaciones de pre- ya que entre los siglos Vll y Xll el cli-
cio y calidad de los productos. ma fue más templado, mientras
que desde el siglo XIV hasta medi-
La corte dados del XIX fue más frío) permitía
En el siglo X se produce también poderlas defender mejor frente al
un florecimiento del comercio con enemigo. Quizá esto, unido al des-
el cercano Oriente y la costa node menbramiento del califato de Cór-
de África, por lo que Almería se doba en los reinos de Taifas, propi-
convierte entonces en el mayor ció que a pattir del siglo Xl los cris-
puedo de la Península para el trá- tianos se enfrentaran con más fuer-
fico de textiles y artesanía. za y ahínco a la conquista de los te-
Lo cierto es que se conoce mejor rritorios ocupados. Pero esto ya es
la vida de las ciudades andalusíes otra historia.r
que la de las cristianas, gracias a Yolanda COLIAS <jl
a
las crónicas y literatura que los o
musulmanes dejaron. "De las ciu- 'g :l

dades cristianas no sabemos tan- o


c
to. En el libro de Claudio Sánchez
Albornoz "Una ciudad de la Espa-
La vivienda
ña cristiana hace 1.000 años" que {,:
Mlniatura del Gódice Emili+
se refiere a León, muestra que la nense. Se encuentra en la o
o:
estructura urbana estaba hereda- Real Blblioteca del Monaste¡lo Pr
ol
da de la época romana. De cual- de San Lorenzo de El Escorlal. o,
quier forma se puede decir que en L;

ñ mujer 27

Intereses relacionados